Cerrar
Mayo 2020 – Noticias y Novedades
Biografía del argentino Edward Felix Norton

Este humilde y destacado montañista nació en Argentina, y vivió su niñez en nuestro país, siendo inglés por el origen de sus padres, fue reconocido por su trayectoria en Inglaterra y su participación en las históricas expediciones inglesas al Everest, de 1922 y 1924

Por José Herminio Hernández. Montañista, Coronel (RE)


Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


Dos cosas me han dado la inquietud de poder investigar sobre este destacado montañista inglés, el por qué haber nacido en Argentina y por qué, no haber sido socio o miembro del más famoso y antiguo club de montaña del mundo, el Alpine Club, más habiendo sido  socio y  presidente del club, desde el año 1863 a 1865, su abuelo materno Sir Alfred Wills, quien lo introdujo en el deporte de montaña. Para esta segunda incógnita creo tener o deducir el porqué, Edward Félix, fue una persona reservada y humilde, esquivo a la publicidad y a las manifestaciones de popularidad, contrario a los que integraban el club que muchas veces hacían notar sus actividades de montaña como algo destacado o trascendente, quizás eso fue lo que lo alejo de incorporarse a la más antigua institución de montaña del mundo.

Edward Felix Norton


Conocido por el seudónimo de Teddy; nació el 21 de febrero de 1884, en San Isidro, Buenos Aires, República Argentina. Fruto de este matrimonio de Edward Norton (1842-1923) y Edith Sarah Wills (1855-1946), nacieron John Herbert Norton, Anne C. Norton, Edward Felix Norton y Eric A. Norton. Los abuelos maternos fueron Lucy Martineau (1832-1860) y Sir Alfred Wills PC (1828-1912).

Edward Norton, su padre,  según los registros migratorios llegó al país la primera oportunidad el 9 de septiembre de 1889, saliendo desde el puerto de Southampton, embarcado en la nave Don, manifestando su profesión de estanciero, cuya edad era de 48 años y de nacionalidad inglesa; la segunda oportunidad que se registra como ingreso al país fue en el año 1899, el día 17 de diciembre, a la edad de 58 años, traslado desde el puerto de Southampton, en el barco, Danube, siendo su profesión en ese momento director, en ninguna de las dos oportunidades estuvo acompañado de su familia, algo raro, más teniendo en cuenta que Edward Félix, nació en el año 1884.

Fue educado en el Charterhouse School y en la Real Academia Militar de Woolwich, y después se unió a una unidad de artillería en la India y sirvió en la Primera Guerra Mundial; pasó muchos años de su carrera militar, para ser más exacto, 40 años en la India, en donde ganó la reputación de ser un audaz jinete.

Nieto de sir Alfred Wills, quien fuera presidente del Alpine Club desde el año 1863 hasta 1865, siendo su abuelo el que subió el Wetterhorn, en el año 1854; Edward, de niño, aprendió las habilidades de su abuelo, quien lo adiestró en este deporte cuando en las vacaciones de verano se trasladaban al chalet de la familia en el Haute Savoie, próxima a las montañas de los Alpes.

Allí, él y su hermano se convirtieron en adeptos a las excursiones sobre el suelo abrupto y resbaladizo en busca de gamos, subiendo pendientes que los cazadores locales no se atrevían a afrontar.

Alto, elegante e imponente, Edward, era también lingüista, y además fue un jinete que no conocía el miedo. Había servido en el cuerpo de Artillería Montada y disfrutaba del polo y la caza de jabalí a caballo.

Contrajo matrimonio con Isabel Joyce Pasteur, de cuyo matrimonio nacieron Richard Pasteur Norton y William John Eric Norton.

Expedición inglesa al Everest de 1922, en el Campamento base


El Everest

Su modestia y sus intereses culturales lo convirtieron en un miembro muy apreciado de las expediciones al Everest, y ofrecía, además, la ventaja de hablar varios dialectos indostanos. Su experiencia le permitió unirse a la expedición británica del Monte Everest, de los años 1922 y 1924 y alcanzando, grandes alturas.

Llegó a ser un militar y montañero inglés destacado y apreciado, pariente lejano de George Mallory, el comandante Norton, fue elegido miembro de la segunda expedición al Everest en 1922, y posteriormente, en la expedición del año 1924.

Respecto a esto en la segunda tentativa de cumbre de la expedición de 1924, fue llevada a cabo por el entonces mayor Edward Norton, oficial del ejército inglés, y por Howard Somervell, cirujano en un hospital londinense.

Durante el primer intento, Mallory y Bruce, habían establecido el campamento V a 7.710 metros SNM., en la arista Norte.

El 1 de junio, Mallory, Bruce y nueve porteadores, iniciaron la marcha para realizar el primer intento; salieron desde el campamento IV, situado en un espacio relativamente protegido a unos 50 metros bajo el collado Norte. Cuando alcanzaron el collado y perdieron la protección del muro de hielo, comenzaron a soportar fuertes vientos.

 Expedición de 1922 al monte Everest, en la imagen aparecen en el campamento ubicado a casi 6.900 metros


Cuatro de los porteadores tuvieron que abandonar antes de que pudieran instalar el campamento V, a 7.700 metros.

Mientras Mallory, allanaba el terreno para instalar las tiendas, Bruce y otro de los porteadores se replegaron para recuperar las cargas que habían quedado abandonadas.

Al día siguiente, otros tres porteadores tuvieron que renunciar a continuar, y el intento quedó cancelado sin poder instalar el campamento VI, que estaba previsto a 8.200 metros.

La segunda cordada partió al día siguiente de la primera, el día 2. Esto era una práctica habitual de las expediciones de la época, que permitía maximizar las posibilidades de éxito ante la imposibilidad de predecir la meteorología.

Estaba compuesta por Norton, Somervell y seis porteadores. Para ellos fue una sorpresa ver lo pronto que los miembros de la primera cordada habían tenido que ir dándose la vuelta. Norton y Somervell ascendían con inquietud, preguntándose si los porteadores que los acompañaban podrían continuar más allá del campamento V.

Efectivamente, dos de ellos tuvieron que darse la vuelta y regresar al campamento base avanzado. Los demás pasaron la noche en el campamento V.

George Mallory y el brigadier Edward Felix Norton alcanzan los 8.230 mts. en la cresta
noreste del Monte Everest, 1922. Foto: Capitán Noel


Al día siguiente, tres de los porteadores cargaron con el material necesario para establecer el campamento VI, en un pequeño nicho. De común acuerdo, los porteadores regresaron al campamento IV.

El 2 de junio, Somervell y Norton, partieron del collado Norte con seis porteadores, cruzándose con Mallory y Bruce que descendían.

Escalando sin oxígeno suplementario, alcanzaron el Campamento V aquella noche y se prepararon para su tentativa.

El propio Somervell, nos relataba respecto a la ascensión: Norton y yo nos acomodamos con el fin de fundir nieve para la cena de la noche y el desayuno de la mañana siguiente, contemplando de vez en cuando a nuestros porteadores que descendían por la ladera, y más allá de ellos una puesta de sol que parecía ocupar el mundo entero: desde los dedos dorados del Kangchenjunga, al Oriente, más allá de las lejanas cumbres del Tíbet medio de las que nos separaban varias cadenas de montañas, hasta el Gaurisankar y sus satélites hacia el Oeste, negros sobre el cielo rojo. Recuerdo una curiosa sensación que tuve durante la estancia en aquel campamento, como si nos estuviéramos acercando al borde de un campo que tenía un muro a su alrededor, un muro elevado e insalvable.

El campo era la capacidad humana; la pared las limitaciones del hombre. El campo, me acuerdo, era de un verde brillante y uniforme, y caminábamos hacia su borde, ahora muy cerca de aquel borde, donde el muro blanco grisáceo nos decía: “Hasta aquí, y no más lejos”.

Aquella sensación casi física de hallarme cerca del límite de la resistencia era nueva para mí, y aunque en las montañas he sentido con frecuencia la presencia de un compañero que no se encontraba en el equipo de escaladores solo en aquella ocasión tuve esta definida visión de las limitaciones. Con ella quedé dormido, y dormí notablemente bien, aunque me desperté a las 05,00 am, con la garganta más dolorida que nunca y con la poca grata noticia de que, como informó Norton, el tapón del termo se había salido y ahora no había más remedio que fundir más nieve y hacer más café. Así que eran ya las 06,40 am cuando partimos, llevando con nosotros algunos jerséis, un termo de café y una cámara Kodak de bolsillo: nada más, a excepción de los piolets y una cuerda corta el terreno sobre el que avanzábamos era en un precipicio sencillo pero fatigoso: pedrera que resbalaba a cada paso y rocas fáciles de trepar.

Makalu, la quinta cima más alta de la Tierra, se podía observar por encima del campamento


Hacia un frio muy intenso, pero por encima de nosotros veíamos una mancha de luz solar y nos esforzamos para alcanzarla y calentarnos en ella.

Encontramos un gran parche de nieve sobre el cual Norton talló peldaños, y superado este obstáculo termino la resbaladiza pedrera y ascendimos el resto del día sobre terreno rocoso sencillo, aunque todas las repisas estaban inclinadas hacia fuera y muchas se hallaban recubiertas de pequeñas piedras que nos hacía sentir inseguros.

Sin embargo, el sol fue amable con nosotros y alegro nuestro recorrido. Incluso el viento no era tan desagradable como lo fue el día anterior. De hecho, contábamos con las mejores condiciones meteorológicas posibles. Ojalá no hubiésemos empezado nuestra ascensión tan decaídos como un par de inválidos, hambrientos y debilitados por el mal tiempo de las últimas semanas.

A unos 200 o 250 metros por encima de nuestro campamento pareció como si de repente comenzáramos a notar mucho más los efectos de la altura.
Si hasta entonces habíamos logrado ganar unos 90 metros de desnivel por hora, ahora nuestro avance se vio reducido a poco más de treinta metros. Si habíamos tenido que respirar tres o cuatro veces en cada paso, ahora nos veíamos obligados a hacerlo cada diez o más.

E incluso así, teníamos que detenernos a intervalos frecuentes para recuperar el aliento. Como escribía Norton en el relato que hizo más tarde: “Cada cinco o diez minutos teníamos que sentarnos durante un minuto o dos, y debíamos tener un aspecto muy demacrado…” El lector no debe imaginarnos como un par de valientes ascendiendo en la línea hacia la meta, sino dos carcamales arrastrándose despacio y sin resuello, haciendo frecuentes paradas con mucho acompañamiento de resoplidos, jadeos y toses.

La mayor parte de esas toses me correspondían a mí, como probablemente también casi todos los retrasos; Norton, como siempre, era infinitamente paciente, y en ningún momento sugirió que yo le estuviera retrasando. Finalmente, cuando nos acercábamos a los 8.500 metros, con la cumbre a sólo 800 metros de distancia o menos, comprendí que por mi parte era inútil continuar.

Expedición al monte Everest de 1922. Campamento en el glaciar de Rongbuk


Le dije a Norton que junto a mí no tenía oportunidad alguna de llegar a la cumbre. No solo me dolía muchísimo la garganta, sino que la tenía casi bloqueada, no sé porque razón.

Así pues, busque una repisa apropiada para sentarme al sol y recuperarme un poco y le dije a Norton que siguiera adelante.

Si lo que quedaba de la montaña era tenía una pendiente general tan sencilla como lo que hasta ahora habíamos recorrido, no había peligro particular en seguir solo, puesto que hasta ahora ni siquiera habíamos usado cuerda. Así pues, a 8.500 metros de altura, me senté a observar a Norton.

Pero tampoco él se hallaba lejos del límite de sus fuerzas, y después de recorrer bastante distancia horizontal, pero ni siquiera treinta metros de desnivel por encima de mí, se detuvo en el gran corredor, miro las rocas que quedaban sobre este que resultaron ser más verticales de lo que habíamos pensado y se dio la vuelta.

Al poco tiempo me gritó que subiría con una cuerda, ya que comenzaba a sentir en los ojos los efectos de la ceguera producida por la nieve y no veía bien donde ponía los pies.

Así que subí a reunirme con él, sin olvidarme de guardar en mi bolsillo una muestra de roca del punto más alto que habíamos alcanzado. Nos encordamos. Norton descendió primero y yo detrás de él, preparado para retenerle si en cualquier momento hubiera resbalado por culpa de su problema de visión.

Nos sentamos un rato y evaluamos nuestras probabilidades de alcanzar la cumbre: alrededor de trescientos metros quedaban aún; nueve horas de ascensión al ritmo presente, incluyendo el tramo difícil que había visto Norton por encima del punto más alto que alcanzó, y en el cual la seguridad y el éxito exigían la progresión en cordada.

Era evidente que no hubiéramos alcanzado la cumbre antes de medianoche y comprendimos que, en una noche sin luna en la que casi con seguridad habríamos necesitado algunas paradas para encontrar la ruta de descenso, probablemente hubiéramos muerto de frío.

Habíamos estado en todo momento dispuestos a arriesgar nuestras vidas, pero deseábamos arrojarlas por la borda, así así que decidimos bajar de la montaña y admitir nuestra derrota en buena lid.

No hubo nieve recién caída, ni ventisca ni frío intenso que nos expulsara de la montaña. Sólo éramos dos débiles mortales, y la tarea más dura que la naturaleza ha impuesto hasta ahora al hombre, fue demasiado dura para nosotros.

Miembros de la expedición de reconocimiento de 1921, que pusieron las bases para el intento de alcanzar la cima de 1922

Miembros de la expedición de 1922 usaron picahielos para improvisar puntos de apoyo
para los pies en una ladera ubicada a 7000 metros


Moviéndonos despacio y descansando con frecuencia, y tan alejados de la normalidad que por primera vez en mi vida alpinística perdí mi piolet, volvimos cautelosamente sobre nuestras huellas, sin ningún error o resbalón por parte de Norton a pesar de sus ojos.

Hubo una cosa a la que pudimos dedicar mucho tiempo: contemplar el panorama, por supuesto magnifico en toda su extensión. Las grandes cumbres que solo una semana antes veíamos cernirse sobre nosotros con sus impresionantes testas nevadas eran ahora tantas olas en el océano de montañas que había a nuestros pies.

El colosal bastión del Cho Oyu y el Gyachung Kang era un muro que por encima del que divisábamos las suaves montañas calizas del Tíbet, y aún más allá se veían algunas cumbres nevadas en la lejanía, tal vez a 200 millas de distancia. Las montañas casi siempre son más bellas, cuando uno se halla por debajo, pero aún si pierden su gloria individual al verlas desde arriba, es una sensación jubilosa contemplar una vista tan inmensa como la que se nos ofreció aquel día.

En un país que posee la atmosfera más limpia del mundo, tuvimos la suerte de estar muy altos en el Everest en un día excepcionalmente claro. Sencillamente, veíamos todo lo que estaba a la vista, era la experiencia de nuestra vida, y sin embargo completamente indescriptible.

A tan gran altura, las facultades psíquicas se hallaban entorpecidas, y de la misma forma ante aquella increíble extensión de paisaje no lográbamos captar todo su esplendor, así también cuando dimos la vuelta e iniciamos el descenso apenas sentíamos una ligera decepción por no poder continuar.

Comprendimos que era una locura continuar, y en cierta forma estábamos contentos de que la aventura quedara ahí, y de emprender el regreso casi con sensación de alivio por haber pasado ya las peores fatigas.

La tercera expedición británica al Everest, en 1924. En la foto, de pie, de izquierda a derecha, están Andrew ("Sandy") Irvine; George Leigh Mallory,  Edward ("Teddy") Norton, el líder de la expedición; y Noel Odell

Foto sacado por Howard Somervell a Felix Norton, Everest 1924


Llegamos a nuestro campamento y me apodere de la varilla de una tienda como sustituto de mi piolet. De ahí en adelante el camino era más sencillo, así que nos desencordamos.

¡Cómo sentí haberlo hecho! A una altura cercana los 7.600 metros, ya oscureciendo, tuve uno de mis ataques de tos y en mi garganta algo se atascó de tal modo que ya no pude inspirar ni expirar.

No pude, claro está, hacer una seña a Norton ni detenerle, porque ya no había cuerda entre nosotros, así que me senté en la nieve a morirme mientras él continuaba, sin sospechar que su compañero esperaba la muerte sólo unos metros a sus espaldas.

Hice un par de intentos a respirar, sin resultados. Por último, oprimí mi pecho con las dos manos, hice un último y poderoso esfuerzo y la obstrucción cesó.

¡Qué alivio! Escupí un poco de sangre y volví a respirar con libertad, incluso mejor que durante los últimos días.

A pesar del intenso dolor me sentí un hombre nuevo y pronto reanudé el descenso a paso más vivo hasta alcanzar a Norton.

Él pensaba que me había quedado atrás haciendo un bosquejo antes que la luz se desvaneciera por completo, y por fortuna no había estado preocupado.

Desplazándonos en la oscuridad con la ayuda de una linterna eléctrica, llegamos por fin a las proximidades del campamento IV, porque Mallory y Odell, vinieron a nuestro encuentro. Aunque fueron muy gentiles al pensar en traernos oxígeno, no era en absoluto lo que deseábamos; pero de que la noticia de que Irvin preparaba sopa y té caliente en el campamento nos alegró tanto que descendimos hasta las tiendas de muy buen humor.

Qué contraste con nuestra llegada a aquel mismo campamento dos años antes, con Morshead a punto de morir, sin comida ni bebida para nosotros, y ninguna otra alma viviente hasta el campamento III.

Esta vez, llegamos al campamento poco después de las 09,00 pm, y en sólo una hora nos habíamos calentado, habíamos comido y estábamos durmiendo.

Expedición al Everest de 1924


En el año 1924, Edward, asumió el liderazgo de la tercera expedición británica al Everest, tras enfermar Charles Granville Bruce, que era el jefe de la expedición y tuvo que afrontar la desaparición de George Mallory y Andrew Irvine.

La altura alcanzada por Edward, fue, según se calculó más tarde, de 8.570 metros SNM. Con ello había superado la marca conseguida por George Finch, en el año 1922, en la primera expedición, instituyendo un récord de altura que permaneció vigente hasta el primer intento suizo de 1952.

Norton fue, además, el primero en alcanzar el inmenso corredor que desciende por la vertiente desde las proximidades de la base de la pirámide somital. Se le denominó Couloir Norton, aunque a menudo se le llama también Gran Couloir.

Se tomaron muchas fotos excelentes en el Everest, entre ellas una de Edward, tomada por Somervell, a los 28.128 pies, es decir, a la máxima altura alcanzada por Edward.

No es una imagen muy llamativa, tal vez a primera vista, sino una que resalta la tenacidad del propósito en cada línea de la figura solitaria, solo, pero aun avanzando.

La magnitud de su logro en esa ocasión se destaca aún más, al comparar la figura en la fotografía de Somervell con las elaboradamente vestimentas y equipadas en imágenes más recientes tomadas aproximadamente a la misma altitud.

Recordemos que después del intento fallido de Norton y Somervell, hubo otro intento más de la tercera cordada integrada por Mallory e Irvine, los cuales, terminó con la desaparición de ambos y la duda durante muchos años, hasta donde habían llegado, que altura habían alcanzado o si habían coronado la cumbre, cosa que con el tiempo y el encuentro de los cuerpos de ambos y efectuando las conjeturas correspondientes nunca arribaron a la cima.

Expedición al Everest de 1924. El Campo VI está situado en la vía del Collado Norte


En los años 30, Edward, fue la máxima autoridad colonial en el Distrito de Madrás. Entre los años 1940 y 1941 fue gobernador temporario y comandante en jefe de Hong Kong. Se retiró en el año 1942, con 58 años.

Su conocimiento del Everest era único, además de su experiencia de primera mano, había estudiado mucho todos los aspectos técnicos y psicológicos que producía la montaña a aquellos que la escalaban.

Todas las expediciones desde 1924, lo consultaron antes de salir de Inglaterra, y John Hunt, fue también uno de ellos, el cual contaba sus consejos enfáticos sobre la situación de los campamentos más alto, en la montaña.

Las opiniones de Edward, sobre el uso del oxígeno eran anticuadas; sospechaba que estaba contento de poder dar la razón, o tal vez fue su excusa, por no usarlo en el año 1924, porque el aparato era demasiado grande y pesado, tal vez no estaba satisfecho de que el oxígeno fuera un arma justa para intentar alcanzar una montaña como el Everest.

Siempre fue escrupulosamente cuidadoso para asegurarse de que ningún acto suyo fuera injusto o poco generoso con los demás, lo que explicaba en gran medida el respeto y el amor con los que era considerado por aquellos privilegiados para escalar con él o servir con él en el Ejército.

El 17 de octubre de 1946, arribó a la Argentina, proveniente de Londres, embarcado en el barco highland Monarch, ingresando con la nacionalidad argentina, se desconoce cuál fue el motivo de su visita al país, teniendo en ese momento 62 años, según registros de Migraciones Argentinas.

Expedición al Everest de 1924

En un día parcialmente nublado, desde 8500 metros. Expedición al Everest de 1924


Clubes y Reconocimientos

Fue miembro fundador del Himalayan Club y también, miembro del Mountain Club of India. A lo largo de su carrera recibió las distinciones de la Orden del Servicio Distinguido (DSO, en sus siglas en inglés) y la Military Cross, condecoración concedida “...por actos de valentía ejemplar durante operaciones contra el enemigo...”  

Desde la Ciudad del Cabo, Sudáfrica fue llamado para recibir del Club de Montaña de Sudáfrica, la distinción más alta que el Club puede otorgar, que fue la de socio honorario de por vida, por su trayectoria. Distinción que aceptó y para honrar la ocasión, se presentó con su uniforme militar y de coronel comandante R.A. 

El doctor Tom G. Longstaff, expresaba sobre Edward, amaba la naturaleza y la vida salvaje; Tenía una fuerte aversión a la publicidad y el hábito de subestimación del inglés. Tenía un gran respeto por la gente común de la India y las montañas, y se esforzó mucho para hablar y entender sus lenguas locales.

Murió el 3 de noviembre de 1954, a la edad de setenta años, en Winchester, Hampshire, ciudad situada en el extremo Sur de Inglaterra.

Libro: A la cima del Monte Everest. El ascenso 1924. Autor: Edward Felix Norton


Videos:
La Conquista Del Everest - Al Filo De Lo Imposible

La desaparición de Mallory e Irvine en el monte Everest

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    La Increíble Primera ascensión Invernal al Everest por
    los polacos en 1980

  • Sombra Tumb

    Reflexiones sobre el ego y la ascensión al Everest

  • Sombra Tumb

    Qué es el Andinismo?

  • Sombra Tumb

    Biografía de Víctor Ostrowski

  • Sombra Tumb

    Biografía del polaco
    Adam Tadeusz Karpinski

  • Sombra Tumb

    El misterio de la piqueta
    de Hans Ulrich Rudel


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL NOVIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      La Increíble Primera ascensión Invernal al Everest por
      los polacos en 1980

    • Sombra Tumb

      Reflexiones sobre el ego y la ascensión al Everest

    • Sombra Tumb

      Qué es el Andinismo?

    • Sombra Tumb

      Biografía de Víctor Ostrowski

    • Sombra Tumb

      Biografía del polaco
      Adam Tadeusz Karpinski

    • Sombra Tumb

      El misterio de la piqueta
      de Hans Ulrich Rudel

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA