Cerrar
Diciembre 2021 – Noticias y Novedades
Ascensión a los Volcanes Parinacota y Pomerape

Estos dos volcanes de más de 6000 metros de altura que se destacan por su enorme belleza y la de su entorno forman la cadena de los Nevados de Payachata y están ubicados en el Parque Nacional Lauca, en la Región de Arica, en Chile y en Parinacota, en Bolivia, en el limite de ambos países

Por Hernán Núñez Cristi

Fotos: Hernán Núñez Cristi
Edición: Francisca Ramírez Ibarra


Integrantes de la expedición:
Hernán Núñez Cristi y Eduardo Muñoz Azócar

Nuestro primer acercamiento a estas montañas fue desde las alturas, cuando hace algún tiempo ascendimos al cerro Acotango (6.052 msnm) y al volcán Guallatiri (6.063 msnm), macizos cercanos, pero menos visitados. A la distancia quedamos maravillados con la inmensidad y la silueta de estas montañas, y decidimos ir pronto en busca de sus cumbres.

Vistas hacia los volcanes Parinacota y Pomerape desde el CB Acotango y Guallatiri

Ubicacion de los volcanes de Parinacota y Pomerape, Chile y Bolivia


Concluimos que septiembre sería un buen mes para intentar el ascenso por las condiciones climáticas, mucho más estables que durante los meses de verano, ya que la zona se ve afectada por el invierno altiplánico. Planificamos un itinerario ajustado, pero realista a nuestras capacidades: primero subiríamos el Parinacota y luego el Pomerape. Teníamos 6 días para lograrlo.

Invitamos a algunos amigos, pero por diversos compromisos algunos tuvieron que desistir y el equipo quedó inicialmente compuesto por Nicolás, Eduardo, Jorge (a quien conocimos en una expedición al Ojos del Salado) y yo. Sin embargo, días antes Jorge debió abstenerse del viaje y Nicolás, parte fundamental del equipo, fue notificado de que su lesión en el tendón del pie derecho se había agravado; así que pese a tener los pasajes en mano debió quedarse en Santiago.

El panorama no era el ideal. El equipo quedaba reducido a dos y evaluamos no ir, pero con Eduardo nos sentíamos preparados y se respetó el itinerario planeado, mientras que Nicolás se quedaría a cargo de monitorear la expedición a través de los Inreach.

Llegamos a Arica el sábado 25 de Septiembre para comprar lo necesario, al día siguiente viajamos a Putre, donde nos reunimos con don Aparicio, un conocedor de la zona y ávido contador de historias a quien habíamos conocido en la expedición previa y que ahora sería nuevamente el encargado de acercarnos a los campamentos base en su camioneta.

Con sus 6.342 msnm, el Parinacota es la cumbre más alta de la región. A partir de nuestras experiencias previas y de los últimos relatos con los que contábamos, decidimos ir por la Ruta Oeste. Habitualmente el vehículo puede alcanzar los 4.900 msnm, pero por las malas condiciones del camino, solo pudimos llegar a los 4.600 msnm, desde donde partimos caminando al CA. Desde esta primera aproximación pudimos ya tomar consciencia de las dimensiones de la montaña que teníamos al frente.

Acercamiento desde estacionamiento (4.600 msnm) a CA (5.350 msnm)

Mapa de la zona los nevados de Payachata y alrededores, entre Chile y Bolivia

Para ver el mapa ampliado, podés Ingresar Aquí

Rutas realizadas al volcán Parinacota y volcán Pomerade


Dado que no teníamos seguridad de encontrar nieve, cada uno debió cargar 7 litros de agua para los dos días que pretendíamos estar en el cerro, lo que aumentó considerablemente la dificultad de la caminata. Luego de 3 horas, llegamos al CA (5.350 msnm) que tiene pequeños y no muchos espacios para montar carpa. Como todavía teníamos luz, preparamos comida y lo necesario para poder partir en la madrugada siguiente a la cumbre.

Despertamos a las 02:15 AM y tomamos desayuno sin salir del saco. En mi caso, a los ya tradicionales panes tostados con queso y mantequilla sumé unas galletas con harta azúcar y chocolate. Siempre he sido el hervidor de agua oficial de la cordada, por lo que llené los termos con té y las nalgene para emprender la marcha casi una hora después. La madrugada estaba quieta, poco viento y menos frío del esperado; el reloj colgado dentro de la carpa marcó -2° en su punto más bajo, bastante agradable en estas circunstancias. El camino era claro hasta el punto de inflexión de la ruta que fueron los penitentes. A partir de allí el caminar se hizo lento, los penitentes eran de gran tamaño y su consistencia impedía que pisáramos sus puntas.

Campamento 1 (5.350 msnm). En sus alrededores corría un poco de agua que nos hubiese evitado el porteo

¡Penitentes, penitentes everywhere!


Caminamos un par de horas en esas condiciones, hasta que agobiado por el paso que sentía que llevábamos Eduardo me dijo: “-¿Sabes qué compañero?…estoy chato de los penitentes”. Para aumentar las posibilidades del equipo de llegar a la cumbre, decidió quedarse. Por supuesto no estuve de acuerdo y se lo comuniqué; ambos estábamos igual de preparados y nos quedaba una larga jornada, pero no logré que cambiara de opinión. Somos cordada hace años, nos conocemos y confiamos mutuamente; sé que sus decisiones están basadas en el bien común y que estaba en perfectas condiciones para ayudarme si me pasa algo o para tener autonomía en el descenso, por lo que finalmente acepté. Marcamos el punto en el GPS y acordamos mantener el contacto por Inreach o radio para ir viendo nuestro avance. Finalmente continué solo en la montaña, lo que por cierto, no puedo desconocer que siempre me ha gustado.

Divisé la ruta hacia la cumbre, una vía que no daba tregua en su inclinación. Saliendo de los penitentes apunté hacia la derecha, a una zona con tierra por la que caminos hasta llegar al comienzo de la última parte, donde pronto vería el cráter y la cumbre a lo lejos. El cráter tiene casi 300 metros de diámetro y a solo algunos minutos caminando hacia la derecha, está la anhelada cumbre.

Eran las 10.30 AM y el día estaba soleado, absolutamente despejado. Todo lo que se veía era inmenso y conmovedor. Esta es sin duda, una de las vistas más bellas que me ha tocado apreciar. A lo lejos logré distinguir el Acotango, Guallatiri y Capurata, mirando hacia Bolivia apareció el Sajama, y a los pies del volcán, el lago Chungará, las Lagunas de Cotacotani, bofedales y una flora y fauna diversa. Disfruté un rato la cumbre, envié un mensaje por InReach a Eduardo, a Nicolás, al Team Gasherbrum (sí, estamos planificando una expedición al Gasherbrum II, síguenos en @gasherbrumcl / www.gasherbrum.cl) y a los amigos que quedaron en Santiago… una pulpa de fruta, un chocolate y lo que siguió fue emprender la bajada. Por supuesto no sin antes tomar una selfie en modo influencer a solicitud de los seguidores (#volcanparinacota ja!)

Vista hacia el lago Chungará. De fondo, el Acotango, Capurata y Guallatiri

Cráter Volcán Parinacota y de fondo el Volcán Pomerape


Habitualmente a bajada conlleva menos tiempo, pero esa vez me pareció eterna. Los penitentes que complicaron la subida, dificultaron el regreso. Los zapatos se enganchaban fácilmente, los crampones se atascaban y como ya era cerca del mediodía, el calor hizo lo suyo y en algunas zonas el agua corría. Caminé con cuidado para no caer en los penitentes y tener un accidente. Lo tomé con calma, hay tiempo…tengo comida…hay salud…yo estoy bien…mi familia está bien…no fue mi culpa, ¡bah me cambié de deporte!

El plan original era bajar ese mismo día hasta el punto de encuentro, para que a la mañana siguiente, don Aparicio (sí, el de la camioneta), nos fuese a recoger. Pasaron horas y horas de lento andar y a lo lejos veía la carpa. Paré en el mismo punto donde me había separado de Eduardo para descansar un poco. Tomé algo de té que me quedaba, unos chocolates y galletas, y aproveché además de sacar algunas fotos con la GoPro. Me di cuenta de que tenía señal en el celular, ¿no les parece increíble estar en un punto tan apartado, pero aun así estar conectado? Le mandé una foto a Nicolás para que disfrutara en parte de la maravilla que estaba viendo. Durante el descanso sonó mi teléfono, me animé a contestar con pocas ganas: era para confirmar una hora al dentista que tenía la semana siguiente; me pareció algo fuera del contexto, pero sí, confirmé mi asistencia.

Al calcular el tiempo que me iba a tomar llegar hasta el CA, preparar comida, hervir agua y desarmar el campamento, me abrumó el cansancio mental y pareció una mejor idea pasar una noche extra a esa altura y bajar al día siguiente, luego de un buen descanso. Lo consulté con Eduardo y estuvo de acuerdo. Si bien no comeríamos los manjares que dejamos en los bolsos en el punto donde llegó la camioneta, aclimataríamos mejor para la siguiente cumbre. Siempre pensando positivo. Finalmente, llegué a la carpa a eso de las 18 horas, más tarde de lo acostumbrado, el paso fue lento pero seguro. Contentos por el logro, comimos, nos hidratamos, mandamos fotos, revisamos algunos resultados del fútbol, vimos unos memes (sí, también había señal en el campamento) y a dormir para desarmar temprano al otro día y caminar al punto de encuentro.

En la cumbre del volcán Parinacota

Camioneta de don Aparicio


Llegamos a las 9 AM al punto de extracción (tal película de Rambo), donde teníamos equipo y comida, así que esperamos tomando el sol y dormitando a ratos. Don Aparicio nos recibió contento, se alegró por nuestra cumbre. Nos comentó que habitualmente tenía que ayudar a quienes iba a buscar a quitarse las mochilas por lo cansados que llegaban y que nos veía muy enteros (era como nos sentíamos también y nos alegraba que se notase). Nos ayudó a subir los bolsos y emprendimos marcha al CB del Pomerape, nuestro siguiente desafío.

El plan era ir por su cara norte, pero las condiciones del camino no eran las óptimas así que en lugar de llegar a la zona habitual de campamento, quedamos en el poblado de Saracota; literalmente en medio de la nada, pero frente al volcán. Armamos nuestra carpa, comimos y descansamos para partir al día siguiente en busca de un campamento de altura. Teníamos diferentes registros de rutas, pero ninguna que marcara el recorrido que pretendíamos iniciar, por lo que corríamos el riesgo de dar con un acantilado o alguna pared de roca que no pudiésemos pasar, pero lo intentaríamos.

Con las mochilas bastante pesadas, ya que debimos portear agua nuevamente, emprendimos el camino. El cerro se veía bastante lejos, me parecía difícil encontrar el camino, pero no lo comenté para no ser el pesimista de la cordada. El solo pensar en tener que volver a esta zona para intentar un cerro inconcluso, me motivaba aún menos que no tener una ruta clara.

El camino era complejo y peligroso para los tobillos, pero logramos avanzar casi 8 km entre arenales para definir qué haríamos un campamento a los 5.200 msnm en una planicie circular que parecía ser el único lugar donde era posible montar un campamento y confiábamos en que al día siguiente podríamos encontrar un empalme con la ruta normal. El lugar era bueno y según el GPS estábamos a 800 metros lineales de la ruta para llegar a la cumbre. Sin embargo, durante la tarde el clima cambió y nos vimos envueltos en una masa negra de nubes y en una tormenta con algo de nieve que afortunadamente no cambió en nada nuestros planes.

Campamento Base usado para el volcán Pomerape

Avanzando desde el CB hasta el CA

C1 (5.200 msnm) volcán Pomerape


Repetimos la rutina del Parinacota y nos despertamos a las 02:15 AM para salir casi una hora después, luego de unos pancitos tostados con queso y salame y un litro de té. Emprendimos la marcha mirando el punto de empalme con la ruta que nos llevaría a la cumbre. Logramos hacer la conexión pasada la zona conocida como “el hombro”, cerca de los 5.450 msnm, lo que nos dio un gran alivio. Seguimos subiendo por pasos de rocas que no mostraban la huella clara por la nieve caída la noche anterior. Los primeros rayos del sol además de calentar nuestros rostros, nos mostraron algunos de los escenarios más lindos que habíamos visto hasta ahora en los seismiles subidos, y quizás de todas las montañas en las que hemos estado. Estoy lejos de ser pachamamico y de darles características sagradas o espirituales a los cerros, pero no puedo desconocer la presencia de paisajes hermosos que aprovecho de fotografiar y grabar.

Salimos de la parte de rocas y nieve para llegar a la zona de los indeseables penitentes (ja!) Estaban en mejores condiciones que en el volcán anterior, pero el abundante hielo nos hizo caminar con extremo cuidado; ante un resbalón alguno de nosotros podría quedar instalado en la carpa y dentro de su saco por la bajada forzada que eso significaría.

El tiempo estaba perfecto, poco viento y una temperatura que hacía agradable caminar, pero al pensar que estábamos cerca de llegar se asomó la siempre indeseable antecumbre, así que con resignación asumimos que nos quedaban algunos considerables metros más.

Cuando el GPS anunció que estábamos a menos de 100 metros de desnivel de la cumbre, las condiciones del camino se complicaron: nos enterrábamos y aparecieron penitentes blandos, húmedos y peligrosos. Todo mal. Con decepción, pensé que llegaríamos hasta ahí. Me detuve un momento y decidí que era necesario buscar la manera más segura posible, pero que valía la pena aventurarse con estos últimos metros. Realizando muchos zigzags y esquivando por todos lados los penitentes blandos, la cumbre surgió frente a nuestros ojos.

Amanecer en el volcán Pomerape

Menos penitentes, más hielo

Tramo final hacia la cumbre del volcán


La cumbre nos otorgó bellas panorámicas del altiplano, veíamos al lado el volcán Parinacota, recién ascendido, y nos invadió un sentimiento de conformidad por el trabajo realizado en esta expedición. En medio de este escenario, Eduardo, que por lo general prefiere solo observar el paisaje, se animó a sacar su cámara y logró algunas de sus mejores fotografías. Lo vi muy entusiasmado capturando lo que veía desde distintos ángulos e impresionado por los colores que nos rodeaban, así como por las cascadas congeladas que estaban bajo la cumbre. Su trabajo documental logró incluso que yo, siempre reacio a las fotos, posara para su lente. La sorpresa vino horas después cuando vimos las imágenes: estaban todas en blanco y negro. Se sintió defraudado por este inicio accidentado en el mundo de la fotografía, pero sin duda nos dio la posibilidad de apreciar todo desde una nueva perspectiva.

Todo resultó de maravillas. Mandamos un mensaje por InReach a Nicolás y para nuestros fans (el resto de la banda de montaña), fotos de rigor, selfies al estilo influencers y bajamos.

En el camino decidimos que sería mejor pasar la noche en el campamento que habíamos instalado a los 5.200 msnm, ya que de subida nos pareció haber visto pumas en el camino, lo que hacía riesgoso transitar en la oscuridad.

Tramo final hacia la cumbre del volcán

Cumbre del volcán Pomerape

Descenso del volcán Pomerape


Como optamos por quedarnos una noche más, aprovechamos la bajada para recolectar agua de los deshielos. El regreso fue rápido, incluso nos permitimos una ruta un poco más directa en cuanto divisamos nuestra carpa. Llegamos temprano y descansamos al aire libre. Comimos y disfrutamos de este pequeño logro para el equipo.

Cuando empezó a hacer frío entramos a la carpa y calentamos lo que sería nuestra cena: una entrada de salame al plato con una sopa para uno, de fondo unas ricas lentejas con chorizos y de postre, unas galletas con harto chocolate que dejamos para la ocasión. Para beber, té. De fondo y muy despacio sonaba nuestra playlist de montaña con un tema de Los Jaivas. Nos levantamos a las 04:00 AM para preparar todo y emprender la marcha hacia el mismo punto donde don Aparicio nos dejó, y nos recogería a las 11:00 AM. Llegó a la hora (como siempre), nos ayudó a cargar y nos fuimos hacia Putre. Debo reconocer que más que cualquier otra cosa (incluso más que una ducha), mi deseo era llegar a comer un plato de alpaca con yuca y verduras, sumando por supuesto una bebida gaseosa cuya marca no mencionaré ya que no nos auspicia (guiño, guiño), pero quien me conoce de seguro reconoce mi debilidad por dicho brebaje que seguramente es producido por los dioses. Don Aparicio nos consiguió alojamiento en Putre para aprovechar el tiempo extra para nuestro relajo y confort. Al día siguiente tomamos el bus a Arica, donde llegamos a eso de las seis de la tarde, listos para comer nuevamente. Volvimos a Santiago contentos con las cumbres logradas, felices de hacer lo que nos gusta y de no haber tenido contratamientos. El retorno a la vida normal eso sí, esta vez estuvo matizado por la preparación las siguientes aventuras (o desventuras). La historia continúa.

Descanso fuera de la carpa

En la cumbre del volcán Parinacota


Las Rutas

Para aquel lector que quiera conocer las rutas seguidas, creemos útil la siguiente información.
Si bien existen otras de distinta dificultad técnica y longitud, las seguidas fueron: Parinacota (Ruta Oeste) – Pomerape (Ruta Norte).

Montaña

Altitud (msnm)

Campamento Alto (CA)

Cumbre

Volcán Pomerape

6.282

18º 08’ 11,8’’ S
69º 08’ 18,8’’ O
Altitud 5.330 msnm

18º 07’ 39,3’’ S
69º 07’ 45,9’’ O

Volcán Parinacota

6.342

18° 06' 15.13"S
69° 07' 13.04"O
Altitud 5.249 msnm

18º 09’ 42,3’’ S
69º 08’ 42,2’’ O

 

Los campamentos altos pueden variar en función de la ruta escogida y de las condiciones particulares de la montaña y de los montañistas.
La mejor época para el ascenso de ambas montañas es entre abril y diciembre, en verano la zona se ve afectada por el invierno altiplánico que trae consigo mal clima.
Es necesario utilizar vehículos 4x4 y seguir las huellas existentes para evitar dañar el ecosistema.

En un descanso con los volcanes Parinacota y Pomerade detrás

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Conoce el oculto Cordón Doris Central al sur del Aconcagua

  • Sombra Tumb

    LIBRO DIGITAL: Los Hielos Olvidados del Aconcagua

  • Sombra Tumb

    Expedición al Volcán Maipo(5.327 mts), el diamante escondido

  • Sombra Tumb

    Expedición al Cerro Plomo, ubicado en la Región Metropolitana de Santiago de Chile

  • Sombra Tumb

    Travesía del Glaciar del Plomo, Provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    Ascenso al Cerro Tolosa por la ruta del pata larga del
    glaciar del hombre cojo


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2022
    Enero 2022 - Nº 133
  • Diciembre 2021
    Diciembre 2021 - Nº 132
  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Conoce el oculto Cordón Doris
      Central al sur del Aconcagua

    • Sombra Tumb

      LIBRO DIGITAL: Los Hielos
      Olvidados del Aconcagua

    • Sombra Tumb

      Expedición al Volcán Maipo(5.327 mts), el diamante escondido

    • Sombra Tumb

      Expedición al Cerro Plomo, ubicado
      en la Región Metropolitana
      de Santiago de Chile

    • Sombra Tumb

      Travesía del Glaciar del Plomo,
      Provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      Ascenso al Cerro Tolosa por la ruta del pata larga del glaciar del hombre cojo

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña