Cerrar
Octubre 2021 – Noticias y Novedades
Prácticas de rescate en la Caverna del Salado, en Las Lajas, Neuquén

Esta nota nos cuenta sobre el primer simulacro de rescate y capacitación en la Caverna del Salado, en Las Lajas, provincia de Neuquén, coordinado por la Comisión Nacional Argentina de Espeleosocorro (C.N.A.E.) en el año 2019

Fotos: Graciela Nancy Martínez


Edición Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Raúl Torres


Para llegar a contarles la experiencia de este simulacro de Espeleosocorro, fue necesario que durante 2018 y 2019 se capacitaran en Neuquén un grupo de personas en la actividad de Espeleosocorro, mientras que en forma paralela otro grupo de socios del G.A.E.M.N. retoma la actividad espeleológica reencontrándose o descubriendo las cavernas neuquinas.

Capacitación en Espeleosocorro en Neuquén por María Eugenia Carro.

En el exterior, muchas manos colaboraron en la extracción de la camilla durante el simulacro

Ubicación de la zona de Caverna del Salado I, Neuquén, Argentina


El grupo de Espeleosocorro en la provincia del Neuquén surge como resultado de acciones vinculadas a la reapertura de las cavernas con fines de investigación, recreativos y turísticos. Para llevarlo a cabo, se organizaron Cursos de Espeleosocorro buscando realizar tareas de concientización y formación del personal que pudiera ser apto para trabajar en accidentes e incidentes y/o en un rescate en estos espacios confinados.

Los Cursos de Espeleosocorro fueron coordinados por la Comisión Nacional Argentina de Espeleosocorro (C.N.A.E.) que contaron como instructores a miembros de la Escuela Latinoamericana de Espeleosocorro (E.L.E.) en los Niveles A1 (2017 y 2018) y A2 (2018) donde participaron espeleólogos de Costa Rica, Uruguay y principalmente de Argentina, y a los que se sumaron integrantes de organismos públicos como el Ejército Argentino, la Policía Federal, Gendarmería, Turismo, Defensa Civil y Bomberos, así como otros relacionados con el quehacer privado como prestadores de turismo, trekking y guías de montaña.

Práctica de traslado de camilla. Nivel A1 de Espeleosocorro. Las Lajas 2018

Práctica de traslado de camilla en ambiente acuático. Nivel A1 de Espeleosocorro. Las Lajas 2018

Práctica de cuerdas. Nivel A2 de Espeleosocorro. Las Lajas 2018- Foto: Lucas Oliva


Las capacitaciones de la E.L.E. y la Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe (F.E.A.L.C.) fue solicitada por el Ministerio de las Culturas a la Federación Unión Argentina de Espeleología (U.A.E.), que posee la representación oficial ante la F.E.A.L.C.

Equipo de capacitadores:

Instructores Principales

Instructores Asistentes

Efraín Mercado Vázquez (ELE, Puerto Rico)

Nicolás Zerbos (CNAE-UAE, Argentina)

Mariel Zoé Padilla (ELE, Puerto Rico)

Mario Contreras (CNAE-UAE, Argentina)

Erick Mendez Fernández (ELE, Costa Rica)

Dino Mendy (CNAE-UAE, Argentina)

Carlos Laó Dávila (ELE, Puerto Rico)

Juan Busaniche (CNAE-UAE, Argentina)

Raúl Carrizo (CNAE-UAE, Argentina)

Franco Testa (CNAE-UAE, Argentina)

Lucas Oliva (CNAE-UAE, Argentina)

Mario Mora (CNAE-UAE, Argentina)

 

Rubén Cepeda (CNAE-UAE, Argentina)

 

 


 



 

 

 

 

Fuente: Elaboración propia G.A.E.M.N.

Grupo de Espeleosocorro niveles A1 y A2. Las Lajas 2018


Actualmente, la Argentina cuenta con un total de 89 espeleosocorristas, divididos en los NIVEL A1, en que se consideran referentes para formar parte de un equipo de espeleosocorro, y NIVEL A2 compuesto por los que han perfeccionado la técnica y tienen las herramientas para liderar un equipo de espeleosocorro, aunque no están habilitados para estar al frente de capacitaciones.

Dentro de la provincia del Neuquén, se cuenta con un grupo activo de espeleosocorristas dentro de los cuales se encuentran los socios del G.A.E.M.N.: CARRO, María Eugenia (A1); CASTRO, Miguel Ángel (A1 y A2); FUENTES, Horacio Alberto (A1); MANRIQUEZ, Cristian Jesús (A1 y A2); RASMUSSEN, José Omar (A1); REYES, Ramiro Gonzalo (A1 y A2); ROSAS, Ernesto Arturo (A1 y A2) y HUARTE, Francisco Gabriel (A1).

Todo el grupo está preparado para acompañar a los integrantes del G.A.E.M.N. que participen de campañas espeleológicas, siendo sumamente respetados por los compañeros por su capacitación profesional y actitud de servicio.

Acceso a la caverna Salado I

Las estalagmitas al unirse con las estalagmita forman columnas de gran atractivo

Los primeros socios del G.A.E.M.N. eran en su mayoría policias, de ahí deriva el nombre de la organización “Grupo Azul de Espeleologia y Montañismo de Neuquén”. Y cuando colocaron esta reja de protección a la caverna
dejaron su sello como “Policia arqueológica”

Néstor Chemor y Graciela Martinez, ambos integrantes de la Subcomisión Espeleología GAEMN


Características de la Caverna SALADO I

Información de la ficha del Catastro Nacional de Cavidades Registradas de la Unión Argentina de Espeleología- UAE

La Caverna Salado I, a 790 m.s.n.m., tiene un desarrollo de 130 m y un desnivel con la superficie de 12 m. Se accede por una sima o “ventana” de colapso, de 2 m de diámetro y una altura de 2,5 m. En el sector sur de la cavidad está la “Sala de las Aves”, que por un pequeño talud comunica con una galería amplia que se va estrechando hacia el interior, de unos 25 m de largo y que comunica con 2 salitas. Paralela a ésta hay otra galería, en una posición topográfica más alta, sumamente concrecionada. El piso de la caverna está constituido por materiales finos, arenas limos, etc. Con bloques en sectores y restos de un antiguo suelo estalagmítico. Recientemente, se observó en un nivel inferior la presencia de agua.

Paredes y bóvedas muestran las facies de anhidrita nodular gris y laminada parda (mineral sedimentario compuesto de calcio, azufre y oxígeno conocido como sulfato de calcio). Por meteorización y posterior disolución de ésta, se ha producido en algunos sectores el colapso de calizas suprayacentes. El aparato kárstico está representado únicamente por la zona de conducción.

Litológicamente, está compuesta de sedimentitas clásticas y evaporitas representadas por areniscas (cuarzolíticas, grauváquicas, yesíferas), fangolitas, calizas, dolomitas, yeso y anhidrita (GROEBER 1946, LEANZA et al. 2001). Sus afloramientos se distribuyen ampliamente al norte de la dorsal de Huincul, a lo largo del área central y septentrional de la cuenca Neuquina. Sus mayores expresiones cársticas se manifiestan en el Cordón del Salado (BARREDO, Et. al., 2012). Se considera que pertenece a la Formación Huitrín (Barremiano superior - Aptiano inferior, Cretácico inferior) y que es integrante del Grupo Rayoso (LEGARRETA Y GULISANO 1989) o Grupo Bajada del Agrio (LEANZA et al. 2001.)

Croquis elaborado por Miguel Castro, basado en información del GENEU-Grupo Espeleologico del Neuquén

Esquema elaborado por Miguel Castro  con la disposición y desarrollo de la caverna en la pampa del Salado

El puesto, hoy abandonado, tenia una huerta cercana a un arroyo y algunos álamos introducidos, pero muy naturales en el paisaje neuquino rural

El trekking de acceso es fácil de realizar, aunque no hay que descuidarse dado que las geoformas
de la zona son muy similares en la zona


2018 Reconocimiento de la Caverna Salado I desde las Lajas Neuquén

por Graciela Nancy Martínez

Fecha: SÁBADO 12 DE MAYO

Participantes: 6 socios del G.A.E.M.N.: Rolando Vergara, Néstor Chemor, Marcelo Henríquez, José e Iván Rasmussen y Graciela Martínez

Esta campaña fue muy especial. En esta exploración se encontraron el socio fundador del G.A.E.M.N., Rolando Vergara y Néstor Chemor, uno de los pioneros de la organización, siendo ambos nuestros guías para localizar la caverna. Se sentía la sensación de traspaso generacional y más si tenemos en cuenta que nos acompañó también el hijo de José Rasmussen, quien con sus 13 años estaba fascinado con la experiencia. En lo personal, sentí una gran admiración por ellos, teniendo en cuenta la localización de la caverna, su aislamiento geográfico, su accesibilidad por caminos durísimos, y que ellos, lo hicieron, muchas veces, hace más de 30 años, llegando incluso a proteger el acceso con rejas, cuando observaron muchos actos vandálicos en el interior de la caverna, el suelo aún hoy está lleno de estalactitas rotas por seres desaprensivos para con la obra que a la naturaleza le había costado tanto tiempo crear.

Desde Neuquén Capital recorrimos 240 km hasta Las Lajas, donde nos reabastecimos de combustible y continuamos 58 km hacia el norte por la Ruta Nacional Nº 40 hasta tomar el desvío a la derecha para ir hacia las cavernas Salado I y II, atravesando el Cordón del Salado (1428 msnm). A 17 km hay una bifurcación a la derecha que nos lleva durante 12.4 km hacia el Puesto de Cipriano Jara. Y posteriormente, hasta el Puesto Aguada Chico, donde se dejan los vehículos. En total desde Las Lajas a la Caverna Salado I, son 86.3 km de camino en vehículo y 2,5 km caminando, con dificultad baja.

Pasaron más de 30 años de que Rolando ingresó a este lugar….que fuerte su motivación para regresar
y acompañarnos en esta nueva aventura


Reconocer el terreno de acceso y la caverna permitió definir con mayor precisión el equipamiento individual que se le requiere a los participantes en una campaña (indispensable los cascos y linternas, entre otros elementos propios de la espeleología) y la preparación y acondicionamiento del equipamiento grupal para la campaña.

Dado que es importante que nos cuidemos entre nosotros y también de no impactar la naturaleza, esta salida hizo que se previeran pautas de protección del medio ambiente, entre ellas no dejar ningún tipo de residuos en el lugar, caminar sin salirse demasiado de la huella, ingresar con una cantidad mínima de personas dado el frágil suelo de la caverna, entre otras pautas.

Todo fue enriquecedor para la planificación de nuestras acciones futuras en la zona, colaborando la información recabada para la elaboración del Plan de Evacuación Médica, documento dinámico, que en forma constante o para cada campaña, se debe ir adecuando a la realidad.

Graciela, actual referente de las campañas del G.A.E.M.N. a esta caverna,
maravillada con las sensaciones que se experimentan en el interior de la cavidad

Ivan, ávido de aprender todo lo que la naturaleza y la experiencia de su papá Jose Rasmussen, le brindan

Campaña de julio de 2018: Sus integrantes están pleno de curiosidad y deseos de aventura,
eso los lleva a incursionar es esta nueva actividad, la espeleología


2018 Campaña a la Caverna Salado I desde Bajada del Agrio, Neuquén

por Luis Edgardo Chironi

Fecha: DOMINGO 01 DE JULIO

Participantes: Fuimos de la partida 22 gaemnianos: Lucía Britos, Mercedes Castillo, Daniel Cocco, Néstor Chemor, Luis Edgardo Chironi, Rodolfo Doorish, Josefina Dorish, Sofía Dorish, Tomás Dorish, José Luis Guaytima, Juan Lundgwist, Patricia Mac Williams, Graciela Martínez, Irma Orellana, Iván Rasmussen, José Rey Riveiro, Martina Stockli, Jorge Taub (nuestro médico) y los espeleosocorristas Miguel Castro, Francisco Huarte, Ramiro Reyes y José Rasmussen.

En esta oportunidad, desde Bajada del Agrio, partimos temprano hacia la Caverna del Salado I, recorriendo 11.3 km hasta la ruta nacional nº 40, desde ahí, a la izquierda hacia el sur, se recorren, 22 km hasta el acceso, a la izquierda, hacia el Cordón del Salado. Después de un duro camino de tierra, nos estacionamos en el puesto y nos dirigimos inmediatamente hacia la caverna, guiados por Graciela Martínez.

En el trayecto nuestra geóloga Martina nos fue interiorizando sobre las características del terreno y los procesos geológicos que lo conformaron.

Al llegar a la caverna ingresamos en 6 grupos sucesivamente, con no más de 6 personas por grupo, teniendo en cuenta la capacidad ambiental del lugar. Se descendió con la colaboración de una escalera desplegada por los encargados de la seguridad y respetando el protocolo de emergencias planificado.

Ésta tiene un recorrido tipo en V, que no llega a unirse, motivo por el que se regresa por el mismo lugar, atravesando una gran riqueza y variedad de espeleotemas (estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas y “repollitos”, para los que recuerdan el nombre asignado por Mercedes Trebino a unas formaciones especiales...).

Los caminos de acceso en varios tramos estaban cortados por el efecto de las lluvias y se tuvo que palear
para construir pasadas apropiadas para los vehiculos del grupo

Ramiro Reyes, uno de nuestros integrantes de espelosocorro, cargado con la camilla skeed, mientras otros compañeros trasladarán la mochila de trauma con medicamentos de emergencia


Es sorprendente, la cantidad de estalactitas rotas sobre la superficie del piso y también algunas pinturas en su interior. Eso nos llevó a todos inmediatamente a reflexionar sobre la fragilidad de estos sistemas y el importante grado de conciencia que hay que tener para acceder y conocer los mismos. Una acción imprudente destruye en un instante lo que a la naturaleza le llevó miles de años construir.

El último grupo, integrado exclusivamente por nuestros espeleosocorristas bomberos, Jorge (médico oficial de la campaña que hoy nos acompaña desde el cielo) y Graciela, se abocó a explorar un nivel inferior (dos meses antes, Rolando Vergara había observado dos pozos por donde se podía ver agua en el interior). Se pudo descender por las aberturas unos 2 metros y medir, desde arriba, una superficie de agua de 5 metros cuadrados, con una profundidad entre 2,5 y 3 metros, estimada por Miguel con un instrumento láser que llevaba entre su equipamiento. También, se exploraron otros sectores, dejando para próximas campañas la continuidad de este trabajo, con mayor equipamiento.

Promediando la tarde volvimos al campamento donde nuestros “chefs” Rodolfo y Daniel nos esperaban con carnes y verduras asadas a la parrilla que disfrutamos con el orgullo de la labor cumplida. Finalmente emprendimos el regreso a casa pasadas las 18 h. arribando alrededor de las 22 h. a nuestras localidades de origen.

Caminar, estar al aire libre y compartir experiencias en la naturaleza,
son elementos que satisfacen nuestro espíritu gaemniano

Preparación de todos los elementos necesarios para brindar seguridad a la actividad

Jose Rasmussen, espeleosocorristas a cargo de la dirección de Plan de Evacuación Médica


2019 Primer Simulacro de Espeleosocorro Caverna Salado I

por Graciela Nancy Martínez

Fecha: SÁBADO 10 DE AGOSTO

Participantes: Santiago Bassani (Jefe Departamento de Espeleología de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural), socios del G.A.E.M.N.: Daniel Cocco, Belén D´Agatta, Emma Galimberti, Jorge Omar Haddad, Analía Gatica, Fernando La Cruz, Isabel Martínez, Graciela Martínez, Laura Mena, Iván Rasmussen, Roxana Villoldo y Gustavo Zingaretti. y socios espeleosocorristas del G.A.E.M.N.: María Eugenia Carro (Nivel I), Miguel Castro (Nivel II). José Rasmussen (Nivel I) y Arturo Rosas. (Nivel II).

Previo a la realización de la campaña, el grupo de espeleosocorro propuso a la Subcomisión EspeleoGAEMN llevar a cabo un simulacro de rescate en la caverna, a lo que inmediatamente accedimos acordando no comentar esta situación entre los participantes, quienes de una manera u otra iban a cumplir un rol en esta propuesta.

Durante los días anteriores a la campaña elaboramos con José, el PLAN DE EVACUACIÓN MÉDICA con la colaboración del geólogo Ignacio Hernando y el espeleosocorrista Miguel Ángel Castro. Este documento es requerido por la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural para aprobar cualquier campaña de espeleología en territorio de la Provincia del Neuquén. El mismo contiene datos relacionados con los organismos a los que se puede acudir ante una emergencia (Hospital, Policía, Bomberos, Ejército, Gendarmería, Defensa Civil, según el caso, - en forma prioritaria en la localidad más cercana, Las Lajas y en forma complementaria en las ciudades de Zapala y Neuquén Capital -), direcciones, teléfonos, frecuencias radiales, ubicación en mapa de las localidades cercanas; protocolo de actuación, acciones de prevención ante la emergencia, teniendo en cuenta la tendencia actual que impone que ante todo para evitar un suceso no deseado, hay que PREVENIR (contemplando comunicaciones, seguridad, cantidad de vehículos, botiquín de primeros auxilios, equipamiento complementario y ficha médica que completan los participantes, entre otras acciones).

Impactante espeleotema, con los signos de distintas coladas de minerales sobre si mismo

Martina, casi acariciando las estalactitas rotas en el pasado. Se dejaran tal cual están en el lugar,
como testimonio de lo que no se debe realizar

Por la fragilidad del suelo, cuando se producen nuevas filtraciones éstas percolan el piso y comienzan
a formar nuevas galerias. En este caso, se investiga un nivel inferior que ya tiene una pequeña laguna


También, se evaluaron los peligros potenciales de la caverna y los riesgos que se pueden correr y que pueden materializarse en incidentes o accidentes (torcedura, fracturas, aplastamiento, aislamiento por derrumbe con o sin lesiones) y las acciones a realizar ante esas eventuales situaciones.

Durante la reunión efectuada en la sede del G.A.E.M.N. para acordar aspectos de logística de la campaña y socializar los roles asignados a los participantes dentro del Plan de Evacuación Médica, José Rasmussen y Miguel Castro nos enseñaron, como una capacitación más de las que se están realizando en nuestra asociación, a cómo armar la camilla sked ante una eventualidad. Hubo sorpresa por la propuesta, pero el grupo sabe que siempre se implementan nuevas capacitaciones, así que todos participaron con predisposición.

La campaña se realizó tal cual estaba planificado, con el aviso a nuestros compañeros del norte neuquino: Beto y Ale que en esta oportunidad no iban a poder llegar y con el placer de contar entre nosotros a Fernando Lacruz, socio nº 8, pionero del G.A.E.M.N. De acuerdo al Plan de Evacuación Médica, se dividieron los participantes en tres grupos de 8 personas cada uno para ingresar a la caverna. Mientras entró el primer y el segundo grupo, algunos compañeros cumplimos con otros objetivos que teníamos:

Arturo y Gustavo tenían que chequear el funcionamiento de las radios. En este caso, las mismas funcionaron correctamente en el interior de la caverna (no siempre sucede esto) pero en el exterior, no se pudieron comunicar con Repetidora Norte. Esto implica que no se puede solicitar auxilio utilizando esa herramienta. En una próxima campaña se va a intentar lo mismo con la Repetidora Cerro Banderitas.

Miguel, José, Ramiro y Francisco, todos espeleosocorristas del G.A.E.M.M., formados por la C.N.A.E.

Se desciende con precaución, ante la atenta mirada de nuestros compañeros

Esquema del Protocolo de Actuación del Plan de Evacuación Médica presentado
para su aprobación a la Dirección Provincial de Patrimonio Natural


Por otro lado, Analía Gatica, Laura Mena y yo fuimos a reconocer el terreno del camino de evacuación hacia el Noreste de la caverna, buscando una conexión directa con el camino de acceso, para evacuar una camilla, de ser necesario, sin tener que volver hasta donde se dejan los autos estacionados. La misión la cumplimos, dejamos indicado en GPS cuál era el camino (2,5 km), establecimos referencias visuales, constatamos el tiempo empleado para aplicar con certeza en caso de emergencia y regresamos justo a tiempo para ingresar en el tercer grupo.

Cabe aclarar, que, a esta caverna, se accede por una sima de colapso, de 2 m de diámetro y una altura de 2,5 m., se avanza por una galería estrecha hasta encontrar dos pequeñas salitas al fondo. Cuando estábamos finalizando el recorrido, en la parte más estrecha, casi al final, Analía con nuestro acuerdo simuló su caída, con torcedura de tobillo y fuerte dolor en la espalda. Inmediatamente se dio inició al protocolo indicado en nuestro Plan de Evacuación Médica. Fue espectacular como cada uno asumió su rol, se escucharon las palabras de Arturo controlando el estado de Analía, después sus órdenes indicando lo que teníamos que hacer cada uno de nosotros, mientras yo le comunicaba por radio a José, que estaba en la boca de la caverna lo que estaba sucediendo. Eugenia solicitaba elementos de primeros auxilios y se los íbamos pasando, Iván y Omar fueron a buscar la camilla, y realizaron muchas acciones más que permitieron asistir a Analía, abrigarla, contenerla, colocarle el chaleco de extricación, empaquetarla, ponerla en la camilla y trasladarla bajo indicaciones estrictas hasta la boca, donde José y Miguel ya tenían implementado un sistema de aparejo con poleas para alzar la camilla completa, en forma vertical, al exterior.

Desde ese momento, otros compañeros comenzaron el traslado hacia los vehículos mientras algunos de nosotros volvíamos al interior de la caverna a buscar las mochilas que habían quedado en su interior. El operativo se detuvo a 300 m y ahí, las caras de nuestros compañeros fueron muy expresivas, primero se sintieron mal, como engañados cuando revelamos la estrategia de simulacro, realmente estaban angustiados, otros sonrieron porque intuían que algo raro había en el operativo, pero finalmente cuando pudimos todos recuperarnos del momento se manifestó un gran agradecimiento por la situación vivida, que nos preparó de esa manera para enfrentar un evento de esas características que se pudiera presentar en el futuro.

Una evacuación implica mucho trabajo, y es importante destacar el comportamiento de todos los participantes que en todo momento acataron las órdenes impartidas por el grupo de espeleosocorro. Nuestros compañeros evaluaron lo actuado ponderando la planificación, el ingreso por grupos, la organización y la rapidez con que se instrumentaron las acciones de espeleosocorro.

Fernando, de regreso a la actividad junto a su familia. Sumamente feliz

Cuando se camina por la galería principal se siente un sonido de hueco, de vacío en los pies que
hace crecer el temor en nuestro estómago y que nos lleva a querer ser lo más liviano posible

Miguel, Vanesa, Analía, Gustavo y yo, acordando detalles finales de las tareas a realizar


Experiencia de Simulacro en la Caverna Salado I

por Roxana Villoldo, participante de la campaña.

Con mucho entusiasmo nos inscribimos para realizar la experiencia Caverna Salado I, con mi esposo Fernando Lacruz y mi nuera Belén D´Agata. Luego de varias horas de viaje, compartiendo vehículo con Vanesa Mena, llegamos finalmente al puesto donde dejamos autos y emprendimos caminata cargando nuestros equipos, comida y demás elementos con todo el grupo: miembros del G.A.E.M..N y espeleosocorristas del G.A.E.M.N., en un clima organizado, sereno, con consignas claras y mucha buena onda.

Luego de la caminata, un poquito más de 2 km llegamos al lugar, tuvimos una charla informativa. Los guías organizaron los grupos de ingresos, y con gran respeto por la naturaleza ingresamos a la caverna. Pudimos observar muchas bellas formaciones que te dejan fascinado: estalactitas, estalagmitas, huecos, grietas, pasadizos, sala, corredor, también observamos presencia de algunos animalitos, encontramos dos arañas, un cascarudo, caca de ... (también algunas inscripciones y roturas que muestran cuánto debemos aprender aún y que no por nada hay una reja en el ingreso a la caverna).

Sentí que tuve tiempo para admirar, recorrer, descubrir, disfrutar ese maravilloso lugar, con acompañamiento y mucho respeto. Esta sensación creo que fue también la del grupo.

María Eugenia, nuestra espeleosocorrista, no podía dejar pasar la oportunidad de incursionar
por las perforaciones encontradas

El operativo de simulacro en desarrollo. No se filmó para no alertar a los participantes


Una vez finalizada la experiencia quedaba colaborar afuera con el almuerzo: carne asada y ensalada. Todas las tareas compartidas, salvo la de los asadores.

En un momento una voz alerta sobre una compañera accidentada, necesita ayuda. Inmediatamente el grupo es organizado para asistirla, ella se vuelve la prioridad. Algunos ayudan inmovilizándola, otros armando camilla, despejando el corredor, preparando cuerdas para la extracción, alistándose para el traslado, todo bajo el mando del socorrista. Impecable.

Resultó ser un simulacro, en lo personal, ni me lo imaginé. Así que... aplausos y corriendo al asado. Riquísimo todo y sin variar la mucha buena onda. Estar ante un imponente paisaje patagónico (y con semejante asado) no tiene precio.

Emprendimos el regreso con un contratiempo, una falla en la camioneta de José, en un lugar desolado, que demoró el regreso a casa de varios, pero especialmente a ese grupo en cuanto a demora y preocupación. Cosas para mejorar, seguramente. La experiencia inolvidable. ¡Agradecimientos muchos!

Los famosos “repollitos”, una formación muy curiosa…están perfectamente ordenados como en una fuente

Roxana Villoldo, esposa de Fernando Lacruz, a quien acompañó como novia en la exploración de las cavernas


Capacitación de Espeleosocorro realizada entre 2017 y 2018, Neuquén


Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Exploración del fascinante
    mundo Subterráneo

  • Sombra Tumb

    Las cavernas más interesantes
    de Argentina donde
    practicar espeleología

  • Sombra Tumb

    Expediciones del grupo Espelaion a la Caverna Las Brujas

  • Sombra Tumb

    Exploraciones en la Caverna del León en la provincia de Neuquén

  • Sombra Tumb

    Exploraciones espeleológicas en las cuevas de La Cañada, en 1990 en la provincia de San Juan

  • Sombra Tumb

    Te invitamos a descubrir al Grupo Espeleológico Argentino (GEA)


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Exploración del fascinante
      mundo Subterráneo

    • Sombra Tumb

      Las cavernas más interesantes de Argentina donde practicar espeleología

    • Sombra Tumb

      Expediciones del grupo Espelaion
      a la Caverna Las Brujas

    • Sombra Tumb

      Exploraciones en la Caverna del León en la provincia de Neuquén

    • Sombra Tumb

      Exploraciones espeleológicas en las cuevas de La Cañada, en 1990 en la provincia de San Juan

    • Sombra Tumb

      Te invitamos a descubrir al Grupo Espeleológico Argentino (GEA)

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA