Cerrar
Noticias y Novedades - Octubre 2020
Quien era José Juanito Fadel

Fundador del Club Amigos de la Montaña en el año 1956, fue instructor de montaña, escritor, educador y explorador del norte argentino


El profesor José Fadel nació el 16 de Octubre de 1919 en la ciudad de Salta, Rep. Argentina. Educador, deportista, escritor, Profesor de Educación Física. Enseñó Geografía durante cuarenta años en la E.E.T. N° 5139 y culminó su carrera docente como Regente de Cultura General. Fue secretario fundador del Club Amigos de la Montaña en el año 1956. Se desempeñó como Instructor de Guías de Montaña. Como montañista ascendió la mayoría de las cumbres del país incluyendo el Aconcagua, lo cual le valió recibir la Plaqueta de Plata de la Confederación Argentina de Deportes, el Medallón Dorado de la Municipalidad y el Cóndor de Oro de la Provincia de Salta.

Presentación de la segunda edición del libro "Mi Amiga la Montaña"   Foto: Marcelo Rodríguez

Presentación de la segunda edición del libro "Mi Amiga la Montaña". Foto: Marcelo Rodríguez


Es creador de la "Guardia Bajo las Estrellas" homenaje al Gral. Martín de Güemes en el lugar de su muerte, Cañada de la Horqueta. Este homenaje se sigue realizando desde hace más de 50 años. Creó la Comisión Permanente "Guardia Bajo las Estrellas" que impulsó declarar al Gral. Güemes Héroe Nacional, esto se logro en el año 2006. Fue secretario de la Asociación de Intercambio Cultural Tarija - Salta. Miembro fundador de Sociedad Natura Salta. Miembro de la Junta de Clasificación y Disciplina de las escuelas técnicas de Salta, entre 1985 y 1987. Miembro de la Sociedad Argentina de Escritores, filial Salta. Fue miembro del Instituto Güemesiano de Salta, entidad en la cual actuó como Académico durante el Primer Congreso Nacional Argentino "Güemes Héroe Nacional" que culminó con la histórica proclamación del prócer.

Dedicó su vida a dictar conferencias culturales y educativas en su provincia, entre ellos FM San Gabriel de la Universidad Católica de Salta y Canal 11.

Es autor de las siguientes obras:

- MI AMIGA LA MONTAÑA
- LAS TRES INCÓGNITAS
- LA GUARDIA BAJO LAS ESTRELLAS, SU HISTORIA
- OBSERVACIÓN GEOGRÁFICA SOBRE EL TERRENO
- UNA VUELTA POR LOS VALLES CALCHAQUÍES Y VALLE DE LERMA
- SALVATAJE
- LA SELVA ENCANTADA
- La revista BARITU

Lo que puede el espíritu

Siempre habrá una montaña más alta
Una inquietud superior
Un horizonte más amplio
Esa montaña es la montaña del Espíritu
Sin El nunca los hombres hubieran logrado tantas conquistas
En el orden científico, cultural, artístico,
hubieran quedado sin descubrir muchas tierras
sin explicar muchos fenómenos
sin entender los designios de la vida
Esa llama, el espíritu la esencia de nuestro ser
que siempre se mantendrá viva
para gloria del género humano.

                                                                    Prof. José Fadel

Profesor José Fadel. Foto: Christian Vitry

Profesor José Fadel. Foto: Christian Vitry


Falleció José Juanito Fadel

Lamentamos comunicarles que el dia 19-09 falleció Juanito Fadel socio fundador del Club Amigos de la Montaña . Al termino de la reunion de comision del día lunes nos acercamos varios miembros al velorio y al dia siguiente el resto a presentar nuestros respetos.Muchos de nosotros lo conocimos cuando ya no estaba en actividad y pudimos disfrutar de charlas con él.

Pero Rodolfo Ramos Cointte y Enrique Pantaleón lo conocieron en profundidad hace años, cuando ellos tenian unos 20 años y Juanito rondaba los cuarenta, nos deleitaron contandonos anecdotas hermosas como cuando tenian tenian un programa de radio y participaban del mismo Patricia Aguilar de Pantaleon, Enrique Pantaleon, Rodolfo RamosCointte y Juanito, ellos cuentan que no preparaban nada pero sin embargo terminaban hablando todo el programa.

Aca les dejamos unas palabras escritas por Enrique Pantaleon:

JOSE JUANITO FADEL

Acabo de recibir la noticia que esperaba hace tiempo; pero a su vez no la quería escuchar murió Fadel .

Solo dos palabras que me dicen tanto y me hacen retroceder en el tiempo; llevándome a mis inicios en el montañismo a principios de la década del 60. Época donde este deporte era menos conocido que hoy. Fui alumno de la Escuela Técnica Nª 32 (Caseros 1615) donde Juanito era pluriprofe de variadas materias.

No debo olvidar los momentos pasados en distintas montañas; situaciones risibles y no tanto.

Lo conocí de soltero; vi nacer y crecer a su familia, compartimos ilusiones, viajes, ideas y amistad por muchos años. Por disparidad de criterios y conducción del Club Amigos de la montaña, nuestro querido club, me tuve que ir.

Nos seguimos viendo y a veces charlamos de montaña, nuestra razón de ser. No solo compartimos montañas, vienen a mi recuerdo las noches en la confitería Singarella, Urquiza y Florida, hoy una zapatillería, donde alrededor de una mesa con sendos cafés, desgranábamos poesía, filosofía o alguna típica charla de café, junto a Juan Ahuerma, un bohemio de ley, que le contestó a Sor Juana Inés de la Cruz, también en redondillas eso de hombres necios que acusáis a la mujer.... También le escribió un poema a Tomás Vizcarra un pionero de la zona del Crestón, allí en Metán, siendo nosotros los encargados de dejarlo en su cumbre.

Campamento al pie del Nevado de Acay. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña

Campamento al pie del Nevado de Acay. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña


También en Metán fue que la policía nos llevó junto a Josito Pintado, para participar de la búsqueda de Billy Fairust.
Terminamos presos por haber movido el cadáver que estaba bajo la jurisdicción de un juez. O esa vez que no se por que se nos ocurrió ir de noche al cerro San Lorenzo.

Juanito se comprometió a llevar a los niños al circo en función nocturna, temprano no tenían tiempo, dichos niños ya son padres, primero fue el circo, después fue ir a la casa, cambiarse y partir, a la madrugada nos encontramos en la senda del San Lorenzo.

La espera no fue un martirio ya que con Buby Juarez Fadel (su sobrino) charlamos y escuchamos la vida del monte en una fría y oscura noche invernal.

Antes a la montaña se la vivía de manera diferente. Me acuerdo verlo con el saco de profe colgado de la mochila sin armazón con forma de pera, caminando por los senderos de los cerros de excursionismo, con sus negros zapatos domingueros a tranco largo y con el balanceo de los brazos, igual que cuando enseñaba educación física o nos hacía cantar canciones montañesas, como buen profe de canto.

De golpe se paraba a descansar. La disimulaba muy bien, aprovechando para darnos una clase de historia o geografía, entre resuello y resuello, de lo que nos salvábamos era de educación democrática y lengua, que no tenía en la naturaleza mucho argumento.

Sus libros Mi amiga la montaña, las tres incógnitas y el de Baritú, nos pintan de cuerpo entero su bonhomía, hombre decidor de largas y floreadas descripciones, sabedor de su sortilegio ante el auditorio, el cual lo aprovechaba con su alud de cuentos, hechos y anécdotas.

Al llegar a un lugar poblado, donde teníamos que tomar el ómnibus de regreso, se ponía el saco, luego de asearse y peinarse, de un bolsillo sacaba un trapito, con el cual limpiaba los zapatos, del otro bolsillo salía la corbata y subía al ómnibus con la mochila colgado de un solo hombro. ¿Nosotros? ¡Una desgracia!!!!! No hacía falta rimbombantes equipos, ni estar avalados por marcas ganadoras.

Si hacía falta esa naturalidad y ganas de hacer las cosas, se estudiaba el terreno de la montaña, vías de acceso, historia, clima, geografía, si fue alguien antes y recién se salía.

Como los anteriores aventureros, se tenía sed y hambre de aventura, por ello la cantidad de libros sobre el tema.
Formaron una buena cordada de tres, entre el gruñón de Luis P. Madeo que cuando se reía lo hacía con ganas.

El siempre ameno gordo Pablo García, carpintero de profesión; ante cada viaje al Crestón juntaba a la changada para advertirles que si por una de esas casualidades de la vida, llegasen a encontrar el tesoro, el 50% era suyo porque lo buscó antes.

Una vez entró en una de las tantas cuevas de las inmediación de la cumbre, formadas por enormes rocas que al apoyarse unas contra otras forman cuevas y pasadizos, no bien entro se escuchón un espeluznante alarido.

Tapa del Libro Mi Amiga La Montaña de José Fadel, 1978

Tapa del Libro Mi Amiga La Montaña de José Fadel, 1978


Viendo correr a García en una dirección y en sentido contrario a una despavorida taruca; un cervatillo en extinción; que lo vio a los ojos en medio de la oscuridad.

A los viajes o expediciones llevaba vino común para el camino y una botella de ¾ para la cumbre. Victor Savoy Uriburu, Dorval Ortiz, Manu Guerra, Melendez. Miguel A. Salom, Emilio Canova, El petizo Córdoba, Los Salim, El negro Bravo, el jujeño Solana y tantos otros amigos que salieron o compartieron la montaña.

Ahora tu espíritu debe andar borrando tus huellas por los senderos, roquedales y abras para irse a descansar en paz. Según la leyenda de nuestros pobladores, a quienes conocías muy bien. A pesar de tener sangre árabe, más te tiraba la sangre materna. Últimamente me resistía a verte, quería tenerte en el recuerdo así, vital, activo, amante de la naturaleza.

Con tu partida el montañismo salteño pierde parte de su historia y el Club Amigos de la montaña pierde a su puntal que desde su fundación estuvo apuntalándolo en todo momento, siendo casi su eterno secretario.

Chau Juanito

                                                                    Pantaleón Enrique
                                                                    Vice predidente del Club De montaña Janajman


"Juanito"

En Setiembre se fue José “Juanito” Fadel, legendario montañista salteño. Autor del libro “Mi Amiga la Montaña”, casi una Biblia de los montañistas andará ahora por alguna nube cumbrera de sus queridas montañas.

Empecé a conocer acerca de este personaje cuando viví en Salta, desde fines del año 1993. Precisamente, en aquel entonces desembarqué en aquella provincia norteña y estube un tiempo en instalaciones del club Amigos de la Montaña, en el altillo de su sede de calle San Luis, recuerdo aquellos días como “los buenos tiempos del CAM”.

José Juanito Fadel, Salta

José Juanito Fadel, Salta


Aquel altillo era un lugar bastante especial. Se accedía por una escalerita de madera, desde la sede propiamente dicha. Y allí, en aquel espacio estaban algunos bártulos del CAM, entre ellos el esqueleto-armazón del muñeco que se vestía de montañista en alguna exposición montañera. Lo otro que recuerdo de ese altillo es el espantoso calor que se acumulaba en días soleados de verano, gracias a su techo de chapa crujiente: tanto era el calor que alguna vez escribí irónicamente que si el polo de calor de Sudamérica estaba en Rivadavia (Pcia. de Salta) era porque no se había considerado a ese altillo del CAM en cualquier tarde calurosa…

En aquellos días, pasaba largas horas hojeando material bibliográfico de la biblioteca del CAM, esas grandes carpetas con registro de expediciones, relatos, fotos, croquis, mapas y demás. En esos días de aprendizaje fui conociendo la figura de “Juanito” Fadel, prócer de aquel montañismo romántico de tiempos históricos.

Después lo vi personalmente en otras ocasiones, alguna charla, curso, o celebración, siempre “Juanito” con su presencia y su estampa, su prolijo discurso y oratoria, sus enseñanzas y anécdotas. Tal como se refleja en sus libros, porque traspasó el papel de fuerte escalador, para agregarle a eso la capacidad de apreciar el sustrato del paisaje y sus habitantes, las gentes de la montaña a quien siempre respetó y admiró.

En estos tiempos, donde las nuevas corrientes de pensamiento nos invaden, es bueno tener algunas referencias para no caer en confusiones. El montañismo es un reflejo de la sociedad. En esta actualidad de auge mediático, de tecnología al alcance de las masas (y de un montañismo más difundido y accesible) conviene valorar a los pioneros como “Juanito”.

En la zona cumbrera del Cerro Crestón a 3.000 mts, Catamarca. Foto: Cesar Llanos, del libro Mi Amiga la Montaña

En la zona cumbrera del Cerro Crestón a 3.000 mts, Catamarca. Foto: Cesar Llanos, del libro Mi Amiga la Montaña

El impresionante diente de la cumbre del Cerro Crestón elevandose por encima del mar de nubes. Foto: Del libro Mi Amiga la Montaña

El impresionante diente de la cumbre del Cerro Crestón elevandose por encima del mar de nubes.
Foto: Del libro Mi Amiga la Montaña


En las Serranías de Lesser (cerca de San Lorenzo) un cerro de unos 2600 metros, lleva el nombre de Fadel. Alguna vez, allá por el año 2002 lo ascendimos con gente de un curso de montañismo. Era una de las salidas de excursionismo para ese grupo, donde había mayoría de gente joven que empezaba a conocer esta actividad montañera. 

Las nuevas generaciones, los que nacieron del ´90 para acá,  son un derivado de tiempos de cambio, han crecido entre nuevas ideologías “progre” que entrechocan con paradigmas tradicionales. Estamos en esta actualidad vertiginosa, invadida por inseguridad, desconfianza y algunos otros vicios. Los montañistas jóvenes han crecido en la era de los “reallitys shows”. Estos jóvenes deberían mirar un poco hacia el pasado, aquel montañismo pionero, que requería mucho esfuerzo e idealismo. Era aquel el montañismo de los códigos irrenunciables de la montaña, solidaridad y respeto (códigos que en general también llevan los habitantes de los cerros, esos que yo considero los primeros montañistas). Si se pierde eso, posiblemente vamos por el camino equivocado.

“Las cosas comienzan de alguna manera”:

Así empieza el libro “Mi Amiga la Montaña” . Con su relato de una expedición al Cerro Crestón. Luego continúan sus relatos de aventuras en el Acay, Castillo, Cachi, Chañi, Llullaillaco, Aconcagua, Famatina y tantas otras montañas. De una expedición al Aconquija desde el lado catamarqueño, (por el Campo del Arenal), son los párrafos que siguen. Así escribía "Juanito", así reflejaba sus vivencias en las montañas. Llegar a una cumbre o hacer récords de cantidad o tiempo en una ascensión lo puede hacer cualquier persona entrenada. Pero entrenarse en ver más allá de la superficialidad, llegar a la esencia del paisaje montañés y sus habitantes, sus historias, leyendas, la mística, eso lo alcanzan algunos pocos.

Naturales de la zona del Nevado de Acay. Sus rasgos acusan una marcada similitud con los habitantes de Mongolia. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña, José Fadel

Naturales de la zona del Nevado de Acay. Sus rasgos acusan una marcada similitud
con los habitantes de Mongolia. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña

Naturales de la zona del Nevado de Acay. Sus rasgos acusan una marcada similitud con los habitantes de Mongolia. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña, José Fadel

Naturales de la zona del Nevado de Acay. Sus rasgos acusan una marcada similitud
con los habitantes de Mongolia. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña


Decía en su libro, Mi Amiga la Montaña…

Sería injusto si callara respecto a las atenciones de que fuimos objeto por parte de los ancianos catamarqueños. Nos atendieron como a hijos, o como a príncipes y cualquier cosa que nosotros hayamos hecho para devolver sus atenciones no alcanzan a igualar tan abierta hospitalidad. Para no desairarlos tuvimos que dormir en la única cama de este hogar campesino, un gran catre de madera de cardón y elástico de gruesos tientos de cuero. Ellos se acomodaron en el suelo, en mullidos cueros de oveja. La alegría de tenernos en su rancho era tan grande, como nuestro apuro por seguir adelante. La primera noche les ayudamos a regar su sementera. Nos contó el viejo que en esa zona, por falta de agua, el riego se realiza por turno. A ellos les tocaba esa noche y tenían que aprovecharlo al máximo.

Recién al segundo día el viejito nos consiguió un burro y un guía para que nos acompañase a través del Arenal. Estábamos salvados!.

Hasta nos hicieron una despedida. El único zapallito cipinco que había en los cercos fue a parar a la sopa que nos ofrecieron. Este último gesto terminó por conmovernos, sabedores de la estrechez en que vivían estos venerables ancianos.

Cuando nos despedimos, nuestras palabras no estuvieron exentas de la emoción, porque veíamos en ellos no solamente a dos ancianos buenos, sino a los nobles descendientes de la raza que todavía conservan incólumes sus mejores atributos: la fraternidad hecha calor humano y hecha amor.

Un abrazo sin palabras fue la despedida. Le dimos la espalda y nos internamos en el Arenal".

Un alto en el camino a 2.500 mts. Alto Calilegua se recorta en la meseta del fondo. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña

Un alto en el camino a 2.500 mts. Alto Calilegua se recorta en la meseta del fondo.
Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña

Quebrada del Toro, Salta. Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña

Quebrada del Toro, Salta.Foto: Del Libro Mi amiga la Montaña


“Las cosas deberían continuar de alguna manera”

Podríamos retomar su frase.

Sugiero tener las enseñanzas de “Juanito” Fadel de referencia, al momento de continuar con la experiencia de hacer montaña.

Santiago Rocha                                 


Despedida del Club Amigos de la Montaña

Se fue Juanito...su alma soltó su cuerpo sólo para volver a donde siempre perteneció, a la Montaña,  ese amor casi incomprensible, entre un hombre y la tierra, que le dio sentido a su vida. Vida vivida con causa y por ende con efecto. Su espíritu aquí queda, en cada cerro que subió, en cada amigo que a ella llevo, en cada relato, en cada escrito....en el CLUB, su amado club..! y en el corazón de quienes lo conocimos, y tuvimos el privilegio de disfrutarlo! Que mejor manera de recordarlo con este escrito, hecho para conmemorar su 90 aniversario!!

Adiós Juanito! Adiós Profe..!! Buena Cumbre ahí en el cielo, sabemos que te están esperando!

El 16 de Octubre de 1919 nacía Juanito Fadel, el viernes pasado cumplió 90 años, la gran parte de los mismos dedicados a la montaña; pionero si los hubo en nuestra actividad, la cual no por casualidad contemporáneamente repartió con la docencia (Prof. de Educación Física, Geografía y Regente de Cultura Gral. de la provincia), ya que no solo se dedicó a enseñar en los claustros de la Escuela Técnica sino también en la montaña y en la vida. Socio fundador del Club Amigos de la Montaña que con sus ejemplares actitudes nos ha marcado a muchos de nosotros en diferentes aspectos.

José Juanito Fadel junto a su esposa durante la presentación de su libro "Mi Amiga La Montaña"

José Juanito Fadel junto a su esposa durante la presentación de su libro "Mi Amiga La Montaña"


Escuchar una charla o clase de Juanito en el ámbito del Club, era viajar con la imaginación a disímiles lugares de nuestra tierra, andador incansable de Salta y Provincias vecinas, explorador de la Puna; ¿cuantos cerros y volcanes habremos ascendido imaginariamente con Juanito?, si cada vez que contaba una anécdota o hacía referencia a sus expediciones, viajábamos a los salares, sentíamos el frío viento blanco con la precariedad de sus antiguos equipos, dado el realismo poético que pone en cada relato.

Recuerdo hace más de quince años atrás, en una de sus últimas caminatas con el Club, fuimos a la "Cascada Escondida" en la Quebrada de Escoipe, luego de saludarse afectuosamente con el Sr. Umacata, dueño de aquella finca y quien al verlo a Juanito nos permitió generosamente el ingreso a su propiedad; emprendimos la marcha y a poco de andar perdimos la huella, era ya verano y el pasto estaba bastante crecido, varios de los mejores montañistas que tenía el Club buscaban retomar la misma; Juanito, en dirección absolutamente contraria hacia donde todos rumbeaban, pegó el grito "es por aquí", todos lo mirarmos sorprendidos y con alegre resignación comprendimos que inevitablemente era él quien iba a encontrarla.

Cuantas montañas Juanito !, Cuantos caminos recorridos, gente y personajes conocidos !, y Fundamentalmente cuanta enseñanza volcada en tanta gente !!!!. Todo plasmado en esa hermosa obra que es su libro "Mi Amiga La Montaña".

El sábado pasado, habiendo subido "el elefante" con el curso de niños, Victor H. Guaymas recordó su cumpleaños y entonces desde esa cumbre lo llamamos a su casa para felicitarlo, los chicos le cantaron el Feliz Cumpleaños, Juanito se emocionó mucho (lo cual nos emocionó a todos...) y me dijo con su voz poética y de arrastrado acento salteño: "Que Lindo...!, que lindo..., Muchas Gracias !, mi Feliz Cumpleaños en una montaña y cantado por esos jóvenes y noveles montañistas. Que más puedo pedir ?!!!"

Salud Juanito ! y aunque ya lo haya alcanzado a Matusalen con sus años (eso me dijo por teléfono...), Vamos por otros 90 más...!!!!! y Gracias por Todo.

Carlo Clerici                                   

José Juanito Fadel en la presentación de su libro "Mi Amiga la Montaña", Salta

José Juanito Fadel en la presentación de su libro "Mi Amiga la Montaña", Salta


A JUANITO FADEL

Porque en tus ojos contemplo
la mansedumbre del tiempo.
Porque en tu mano presiento  
la fuerza que forjó las abras.
Porque tu voz me recuerda
el retumbar de las aguas.
Porque tu huella es la senda
que hoy recorro en silencio.

Porque en tus sienes conservas
las nieves del viento blanco.
Porque en el alma sos brasa
de tola seca y yareta.
Y fuiste en la cumbre apacheta
y en los sayales guanaco...

Porque tu vida es ejemplo y hazaña Juanito,
Juanito sos la MONTAÑA.

                                                                                       Alejandro Hernández

Prof. José Juanito Fadel firmando un autógrafo en su libro "Mi Amiga la Montaña"

Prof. José Juanito Fadel firmando un autógrafo en su libro "Mi Amiga la Montaña"


JUANITO

Juanito tiene la mirada clara,
como esas mañanas en la montaña después de la tormenta,
cielo limpio y diáfano; eso y más reflejan los ojos de Juanito.
Tantos cerros vistos, cientos de filos caminados, miles de lugares recorridos;
todo en esas pupilas brillantes que los años hacen titilar aún más,
invitando a mirarlas y a través de ellas ver y conocer las cumbres de la Argentina.

Templanza y disciplina espartana para entrenar,
bañarse en agua helada en invierno, sol inclemente en la siesta de verano,
trepar árboles ejercitando los músculos, beber y comer poco,
cargar mucho peso, caminar y caminar...
Entrenamiento de un legionario casi, ¡ o más !,
teniendo como sombra solo la del cóndor de los andes que vuela sobre él.

Y en todo ello acompañado de amigos,
sus legendarios compañeros Madeo, García, Cortéz, ¿y cuantos más?.
Confiando su vida a los demás integrantes de la cordada,
codo a codo, hombro con hombro,
para luego en el descanso reparador
compartir el sueño en la calidez de la carpa.
Pioneros de la montaña y de la amistad fraterna forjada en ella.

¡ Profesor Fadel !,
¿como no enseñar la geografía de la Provincia?,
si recorrió su Salta palmo a palmo, del llano a la montaña,
de la selva a los salares y con la Puna en sus entrañas.
¡ Si habrá enseñado Juanito !, haciendo vibrar a los alumnos
que recibían una clase de geografía en la poesía de sus palabras,
matizadas con sus viejas diapositivas:
el burro muerto parado en la puna, las vacas también muertas hace un siglo
pero que pareciera que fuera ayer; y en cada foto una historia.

Tantos personajes conocidos en sus innumerables recorridas,
gauchos, aborígenes, puesteros; todos con las marcas de la naturaleza,
el rostro curtido por el frío y la misma mirada que él,
la que los marca, los identifica y los distingue: hombres de su tierra.

¿Cuantas enseñanzas Juanito?, en las aulas de la Escuela Técnica,
en el altillo del Club, conferenciando en los museos y salas culturales.
Fundamentalmente caminando, mostrando la huella, enseñando el camino.
Maestro de Vida; y todo resumido en sus libros.
Mi Amiga la Montaña, ¡ manual de montaña si los hay !.

¿Cuantos años ha cumplido Juanito?, dicen que más de noventa...,
por ahí ya casi como la Pachamama, un poquito menos tal vez...,
pero de tanto andarla ella ya lo acompaña...y lo mira...
y ve esto y más reflejado en su mirada.

                                                                                                                        Carlo Clerici

Prof. José Juanito Fadel junto a una de sus alumnas. Foto: www.portaldesalta.gov.ar


La conquista del misterioso pico “El Pilorco”, en las Cumbres del Castillejo

Medio siglo atrás, cinco changos del Club Amigos de la Montaña ( Pantaleón, Fadel, Méndez, Baldiviezo y Lozano) resolvieron ir por “El Pilorco”, uno de los picos de las Cumbres del Castillejo, límite entre Cerrillos y Capital. Uno de los incentivo para hacer la expedición fueron las leyendas e historias que habían del cerro “El Pilorco”. Decían que por esas cumbres los españoles habían escondido cargas de oro. Según datos, una caravana española que transportaba metales preciosos fue atacada y diezmada a la altura del cerro “El Pilorco” (2.200 m). El hecho es que los integrantes de aquella caravana española, alertados del ataque, escondieron su rico cargamento pero luego perecieron en el lugar que hoy se conoce como “Matancillas”. A partir de entonces, muchos fueron los que se dedicaron a buscar la fabulosa carga a través de numerosas exploraciones. El tiempo, por su parte, también se ocupó de tejer las más variadas leyendas. Mucha gente habló de derroteros, caminos y señales indígenas dejadas en peñas con dibujos de serpientes; de la famosa “ollada” del lado de La Troja; del pozo sin fondo en Sancha (arriba de Calvimonte); de las siete puertas que se divisan en “Matancillas”, y otros relatos de cosas que se vieron o se sintieron. 

LAS RUTAS

Fue el fotógrafo Giménez -amante de la cacería de guaipos y que había llegado varias veces hasta los pies de El Pilorco- quien ilustró a los montañistas sobre las posibles rutas de acceso al cerro. Dijo por ejemplo: “Se puede llegar por “Matancillas”, por La Troja y por Sancha. Si es por La Troja, se desemboca en un bosque de pino y cañas que parece una jungla y allí una vez se me apareció un león (puma)

Por el lado sur (Sancha) es inaccesible, es un lugar impresionante, misterioso pero divino. Por allí está la famosa quebrada del Silencio. Ahí hay toda clases de alimañas: víboras, arañas, leones...”. 

El hecho es que toda esta información terminó de convencer a los del Club Amigos de la Montaña, que debían realizar la expedición por Matancillas. Es decir, por San Agustín (Cerrillos), buscando siempre el objetivo deportivo de hacer cumbre en aquel misterioso cerro del Castillejos. 

Operativo observación

Ya convencidos de llevar adelante la expedición, en octubre de 1969, el grupo destacó tres adelantados para que estudiaran el acceso elegido para hacer cima en El Pilorco. Los destacados fueron los hermanos Méndez (no se consignan nombres), quienes en tres días llegaron hasta el Abra (2.000m), ascendieron el cerro Cóndor Huasi (Casa del Cóndor) y regresaron con la información necesaria para iniciar la expedición en enero.

Libro Las Tres Incognitas de Juanito Fadel. Foto: Facebook Fundación Profesor José Fadel


“EL CANTO DEL GALLO Y LAS CAMPANAS DE LAS 12”

“Juanito” José Fadel, un histórico del Club Amigos de la Montaña, contó así la conquista de El Pilorco: “El 17 de enero de 1970 los muchachos del Club Amigos de la Montaña partimos desde el pueblito de San Agustín (Cerrillos). A seis kilómetros cruzamos sin problemas el río Arias que por entonces estaba crecido. Ya en la otra banda seguimos a Rumical, donde hablamos con un lugareño de apellido Peñaloza. Él nos dijo: ‘Conozco bien la zona pero lo que más me llama la atención es el Abra del Pilorco. Allí a las doce en punto se escucha clarito el canto del gallo y una campana. Lo escuché varias veces”, concluyó Peñaloza. 

Luego seguimos camino y pasamos por San Simón, Arroyo Seco bordeando el contrafuerte del Cóndor Huasi. Por ahí, el acceso ya era muy lerdo, incluso hay que abrirse camino a machetazos”. 

Flora y fauna 

“Al mediodía -sigue Fadel- el monte ya era bajo y cerrado: churquis, talas, garabatos, tiatines, uñas de tigre y una gran variedad de cactáceas que formaban una maraña. El suelo, arenoso y tibio, con hormigas y ciempiés por todas partes. También iguanas y lagartijas inquietas. A las 14 llegamos a Cardonal, a las 17 al Ceibo, a las 19 encontramos agua en la cabecera de un arroyo y a las 21 acampamos cerca del rancho de don Ramón (1.600). Hablamos con él y preguntamos sobre El Pilorco. Nos dijo: ‘Debe ser un cerro rico por tantas cosas que pasan; viene gente a investigarlo, pero es difícil subirlo. Se desmorona, se tapa de nubes, se escuchan truenos y caen piedras’”.

Libro Baritu, La selva encantada, de Juanito Fadel. Foto: Facebook Fundación Profesor José Fadel

Libro La Guardia Bajo las Estrellas, de Juanito Fadel. Foto: Facebook Fundación Profesor José Fadel


EL ASALTO FINAL, ENTRE CUMBRES Y ABISMOS

Ya en la cima, a los montañistas los sobrevoló una decena de cóndores

“El sábado 18, Lozano se quedó en la carpa por no estar bien. Llevamos las bolsas de dormir por si hacíamos noche. A las 8 nos acercamos al Abra del Cóndor (1.800m), y en una mesetita, al lado de unos pinos nos dimos con un ranchito. Era de don Juan Herrera, criador de ovejas. Nos presentamos y en seguida somos amigos. Nos cuenta del león y del sacha tigre que le comen las ovejas y de la abundancia de yararás. No sabe de tesoros pero nos indica el camino. El objetivo es alcanzar el abra, una pared de 150 metros, rocosa y empinada, cubierta de un espeso pasto amarillo.

Nos despedimos y don Juan nos dice: ‘Fue un gusto conocerlos, hijos...Vayan con Dios’. Y a la distancia nos recomienda: ‘Cuidado... en esas rocas hay yararás’. 

En una hora llegamos al Abra (1.800 m), y a las 12 no escuchamos ni el gallo ni las campanas. Seguimos por el filo con El Pilorco a un kilómetro, pero con más de cinco cumbres por delante. Seguimos entre abismos impresionantes a ambos lados. Por fin, a las 14 hicimos cumbre en el El Pilorco (2.200 m). Arriba soplaba un viento fuerte y de un lado podíamos ver La Troja (este) y del otro, la finca de Sancha. Había precipicios por todas partes y el que caía al sur debía tener unos 150 metros. Alegres nos abrazamos y dejamos nuestros testimonios en una botella, y a poco llegaron los cóndores. Iniciamos el regreso al alba del domingo 19 de enero. A las 14 cruzamos el Arenales y a las 16 ya estábamos en San Agustín con las mochilas llenas de algarrobas, único y preciado botín de la incursión a El Pilorco”, concluye, “Juanito” Fadel.

Libro Mi Amiga la Montaña segunda edición, de Juanito Fadel. Foto: Facebook Fundación Profesor José Fadel


Video:
Juanito Fadel

Club Amigos de la Montaña

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Ascensiones a la pared
    sur del Chañi

  • Sombra Tumb

    Ascensión a la cara Sur del Cerro Negro en San Juan

  • Sombra Tumb

    Comienzos de la Escalada Deportiva en la Argentina

  • Sombra Tumb

    Guía de Montañas Argentinas:
    El Nevado de Cachi

  • Sombra Tumb

    La Vida de Antonio
    Pedro Beorchia Nigris

  • Sombra Tumb

    Segunda Ascensión Argentina al Cerro Fitz Roy (3.375 mts)


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.



  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL SEPTIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Ascensiones a la pared sur del Chañi

    • Sombra Tumb

      Ascensión a la cara Sur del
      Cerro Negro en San Juan

    • Sombra Tumb

      Comienzos de la Escalada
      Deportiva en la Argentina

    • Sombra Tumb

      Guía de Montañas Argentinas:
      El Nevado de Cachi

    • Sombra Tumb

      La Vida de Antonio Pedro Beorchia Nigris

    • Sombra Tumb

      Segunda Ascensión Argentina
      al Cerro Fitz Roy (3.375 mts)

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA