Cerrar
Mayo 2021 – Noticias y Novedades
Travesía en la zona del Cerro Negro en la provincia de Mendoza

Conoce esta hermosa caminata de tres días en la montaña, entre las quebradas de los Alumbres, del Telégrafo, del Cajón Escondido y de Novillos Muertos

Por Lucas Roberto López

Fotos: Lucas Roberto López

Integrantes: Yuri Chalak y Lucas Roberto López

“Al ponernos en marcha, garabateamos riendo en los sombreros: Sin domicilio fijo en este mundo: solo dos caminantes”

Matsuo Bashô. Cuaderno en la mochila (1687)                                            

Junto a Yuri Chalak emprendimos una nueva travesía por las montañas andinas, luego de participar de varias jornadas -durante Semana Santa- de prácticas y entrenamiento sobre cuestiones referidas a primeros auxilios y rescate en montaña. Al momento de partir, teníamos algunos objetivos pre-determinados, aunque a medida que anduviéramos por la zona nos inclinaríamos según nuestras apetencias del momento. Sabíamos que la Quebrada de Novillos Muertos nos podía conducir al montaje de algunos campamentos para ascender el Cerro Blanco, el último cincomil del Cordón del Plata en esa zona. Por lo tanto, íbamos a tomar a esta quebrada como referencia para desenvolver alguna actividad por estas extensiones.

Descanso durante el tránsito en la Quebrada del Cajón Escondido

Ubicación del cerro Negro, Mendoza, Argentina

Ruta seguida entre Quebradas


La noche previa al comienzo de la actividad, hicimos un fuego en la zona de acampe del Cerro Negro, a unos 20km de Uspallata, para brindarnos una buena cena y agua caliente para el desayuno del día siguiente, con el propósito de no demorar demasiado tiempo y poder salir a caminar desde temprano durante la mañana. Al despertarnos, el cielo nos indicaba buena meteorología para la jornada, y comenzamos a transitar una huella vehicular por la Quebrada de los Alumbres, alcanzando la intersección con la Quebrada de los Arroyos. La altura en esta zona ronda los 1.500 m y 1.800 m.

Luego, rumbo N, nos dirigimos hacia la Quebrada del Telégrafo. Esta quebrada es muy transitada debido a la travesía que se estila realizar al llegar hasta la Quebrada de la Soltera. Asimismo, es una quebrada a la que se accede para ascender el Cerro Alumbre (3540m). Ahora bien, una vez alcanzando la zona de la intersección de tales quebradas, se nos presentó en forma inmediata, en dirección SO, la Quebrada del Cajón Escondido - la cual se encuentra 4km al S de la Quebrada de Novillos Muertos. Ante el escaso conocimiento que teníamos de esta quebrada, y sabiendo de la ubicación de Novillos Muertos rumbo N, decidimos ingresar a la Quebrada del Cajón Escondido y avanzar en sentido O para luego, llegada la ocasión, intentar acceder a Novillos Muertos desde otro paso.

La Quebrada del Cajón Escondido mantiene una altura que ronda entre los 2000m y los 2100m a lo largo de su longitud mediante el cauce del arroyo homónimo que la recorre. El nombre de esta quebrada hace alusión a su relieve: quebrada encajonada con algunas cañadas -por momentos hacia su ladera Norte- que permiten acceder a contrafuertes lindantes a la Quebrada de Novillos Muertos. Según publicaciones del reconocido andinista Pablo David González, la referencia que se podría tener sobre la Quebrada del Cajón Escondido es que es una quebrada poco transitada (poco visitada y, por ende, pisada): al inicio de la misma uno puede toparse con alguna senda de animal por su ladera N, a través de un terreno en constante inclinación; sin embargo, luego de algunas horas de tránsito, no se visualiza huella alguna.

Asimismo, el carácter arbustivo y tupido complejiza el avance en la misma. Estos aspectos la diferencian de las quebradas aledañas: como la de Novillos Muertos y del Telégrafo, las cuales son más amplias y con distinguibles picadas para atravesarlas. Y, entre estas dos últimas, la quebrada de Novillos Muertos propone un trekk mayor sobre espinados arbustos que la del Telégrafo.

Vista hacia la Quebrada de los Alumbres desde el Cerro Negro

Lucas en la Quebrada

Intersección de la Quebrada de los Alumbres y de la Quebrada del Telégrafo


La Quebrada del Cajón Escondido comporta cierto arbustismo en los márgenes del arroyo que la recorre, obligando a vadear permanentemente el cauce del mismo si se pretende intentar mantener un tránsito constante a través de ella: aunque el avance se vuelva mínimo -lento- por momentos. Cómo mencionaba, a veces alguna huella de guanacos puede intuir el pasaje en ella: pero en general no hay indicios de mucha pisada por esta quebrada. Finalmente, y luego de 6hs de actividad, decidimos pasar la noche en unos pequeños escalones de tierra formados a partir de la erosión del arroyo.

Los deslizamientos de materiales rocosos son evidentes en esa área debido a la piedra suelta que se visualiza y a la inclinación constante del terreno en ambos laterales. Un buen plato gourmet de cena (guiso de lentejas -con chorizo colorado, cebolla morada, ajo, zanahoria, etc.) nos proveía de una importante recuperación calórica. Asimismo, el posterior té mixto de jengibre, cardamomo y canela nos conducía a un leve estado de sopor para una relajación necesaria.

De esta manera, se iban sucediendo instancias que sólo podían manifestar expresiones particulares de cierto esteticismo de la rusticidad, las cuales culminarían, en esa jornada, con un vivac en esa terraza escalonada: la cual nos permitió disfrutar de un cielo despejado y totalmente estrellado. El espectáculo estelar, durante ese recogimiento que uno experimenta en tal adecuación ambiental, es una sinfonía visual avasallante y preciosista a la vez.

Arroyo del Cajón Escondido a 2.000 mts.

Yuri refrescando los pies en el arroyo del Cajon Escondido (area de vivac)

Zona de vivac en la Quebrada del Cajon Escondido


Segunda jornada. Objetivo: encontrar un paso hacia Quebrada de Novillos Muertos

Al día siguiente comenzamos la tracción en sentido O con la idea de salir de la Quebrada del Cajón Escondido y poder encontrar un paso hacia la Quebrada de Novillos Muertos. Llegando a los 2100m, y a pocos centenares de metros de la cuenca hidrográfica que actúa como naciente del arroyo de esta quebrada, cuando el encajonamiento de la misma nos brindaba un mayor trabajo para seguir avanzando por las márgenes del arroyo, decidimos comenzar a ganar altura por la ladera N, previendo una actividad algo exigente: por el peso de las mochilas, por la inclinación del terreno y por la composición del mismo (mucha laja y roca suelta). En varios pasos, ya a unos 100m por encima del arroyo, tuvimos que sortear desprendimientos ocasionados por el mismo tránsito: incluso en varias ocasiones al tener que probar las tomas para permitir una traslación más segura.

El boulder en roca suelta sobre esta ladera escarpada, con mochilas no tan livianas, nos permitió disfrutar de cierto andinismo arbustivo: con algunos tramos de salientes en donde debíamos sujetarnos e inclinar el peso del cuerpo (junto al de la mochila) hacia el lado del valle y hacia un terreno con inclinación constante que culminaba en el arroyo (a unos 300m más abajo). La inclinación permanente del terreno a lo largo de la ladera, y por la altura ya alcanzada, hubiese generado, ante cualquier resbalón, una caída y un deslizamiento importante, cuando no traumático. Asimismo, sabíamos que teníamos que alcanzar los 3600m de un collado para acceder a la otra quebrada: un collado al que lograríamos llegar por medio de una travesía de 4km a 3000m, a través de un filo que iba uniendo algunos picos rocosos.

Seguros de que no íbamos a tener ningún tipo de acceso a agua hasta alcanzar la Quebrada de Novillos Muertos, antes de comenzar a ascender por la ladera N de la Quebrada del Cajón Escondido, cargamos nuestras Nalguenes y una botella de plástico de un litro para hacernos de agua suficiente durante el resto de la jornada. El acceso primero a un morro colorado a 2500m nos permitió visualizar un gran amplio terreno. Por un lado, la longitud de la Quebrada del Cajón Escondido. Por el otro, la cuenca de la naciente de la misma quebrada, con vistas hacia las áreas del Cerro La Polcura -el cual se suele ascender desde la Quebrada del Salto. Asimismo, hacia el Oeste, en sentido al Pico Salto, las culminaciones cuatromilistas del Cordón del Plata, donde por detrás se encontraría a cien metros la cumbre del Cerro Blanco. Finalmente, un filo con distintos cúmulos rocosos que nos conduciría hacia un collado a 3600m para pasar a la Quebrada de Novillos Muertos. Desde este filo se podía visualizar el Embalse de Potrerillos.

Guiso de lentejas en la Qda del Cajón Escondido

Yuri ascendiendo la ladera Oeste de la Quebrada del Cajon Escondido

Vista a la Quebrada del Cajon Escondido desde el morro a 2.600 mts.


La llegada a ese collado resultó algo agotadora. La misma arrastró 9hs acumuladas de actividad durante la jornada hasta ese momento, y con menos de 100mm de agua disponible en cada Nalguene -al instante de acceder a ese col. Los casi 1500m de desnivel, sumados al tipo de terreno transitado, con unas mochilas no livianas, hizo que la jornada se transformara en una etapa extenuante. Es probable que el no haber descansado un día, luego de nuestra actividad previa durante cinco jornadas antes de emprender esta travesía, haya tenido alguna repercusión sobre la labor desempeñada en esa jornada: la falta de descanso necesario para jornadas con cierta exigencia física. Sin embargo, la belleza de los alrededores siempre motiva al adentramiento en estos lugares y a la constancia en el tránsito de los mismos.

La aparición de guanacos mientras subíamos al col por el filo, como así también el planeo de cóndores a escasos 10m en el mismo col, suministraban imágenes y emociones que reintegran la energía consumida. Gran cantidad de nubes comenzaron a cubrir, desde el O, las estribaciones cuatromilistas de la cuenca del Cajón Escondido, llegando a tapar la vista hacia el Embalse de Potrerillos. Ante la posibilidad de que esas nubes alcancen la zona del col y accedan a la Quebrada de Novillos Muertos, decidimos emprender nuevamente la marcha luego de la merecida pausa desde esta altura adquirida. Finalmente, tomando un rumbo NE, ingresamos a la Quebrada de Novillos Muertos al descender un acarreo de piedras sueltas, para desembocar en una hoyada que nos condujo, por último, a una cañada arbustiva con destino al arroyo: por fin volvíamos a tener agua luego de una jornada de 10hs de actividad.

Sin embargo, estando en el col, nos habíamos planteado dos alternativas para ingresar a la Quebrada de Novillos Muertos: o trasladarnos por el acarreo sin perder altura en dirección N, y acampar a esa altura para luego intentar ascender al Cerro Blanco al día siguiente, o -como finalmente decidimos- bajar hasta los 3100m, acampar allí, y descender por Novillos Muertos durante la jornada siguiente. Optamos por esta última opción porque comprendimos que la jornada de ese día nos había resultado algo dura y no nos encontrábamos tan bien hidratados: por lo menos, lo suficiente como para intentar un cincomil al día siguiente -teniendo que realizar una jornada de 1500m de desnivel nuevamente. Era necesario tomarse un giorni di riposo (día de descanso) si pretendíamos subir al Cerro Blanco: pero no nos estarían dando los días para luego descender y volver a Mendoza, debido a que ya teníamos los pasajes de vuelta a Buenos Aires para una fecha determinada.

Vista hacia el area del Cerro La Polcura y Pico Salto

Vista hacia el SE desde el filo tresmilista entre las Quebradas del Cajon Escondido y Novillos Muertos

Vista hacia los ultimos cincomiles del Cordon del Plata (detras de ello, la torreta del Cerro)

Mar de nubes sobre la cuenca del Arroyo del Cajón Escondido, desde la col 3.600 mts. que conecta
con la Quebrada de Novillos Muertos


De esta manera, acampamos en un terreno pedregoso sobre la margen S del arroyo de Novillos Muertos, entre nubes que comenzaban a circular por la quebrada y con una temperatura menor a la que habíamos tenido la noche anterior a casi 1000m menos de altura en la Quebrada del Cajón Escondido. La temperatura cercana a 0° que tuvimos durante la noche se registró en la escarcha que se produjo en el techo de la carpa. Por otro lado, al momento de la cena, un zorro no tan tímido nos acompañó durante la misma, dando indicios de que nos encontrábamos en una zona transitada por fauna variada. El alumbramiento de nuestras frontales, que permitió divisar los ojos amarillos del zorro en la oscuridad, no aminoró su curiosidad de descubrir qué nos traíamos encima. En algunos relatos publicados sobre actividades en la Quebrada de Novillos Muertos, figuran referencias sobre indicios de presencia de pumas. Cuando ingresamos a la zona arbustiva de esta quebrada, antes de alcanzar el arroyo, notamos varios restos esqueléticos de animales (algunos aún con carne), lo cual nos hizo suponer que posiblemente ese matorral sea un área donde algún puma suele alimentarse.

El atún con arroz de cena nos invitó a dormir algo más repuestos de energía, con nubes que seguían recorriendo el relieve de la quebrada. Esta noche no teníamos visibilidad hacia un cielo tan estrellado como el del día anterior. Por momentos, y de acuerdo a la cadencia del tránsito nuboso, se divisaba alguna que otra estrella. La temperatura más fría en esta altura nos condicionó para decidir si armaríamos la carpa o no. Al haberla transportado hasta allí, optamos por armarla y descansar más relajados dentro de ella, aún cuando no era un imposible realizar un nuevo vivac.

Vista desde la Quebrada de Novillos Muertos a Ollada, previa al Col que conecta con la cuenca del Cajon Escondido

Quebrada Novillos Muertos a 3.100 mts. (vista hacia el Norte)

Campamento a 3.100 mts. en la Quebrada de Novillos Muertos

Escarcha al desarmar la carpa


Tercer día. Descenso: por Novillos Muertos y la Quebrada del Telégrafo

El último día de actividad nos llevó 6hs de tránsito. Descendimos por la Quebrada de Novillos Muertos desde los 3100m, vadeando el arroyo en reiteradas oportunidades y por un periplo que nos obligó a atravesar por momentos un terreno inclinado de rocas sueltas y, por otros, arbustos espinados –los cuales desaceleraban fuertemente la marcha. Como bien se advirtió anteriormente, esta quebrada presenta un relieve más amplio que la del Cajón Escondido, y el tránsito en ella se puede realizar por cierta picada que por momentos es de difícil visualización entre ambos márgenes del arroyo.

Por otro lado, a poco más de un kilómetro y medio antes de salir de la quebrada, dimos con un área en donde se había erigido un pircado de acampe: rastros de alguna actividad anterior en la zona, y de interés particular para quien desee adentrarse en esta quebrada en alguna ocasión. Asimismo, alcanzar la Quebrada del Telégrafo supone acceder a la zona de las Plataformas de Cemento –simbología andinista para ubicar la intersección entre la Quebrada de Novillos Muertos y la Quebrada del Telégrafo. Estas plataformas son utilizadas muchas veces para montar un primer campamento -quienes pretenden ascender el Cerro Blanco- antes de ingresar a la Quebrada de Novillos Muertos -el segundo campamento, antes del día de cumbre, generalmente se coloca a los 3600m de esta misma quebrada.

Luego de un pequeño descanso en estas plataformas, retomamos nuestro itinerario final dirigiéndonos en sentido S hacia la Quebrada de los Alumbres. El recorrido por la Quebrada del Telégrafo invita a un tránsito amable por este terreno con una huella fácilmente distinguible, obligando a vadear el arroyo en diversas ocasiones. A diferencia de la Quebrada del Cajón Escondido (y en similitud a la Quebrada de Novillos Muertos), la Quebrada del Telégrafo es algo más amplia. Asimismo, en esta parte del trayecto, uno puede toparse con distintos elementos herrumbrosos que dan cuenta de un pasado telegráfico en esa área. De la misma manera, los rastros de pircados para acampe o para cocinar, en varios puntos de esta quebrada, permiten pensar una pisada más concurrente en este terreno.

Finalmente, luego de recorrer este tramo de la Quebrada del Telégrafo, llegamos a la intersección de las quebradas de los Alumbres y de los Arroyos para, por último, transitar la Quebrada de los Alumbres hasta la ruta 7 y alcanzar el área del Cerro Negro - desde donde habíamos partido dos días antes al iniciar esta travesía. Horas más tarde, y en esta misma altura de la ruta, el ómnibus interprovincial se detenía frente a nosotros para que podamos emprender nuestra salida de la zona y llegar a la ciudad de Mendoza.

Yuri descendiendo por la Quebrada de Novillos Muertos

En la Plataformas de Cemento al salir de la Quebrada de Novillos Muertos

Cerro Colorado desde Quebrada del Telégrafo


Esbozos reflexivos sobre la actividad en estas quebradas

Como epílogo o conclusión final de esta aventura se puede precisar que pudimos advertir algunos elementos de interés en esta travesía. Es importante considerar, para nuestra interacción con los ambientes montañosos, que a veces ésta no necesariamente debe estar asociada a cumbres endiosadas o catalogadamente saturadas. Es por ello que los propósitos de salida a la montaña son diversos y, con ello, las actividades a realizar en sus áreas son variadas. Objetivos y pretensiones que parten desde fuerzas y energías múltiples, desde deseos y necesidades insondables. Quizá, a veces, puede ser emotivo curiosear por un relieve del que no existen demasiados indicios, y proseguir un sincopado andar a partir del paso que se puede llegar a instrumentar en la tracción, promoviendo una interrelación recíproca entre la adaptación de uno al terreno, y el intento de adaptar el terreno a las capacidades de uno.

Descanso y orientación durante la travesía

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Travesía cuatromilista en las cumbres La Embarcada, Serrata, Pirámide Negra y Guimón

  • Sombra Tumb

    Ascendiendo al Volcán Tupungato desde Punta de Vacas

  • Sombra Tumb

    Ascensión en solitario
    al Volcán Tupungato

  • Sombra Tumb

    Primera escalada de la Pared
    este del Volcán Tupungato, Provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    Guilllemo Vieiro: un andinista de fuerte voluntad y gran temple

  • Sombra Tumb

    Te invitamos a conocer el Cerro “Zucho” en la provincia de Jujuy


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Travesía cuatromilista en las cumbres La Embarcada, Serrata, Pirámide Negra y Guimón

    • Sombra Tumb

      Ascendiendo al Volcán Tupungato desde Punta de Vacas

    • Sombra Tumb

      Ascensión en solitario
      al Volcán Tupungato

    • Sombra Tumb

      Primera escalada de la Pared
      este del Volcán Tupungato, Provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      Guilllemo Vieiro: un andinista de fuerte voluntad y gran temple

    • Sombra Tumb

      Te invitamos a conocer el Cerro “Zucho” en la provincia de Jujuy

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña