Cerrar
Octubre 2020 – Noticias y Novedades
Explorando la zona de la Laguna Sin Nombre en las inmediaciones del Cerro Volcánico

Los invitamos a acompañar a los autores, en la aventura de rodear y explorar esta poco conocida laguna fronteriza, ubicada en las inmediaciones de Pampa Linda, en Bariloche, provincia de Rio Negro

Por Federico Corderas Prado y Lucas Roberto López

“Naturaleza sin freno con energía original”
Walt Whitman, Canto de mí mismo

Luego de casi una década compartiendo trekkings y ascensos en Patagonia,  en Enero del 2020 emprendimos una  nueva aventura hacia espacios naturales vinculados con aspectos orográficos. Entendemos que existe una propuesta, una deliberación, una decisión y una ejecución que configuran la metodología por la que se llega  a dar vida a un itinerario trekkinero.

Cerros Puntiagudo y Tronador desde el Volcánico

Circuito Zona Sur del Parque Nacional Nahuel Huapi, Provincia de Neuquen y Río Negro. Cartografía: Nélida Iglesias y María Teresa Cereceda. Parques Nacionales, Aguilar

Circuito Zona Sur del Parque Nacional Nahuel Huapi, Provincia de Neuquén y Río Negro
Cartografía: Nélida Iglesias y María Teresa Cereceda
Parques Nacionales, Aguilar, La Nación


En esta oportunidad, despertó nuestra curiosidad una laguna que habíamos detectado en cierta cartografía, debido a que en algunas cartas figuraba, mientras que en otras no. Quisimos  develar esa duda y avistar ese campo de agua que, incluso, jugaba con su nominación en términos negativos “Sin nombre”. En todo caso, la tarea sería descubrir alguna apariencia que nos muestre el porqué de esa denominación. Nuevamente,  la incertidumbre de cómo la divina Naturaleza  nos recibiría esta vez alimentaba nuestro pensamiento salvaje. Acogerse a lo primitivo, encomendarse a una silvestrización constante y partir al encuentro de la nueva experiencia.

Monte Tronador desde picada al Cerro Volcánico


El lugar elegido

El área de Pampa Linda ya nos encontró en varias oportunidades, durante distintos años, transitándola por diversos itinerarios. Accediendo a ella desde la ruta 82 o desde Colonia Suiza a través de la travesía ‘cinco lagunas’. En fin, otra vez en Pampa Linda: ¿Por qué?... ¿Será que, al tener ascendencia ibérica somos, como honraba Nietzsche, de “cráneos duros”? ¿Será que en tanto residentes del segundo distrito más densamente poblado de la República Argentina nos reconfortemos con lo inmediato conocido que nos quite de los fantasmas de la vida citadina? ¿Será que cierto movimiento filosófico de repetición nos invita a conocer la diferencia? ¿Será que  por nuestra condición de  cerdos horoscopochinenses somos perseverantes en la búsqueda de nuevos hitos? 

Más allá de cualquier análisis referido a cierta obstinación producto de instancias psico-sociológicas, entendemos que aquella pregunta puede ser respondida en términos de que siempre queda algo en lo cual adentrarse por estas regiones. Como en muchas otras áreas de nuestro país, la naturaleza siempre nos invita a seguir experimentándola -con respeto, cuidado y gestión de riesgo- en sus diferentes abanicos presentados cada vez que incursionamos por cada uno de sus pliegues y ribetes. Al fin y al cabo, quizá allí es donde finalmente podemos dar cuenta de nuestra dimensión natura, compartiendo una trama  de unión  con lo orgánico y lo inorgánico del ambiente.

Lago Fonck desde cumbre del Cerro Volcánico Este

Volcanes Osorno y Puntiagudo (Chile), y Monte Tronador, desde cumbre del Cerro Volcánico Este

Cerro Volcánico con vista al Tronador y Cauquénes


El recorrido del trekking

Partiendo desde Pampa Linda (875m) por la ruta provincial 82, en dirección a Ventisquero Negro, a menos de un kilómetro, se inicia un sendero hacia la cumbre del Cerro Volcánico Este (1930m). Según informes, el Cerro Volcánico se constituye de un cono de ceniza, ubicado al sureste del estrato volcán masivo de Tronador, y el cual produjo un único flujo de lava andesita agrupado entre 70.000 y 14.000 años atrás.

La ascensión, en primer lugar, comienza con un inicio de actividad al internarse en un sendero habilitado por el Parque Nacional Nahuel Huapi. El mismo obliga a vadear en varias ocasiones el Río Cauquenes y alcanzar la Laguna Rosada, ubicada a 1300 metros de altura, desde la cual pueden obtenerse observaciones del Monte Tronador (3491m). Asimismo, tomarse un descanso en las inmediaciones a la Laguna Rosada, en época estival, invita a vincularse a una repetición constante de aparición de orugas por doquier.

Por otro lado, y continuando el ascenso, luego de atravesar pequeñas zonas de mallines (con el Monte Tronador presente a la vista), se comienza a modificar el ambiente de bosque por el de roca y arbustos bajos, permitiendo montarse en el lomo noreste del cerro, ya a unos 1500 metros de altura. Para los que precisen de mayores comodidades  (lo cual no fue  nuestro caso) la utilización de polainas permite evitar la molestia del ingreso en las botas de las pequeñas piedras volcánicas variopintas, al momento de transitar el cono volcánico. Finalmente, el inicio del último tramo de ascenso, se realiza oscilando el paso de un lado al otro en la imaginaria línea limítrofe entre Argentina y Chile que delinearía el Hito VIII-8 A.

Ruta estimativa seguida a Laguna Sin Nombre, Río Negro

Laguna Rosada, Río Negro

Monte Tronador desde Laguna Rosada, Río Negro


La cumbre del Cerro Volcánico Este permite una visualización hacia el sureste, del Lago Fonck y del cerro homónimo (1650m), hacia el noroeste, de las lagunas Cauquenes, del Monte Tronador y de los volcanes chilenos Osorno (2652m) y Puntiagudo (2498m). Estos dos últimos volcanes, que son de la categoría de los  estratovolcanes, están separados por unos 30km entre sí. El avistamiento hacia esta última dirección puede mantenerse incluso en sentido oeste, más allá de la cumbre Oeste del cerro, la cual posee una altura cincuenta metros menor que la ubicada al este. Cabe mencionar que el Volcán Puntiagudo puede ser avistado desde la cumbre del Cerro Granítico (2200m),la séptima cumbre más alta del Parque Nacional Nahuel Huapi, en las inmediaciones del Lago Mascardi: unos 25km, rumbo ESE, separan el macizo del Volcánico del macizo del Granítico.

Asimismo, el Puntiagudo también puede verse desde los 2200m del Cerro Navidad, a unos 25km rumbo ENE desde el Macizo del Volcánico. En Cerro Navidad puede ser ascendido dentro de la etapa que regularmente se hace entre Laguna Jakob y Laguna Negra, siendo catalogada por Parques Nacionales como una senda para hacer obligatoriamente con Guía de Montaña. Por otro lado, el Volcán Puntiagudo supo reportar sus tragedias (ver Mueren 2 andinistas en el Volcán Puntiagudo en Chile, 2016), siendo registradas, hasta 2017, no más de una veintena de ascensiones cumbreras.

Pero volviendo a la zona misma de la cumbre Este del Cerro Volcánico, es importante destacar que en algunas cartas sobre el área del macizo del Volcánico figura una picada que conectaría la cumbre del Cerro Volcánico Este con el Portezuelo de las lagunas Cauquenes (y, ulteriormente, con el Paso Vuriloche), ladeando el hombro norte del cerro. Sin embargo, esta huella no parece ser fácil de detectar, e incluso de saber si se sigue utilizando.

A partir, aproximadamente, de transitar un kilómetro y medio de la cumbre Este, en sentido noroeste, y en el filo por donde empieza a perder altura el cerro, puede avistarse la Laguna Sin Nombre, adornada en sus laterales, como si fueran dos columnas arquitectónicas, por los cerros chilenos Obstáculo (1880 m) y Meseta (1790 m). El recorrido por la ladera norte del cerro Volcánico supone un trekking mixto en roca y nieve. En verano, puede que la capa de nieve suelta sea poco profunda y se encuentre nieve cristalizada a pocos centímetros.

Cauquenes y monte Tronador

Cumbre Este del cerro Volcánico

Vega en Macizo del Volcánico

Laguna Sin Nombre desde Cerro Volcánico Oeste


Si bien los neveros pueden sortearse, permitiendo realizar un tránsito en roca, a veces supone efectuar algunas maniobras de boulder en diversos conglomerados, las cuales, sin llegar a ser demasiado técnicas, obligan a mantener la atención en forma constante dado que significan un cierto grado de exposición. Por otro lado, el sector oeste del macizo del Volcánico, a unos tres kilómetros de la Laguna Sin Nombre, en dirección Oeste, ofrece un área de vegas por donde circulan pequeños arroyos de deshielo, en suelo arbustivo y en donde se pueden avistar  vuelos de cóndores en un  inmaculado cielo. Desde este espacio, a su vez, puede apreciarse el Glaciar Blanco Chico y, con amplia integridad, el Glaciar Blanco, como así también el Ventisquero homónimo, del Monte Tronador.

Para aproximarse a la Laguna Sin Nombre se debe descender de los 1600 metros de la ladera oeste del cerro Volcánico hasta los 1300 metros en donde se ubica la laguna. Inspeccionar la zona, para realizar un descenso con la menor cantidad de dificultades, invita a evaluar las diversas canaletas que permiten descender por la ladera oeste del macizo. Es importante hacer este registro previo y no aventurarse a bajar por cualquiera de ellas, porque la mixtura de roca y arbustos va perdiendo composición mutua a medida que uno desciende y se interna en un espacio plenamente arbustivo, lo cual, en ocasiones, suele producir impedimento de tránsito (sea por lo frondoso del terreno o por los desniveles verticalmente abruptos que pueden sorprendernos). Escogida una aparente accesible canaleta, el trayecto hacia el encuentro de la laguna oscila en su búsqueda entre claros y ocultamientos, como si la naturaleza amase esconderse.

Monte Tronador desde claro en inmediaciones de Laguna Sin Nombre

Hito en margen Oeste de Laguna Sin Nombre

Laguna Sin Nombre, vista al Cerro Volcánico Oeste


Tal vez el destino del camino sea una búsqueda permanente, incesante; y la meta sólo un fin provisorio, transicional. La referencia del Monte Tronador es un ideal centro de orientación (Norte) a medida que uno sale de los claros y se interna en el bosque. Al sureste puede identificarse el frondoso Paso El Boquete, ubicado a 1100 metros, el cual conduce, durante seis kilómetros, al Lago Fonck. Aun así, se puede dar lugar a un extravío reconfortante en un boscoso espacio rodeado de cumbres interrogantes.

Finalmente, esta hermosa laguna te descubre maravillosamente como si la naturaleza jugara con el humano, encontrándola sorpresiva y asombrosamente. Rodear la Laguna Sin Nombre permite descubrir el hito fronterizo VIII-8 -ubicado a metros de la margen oeste de la laguna y en las cercanías del Río de los Patos.

El carácter de escenario de frontera de la Laguna Sin Nombre adquiere un aspecto similar al del Lago Felipe, ubicado a 16km de la laguna rumbo SSE, en la zona de Los Alerces.  En la orilla norte del Lago Felipe es posible desenvolver una mirada a los cerros Largo Nevado (1820m) y Christie (1780m), los cuales obran como elementos divisorios entre los límites de Argentina y Chile. De la misma manera, se premia el trabajoso recorrido hacia estos recónditos sectores limítrofes y aislados a partir del gobierno de una misteriosa ‘extranjería’, una soledad conmovedoramente terrible y extraordinaria.

Crepúsculo en Laguna Sin Nombre

Estrellas en Laguna Sin Nombre

Ascenso al Volcánico, vista al Tronador, Cauquenes y Osorno


Algunas reflexiones sobre la experiencia

Es interesante el vínculo logrado con esta laguna, la cual pareciera tener una constante contradicción consigo misma: desde el nombre mismo que se le ha otorgado en distintas cartas (el nombre de ‘Sin Nombre’ es referente a una ausencia de bautismo o incluso, por el contrario, de reforzamiento de autonomía de una impalpable denominación) como así también desde sus diversas apariciones (o no apariciones) en distintos mapas o en diversas cartas. En fin, una laguna que regala, desde su avistamiento en las laderas del macizo del Volcánico hasta desde su fresca acuosidad inmediata, un escenario y temporalidad de frontera; es decir, un acompasado momento de resguardo en donde la lejanía acoge al derivado -a aquél que en su andar por el terreno opta por alcanzar tramas distanciadas y sensorio-alegremente-calmas. Tal vez la verdad se mueva entre el nombre y el “sin nombre”, porque toda vía de aproximación hacia la verdad no es más que el develamiento entre el ser y el no ser que se va haciendo sobre la marcha: el sentido se construye en el caminar, en el trekking, en la exploración, en el mismo traccionar.

Es por ello que nos permitimos reflexionar aquí sobre esta actividad de andar libremente relacionándonos con la naturaleza y su expresión en diferentes instancias. A veces es necesario pensar de que si no se combina lo silvestre, si no se experimenta el deambular en la Naturaleza, la vida termina siendo una comedia sin gusto, de un sólo acto. Por eso nosotros nos proponemos en cada salida  dejar de actuar como profesores de filosofía y hacerlo como filósofos. De esta manera, celebramos el vagabundeo y la constante  no pertenencia.Desde ese lugar logramos entender  que la Naturaleza no pide nada, ni nosotros debemos pedirle nada a ella. Es un vínculo gratuito, desinteresado.  Dirigirse a los bosques, valles, montañas no refiere a un traslado para que allí se nos brinden las respuestas que en nuestra domesticidad cotidiana no sabemos brindarnos. La naturaleza no pregunta ni responde sobre lo que los mortales plantean. En la naturaleza gobierna lo eterno, lo gratuito, lo desinteresado.

Cerro Volcánico, vista hacia el sur

Desde Volcánico, vista a Tronador, Osorno y Puntiagudo


En todo caso, nuestra visita allí permite emerger cuestionamientos trascendentales dirigidos por el ‘por qué’, consultando si lo que importa es la mecanización de una vida doméstica o el placentero lúdico juego fílmico que circula en la propia mente y al cual únicamente  nos rendimos. Por eso, en las distintas actividades practicadas en el ámbito silvestre, en donde podemos certificar nuestros propios límites sobrepasados, la verdad se antepone al amor, a la fama y el dinero. La curiosidad resulta el elemento transportador hacia lo divino,parte del ánimo de búsqueda, de la inquietud irresponsable por una unión permanente con  el estado de libertad. Por eso, también, en ese trato dramático bi-dimensional, finalmente uno es un hijo de dioses. No por nada, grandes montañistas describieron al mundo de las montañas como aquel que se encuentra al final del origen de la vida.

Incluso, si nos referimos al amor, observamos que  en la naturaleza ese sentimiento se expresa de un modo supremo. Por un lado, porque la Naturaleza no opera en términos particulares, no nos ofrece nada personal. Ella se comporta como debe comportarse al ser lo que ella es. Nuevamente, hay un desinterés y gratuidad en ese acto de entrega, en  ese amor que allí desenvolvemos, eterno y universal que lo hace bello y sublime, grandioso y divino. Por otro lado,  al convivir en estas actividades en la Naturaleza con el riesgo de la pérdida (de todo tipo: de equipo, de salud e incluso de vida), se acepta la fragilidad y la precariedad dentro de ese lazo para con ella.  Es un amor sin garantía, con opacidad, sombras, incertidumbre, lo cual lo vuelve íntimo y sensual. Un amor que muta en la misma mutabilidad del mundo bajo un movimiento libre.

Se aprecia en esa variación intensa la magnificencia de la vida. Amamos sin pedir nada: a ella, la vida, la silvestre naturaleza, la inocente e inacabada existencia. Infinidad  de sensaciones y sólo atinamos a regalar nuestro tiempo a ella. Tiempo bendito  que nos narcotiza y nos lleva a veces a  arriesgar el cuerpo y la vida en la dificultad del ámbito natural, y entonces nos sumergimos en la  nutrición de un amor sin nombre, sin ficha técnica, sin tiempo. Un lazo invisible es el que nos une, el cual, sabemos , se puede romper en un instante sin previo aviso. Amor inocente. Amor supremo. La gratuidad del enamorado al dar con alegría en su amor auténtico.

Vista a Cauquenes

Volcánico, vista a Cerros Obstáculo y Meseta


Por eso el encuentro con la Naturaleza es desinteresado.  El mezclarse con ella es demostrar confianza, lo cual  también es sinónimo de respeto y tolerancia. De allí la mutua aceptación aunque ésta se construya en micro-estadios repetidos  e intermitentes. Sentimos al contacto con ella amor inocente, vinculado con el alma de niñez. La niñez como expresión de lo salvaje, lo natural,  como regreso a lo poético-mitológico frente a lo actitud “adulta” que poseemos los   habitantes de la ciudades. La inocencia de niñez en la montaña aspira al juego lúdico del paseo y a una fraternidad en ese juego para con los otros. Aspira a un mundo distinto, instintivo, con nuevos comportamientos. La travesía se vincula con la travesura infantil.

En este sentido, la experiencia de nuestra travesía en la circunvalación a la Laguna Sin Nombre simboliza una expresión de vivenciar la naturaleza de la  manera descripta. La experiencia significo descubrir un espacio lleno de incertidumbre, ya que el  atravesar  el Macizo del Volcánico, nos permitió combinar nuestro deleite por la orografía con  el paseo por recónditos sitios fronterizos. Este espejo de agua con tantas contradicciones, como hemos mencionado, nos invitó a pensar en las  propias, desde un ámbito de contemplación y de encuentro con la naturaleza.

Volcánico, vista hacia cerro Fonck y alrededores

Ladera Este del Volcánico desde claro en ruta a Laguna Sin Nombre

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Parque Nacional Nahuel Huapi, Administración de Parques Nacionales, Argentina

  • Sombra Tumb

    Esquí de travesía
    en el monte Tronador

  • Sombra Tumb

    Escalada invernal en solitario
    en las paredes de Frey

  • Sombra Tumb

    Ascensión al Cerro Granítico en la provincia de Río Negro

  • Sombra Tumb

    Guía para ascender al Volcán Lanín por la Ruta Normal (Norte)

  • Sombra Tumb

    Ascensión del Volcán Lanin por la Cara Noroeste por Chile


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL SEPTIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Parque Nacional Nahuel Huapi, Administración de Parques Nacionales

    • Sombra Tumb

      Esquí de travesía en el monte Tronador

    • Sombra Tumb

      Escalada invernal en solitario
      en las paredes de Frey

    • Sombra Tumb

      Ascensión al Cerro Granítico en la provincia de Río Negro

    • Sombra Tumb

      Guía para ascender al Volcán Lanín
      por la Ruta Normal (Norte)

    • Sombra Tumb

      Ascensión del Volcán Lanin
      por la Cara Noroeste por Chile

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña