Cerrar
Julio 2020 – Noticias y Novedades
Travesía cuatromilista en las cumbres La Embarcada, Serrata, Pirámide Negra y Guimón

La aventura de transitar varias cumbres de más de cuatro mil metros en el macizo de Penitentes en la provincia de Mendoza

Por Yuri Chalak y Lucas Roberto López

Cuando íbamos adentrándonos en la Quebrada de Vargas ya comenzamos a agudizar los sentidos.  Intentábamos reconocer aspectos que nos pudieran brindar un trato más familiar para cuando nos volviéramos a encontrar nuevamente en ese valle colgado cuatro días después, luego de finalizar una circunvalación al macizo de Penitentes que nos llevaría, justamente desde Penitentes, hasta Punta de Vacas, pasando por la Quebrada del Río Blanco y la Quebrada del Río Tupungato.

Yuri en la cumbre en Pirámide Negra, Mendoza

Ubicación de la zona de travesía en Quebrada de Vargas, Mendoza


Habiendo vivaqueado (junto a un gran contingente de amigos y compañeros del Instituto del Centro Andino de Buenos Aires) una noche en Grajales, otra en la Quebrada del Río Blanco y otra en la Quebrada del Río Tupungato, nos propusimos adentrarnos nuevamente en la Quebrada de Vargas para incursionar en algunos de sus estimulantes cuatromiles en esa semana de la segunda quincena de noviembre del 2019: un área perteneciente a la Cuenca del río de las Cuevas que permite visualizar las magnificencias de la Cordillera Frontal y la Cordillera Principal.


Camimo a la Quebrada

Nuevamente cruzando el mismo río de las Cuevas, junto a un par de compañeros con quienes habíamos compartido la circunvalación al macizo de Penitentes los días previos, nos dirigimos a la Quebrada de Vargas atravesando el denominado Llano Pelado -el cual brinda señales de cierto abanico aluvial (quizá de menor erosión que el que habíamos transitado en la Quebrada del Río Blanco). Este espacio exuda la edad terrestre desde, por ejemplo, sus materiales granitoides pérmicos. Aquí podríamos referenciarnos con piedras de más de 100 mil años, y con formaciones de 23 mil años -si entendemos que el último período de glaciación en Penitentes ocurrió aproximadamente hace esos miles de años atrás.

Transitando la Quebrada de Vargas, nos permitimos divisar nuevamente, hacia su ladera oeste, la formación de la Quebrada de la Ventana. Si se remonta el arroyo homónimo, adentrándose en esta quebrada, se puede llegar a alcanzar los 3600m frente a los cerros Banderita Sur (4184m) y Soldado Soler (4456 m).

Cerro Penitentes desde el refugio Grajales

Yuri al frente del refugio Grajales

Diferentes calcomanias en la puerta del refugio Grajales


Ya en al área del refugio Grajales (3200m), lugar donde estableceríamos nuestra base para las distintas actividades a realizar, decidimos que al día siguiente descansaríamos: acumulábamos cuatro días ininterrumpidos de trekk y, pretendiendo realizar algunas travesías en los próximos tres días, optamos por colocar un ‘giorni di riposo’ para recuperar energía. Al no haber llevado carpa, aunque el pronóstico meteorológico preveía posible mal tiempo para dentro de dos días, los pircados en Grajales, como el mismo refugio, nos fueron de utilidad para los descansos vespertinos y nocturnos.

Luego de la jornada de descanso (a puro mate “uruguayo” -amargo y cuasi hirviendo), comenzamos el día posterior con el inicio de una travesía de ascenso al cerro Penitentes -o Iglesia- (4356m) y a varios picos lindantes (4240m, 4247m, 4287m) en dirección al Este: la cual nos permitió reconocer el área del sitio arqueológico de cultura incaica, tras el descubrimiento de materiales del siglo XV por Arthur E. Lightbody en 1897.

Ubicación de la zona de travesía en Quebrada de Vargas, Mendoza

Primera noche en el refugio Grajales


Se concreta la travesía planeada

Ahora bien, la travesía a la que aquí pretendemos colocar mayor atención es la realizada al día siguiente del ascenso al Penitentes y alrededores. Esta nueva travesía nos volvería a colocar en el portezuelo Serrata (3.750 mts.) para subir al cerro homónimo pasando por la cumbre La Embarcada y, alcanzando la cumbre del Pirámide Negra, llegar hasta el cerro Guimón. La incertidumbre no dejaba de invadirnos debido a la posibilidad de modificación de las condiciones meteorológicas según el informe recogido días pasados.

Partiendo aproximadamente a las 8 am, comenzamos el periplo dirigiéndonos hacia las Vegas Largas (3.300 mts.), pasando por la zona de Confluencia donde se interceptan distintos arroyos. Para acceder a las Vegas Largas, ingresamos previamente -y precozmente- a la Quebrada de Laguna Seca. Los días anteriores habíamos tomado una ruta -para alcanzar el portezuelo Serrata- adentrándonos mucho más en ese quebrada. Sin embargo, en esta oportunidad, decidimos superar la lomada inmediatamente lindante al oeste del arroyo Vargas para luego descender a las vegas que continúan el Valle de Yeso. Por otro lado, no sé si por el imaginario simbólico del nombre de ese valle, o por efectiva fundamentación científica, el agua de allí nos resultó de mayor salinización que la que circula en Grajales, en los días previos que estuvimos caminando esa zona.

Cráneo vacuno en Quebrada de Laguna Seca

Vista de la quebrada del Río Blanco desde inmediaciones del refugio Grajales

Panorámica desde cumbre del Serrata hacia Quebrada del Río Blanco


Como el camino hacia el paso Serrata ya lo habíamos transitado, entendíamos qué rumbo seguir, qué huella transitar y qué tiempo aproximado nos podría llevar -todos elementos indispensables para efectuar una buena administración emocional que reduzca los niveles de ansiedad y nos evite  un cansancio o desmoralización temprana.

En menos de dos horas ya estábamos en el portezuelo Serrata, sabiendo que debíamos remontar una arista que nos conduciría hacia la zona cimera del cerro Serrata. Teníamos la información que a menos de 300m de ascenso nos encontraríamos con lo que se puede llamar una falsa cumbre, ante cima, o cumbre secundaria: La Embarcada (4012m). La piedra suelta de la ladera sur es una vía de fácil acceso aunque de cierto desgaste físico. Alcanzar el filo lo más rápido posible solucionará cualquier exceso de tracción. Ya desde La Embarcada se vuelve a ver el hermoso paisaje que presenta la Quebrada del Río Blanco, entre otros elementos del mismo: Playa del río Blanco, abanicos aluviales, circo glaciar, Los Gemelos, Cerro Colorado y cordones montañosos (Doris, por ejemplo) que nos permiten ilusionarnos con vistas hacia la Quebrada de Potrero Escondido.

Remontar la arista desde La Embarcada hacia la zona cimera del Serrata lleva aproximadamente un poco más de una hora. En la cumbre del Serrata (4224m), se amplía la vista hacia la Quebrada del Río Blanco. Asimismo, se expande el espectro hacia la cumbre Pirámide Negra (nuestro siguiente objetivo) y hacia la cuenca Serrata-Guimón.

En ese momento decidimos tomarnos un breve descanso para evaluar la situación y decidir cómo continuaría nuestro avance. La actividad que veníamos acumulando de días anteriores comenzaba a repercutir en el cuerpo, independientemente de que nos sentíamos físicamente bien y conformes por el ascenso logrado en el tiempo esperado. Sin embargo, era preciso que nos tomáramos un descanso, de al menos media hora, para disfrutar la cumbre y retomar la actividad.

Lucas y Yuri en la cumbre del cerro Serrata

Vista de la quebrada del Río Blanco desde el filo cerro Serrata

Lucas en la cumbre del cerro Pirámide Negra


Asimismo, desde Grajales, un par de amigos nos comunicaban por VHF que se acercaba un frente nuboso desde el noreste. Nosotros ya lo habíamos observado. Si bien no queríamos que ninguna modificación meteorológica nos alcanzara en medio de la travesía, tampoco pretendíamos doblegarnos en forma inmediata ante la primera señal del mal tiempo. Apostábamos a que esas nubes no llegarían a alcanzarnos antes de terminar nuestra actividad, o que, velozmente, transitarían su paso sin efectuar descarga alguna -e incluso virando su rumbo.

Ante esa encrucijada, de conformarse con la cumbre del Serrata y descender hacia Grajales, para evitar cualquier posibilidad de incidentes por influencia de la meteorología, optamos por continuar nuestra travesía bajo un método por etapas: es decir, dirigirnos hacia el Pirámide Negra, evaluar nuevamente las condiciones del tiempo y allí decidir el descenso o la continuidad hacia el cerro Guimón.

Sabiendo que dirigiéndonos hacia el este, hacia la cumbre Pirámide Negra, nos alejaríamos más de nuestra posible ruta de escape, con suma responsabilidad, emprendimos el trayecto también entendiendo que ya no podíamos efectuar prolongaciones temporales de gran cuantía, sea en el trekk como en estancias cumbreras: ahora, si queríamos completar nuestra travesía, deberíamos considerar que la velocidad sería parte de nuestra seguridad.

Col del cerro Pirámide Negra al cerro Guimón

Lucas en descenso del cerro Pirámide Negra

Yuri en el cerro Guimón

Lucas en el cerro Guimón


Podríamos confesar que sentíamos curiosidad de acceder a esa cumbre secundaria y completar la travesía accediendo, finalmente, al cerro Guimón. Nos habíamos informado sobre distintos ascensos que se hicieron cumpliendo diversas travesías como las de unir los cerros: La Embarcada-Serrata-Guimón, La Embarcada-Serrata-Guimón-Penitentes o La Embarcada-Serrata-Pirámide Negra. De esta manera, también nos interesaba cumplir con un recorrido que involucre, en nuestro caso, una sucesión alternativa: La Embarcada-Serrata-Pirámide Negra-Guimón.

La cumbre Pirámide Negra también es considerada una cumbre secundaria/subsidiaria, bautizada con ese nombre por su morfología al ser alcanzada por primera vez por montañistas que la confundieron con la cumbre del Serrata. Es una cumbre que se alcanza a escasa media hora desde la cumbre del Serrata, luego de descender unos veinticinco metros para volver a ascender el mismo desnivel perdido por un pequeño filo. Entendemos que esta gradación alternativa entre ambas cumbres es la que permitiría considerar a la cumbre del Pirámide Negra como una cumbre secundaria y no como una ante cima. Es decir, desde consideraciones que pueden desprenderse por la noción orográfica de prominencia topográfica, es probable que ese desnivel, que hay que descender para acceder de una cumbre a otra, sea la característica relevante para adjudicarle a la cima del Pirámide Negra cierto carácter de “entidad propia”. Esta cumbre sí puede diferenciarse de la cumbre de La Embarcada, la cual puede ser identificada como una ante cima (algo alejada), debido a que no se vincula con la cumbre del Serrata por un descenso de desnivel y, por lo tanto, probablemente no adquiera la cualidad de ser apreciada como una cumbre con cierta identidad particularmente propia.

Más allá de estas interpretaciones sobre la orografía con la que nos relacionamos, al acceder a la cumbre del Pirámide Negra (4155m) evaluamos la situación de las nubes que seguían avanzando hacia nosotros pero a una velocidad que suponíamos propicia para que nos permita finalizar la travesía. Por lo tanto, decidimos culminar nuestra actividad dirigiéndonos inmediatamente hacia el cerro Guimón, al descender del Pirámide Negra rumbo al portezuelo contiguo a la cumbre en dirección noreste. Este paso nos conllevó un paulatino tránsito de descenso de unos casi 200m, para luego remontar una lomada que nos permitiría no perder demasiada altura, evitando adentrarnos en la cuenca, y empalmando con un filo que nos conduciría hacia el área del Guimón. Por otro lado, antes de abandonar el portezuelo, una tolvanera nos atraviesa brindándonos un nuevo elemento paisajístico, pero también hablándonos de las condiciones atmosféricas del terreno.

Mapa satelital de la travesía realizada, Mendoza

Lucas en el cerro La Embarcada

Yuri en el cerro La Embarcada


Culmina la aventura

La llegada al cerro Guimón (4238m), con vistas hacia el cerro Penitentes e inmediaciones, luego de casi hora y media de haber pisado la cumbre del Pirámide Negra, nos permitió culminar nuestra pretensión de recorrido por esas cumbres, ya con una meteorología modificada en relación a la vivenciada en la cumbre anterior: viento para parka y nubes casi encima nuestro. Finalmente, el descenso lo realizamos sin mayores dificultades bajando por el filo, en dirección al noroeste, que divide las cuencas Serrata-Guimón y Guimón-Penitentes, alcanzando Grajales cerca de las 4PM.

Unos buenos mates y una cena propicia nos esperaban, junto a nuestros amigos que en Grajales aguardaban nuestra llegada, para luego, al día siguiente, abandonar Penitentes y Mendoza.

Lucas en el área cumbrera del cerro Penitentes. Atrás vista al Aconcagua

Yuri en la cumbre del cerro Penitentes detras se ve el Aconcagua

Vista hacia el sur, desde cumbres secundarias cuatromilista cercanas al cerro Penitentes

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Ascendiendo al Volcán Tupungato desde Punta de Vacas

  • Sombra Tumb

    Ascensión en solitario
    al Volcán Tupungato

  • Sombra Tumb

    Primera escalada de la Pared
    este del Volcán Tupungato, Provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    Guilllemo Vieiro: un andinista de fuerte voluntad y gran temple

  • Sombra Tumb

    El avión Uruguayo, en el
    Valle de las Lágrimas

  • Sombra Tumb

    En 43 días lograron ascender 13 cumbres de más de 6500


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL JULIO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Ascendiendo al Volcán Tupungato
      desde Punta de Vacas

    • Sombra Tumb

      Ascensión en solitario
      al Volcán Tupungato

    • Sombra Tumb

      Primera escalada de la Pared este del Volcán Tupungato, Provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      Guilllemo Vieiro: un andinista de fuerte voluntad y gran temple

    • Sombra Tumb

      El avión Uruguayo, en el
      Valle de las Lágrimas

    • Sombra Tumb

      En 43 días lograron ascender
      13 cumbres de más de 6500

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña