Cerrar
Diciembre 2020 – Noticias y Novedades
Te invitamos a conocer la senda hacia el cerro Guanaco en la provincia de San Luis

En este completo relevamiento de la senda que tiene una longitud de 12 kilómetros y se puede realizar en 7 horas, y va desde el pueblo de Villa de La Quebrada a la cima del Cerro Guanaco de 2.171 metros, ubicada en las Sierras Centrales de la provincia de San Luis

Por Dante Raul Carreño

Fotos: Dante Raul Carreño

El cerro Guanaco, con sus 2.171 msnm es uno de los puntos altos de estas serranías. La máxima altura de estas sierras es el “Cerro Valle Hermoso”, pero no supera los 2300 msnm.

La última medición que hizo el Club Puntano de Escalada Deportiva; dio como resultado una altitud de 2232 msnm, confirmando a este cerro como la máxima elevación de las Sierras Centrales de San Luis.

En el cerro Guanaco. De izquierda a derecha: Diego R Miranda, Dante R Carreño y Juan P Galanzini. Foto: Diego R Miranda


Ubicación del cerro Guanaco, Provincia de San Luis, Argentina


Por supuesto que, para lograr mayor precisión, de las altitudes mencionadas; es necesario hacer varias mediciones espaciadas en tiempo o bien llevar instrumentos mucho más precisos o exactos, que un receptor GPS/GLONASS estándar, que es el más utilizado en las mediciones comunes.

Una de las características principales de estas sierras, es que, las laderas orientadas al oeste tienen relieves bruscos, pendientes pronunciadas y quebradas abruptas donde se encuentran las mayores alturas. En cambio, hacia el este; salvo algunas prominencias, sus laderas y pendientes son más suaves en dirección general al Valle del Conlara, que las separa de las Sierras de Comechingones.

La ubicación de las Sierras Centrales de San Luis se encuentra en el centro-norte de la provincia, con una longitud de 165 kilómetros de largo y un ancho de 75 kilómetros.

La orientación de este Cordón es NNE-SSO. Desde el pueblo de Lafinur (al norte), hasta la ciudad de San Luis (al sur) más precisamente hasta El Chorrillo (Cerro de la Cruz).


Senda al Cerro Guanaco por Quebrada de Huascara - Mapa topográfico OSM


Escarpadas laderas del oeste en las Sierras Centrales de San Luis. Cerro Tinaja


Quebrada de Huascara

Por la Quebrada de Huascara o Quebrada de Guascara, transcurre la senda al Cerro Guanaco. Esta quebrada contiene el arroyo del mismo nombre y varios afluentes que hacen sus aportes.

Esta senda histórica es una de varias que va y sube hacia el este, a las divisorias de agua de las sierras. Comienza desde el pueblo de Villa de La Quebrada, distante de la capital de San Luis aproximadamente 38 kilómetros al norte. Podemos llegar al pueblo de la Villa de la Quebrada, por la Ruta Provincial Nº 3 o “Camino del Alto”, circulando por el pie oeste de las sierras.

El nombre de esta quebrada y arroyo, según la poca bibliografía que he podido encontrar y leer se debería al nombre de un cacique aborigen, de los pueblos originarios que supieron habitar en estas quebradas o al pie serrano oeste.

El “Cacique Huascara o Guascara”, se podría decir que ese es el origen del topónimo de esta quebrada y del arroyo.


Quebrada de Huascara. Traza de la senda y puntos de referencia


Vista al este, entrando por la Quebrada de Huascara


Pozos verticales al pie del cerro en Mina Huascara


Tras varias incursiones en solitario, por los rincones de esta quebrada, recorriendo sus distintas sendas y bifurcaciones que conectan puestos y corrales, pude ver y comprobar que mucha gente vivió y murió en estos lugares (ejemplo son los hitos que recuerdan la memoria de los fallecidos en el lugar).

Hoy en día, la mayoría de estas construcciones en las sierras de San Luis están abandonadas y sus techos caídos, pero las paredes construidas en piedras (tipo pirca) están en pie y firmes como el primer día.

En las distintas recorridas, encontramos también, ruinas de una instalación minera, los pozos verticales hechos al pie de los cerros y los ranchos que sirvieron de viviendas para la gente que trabajaba en esta mina. Según me comentaban algunas personas nacidas y criadas en esta zona, los minerales que se extraían de manera prácticamente artesanal y rustica; en esos tiempos eran wólfram, scheelita y hasta algo de oro …

La explotación de la “Mina Huascara” habría sido entre los años 1930 y 1950 aproximadamente.

Algo muy interesante para conocer, cuidar y valorar en esta gran quebrada, es la existencia de varios vestigios arqueológicos, como morteros tallados en piedras graníticas, conanas y pequeños refugios circulares hechos de piedras apiladas. El patrimonio cultural y arqueológico que existe en la zona es muy importante.

Desconozco si se han hecho sondeos o estudios por profesionales en arqueología en esta zona específica.

Es de buena práctica de senderistas, de los que hacemos travesías serranas y montañistas ser muy cuidadosos y respetuosos con estos hallazgos que más de una vez vamos a encontrar andando por estos lugares. No traerlos de “recuerdo”, no cambiarlos muy distante del lugar donde se encontraron y tratar de no alterar nada. Es importante la preservación de estos sitos, como fuentes de historia de nuestra provincia.


Mortero cerca de cerro Guanaco. A 2.000 msnm


Salto en afluente de Arroyo Huascara. Foto: Juan P Galanzini


Si es útil tomar fotografías, referencias geográficas del lugar, ubicarlos en un mapa y tomar el punto GPS si es posible. A efectos de dar una buena información a arqueólogos, áreas de universidades o de gobiernos especificas en estos temas y patrimonios.

Sin dudas la Quebrada de Huascara, por donde transcurre la mayor parte de esta senda que va a al Cerro Guanaco ha tenido mucha actividad humana desde muchos años antes de la fundación del pueblo de Villa de La Quebrada. Este y otros viejos senderos que recorren muchos kilómetros a lo largo y ancho de las sierras de San Luis son vías de comunicaciones ancestrales e históricas. Este fue uno de los fundamentos para que en el año 2019 la FeSMED (Federación Sanluiseña de Montañismo y Escalada Deportiva) presentara y lograra que el gobierno pusiera en vigencia la ley IX – 1007 – 2019 de la provincia de San Luis: “Ley de fomento al montañismo, protección de sendas de huso histórico y caminos de las sierras”. Tanto en la cámara de diputados y senadores de la provincia la votación a favor de la ley fue unánime. Esta ley pionera está en plena vigencia en san Luis.

La FeSMED en San Luis, está integrada por varios clubes, agrupaciones de senderistas, montañistas, escaladores y también por quienes realizan estas actividades de manera independiente.


El Carnero de Rumihuasi (Casa de piedra). Vista al oeste desde la Quebrada de Huascara


Los participantes

Los que participamos del relevamiento completo de la senda al poco visitado Cerro Guanaco fuimos: Juan Pablo Galanzini del grupo “Senderismo Potrero”, Diego Roberto Miranda del “Grupo Puntano de Sierras y Montañas” y Dante Raúl Carreño.

Tanto Diego como Juan Pablo son de hace bastante tiempo grandes caminantes de las sierras de San Luis, Córdoba, además tienen varias incursiones en la Pre-cordillera y Cordillera Argentina.

En mi caso soy un aficionado con gran entusiasmo en recorrer estas sierras, sus quebradas, costas de ríos, salares y cualquier entorno natural de mi provincia. Si estos lugares son poco conocidos, transitados y remotos, me atraen mucho más. Al margen de las opiniones, las salidas en solitario es una práctica que también hago. Cada vez que tengo tiempo y ganas me hago una escapada a andar por ahí...

Realmente San Luis tiene en toda su geografía espectaculares lugares para conocer, recorrer y cuidar.


De izquierda a derecha: Dante Raúl Carreño, Juan Pablo Galanzini y Diego Roberto Miranda. Foto: Diego R Miranda


La senda

La senda al Cerro Guanaco tiene una longitud aproximada de 12 kilómetros, donde los primeros cinco, son bastantes tranquilos en cuanto a ascenso. Después exige un poco más, pero con tranquilidad y disfrutando la cuesta se deja subir. Se podría estimar un tiempo para recorrer este sendero hasta la cima del cerro en unas 6 – 7 horas de marcha. Hay quienes puedan ser más ágiles, algunos somos más lentos y encima nos distraemos con mucho gusto contemplando estas inmensidades que tanto nos llaman la atención.

Con Diego y Juan Pablo habíamos acordado que haríamos el recorrido de ida y vuelta en dos días y que una vez que estuviéramos allá arriba, al pie del gran promontorio de piedras que forman la cima del “Cerro Guanaco”, acamparíamos un poco al sur, en las nacientes del arroyo “Los Manantiales”, asegurándonos la provisión de agua y al reparo del viento si lo hubiera.

En la Villa de la Quebrada estábamos ese día, tempranito con las mochilas puestas y entusiasmados empezamos a caminar por un camino vecinal público que tiene un rumbo general sudeste y nos lleva a la salida de la Quebrada de Huascara, donde hay una vieja toma de agua en el arroyo para abastecer al pueblo.


Primer tramo de Villa de La Quebrada a la toma de agua de arroyo Huascara

 

Este arroyo tiene siempre un caudal muy tranquilo, pero cuando llueve mucho en las alturas de las sierras se transforma en un bravo torrente que sabe causar varios inconvenientes en el lateral sur del pueblo, próximo a la Ruta Provincial Nº3.

“Las creces” del arroyo Huascara arrastran piedras de grandes tamaños, animales, árboles y hasta modifica constantemente su cauce en la salida al valle cuando suceden estas grandes lluvias en las sierras.

A unos 50 metros de la toma de agua, en la margen sur del arroyo, se encuentra uno de los morteros aborígenes; a partir de esta reliquia, el camino por el que veníamos; se vuelve senda que se interna en la quebrada.

Continuamos siguiendo esta senda, que con sus serpenteos, mantiene una dirección este. El arroyo baja por el lado norte del sendero.


Vieja toma de agua en Arroyo Huascara o Guascara


Arroyo Huascara y caudal normal


Mortero aborigen al comienzo de la senda. Quebrada de Huascara


Se camina por un tupido bosque de molles, cortaderas, algunos algarrobos y talas. Los briosos espinillos y garabatos van a estar siempre presentes hasta unos 1400 msnm, con algunos recuerdos de ellos en la ropa, brazos, piernas y manos vamos a volver.

Esta senda cruza nuevamente el arroyo quedando el mismo al sur. Estos cambios de márgenes que hace este sendero son constantes en este recorrido.

Cruzando el arroyo, el próximo punto de referencia por el que hay que pasar es la cruz de “Victorio A Soloa”.

Continuando por el sendero, siempre al este, quebrada adentro. La vegetación es alta aun y estamos rodeados de cerros bajos y estribaciones que se desprenden del cordón principal hacia el oeste. Típico paisaje serrano de San Luis.

En estas caminatas siempre es necesario tener cuidado, al transitar estas sendas ya que, en épocas de calor, es habitual encontrarse con alguna víbora yarará o alacranes en los sectores húmedos próximos al arroyo. Menciono estos dos especímenes porque se destacan, por su peligrosidad, mas allá de la gran biodiversidad que hay en esta quebrada.


Segundo tramo desde Mortero hasta Salto Huascara


“Victorio Amado Soloa. QEPD. Falleció el 11 de diciembre de 1959 a la edad de 12 años.  
Recuerdo de Juan F Soloa”(hito que recuerda al difunto)


Paisajes en Quebrada de Huascara. Sierras centrales de San Luis


La próxima referencia va a ser el abandonado “Puesto Huascara”, con unos viejos corrales de palos y altos álamos que se ven de lejos. Muy cerca de este rancho la senda va a cambiar al margen sur del arroyo durante un corto tramo y pasando por entre las ruinas de unas precarias construcciones de piedras de mucha antigüedad.

Al pie del cerro que esta al norte del arroyo va la traza del sendero y, en su aproximación a la Mina Huascara, se puede ver en este tramo los indicios de lo que ha sido un camino de carros, calzado con piedras al lado de la pendiente que da al arroyo. Por las características este camino debe haber llegado hasta la mina en la época de su explotación.

Muy próximo a las rudimentarias y pequeñas instalaciones de la mina, al costado de la senda hay cuatro pozos verticales de unos aproximados 5 metros de profundidad. Después estas perforaciones en modo horizontal ingresan hacia el cerro, generalmente están anegadas, poco visibles por el monte y se ven algunos derrumbes.

Dejando atrás la mina, el próximo objetivo es el Salto Huascara. Este pequeño salto o cascada está ubicado en un afluente que aporta al arroyo principal. En este punto nos encontramos a unos 1200msnm.


Falsa yarará o víbora sapera en arroyo Huascara


Puesto Huascara


Estructuras hidráulicas en Mina Huascara


Desde la mina al salto, el transito se hace en su mayor parte por el cauce del arroyo buscando el mejor lugar para caminar.

Una crece importante hace un par de años arrasó la senda que estaba por el lateral norte del arroyo.

Cercano a la zona del salto reaparece la senda que gira hacia el norte y sube un poco buscando la caída de agua en el afluente. A este sector del arroyo Huascara, que siempre con cada crecida se va modificando; los lugareños le llaman “pasada mala” o “pasada fiera”.

Ya el cordón central y alto de las sierras se ve más cerca, empiezan a mostrarse las ásperas laderas del oeste, pero falta caminar un poco de quebrada todavía.

Una vez superado el salto, el sendero desciende para encontrarse con la unión de un pequeño arroyo que baja del noreste con el principal que viene por la quebrada grande del este, por esta última quebrada y arroyo, continúa la senda que tenemos que caminar.


Pileta de piedra. Mina Huascara


Arroyo Huascara cerca de “pasada fiera”


Zona “Pasada fiera” y vista al este. Al cordón central


Continuamos internándonos por esta quebrada y de a poco los montes altos se van a ir raleando (comienzan a disminuir, característica propia de la altura).

Más adelante nos encontramos de frente y al este, con una estribación que se desprende del cordón principal de las sierras. Aquí hay una confluencia de dos quebradas, una imponente que baja del sudeste y la otra menor con un pequeño arroyo por la que tenemos que seguir, que baja del noreste.

Continuamos caminando por la senda que va rumbo noreste hasta llegar a un punto donde se debe cruzar el arroyo. Aquí es importante proveerse de agua, ya que por un par de horas no la vamos a tener cerca.

La senda deja el arroyo y empieza a subir zigzagueando hasta un pequeño collado que está en una estribación y por esta con rumbo al este; empezamos a caminar una cuesta con mayor exigencia en el nivel de ascenso del que traíamos.

Ya los garabatos y espinillos poco amigables no están más, solo pajonales y algunas hierbas serranas. Pero la pendiente se incrementó considerablemente, estamos en las bravas laderas occidentales de las Sierras Centrales de San Luis.

El próximo punto de referencia por el que pasa la senda es el que se indica como “Vistas”, a 1795 msnm. El sendero llega a esta posición por el lado norte del filo de la estribación. Con sus caprichos la senda siempre va a buscar al este, hacia arriba.


Tercer tramo. Desde Salto Huascara al punto Vistas


Vista al este próximo al cordón serrano central


Laderas occidentales de sierras Centrales de San Luis


Realmente las vistas desde este punto son espectaculares, hacia el oeste: vemos la quebrada de Huascara por la que veníamos, el arroyo y sus afluentes, podemos observar también como la vegetación alta disminuye a medida que se gana altura.

Es muy difícil que el caminante de las sierras de San Luis, por más apuro que lleve, no se detenga, levante la cabeza y quede maravillado cuando de repente se vea sobrevolado por los majestuosos cóndores que habitan en las salientes de las paredes más verticales de estas sierras.

Seguimos andando la cuesta y dejamos atrás este punto “Vistas”, que en realidad es en este lugar donde la senda va a cambiar su trayectoria y se va a pasar al lateral sur del filo de la estribación que veníamos caminando y subiendo.

Este es un tramo de senda medio áspero que esquiva y rodea unos grandes peñascos, estos hacen que el sendero no tenga un faldeo franco, pero este juego es así, nos encanta, con cansancio, calor o frio lo disfrutamos mucho y cada vez que podemos volvemos a jugar en estos espacios naturales. Es a lo que vamos.


Quebrada de Huascara. Vista al oeste desde la cuesta


Cóndor en ladera oeste de Sierras Centrales de San Luis


Después de rodear o esquivar estos grandes afloramientos de piedras la senda cambia el rumbo este y apunta al norte. Con las maniobras de “cuesta y descanso” o zetas, el sendero nos lleva a recuperar otra vez el filo de la estribación y volvemos a pasarnos al lateral norte. Seguimos subiendo un poco más y girando al noreste en busca de un viejo corral de piedras que está a 2.020 msnm.

Este corral podría ser un muy buen lugar para acampar, tiene una vertiente de agua muy permanente, varios espacios planos para clavar un par de carpas y el pircado del corral brinda un buen reparo al viento predominantemente norte en esta zona y altura.

Recuerdo que pensé por un momento, en la posibilidad de acampar allí, la cumbre del cerro estaba muy cerca, pero con los amigos Juan Pablo y Diego habíamos decidido pasar la noche y conocer las nacientes del arroyo “Los Manantiales” - no dije nada y le dimos para arriba nomas...

Desde este corral continuamos ascendiendo hasta una pirca, seguramente más que centenaria, que en esta parte de las sierras divide exactamente las bruscas laderas oeste de las más tranquilas al este.

Kilómetros y kilómetros de pircas divisorias de campos existen en las sierras de San Luis y sendas históricas para andar también.

Por un paso de esta pirca la senda que venimos remontando se intercepta con otra, que recorre las mayores alturas de las Sierras Centrales de San Luis, de sur a norte o viceversa, según como se la quiera recorrer.

Apenas pasada “La puerta” de la pirca se nos presenta la cara oeste del Cerro Guanaco, se veía más complicado encararlo por este lado, así que lo bordeamos un poco para tener una vista del frente sur y nos pareció bastante más practico hacer la trepada final por esta cara. Coincidimos que subiríamos por allí, para eso estábamos después de todo, pero este ascenso final lo haríamos al día siguiente.

Desde el lado sur del desnivel final del Cerro Guanaco nos fuimos dirigiendo al sureste, bajando un poco y buscando las nacientes del arroyo “Los Manantiales “y, de paso, anduvimos dando vueltas medio erráticas, para conocer los alrededores de estas alturas Sanluiseñas.

Apenas los primeros hilos de agua del arroyo empezaron a hacer ruido, porque ya están corriendo, nos pusimos a buscar el lugar más apto para instalar una carpa de dos para Diego y Juan Pablo más una monoplaza que Yo llevaba.

Nos sacamos las mochilas, juntamos agua, preparamos unos mates y nos recostamos en los pajonales a descansar, charlar y admirar estos paisajes de San Luis a 2000 msnm. Estábamos como queríamos.

Algunos cóndores curiosos volvieron a planear a baja altura sobre nosotros. “Fósiles vivientes” los llaman algunos estudiosos por la antigüedad de la especie.

Antes de la caída del sol nos dedicamos a armar el campamento, se dejó todo listo para cuando llegara la hora de meterse a las bolsas de dormir.

Se vino la noche, bien cerrada, un poco fresca, pero la verdad es que el clima, que habíamos chequeado en el pronóstico, fue muy benévolo y de gran coincidencia.

En la cena por supuesto, no falto un buen vino para acompañar y después una petaca de una espirituosa bebida al 40% para animar la charla, una gentileza impecable del amigo Juan Pablo. Se conversó mucho y se buscó hablar de lo que nos une (creo que así debe ser).

Al día siguiente, temprano, el sonido del cierre de las carpas fue la señal para que nos empezáramos a movilizar, desayunar, desarmar las carpas y preparar las mochilas. Una vez listos y provistos del agua vital empezamos a caminar hacia esa cara sur del cerro Guanaco que el día anterior habíamos estado evaluando.

Llegamos a ese punto, dejamos las mochilas en un lugar señalizado por las dudas, cada uno se llevó su botella de agua, cámara de fotos, los tres GPS y un radio VHF también.


Cuarto tramo. Desde Vistas a C° Guanaco


Corral de piedras. Cerca de C° Guanaco. De izquierda a derecha: Diego R Miranda, Juan P Galanzini


Cara sur del C° Guanaco


Para la trepada final al cerro, por su lado sur, no hay una senda, se va serpenteando entre afloramientos de piedras. Se sube como se puede.
Diego inicia adelante y firme buscándole la vuelta al Guanaco, realmente admirable la agilidad del amigo Diego para andar por las sierras, incansable e inalcanzable nos llevaba a la rastra para arriba.

Seguimos trepando hacia el noreste, tratando de encontrar el mejor paso para no derivarnos. Mucho más arriba que nosotros iba Diego, nos avisa y hace señas que desde su posición y hacia el este, pirca de por medio, había un mojón grande de piedras.  

Cambiamos el rumbo que traíamos y apuntamos al mojón (punto de indicación) de piedras en el punto más alto.

¿Quién habrá señalizado el cerro Guanaco en las Sierras Centrales de San Luis?

Con la referencia a la vista, hicimos los últimos escabrosos metros, al fin llegábamos, nos paramos en la cumbre del cerro Guanaco. Hacia un tiempo que lo tenía pendiente a este cerro, lo leía en libros de geografía de mi provincia, lo veía en mapas y quería subirlo. Fue una alegría muy grande la que sentí al haber llegado hasta él.

Mientras dejábamos los receptores GPS promediando la posición y altitud del punto; nos pusimos a mirar a todos los rumbos desde esta altura, un placer para todos los sentidos y el alma de quienes disfrutamos tanto de estas actividades en la naturaleza.

Uno de los equipos indicó 2172 msnm y los otros dos marcaron 2171 msnm. Se guardó ese waypoint, el trayecto total realizado y algunas referencias tomadas a lo largo de la senda.

Empezamos a descender con cuidado, al lugar donde se habían dejado las mochilas y después faltaba aun la mitad de esta caminata serrana.


Nacientes del arroyo Los Manantiales. Izquierda: Juan P Galanzini. Derecha: Diego R Miranda


A la vista mojón C° Guanaco


Con las mochilas en las espaldas otra vez, empezamos un descenso muy tranquilo y con cuidado. Las cuestas abajo en estas sendas también tienen sus dificultades, las mismas que para subir, se podría decir.

Nos dedicamos con paciencia a desandar la senda, paramos a comer algo a la sombra con el arroyo al lado y en un par de horas largas más estábamos de vuelta en Villa de la Quebrada.

Llegamos al pueblo, subimos al auto de Juan Pablo que nos llevó a nuestros domicilios. Cuando cada uno ya estábamos en nuestros hogares recién ahí se dio por terminado el objetivo que nos habíamos propuesto y logrado: El relevamiento completo de una de las sendas históricas que va al Cerro Guanaco, en las Sierras Centrales de San Luis.

Agradezco muchísimo esta oportunidad que nos brinda el Centro Cultural Argentino de Montaña a los Sanluiseños de poder “contar escribiendo y describiendo” las posibilidades y riquezas que nuestra geografía ofrece para las actividades de senderismo, travesías, escalada y montañismo.

Sepan disculpar cualquier torpeza de mi parte en este relato o narrativa. Pero si a algún lector le desperté interés en venir a San Luis para conocer, recorrer y siempre cuidar nuestras serranías: esa ha sido mi intención y Bienvenidos!!!!!


Mojón de piedras de C° Guanaco


Vista al noreste desde C° Guanaco. De izquierda a derecha: C° Canutal, C° Los Mellizos,
C° Tomolasta y más al fondo C° Sololosta


Referencias en la senda

1- Inicio. Villa de La Quebrada:
S 33° 01’ 2,4” 
W 66° 17’ 18,6” 
870 msnm - WGS84.

2- Mortero. Toma de agua:
S 33° 2’ 8,8” 
W 66° 15’ 25,1” 
1022 msnm -  WGS84.

3- Victorio A Soloa QEPD:
S 33° 2’ 10,3” 
W 66° 15’ 10,0” 
1054 msnm - WGS84.

4- Puesto Huascara:
S 33° 2’ 16,2” 
W 66° 14’ 54,3” 
1082 msnm - WGS84.

5- Mina Huascara:
S 33° 2’ 8,4” 
W 66° 14’ 23,7” 
1171 msnm - WGS84.

6- Salto Huascara:
S 33° 2’ 3,1” 
W 66° 14’ 5,9” 
1254 msnm - WGS84.

7- Vistas:
S 33° 2’ 0,8” 
W 66° 12’ 52,7” 
1795 msnm - WGS84.

8- Corral:
S 33° 1’ 55,6” 
W 66° 12’ 25,7” 
2021 msnm - WGS84.

9- Cerro Guanaco:
S 33° 1’ 57,1” 
W 66° 12’ 5,9” 
2171 msnm - WGS84.


Al cerro Guanaco

Imágenes de la caminata y ascenso al Cerro Guanaco (2171 msnm), ubicado en las Sierras Centrales de San Luis. Senda histórica que relevamos Diego R Miranda, Juan P Galanzini y Dante R Carreño desde el pueblo de Villa de La Quebrada-San Luis.

Vista al sur de C° Guanaco. Las alturas de C° Ruidito y más atrás el C° Valle Hermoso

Descanso a la vuelta. De izquierda a derecha: Juan P Galanzini, Dante R Carreño, Diego R Miranda. Foto: Diego R Miranda


Video:
Senda al Cerro Guanaco - Sierras Centrales, San Luis

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Descubriendo la “Quebrada
    de las Angosturas”, en la
    provincia de Catamarca

  • Sombra Tumb

    Ascensión en solitario
    al Volcán Tupungato

  • Sombra Tumb

    Descubriendo la zona
    del Volcán Veladero

  • Sombra Tumb

    Ascendiendo al Volcán Tupungato desde Punta de Vacas

  • Sombra Tumb

    En 43 días lograron ascender 13 cumbres de más de 6500

  • Sombra Tumb

    Se encadena por primera vez las tres cumbres principales del Nevado de Famatina


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL SEPTIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Descubriendo la “Quebrada
      de las Angosturas”, en la
      provincia de Catamarca

    • Sombra Tumb

      Ascensión en solitario
      al Volcán Tupungato

    • Sombra Tumb

      Descubriendo la zona
      del Volcán Veladero

    • Sombra Tumb

      Ascendiendo al Volcán Tupungato desde Punta de Vacas

    • Sombra Tumb

      En 43 días lograron ascender 13 cumbres de más de 6500

    • Sombra Tumb

      Se encadena por primera vez las tres cumbres principales del Nevado de Famatina

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña