Cerrar
Diciembre 2020 – Noticias y Novedades
Ascenso al cerro Sosneado, en la provincia de Mendoza

En este completo relato el autor nos cuenta su éxito en la ascensión, luego de tres intentos anteriores, a esta montaña que posee una altura de 5.169 metros y que se encuentra en el departamento de San Rafael, y el hallazgo que realizo de posibles vestigios de origen incaico

Por Maximo Cavallin

Fotos: Maximo Cavallin

Cuatro veces intenté el cerro Sosneado; la cuarta se dio la cumbre.  Nunca antes un cerro me había exigido cuatro intentos. Cuando esto pasa, uno llega a tener una relación casi personal con la montaña. Ya el Sosneado me era familiar desde mi adolescencia, cuando todos los inviernos íbamos a Malargüe y pasando por la ruta 40 mi padre nos decía: “Miren el Sosneado, por ahí cayó el avión de los uruguayos”.

Cumbre en el cerro Sosneado Emiliano y Maximo, Mendoza

Ubicación del cerro Sosneado, Mendoza, Argentina


Primer Intento

Las cuatro veces fui con Emiliano Montilla, de San Rafael. El primer intento lo hicimos en diciembre de 2018. Subestimé al cerro por no ser tan alto. Fui en pantalón Adidas y sin campera de pluma. Tampoco tenía información suficiente. El cerro enseguida se encargó de acomodarme. Fuimos con GPS pero sin track, de manera que todo era una especie de exploración para nosotros. Basta con decir que erramos el camino al campo 2 y lo montamos 200 metros de desnivel más arriba, a 4200 m sobre una ladera nevada con bastante pendiente, cavando un pozo en la nieve para nivelar el terreno y protegernos del viento. Afortunadamente jamás me crucé con otros andinistas en el Sosneado, siempre fue mano a mano el cerro y nosotros.

Hablamos de un cerro que escupe piedras. Su composición es de roca podrida, y esto lo comprobamos el segundo día de marcha, cuando Emiliano me pegó el grito de “¡Guarda!”. Una piedra rodaba cuesta abajo desde la ladera que faldeábamos, directo hacia mí. Tuve que frenar y echarme hacia atrás bruscamente.

El día de cumbre supimos lo duro que es el cerro. Escarpado, no da tregua. Estaba bien nevado y eso facilitaba el ascenso con crampones. Era diciembre de 2018 y fue la vez que más nevado lo vi. Llegando a los 4700 m de altura, casi donde empiezan los riscos, la montaña nos informó que debíamos bajar. Cansados, fotografiamos el momento de la derrota y bajamos. Desarmamos la carpa y le dimos hasta San Rafael, llegando de madrugada. El consuelo fue ir a comer “El lomo de la derrota” o “Lomo Defeat”, como lo bautizó Emiliano. Ese sánguche pasaría a ser un clásico que se repitió tres veces.

Vista del cerro Sosneado desde la ruta 40

Vista del cerro Sosneado

Campo 2 erróneamente ubicado a 4.200m, diciembre de 2018


Segundo Intento

En abril de 2019 fuimos con Emiliano y otro compañero. Encontramos el cerro totalmente pelado, sin nieve. Su aspecto así es más salvaje, más agresivo. Resaltan los minerales cobrizos y rojo bordó, dándole un aspecto más derruido. Montañistas de San Rafael nos había sugerido evitar la ruta de los riscos, buscando pasar por encima de una cueva, y luego seguir hacia la canaleta. 

Esta vez encontramos el verdadero campo 2 o campo base. Se cruza el Portezuelo de La Motte (4000m), descendiendo unos 70 metros de desnivel hacia un valle encajonado que conduce hasta el pie del cerro. Allí, a 3950 msnm, nos tomamos un día de descanso para mejorar la aclimatación. Por la noche, nos despertó el ruido de una piedra rodando cuesta abajo, como si fuera a dar con las carpas. Yo tomé la precaución de arrodillarme para que el impacto no me diera en el cuerpo.

El cuarto día partimos hacia la cumbre y el cerro mostró cuán pesado es subirlo sin nieve, todo por acarreo. La marcha era fatigosa y frustrante. Había que buscar las piedras más estables para traccionar mejor. Nuestro nuevo compañero no se encontraba cómodo con la subida, era un ascenso mucho más complejo que el Lanín y el Plata, las dos montañas que antes había subido. Finalmente cruzamos por encima de la Cueva y llegamos al mediodía a una especie de alero, donde frenamos para comer algo. Los descansos son semi descansos. Uno nunca está del todo cómodo y relajado, siempre hay incertidumbre porque en cualquier momento se puede desprender la piedra sobre la que uno se apoyó. La postura es como de equilibrio, aún sentado. No se puede echar todo el peso sobre un punto, hay que distribuirlo como en la escalada, y eso estresa. Allí vimos una escena que nos acobardó: Una piedra del tamaño de un televisor apareció súbitamente bajando por el canal que teníamos en frente. La piedra chocó contra otra más grande y estalló como una granada, arrojando muchas piedras pequeñas como proyectiles.  Era justo por donde teníamos que pasar, así que decidimos abandonar. En el descenso, Emiliano le gritó al tercero “¡Piedra!”, y pude ver a nuestro compañero realizar una hermosa volada de atajada de arquero, hacia el costado, evitando la piedra que iba derecho a él.

Llegamos a la carpa, desarmamos, y bajamos a San Rafael a comer el Lomo Defeat. En el camino bromeamos que la próxima íbamos a traer paraguas de titanio.

Ruta del segundo intento, pasando sobre La cueva, el círculo es donde decidimos bajar por ver piedras cayendo a cada rato

Sosneado desde portezuelo La Motte, abril de 2019

Alero donde descansamos y vimos el desfile de piedras por el canal. Nótese la inclinación del acarreo


Tercer Intento

Noviembre de 2019, con otro tercer integrante. Montamos campo 1 a 3000 m, campo 2 a 3700 m, y campo 3 a 3950 m (campo base al pie del cerro). El día de cumbre salimos solamente Emiliano y yo. A 4750 erramos el camino y nos metimos en un terreno muy complicado. Bajamos para retomar un camino más adecuado. Nos turnabamos, ya que no es prudente bajar los dos a la vez porque el de arriba le tira piedras al de abajo. Primero bajaba yo unos metros, encontraba una piedra de resguardo, me acomodaba tras ella y ahí comenzaba a bajar Emiliano, custodiado por mi vista que podía informarle si una piedra le venía desde arriba. Este método lo empleamos también la cuarta vez.

En un  momento me resguardo en una roca que no me permitía ver a Emiliano. Era normal ver pasar torrentes de acarreo desprendidos por su descenso, pero esta vez el torrente se puso demasiado cargado y empecé a suponer que Emiliano se había caído, y así fue. El torrente era cada vez más grueso, hasta que vi pasar a Emiliano rodando junto con el acarreo sin poder frenarse. Luego de unos 20 o 30 metros de caída acompañado por las piedras, logró frenar. Pero estaba golpeado y paralizado por la caída. Su pantalón estaba destrozado a la altura de la cola. Optamos por bajar. Desarmamos la carpa y hasta San Rafael (tercer Lomo Defeat.)

Campo 1 a 3.000 mts. Al fondo los cerros Moño y Seler

Campo 2 erróneo a 4.200 mts. Sosneado de fondo. Diciembre 2018

Hacia el campo 2 erróneamente. Pies enterrados en acarreo

Subiendo hacia el campo 1 por el Niels


Sosneado: Características generales

El Sosneado es de origen volcánico e integró la Caldera del Atuel, un sistema de volcanes que dejó como rastros los cerros vecinos (Overo, Risco plateado, Guanaquero). Su altura es de 5194 m (según GPS). Se cree que su nombre deriva de la lengua pehuenche y significa “donde nace el sol”, dado que los originarios verían los primeros rayos del sol en el cerro. El primer ascenso lo realizaron ingleses en 1935: Eduardo De la Motte, Lowe y Ramsay, por la ruta que hoy es considerada la normal.

Es el cincomil más austral del mundo. Por ello puede ser muy frío. El día de cumbre, el sol pega tarde sobre el andinista, cerca de las 9am, de manera que se pasa frío por varias horas.

Está aislado y en plena cordillera de los Andes. Desde la cumbre hasta la población más cercana, hay 80km. En San Rafael y la zona goza de cierta fama y respeto. Fuera de Mendoza es bastante ignorado por los montañistas.

Para ascender la marcha se inicia a pie desde el abandonado refugio militar Soler, a 2200 msnm, lugar al cual se puede llegar en vehículo normal por el camino del antiguo hotel termal, también abandonado. El ex refugio de gendarmería se ubica en un predio muy bonito, con árboles, a orillas del arroyo Niels, tributario del río Atuel. Desde este lugar suelen partir las expediciones hacia el avión de los uruguayos (una vez encontramos un grupo muy numeroso acampando allí).

Para subir el Sosneado, desde el refugio se inicia la marcha a pie, bordeando el arroyo Niels, subiendo 800 metros de desnivel el primer día hasta montar el campo 1 donde están las últimas vegas. El agua es muy buena y al atardecer la visión es magnífica: el sol se pone justo tras el cerro Seler, en cuya falda permanecieron dos meses y medio los uruguayos del avión estrellado. Sabemos que si los muchachos hubieran elegido bajar hacia el lado argentino, pronto habrían encontrado el hotel El Sosneado o incluso antes algún puesto de arriero. Habrían llegado en un solo día de caminata o dos, a diferencia de los diez que necesitaron para cruzar por Chile. Cuentan Parrado y Canessa (los que cruzaron la cordillera) que no fueron hacia argentina porque les confundió la silueta de un cerro enorme que les hizo pensar que por allí se internaban cada vez más en la cordillera, dado el tamaño de esa mole. Se trataba del Sosneado.

El Sosneado 4 Abril 2018 cara norte

Rutas al Sosneado: azul ruta de la Y griega por acarreo, ruta roja de los riscos

Refugio Soler a 2.200 mts.


El segundo día de marcha se puede ir al campo base, al pie del cerro (3950 msnm), o bien montar un campo intermedio a 3700 msnm. Para esto se abandona el arroyo Niels y pronto se dobla hacia la derecha (hacia el Este) buscando el arroyo Colorado. Horas después se llega a una planicie apta para el acampe intermedio, o bien se sigue hasta cruzar el portezuelo de De la Motte, tras el cual hay que descender algunos metros para acampar en la base del cerro a 3950 m. Esta jornada implica 1000m de desnivel y lleva entre cinco y siete horas. Sólo hay agua en el campo 1 a 3000m, luego habrá que derretir nieve.

El día de cumbre, si no hay nieve en el cerro, se sube por acarreo. Suele ocurrir que haya muy poca o directamente no haya nieve. En ese caso el esfuerzo físico es notorio, ya que los acarreos son muy sueltos y empinados.

Cara sur del Sosneado


Las opciones para subir por la cara norte, básicamente son dos. Se puede subir hasta los riscos y continuar por ellos hasta la canaleta, caminando sobre un filo de roca podrida y pedazos que se desprenden. Esta ruta es desaconsejable por peligrosa y expuesta, pero tiene la ventaja de que no caen piedras desde arriba. La otra opción es subir por los acarreos que van directo hacia la canaleta, en forma de Y griega al principio, pero aquí habrá que tener cuidado con la caída de piedras, que aparecen súbitamente sin advertencia. Con Emiliano hemos visto aparecer de la nada una piedra del tamaño de una carpa, rebotando (literalmente rebotaba, picando como una pelota de básquet) por el centro del canal de acarreo. Lo curioso es que fue al amanecer, momento en que el calor del sol aún no genera desprendimientos. La peor hora es cerca del mediodía. El uso de casco es fundamental. Se recomienda subir por los costados del canal, pegado a la pared, evitando ir por el centro del mismo.

El objetivo de las rutas es encontrar la canaleta a 5000 m, a través de la cual se franquea una enorme pared de bandas rocosas. Superada la canaleta, el terreno pierde inclinación y surge una nueva banda rocosa, que habrá que superar por un pasaje simple de escalada en roca (cuarto grado), para finalmente llegar al lomo que conduce a la cumbre. Encontrar la canaleta es clave; por otro lugar no se puede acceder a la cumbre. En la canaleta se unen la ruta de los riscos con la de acarreos. Superada la canaleta y el tramo de escalada, hay que buscar la cumbre hacia el sur. Google Earth muestra equivocadamente la cumbre hacia el norte; hay que tener cuidado con esto. 

Llegar a la cumbre puede demandar hasta 11 horas. La bajada es por los acarreos, nunca por los riscos, y puede demandar 5 horas. Los andinistas deben cuidar de no arrojarle piedras sueltas al que viene más abajo.  

Campamentos y camino de aproximación

Buscando la canaleta

Canaleta a 5.000 mts.


Cuatro intento: La cumbre

Con Emiliano logramos cerrar un círculo. Volvimos mano a mano como la primera vez que fuimos. El día de cumbre salimos a las 5:30am. Era 1 de noviembre, día de todos los santos. El cerro tenía poca nieve, tuvimos que subir por acarreo casi en su mayoría. De entrada sentimos las adversidades inexplicables: a mi bastón se le quebró el cierre, y tuve que seguir con un bastón y piqueta. A Emiliano le funcionaba mal un crampón, el cual tuvo que guardar en la mochila y seguir sólo con uno. Hicimos buen equipo. Al encontrar la canaleta, pasado el mediodía, supimos que esta vez no se nos escaparía. Costó un poco encontrar el paso de escalada simple. Llegados al lomo cumbrero no sabíamos por dónde estaba la cumbre. En mi mente, la imagen de Google Earth la marcaba hacia el norte así que rumbeamos por allí, hasta que pronto la vimos a lo lejos, hacia el sur.

Es una suave pendiente que remata en una cresta que cae en picada hacia el sur y hacia el oeste. La cumbre me pareció tímida, escondida a lo lejos, suave, muy distinta al resto del cerro que es agresivo y hostil. La sentía como un verdadero remanso. Incluso llegando a ella calmó por completo el viento, cosa mágica. Sentí que una vez que se atraviesa la coraza hostil del cerro, la carcasa con que se defiende, la cumbre aparece buena y mansa, casi bondadosa. ¿Será ésta la verdadera esencia del Sosneado? ¿Será que no quiere que lo subamos y a veces se defiende con su coraza agresiva? Tal como me ha ocurrido con otras montañas, luego de la cumbre, el Sosneado dejó de ser el ogro temido y pasó a ser un cerro bueno, un amigo.

Dia de cumbre

Emiliano en la cumbre del Sosneado. Risco plateado al fondo


Hicimos cumbre a las 16:30hs, fueron 11 horas de subida. Sé de muchos andinistas que también demoraron eso. Bajamos turnándonos para protegernos de los desprendimientos: uno baja y se resguarda tras una roca, allí protegido de las piedras que tirará en la bajada su compañero, espera la llegada de éste, y así se reanuda. En un descuido Emiliano me gritó “¡Guarda, guarda!”. Alcancé a darme vuelta y pude esquivar una piedra como una pelota de básquet, que venía directo hacia mí. La había soltado sin querer Emiliano en su bajada, por eso insisto en que no deben bajar dos personas a la vez. Al día siguiente nos preguntamos qué hubiera pasado si había viento y yo no escuchaba el grito de alerta.

La bajada fue incómoda. Al atardecer se congelaron los acarreos y el terreno era traicionero, los crampones patinaban en el piso de hielo duro mezclado con piedras. Optamos por unos penitentes incómodos que exigían levantar bastante los pies pero que eran más seguros. Llegamos a la carpa a las 22:30hs, muy cansados. Nos tiramos a dormir sin cenar (tampoco había mucho que cenar, sólo una sopa y alguna barra de cereal que sobrara).

Al día siguiente bajamos contentos, esta vez no habría Lomo Defeat.

El Sosneado ocupó dos años de mi vida. En ese tiempo, con frecuencia lo pensé, recordé, analicé. Por las noches soñaba con su cumbre. Llevé mi cuerpo cuatro veces hasta sus faldas. Una parte mía ya quedó en él. Un cerro no es su altura, ni su desnivel, ni su ubicación geográfica, ni su nombre. Es un pedazo de uno mismo puesto ahí afuera.

Máximo en la cumbre del Sosneado

Libro de cumbre en el Sosneado


Posibles restos arqueológicos

En la bajada encontré posibles vestigios de origen indígena, acaso incaicos. Se trata de un círculo de piedras grandes, emplazado en un lomo donde hay una visión privilegiada de los cerros circundantes (¿acaso un observatorio?). Lo fotografié, filmé y seguí bajando. Muy cerca del refugio encontré dos recintos de piedras que parecen tambos incaicos, posiblemente remodelados por el hombre moderno. También en la cumbre, bajo unas piedras, encontré un hueso de camélido (tibia de guanaco o llama), probablemente antiguo, ya que ningún andinista moderno llevaría este tipo de ofrenda a la cumbre.

Estos tres hallazgos me resultaron regalos del cerro, ya que siempre sospeché la posibilidad de que el Sosneado fuera un cerro inca. La sospecha comenzó cuando Glauco Muratti me contó haber visto el esqueleto de un animal bajo la cumbre, posiblemente un guanaco. Cuando llegué a la cumbre busqué el lugar que me había apuntado Glauco, pero el esqueleto ya no estaba. A la vuelta comparamos fotos, la suya del año 88, donde se ve el esqueleto, y la actual, donde ya no está. Pudimos notar algo misterioso: faltaba un promontorio rocoso, justo sobre el cual reposaba el esqueleto del animal. La conjetura es que un terremoto pudo haber desprendido ese gran bloque de piedra, arrastrando hacia abajo el esqueleto.

Envié el material fotográfico a arqueólogos para que lo analicen; sería interesante estudiar la zona con profesionales idóneos. Existe la hipótesis de que en “El indígeno” (ciudadela aborigen cerca del Sosneado) hay evidencia del paso de los incas por allí. Los restos arqueológicos del Sosneado vendrían a reforzar esta teoría, extendiendo la frontera inca unos 300 km más al sur del valle de Uspallata.

Posible plataforma ceremonial en el Sosneado

Posibles tambos incaicos

Hueso de camélido hallado en la cumbre del Sosneado bajo piedras


Epílogo

En la cumbre del Sosneado encontramos la ingrata sorpresa de que faltaba el libro de cumbre. Había sido bajado dos meses atrás por dos andinistas que en su lugar, dejaron uno nuevo. El libro había sido dejado por los pioneros allá por la década del cincuenta. Esto despertó un fuerte debate entre los montañistas, generando el repudio de muchos que consideran desafortunada la actitud de los andinistas. Sin embargo, parece que el libro será digitalizado y subido nuevamente, lo cual nos brindará información útil de los ascensos registrados en sus hojas.

Cabe preguntarse si el andinista tiene derecho a bajar un material tan valioso y antiguo que pertenece a todos y a la vez a nadie (verlo debería ser un premio para el que llega a la cumbre). Con Emiliano fuimos privados del goce de curiosear sus páginas en plena cumbre. No pudimos ver los ascensos antiguos, ni anotar el nuestro. La tapa del libro reza “NO BAJAR”. Confiamos en que el cerro y los montañistas recuperaremos ese valioso material, para que todo aquel que haga cumbre pueda disfrutar de su lectura en el lugar al que fue destinado.

Esqueleto bajo la cumbre. Foto de Glauco Muratti, año 1988

Cumbre en el Sosneado, foto 1988 y foto actual. La flecha blanca indica el promontorio de roca que falta,
la azul el esqueleto del camélido

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Escalando en el Valle del Sosneado

  • Sombra Tumb

    Ascensión al Adolfo Calle en el Parque provincial Cordón del Plata

  • Sombra Tumb

    Ascensión a la pared
    sur del cerro del Plata

  • Sombra Tumb

    Una tormenta inesperada
    en el Cerro El Plata

  • Sombra Tumb

    Primera escalada de la Pared
    este del Volcán Tupungato,
    Provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    Apertura de la nueva ruta en
    la cara este del Cerro Vallecitos


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL SEPTIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Escalando en el Valle
      del Sosneado

    • Sombra Tumb

      Ascensión al Adolfo Calle
      en el Parque provincial
      Cordón del Plata

    • Sombra Tumb

      Ascensión a la pared
      sur del cerro del Plata

    • Sombra Tumb

      Una tormenta inesperada
      en el Cerro El Plata

    • Sombra Tumb

      Primera escalada de la Pared
      este del Volcán Tupungato,
      Provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      Apertura de la nueva ruta en
      la cara este del Cerro Vallecitos

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña