Cerrar
Noviembre 2021 – Noticias y Novedades
El Aliso Andino, un noble árbol con propiedades curativas y medicinales

Los invitamos a que conozcan este árbol nativo, que se extiende en el noroeste del territorio argentino, se desarrolla en áreas montañosas con pendientes que oscilan entre 25 y 40 grados de inclinación ,desde los 1400 m de altura a los 3200 metros

Por Claudia Iturralde

La revista ha incorporado esta sección de plantas con propiedades medicinales que se encuentran en la montaña, con el propósito de aportar información para su conocimiento a los efectos de contribuir al compromiso con el medio ambiente.


Nombre:
Alnus acuminata, llamado Aile o Aliso Andino o Aliso del Cerro

Familia: Betuláceas

Sinónimos: Alnus: nombre genérico del latín clásico para este género.

acuminata: epíteto latino que significa "terminado en punta".

Huayó, Huauyu, Ramrash (en lengua quechua), jaúl (en Costa Rica) Conocido también como Ilamo, Jaúl, Lambrán, Palo de lama, Ramram .

Arbol del Aliso, favorece el ecosistema. Foto: www.europapress.es


Ubicación:

Es nativa de América del Sur. Distribución geográfica en Argentina: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca. Forma bosques montanos puros .Se distribuye altitudinalmente desde los 1400 m de altura, a los 3200 msnm, se mezcla con Polylepis australis (Queñoa).

Es propia de cañadas y laderas húmedas creciendo en suelos profundos o medianamente profundos con subsuelo rocoso, aunque también puede desarrollarse en laderas con menor humedad y expuestas a vientos secos, pero entonces con menor crecimiento. En las cañadas húmedas pueden formar rodales casi puros.

El aliso puede soportar temperaturas por debajo de cero por breve tiempo, es capaz de soportar hasta temperaturas de bajo cero de -10 °C y nevadas esporádicas.

Se desarrolla en áreas montañosas con pendientes de escarpadas a muy escarpadas que oscilan entre 25 y 40 grados de inclinación y su distribución coincide con las isoyetas de 600 a 1200 mm.

No es exigente en cuanto a calidad de suelos siempre y cuando haya buena humedad y con buena capacidad de drenaje, crece en un amplio rango de textura desde la arcillosa hasta arenosa e inclusive en suelos pedregosos y superficiales.

La capacidad de fijar nitrógeno en simbiosis, con microorganismos Actinomicetes le da la facultad de colonizar suelos pobres y fertilizar los suelos donde crece, acumulando una extraordinaria cantidad de materia orgánica en un tiempo relativamente corto.

Se comporta como una especie marcadamente pionera, especialmente adecuada como rodal protector inicial de las laderas erosionadas y en las cuencas hidrográficas de las tierras altas.

Es un recurso seguro y económico como estabilizador de cárcavas y protector de riberas. Luego de los derrumbes en el cerro, el aliso es una especie cicatrizante que en pocos años cubre el lugar afectado.

Flor masculina del Aliso. Foto: www.wikiwand.com

Árbol Aliso en el camino. Foto: wikipedia.org


Partes útiles

Corteza y hojas.

Componentes activos: Su corteza contiene tanino y ciertos ácidos.

Infusión:

La infusión consiste en verter agua caliente o cualquier otro líquido sobre una materia orgánica y dejar la mezcla por unos minutos a fin de que el líquido se cargue o se sature de los principios activos de la hierba usada. Por lo general se usa en flores, hojas y hierbas blandas para hacer un té.

Cocimiento o Tisana:

Cocimiento o Tisana es dejar las hierbas en el fuego después que ha hervido, por espacio de 15 a 20 minutos más. Esto satura el agua de los principios activos y generalmente se utilizan cortezas, semillas o tallos duros, en esta preparación salvo que se indique lo contrario para las partes blandas de la hierba, como hojas o flores que se usa la infusión.

La maceración:

Para obtener una maceración hay que poner las hierbas en agua fresca y dejarlas en ella por un espacio de tiempo suficiente, esto es hasta que el agua toma un sabor pronunciado de la planta, normalmente va de 24 a 48 horas que es el tiempo necesario para una maceración, aunque en algunas hierbas puede ser menos.

Hojas y flor masculina del Aliso. Foto: wikipedia.org

Fila de Alisos


Usos

Utilizado para rebajar los niveles de colesterol porque su corteza contiene tanino.
La decocción de su corteza se utiliza haciendo gargarismos contra las anginas y las faringitis.

Es tónico y su corteza es astringente, se le usa en gárgaras para dolores de garganta. La corteza fresca provoca vómito; pero también se utiliza la corteza para otros fines no eméticos.

La corteza en polvo y las hojas han sido utilizadas como astringente interno, externo; la corteza es una sustancia hemostática, interna y externa pues controla y previene las hemorragias. Se puede usar también como gotas amargas.

Su infusión sirve para calmar las molestias de la gripe e infecciones de la garganta. Ha sido usada como emenagogo, es decir, para facilitar la menstruación.

Actúa contra la fiebre, resfríos y dolores reumáticos.
Sus hojas molidas y combinadas con grasa, ayuda a cicatrizar heridas en forma de cataplasma.
Sus hojas están molidas y sin grasa para desinflamar en forma de cataplasma.

El aliso se prepara en decocción, hervir 1 cucharadita de corteza u hojas en 1 taza de agua. Tomar 1 a 2 tazas al día, por sorbos.

Uso externo

En la medicina tradicional las hojas frescas maceradas en alcohol sirven para fricciones contra el reumatismo.

Su crecimiento es rápido y plantado entre 2000 y 3000 msnm, ha demostrado ser claramente más eficiente que otras especies introducidas, característica que plantea a esta especie como una alternativa para el repoblamiento forestal con un potencial económico similar al pino y al eucalipto.

La leña de buena calidad, de amplio uso; la madera y los troncos se utilizan para la construcción de casas (vigas), chozas y apriscos; la corteza rica en taninos se usa para curtir cueros.

Alisos en el bosque. Foto: Wikipedia.org

Flor del Aliso maduro con su color violáceo. Foto: Juan Gabriel Santillán, faunayfloradelargentinanativa.blogspot.com

Árbol de Aliso en Tucumán


La madera se ha usado en tornería, ya que tiene la propiedad de resistir muchos años sumergido en agua. También se ha utilizado en la preparación de tintas tipográficas. Para teñir cuero al que le aporta un característico color rojo oscuro. Las ramas se pueden usar como mosquicida.

De acuerdo a la literatura la madera sirve también para construcciones livianas, cajas, utensilios domésticos, cabos de escobas e instrumentos musicales. También es materia prima para carbón vegetal aunque de baja calidad. De acuerdo a sus propiedades físicas, ésta puede ser utilizada potencialmente para pulpa de papel, ebanistería, lápices, fósforos, muebles, yugos, artículos deportivos, embalajes y encofrados. Esta especie es muy recomendable en reforestaciones para mejorar las condiciones de los suelos, pasturas naturales y como estabilizadoras de torrentes con problemas de erosión. Programas silvopastoriles indican altos valores de productividad ganadera en bosques abiertos de aliso.

La corteza interior hervida en vinagre produce un lavado externo muy útil contra piojos y escamas de la piel.

Para el tratamiento de fracturas, inmediatamente después de su ocurrencia, se reubica el hueso con el tacto, frotando la lesión con mentol, luego se aplica un emplasto compuesto por aliso en polvo, cardón, licamancha molida: que es una piedra compuesta por carbonatos (hembra y macho), quinua (Chenopodium quinua), panela quemada y huevo para componer el emplasto, que se deja actuar por 8 días. Se inmoviliza con entablillado, por 8 meses.

Descripción:

Árbol de 6-20 m de altura, de follaje totalmente caduco, con el tronco de 20-50 cm de diámetro, cilíndrico ligeramente ovalado. Generalmente de varios troncos, los ejemplares jóvenes con corteza lisa, gris clara, los adultos con corteza rugosa y gris oscura. Escamosa con lenticelas observables a simple vista.

El follaje es perenne cuando crece en quebradas húmedas y caducifolios en laderas semi-secas.

Hojas algo resinosas, con el ápice acuminado y el borde aserrado, simples, alternas, trísticas, ovadas o elípticas, de 5-18 cm de largo x 4-9 cm de ancho, con el ápice agudo o acuminado, la base redondeada o aguda, borde irregularmente aserrado, el haz verde oscuro con nervaduras impresas, glabro, algo lúcido, a veces con escasos pelos en la parte inferior de la nervadura media, el envés verde más claro con nervaduras notablemente prominentes y bastante pubescente; pecíolo pubescente, surcado superiormente, e 2-3 cm de largo, en su base un par de estípulas algo pubescentes, oblongo-lanceoladas, de 6-10 mm de largo x 3-4 mm de ancho.

Tronco de Aliso del Cerro. Foto: www.argentinat.org

Aliso Flor masculina la alargada y femenina en forma de piñon. Foto: J.L.Novara

Partes del Aliso del Cerro. Imagen: www.folkloredelnorte.com.ar


Amentos masculinos primero erguidos, luego péndulos, cilíndricos, de hasta 10 cm de largo. 1 cm de ancho, cada bráctea tectrix con 3 flores.

Pseudoestróbilos femeninos ovoides, de 15-25 mm de largo x ca. 12 mm de diámetro, erguidos, cada bráctea tectriz con 32flores.

Flor masculina: bráctea tectriz carnosa, dura, deltoidea. 2 mm de base. 2 mm de alto; bractéolas 4, más pequeñas, de forma y tamaño variables, todas situadas en el extremo distal del pedúnculo cilíndrico, de 1-2 mm de largo, de la cima triflora. Sépalos 4, más bien libres, desiguales, de forma variable aunque generalmente su deltoides. 0,5-1 mm de alto x 1-2 mm de ancho, a veces con los márgenes cilio lados. Estambres 4, episépalos, filamentos glabros, de 1-1,5 mm de largo; anteras dorsifijas, dextrorsas, bisecas. 1 mm de largo. 1 mm de ancho, dehiscencia longitudinal.

Flor femenina: bráctea tectriz carnosa, dura, deltoides -su orbicular. 1,5 mm de ancho x 1,2 mm de alto; bractéolas 4, pequeñísimas. Perianto 0. Gineceo glabro. 1 mm de alto; ovario ovoideo comprimido, de o,3-0,4 mm de alto. 3 mm de ancho, bilocular, cada lóculo con un óvulo; estilos 2, algo subulados, divergentes. 0,5 mm de largo; estigma inconspicuo.

Infrutescencia pseudoestróbilo de 20-25 mm de largo x 10-15 mm de ancho, con brácteas leñosas pentalobuladas (por soldadura de la bráctea tectriz y las bractéolas desarrolladas) cada una conteniendo 3 núculas comprimidas, aladas, su pentagonales. 2 mm de diámetro glabras, de color castaño, con los estilos persistentes.

Frutos: nueces pequeñas, aladas, protegidas dentro del estróbilo leñoso, liberadas a la madurez y diseminadas por el viento y el agua. En forma de piñitas, pardo oscuras, con escamas persistentes, leñosas.

Raíz: sistema radical , amplio y extendido. Papel importantísimo del aliso: la protección de nuestras aguas en los ríos y arroyos. ... Las raíces de estos árboles son unos excelentes fijadores del terreno, cuidan las orillas y ayudan a que la erosión que puede ejercer el agua sea mucho menor. Utilizado para protección de cuencas hidrográficas y estabilización de laderas, debido al sistema radicular profundo de tipo vertical y horizontal; es de crecimiento rápido, por lo que también se usa para reforestación y regeneración de suelos.

Floración: Entre los meses de abril a mayo.

Uso externo:

La madera es muy resistente en el agua y por eso nuestros antepasados la utilizaban para realizar palafitos. Los cimientos de los edificios de Venecia son de esta madera.

Efectos secundarios: No contiene

Hoja de Aliso del Cerro. Foto: www.argentinat.org

Aliso flor femenina que contiene semillas como una nuez

Tronco del Aliso


Cultivo

Se observa en floración en septiembre-octubre y con frutos maduros en enero-febrero. Se reproduce a través de semillas, hijuelos de raíz y estacas. Las semillas no requieren tratamiento previo para su germinación. Las formas recomendables de reproducir aliso son mediante germinación de semillas y vegetativamente vía estacas, aunque las plantas originadas de estacas tienen un desarrollo radicular superficial en relación a las plantas producidas por semillas que tienen raíz pivotante de penetración profunda.

Es recomendable inocular el suelo de viveros con Frankia, llevando suelos de alisales tanto para la germinación de semillas como para el enraizamiento de estacas.

El porcentaje de germinación de las semillas es bajo (10%), reduciéndose rápidamente en poco tiempo, aunque este porcentaje puede variar dependiendo del origen de la semilla. Germina en condiciones de luz plena entre los 12 a 30 días después de la siembra.

Tiene la capacidad de podarse naturalmente y de esa manera ofrecer madera de buena calidad sin muchos ojos. El crecimiento en plantaciones artificiales es más rápido que en bosques naturales debido al mayor espaciamiento.

Aliso hermoso y noble árbol en el Parque Nacional Aconquija. Foto: www.argentina.gob.ar

Raíces de Aliso


Parque Nacional Campo de los Alisos

Fue un parque nacional de Argentina en la provincia de Tucumán, que desde la promulgación de la ley n.º 27451 el 17 de abril de 2018 es parte integrante del parque nacional Aconquija. Dentro de este nuevo parque nacional el Campo de los Alisos pasó a ser un área natural protegida denominada Portal Campo de los Alisos con categoría de conservación de parque nacional. Fue creado en 1995 mediante la ley nacional n.º 24526, protegiendo inicialmente una superficie de 10 661 ha, que luego de una ampliación en 2014 llegó a la superficie de 17.000 ha.

Alisos en Parque Nacional Campos de los Alisos


Leyenda o Cuentos e Historia

La madera es bastante clara, pero al cortarla se vuelve color rojo-anaranjado y por eso en muchos países de Europa creían que este árbol estaba embrujado.

La Ciudacita la cual, se encuentra dentro del Parque Nacional Campo de Los Alisos, y este forma parte del camino del Inca en Argentina

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró como Patrimonio Cultural de la Humanidad al Qhapaq Ñan o Camino Inca que une seis países de Sudamérica (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú), y que pasa por Tucumán hasta tener alcanzar la provincia de Mendoza.

La Unesco destacó en 2014 que por primera vez en los 40 años de existencia de la Convención de Patrimonio Mundial, seis países se han unido para presentar una postulación de un sitio cultural. «Representa un valiosísimo patrimonio común de casi 60.000 kilómetros de extensión», destacó la Unesco.

El estatus benefició al Parque Nacional «Campo de Los Alisos» en Tucumán, en razón de tener dentro de su territorio a La Ciudacita, un rico yacimiento arqueológico de origen incaico, a 4.400 metros sobre el nivel del mar.

En Argentina el Camino del Inca abarca una longitud total 118,527 kilómetros de extensión y recorre siete provincias andinas desde el centro al norte del país: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza.

Flor femenina del Aliso como piñitas. Foto: arborea.proyungas.org.ar

Alisos sobre un sendero, Tucumán


El Camino del Inca en Argentina es recorrido de los principales hitos de las culturas prehispánicas e invita a sumergirse en la historia de sus pueblos originarios: Incas, Diaguitas y Quilmes.

En quechua, "Qhapaq Ñan" significa "camino principal". Es una red de caminos que fue la columna vertebral del Imperio Inca.

Abarcaba 23.000 km de caminos y vinculaba los pueblos, centros ceremoniales y guarniciones militares del imperio. Entrelaza más de 2000 años de historia de cultura andina pre-incaica.

Se extiende desde Quito en Ecuador hasta el centro de Chile, pasando por Perú, Bolivia y Argentina, y el famoso Camino del Inca que une la ciudad de Cuzco con la ciudadela de Machu Picchu, es solo una parte mínima de la gran red de caminos incas.

En Argentina la UNESCO ha nominado más de 118 km de tramos del camino (son 13 segmentos en siete provincias) junto con 32 sitios arqueológicos asociados al mismo.

Raíces de Aliso


Parque Nacional Campo de Los Alisos


Notas Relacionadas

  • Sombra Tumb

    La Queñoa, el árbol sagrado con propiedades curativas

  • Sombra Tumb

    Conozcamos las propiedades medicinales del Llanten y el Amancay

  • Sombra Tumb

    Los invitamos a conocer las propiedades curativas
    de la planta de la coca

  • Sombra Tumb

    Dos plantas medicinales y autóctonas de la Puna,
    La Yareta y la Pupusa

  • Sombra Tumb

    Dos plantas curativas de Mendoza, Diente de León y Pulmonaria

  • Sombra Tumb

    La Manzanilla y el Canelo dos plantas con propiedades medicinales y curativas


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2022
    Enero 2022 - Nº 133
  • Diciembre 2021
    Diciembre 2021 - Nº 132
  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      La Queñoa, el árbol sagrado con propiedades curativas

    • Sombra Tumb

      Conozcamos las propiedades medicinales del Llanten y el Amancay

    • Sombra Tumb

      Los invitamos a conocer las propiedades curativas de la planta de la coca

    • Sombra Tumb

      Dos plantas medicinales y autóctonas de la Puna, La Yareta y la Pupusa

    • Sombra Tumb

      Dos plantas curativas de Mendoza, Diente de León y Pulmonaria

    • Sombra Tumb

      La Manzanilla y el Canelo dos plantas con propiedades medicinales y curativas

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña