Cerrar
Diciembre 2021 – Noticias y Novedades
Travesía y ascensos en la Quebrada de Laguna Seca y Valle Tres Cerros

Te invitamos a descubrir esta zona poco transitada de la Provincia de Mendoza, a traves del relato de distintos ascensos a las cumbres cuatromilistas de los cerros Alto de Laguna Seca, Punta Salada, Negro de Vargas, de las Trigonias y cerros Quebrada Blanca y Amarillo

Por Lucas Roberto López

Fotos: Lucas Roberto López


Actividad desarrollada por: Francisco Lerzo, Yuri Chalak y Lucas Roberto López entre el 21 y el 26 de noviembre del 2021.

“(...) quien espera siempre lo mejor envejece en las decepciones y quien aguarda siempre lo peor se gasta temprano; pero quien cree conserva una eterna juventud”

Sören Kierkegaard. Temor y temblor (1843)

Lucas y Yuri desde cumbre del Punta Salada. Vista hacia Quebrada del Río Blanco

Ubicación de la zona de travesía: Quebrada Laguna Seca y Valle Tres Cerros. Provincia de Mendoza, Argentina


Primavera del 2021. Volver a transitar unas quebradas recorridas en invierno unos meses antes. Panorama diferente con espíritu similar. Los objetivos: algo vislumbrados pero con pocas certezas. Había que estar allí y ver hasta dónde podíamos acceder. Otra vez se activaba nuestro homo viator, nuestro homo montis. Viajar de Buenos Aires a Mendoza. Pasar una noche en Mendoza capital. Viajar al día siguiente hacia Los Penitentes.


Aproximación
21 y 22 de noviembre

Partimos el 21/11 a las 20hs desde la ruta 7 -a la altura del puente colgante frente al ingreso a la Quebrada de Vargas- y alcanzamos la zona de Confluencia, a 3300m, a las 23hs. Allí, pasando el Refugio Grajales, realizamos un vivac para poder, al día siguiente, llegar al Valle Tres Cerros, en donde estableceríamos nuestro campamento.

El lunes 22, en una hora y cuarenta minutos, llegamos al Valle Tres Cerros ubicado a 3700m. Durante nuestro tránsito por la Quebrada de Laguna Seca notamos que, durante el último kilómetro antes de llegar al Valle Tres Cerros, no había afluentes de agua. Preveíamos que, en caso de no encontrar suministro acuático alguno dentro del valle, deberíamos retroceder y acampar en plena Quebrada de Laguna Seca en dirección a Confluencia.

Ruta seguida desde Ruta 7 a Confluencia

Amanecer luego de vivac en Confluencia


Sin embargo, para nuestra sorpresa y beneficio, logramos identificar -ya dentro del valle- agua en un pequeño riacho con escaso caudal proveniente de dos vertientes: era tan angosto y poco profundo que debíamos cargar nuestro bidón de 6 litros desde la carga de botellas más pequeñas (las cuales, a su vez, lográbamos cargar de a mitades). En invierno, el Valle Tres Cerros contiene un curso de agua bastante más amplio -cubierto de hielo y nieve. Por otro lado, logramos divisar una liebre en varias ocasiones durante nuestro tránsito en la Quebrada de Laguna Seca. Volvimos a ver una liebre cuando descendíamos por esta misma quebrada pero en la zona entre el Co. de las Trigonias y el Valle Tres Cerros.

Resuelta la cuestión del agua, instalamos nuestra carpa dentro del valle y decidimos descansar lo que pudiéramos (ya que la radiación era muy intensa: similar al viento que azotaba durante horas tempranas de la tarde). Independientemente de ello, la meteorología fue buena, lo que nos permitiría realizar durante los cuatro días siguientes un curso de actividades con jornadas de varias horas de montañismo. Es de destacar que en la Quebrada de Laguna Seca y en el Valle Tres Cerros se genera más viento que en la Quebrada de Vargas. En algunas noches tuvimos que cocinar la cena dentro del abside por las ráfagas que se sucedían en forma constante. Durante la noche, llegamos a tener temperaturas bajo cero durante algunos días: el pequeño arroyo amanecía cubierto de una capa fina de hielo, como así también en el cubre-techo de la carpa a veces encontrábamos pequeñas superficies de verglás: una botella de agua ubicada en el abside solidificó gran parte de su líquido durante dos jornadas.

Llegados al Valle Tres Cerros

Ruta de ascenso al Valle Tres Cerros


Ascenso al Co. Alto de Laguna Seca (4061m) y al Co. Punta Salada (4345m)
23 de noviembre

Al día siguiente, el martes 23, nos propusimos ascender el cerro Punta Salada desde la Quebrada de Laguna Seca. Sabíamos que esta cumbre se había alcanzado hace veintisiete años desde la Quebrada del Río Blanco, pero no habíamos encontrado otros registros de ascenso –ni desde la Quebrada del Río Blanco ni por otra ruta. De esta manera, decidimos abordar el ascenso desde la aproximación a la base del Co. Alto de Laguna Seca e ingresando al Valle Noreste del Punta Salada. A Evelio Echevarría se le adjudica la ascensión primera al cerro Alto de Laguna Seca (15/10/2007), el cual constituye un alto en uno de los filos que conducen al Co. Punta Salada (ver Los Hielos Olvidados de Glauco Muratti)- el otro filo, es donde se encuentra el Co. Madre, el cual tuvimos la ocasión de ascender con Yuri durante el invierno de este año.
( Ver Ascensión invernal al Cerro Madre en la provincia de Mendoza ).

Ruta de ascenso a los cerros Alto de Laguna Seca y Punta Salada

Aproximación al Co. Alto de Laguna Seca

Valle Noreste Punta Salada

Francisco ascendiendo al filo del Co. Alto de Laguna Seca desde el Valle Noreste de Punta Salada


Alcanzada la cumbre del Alto de Laguna Seca, intentamos conectar la cumbre del Punta Salada por el filo que se desprende desde la cima de éste. El filo de yeso nos obligó a realizar un poco de boulder en diversos tramos: principalmente por la ladera del Valle Noreste del Punta Salada (la ladera de lo que se podría considerar como Valle Noroeste homónimo presentaba una pendiente más pronunciada y, por momentos, intransitable). Asimismo, llegados a los 4100m, una de las peñas que se erigen, previas al acceso a la cumbre por el filo, se volvió un obstáculo imposible de bordear; por lo cual, tuvimos que descender unos 70m por una canaleta en el Valle Noroeste del Punta Salada- con gran desprendimiento de material rocoso. En esa instancia, luego de 6hs de actividad, Francisco decide retornar al campamento, mientras que con Yuri, en una hora y media, logramos alcanzar la cumbre secundaria sur (4330m)-y luego la principal- ascendiendo en forma perpendicular la ladera Este del Valle Noroeste del Punta Salada.

Vista a la cumbre del Co. Alto de Laguna Seca

Vista hacia cumbre del Co. Alto de Laguna Seca


En el área cimera, logramos divisar una posible vía de ascenso más amable desde la Quebrada del Río Blanco. Posiblemente, por esa zona se haya logrado el primer -y único- ascenso registrado a esta cumbre en el año 1994 por integrantes del Club Andino El Salto, integrado por Pablo David González (ver Los Hielos Olvidados de Glauco Muratti). Desde la cumbre se permite tener un amplio campo visual, tanto hacia los cerros: Penitentes, Guimón, Pirámide Negra, Serrata, La Embarcada, Madre, Negro de Vargas, Banderita Sur, Soler, Quebrada Blanca, Amarillo, Trigonias, Aconcagua, Los Gemelos, Pico Bonito, etc. Como así también hacia el cordón Doris-Central y el Glaciar del Vasco, entre otros aspectos geográficos. Finalmente, logramos descender por el acarreo noroeste del cerro para confluir en la Quebrada de Laguna Seca y luego en el Valle Tres Cerros, completando una jornada de 9hs de actividad.

Por último, durante esa tarde, llegó al Valle Tres Cerros Daniela, quien habíamos conocido anteriormente en el hostel “Lao”, en Mendoza, y a la cual le comentamos que estaríamos acampando durante esta fecha en este pequeño valle. Ella pasó dos noches allí, explorando la zona y realizando algunos ascensos en la Quebrada de Vargas y en la Quebrada de Laguna Seca.

Tomando un descanso en filo del Punta Salada

Francisco desde filo que conecta al Co. Alto de Laguna Seca y el Co. Punta Salada

Vista desde zona precumbrera del Punta Salada

Lucas y Yuri ascendiendo por ladera noroeste hacia la cumbre del Punta Salada


Ascenso al Co. Negro de Vargas o Negro de la Quebrada de Vargas (4000m)
24 de noviembre

El miércoles 24, optamos por subir al cerro Negro de Vargas, el cual se presentaba inmediatamente lindante a nuestro campamento contorneando el Valle Tres Cerros. Decidimos ascenderlo este día para no desarrollar una jornada de actividad tan intensa: entendiendo que al día siguiente podíamos tener varias horas de actividad en nuestro siguiente objetivo (los cerros Quebrada Blanca y Amarillo). Denominado así por Evelio Echevarría, también llamado N/D Bandeado (ver Los Hielos Olvidados de Glauco Muratti), el Negro de Vargas -o Negro de la Quebrada de Vargas- es un cerro que apenas sobrepasa los cuatro mil metros.

Ruta de ascenso al Negro de Vargas

Lucas en cumbre secundaria del Punta Salada


El ascenso a este cerro nos llevó una hora y media, subiendo por la ladera suroeste del cerro hasta el roquedal que se encuentran a 100m antes de la cumbre. Luego ascendimos por el filo y por la ladera sureste hasta alcanzar la zona cimera. En la cumbre se encuentra un pequeño fierro con alambres -como bien indica Glauco Muratti en su obra Los Hielos Olvidados. Desde el Negro de Vargas se puede contemplar la Quebrada de Laguna Seca, la Quebrada de Vargas, la Quebrada de la Ventana; como así también los cerros Penitentes, Guimón, La Embarcada,

Serrata, Pirámide Negra, Madre, Soler, Banderita Sur, Aconcagua, Amarillo, Quebrada Blanca, Punta Salada, de las Trigonias, etc.

Luego de disfrutar de la cumbre durante algunas horas, y del vuelo de cóndores sobre nosotros, descendimos por el filo que conecta con el Paso Bandeado para, finalmente, ingresar al Valle Tres Cerros y alcanzar nuestro campamento.

Yuri en cumbre secundaria del Punta Salada

Vista desde cumbre del Punta Salada hacia Qda. de Laguna Seca

Vista a cerros Madre, Alto de Laguna Seca, Punta Salada, Trigonias, desde filo del Negro de Vargas

Francisco y Yuri en cumbre del Co. Negro de Vargas


Ascenso al Co. Quebrada Blanca (4503m) y al Co. Amarillo (4447m)
25 de noviembre

El jueves 25 dirigimos nuestro itinerario hacia los cerros Quebrada Blanca y Amarillo. Optamos por ascender por la ruta normal, es decir, por aquella que conduce por el corredor Norte, el cual desemboca en el denominado Embudo. Existe otro corredor -el Sur- que en dirección Noroeste conduce hacia un paso (a 4100m) que conecta: por un lado, con un filo que lleva a la cumbre del Co. Amarillo y, por el otro, con el corredor Norte de la ruta normal. Este corredor Sur lo habíamos transitado con Yuri en invierno, llegando hasta el paso mencionado, previamente habiendo atravesado una gran pala de hielo y nieve. Este último corredor permite ganar altura en una distancia menor en relación al corredor de la ruta normal. Sin embargo, habría que evaluar dificultad y tiempo para ambos casos.

Ruta de ascenso a cerros Quebrada Blanca y Amarillo

Carpa en Valle Tres Cerros. Atrás, Yuri y Francisco saliendo para la actividad a los cerros Amarillo y Quebrada Blanca

Lucas y Francisco revisando cartografía en el col de los cerros Quebrada Blanca y Amarillo


De esta manera, transitando la ruta normal, ascendimos por el Embudo para alcanzar el col que permite ascender a ambas cumbres de los respectivos cerros. Ascendimos primero a la cumbre del Quebrada Blanca y luego a la del Co. Amarillo. En ambas cumbres se pueden alcanzar vistas de gran amplitud las cuales, por ejemplo, permiten dar cuenta de la Laguna de los Horcones.

Finalmente, habiendo alcanzado la cumbre del Co. Amarillo, decidimos descender -en modo de travesía- a la Quebrada de Laguna Seca por el filo del Co. Amarillo que conduce hasta lo que se denomina el Boquete -por medio del cual descendimos a la quebrada mencionada. El Boquete se encuentra entre la cumbre del Co. Amarillo y el Paso Reichert. Parte de esta ruta de descenso que optamos integraría una posible ruta Sur de ascenso al Co. Amarillo desde el Paso Reichert, la cual puede presentar la dificultad de transitar un filo con algunos riscos (ver 50 Cumbres de Pablo David González).

Cumbre en Co. Quebrada Blanca


Ascenso al Co. de las Trigonias (4340m)
26 de noviembre

Finalmente, el viernes 26 jugamos nuestra última jornada en la zona. Nuestro interés: cerro de las Trigonias. Un cerro bastante llamativo por su aterrazada zona cimera con dos cumbres distinguiblemente separadas y coloreadas, y ubicado al final de la Quebrada de Laguna Seca.

En relación a la historia de ascenso al Co. de las Trigonias, existe una publicación en una página bastante conocida -en donde se suelen subir tracks de GPS- que indica el primer ascenso al cerro en 100 años (7/3/2020), luego de su catálogo en las Cartas de IGM. La altura del cerro es medida en 4315m. Lamentablemente no hay registros de imágenes publicados de este ascenso. Para nuestro caso, nos hubiera servido para identificar posible composición de la roca durante la ruta escogida.

Ruta de ascenso al Co. de las Trigonias

Co. de las Trigonias. A la izquierda, Paso Diapiro

Yuri sobre el Paso Diapiro


Lo que sí quedaría claro es que la ruta elegida en este primer ascenso fue la Noroeste: entre algún acarreo lindante a la Quebrada de Laguna Seca y las torres y agujas que conectan a este cerro con el Cuatro Agujas. Al llegar a la cumbre, identificamos un testimonio de ascenso: realizado el 23/03/2021 por Tras la Roca Exp., quienes midieron una altura de 4340m, y quienes también parecería que optaron por la ruta Noroeste. Sin embargo, existen otras mediciones históricas de este cerro: en Los Hielos Olvidados de Glauco Muratti (4224m), y 4285m en la cartografía de Pixmap del Co. Penitentes.

En nuestro caso, intentamos abordar este cerro ascendiéndolo por el Paso de Diapiro, que permite el tránsito entre la Quebrada de Laguna Seca y la Quebrada del Río Blanco: es decir, elegimos subir por una posible ruta Noreste. Nuestra aproximación hacia el Paso de Diapiro por la Quebrada de Laguna Seca se desarrolló durante una jornada matinal con bastante viento de frente. Una vez alcanzado el filo que conecta con la cumbre Este del Co. de las Trigonias, y llegados a esta cumbre secundaria por medio de un boulder por una chimenea (cumbre secundaria que es unos 50m más baja que la principal: ésta última presenta un color más rojizo que la secundaria), nos vimos imposibilitados de transitar un filo que podría conectar con la cumbre principal a unos 170m de distancia horizontal. El filo se encontraba bastante derruido y con riesgosa exposición. Por lo tanto, intentamos acceder a la cumbre principal atravesando perpendicularmente la ladera sur que linda con la Quebrada del Río Blanco, lo cual nos obligó a descender unos 30m desde la cumbre secundaria para comenzar a transitar sobre algunos penitentes de hielo y nieve con una pendiente algo pronunciada. Subiendo nuevamente al filo, logramos acceder a la cumbre en la cual encontramos un pircado con el testimonio antes mencionado.

Finalmente, descendimos por un acarreo que nos permitió bajar en la Quebrada de Laguna Seca. Este acarreo podría ser una vía de la ruta Noroeste de ascenso al cerro. Ocho horas de actividad registramos al llegar nuevamente al Valle Tres Cerros para retirar un petate que habíamos dejado antes de salir: debido a que teníamos que descender inmediatamente al Refugio Grajales donde nos esperaba Francisco (quien durante la mañana había bajado a Grajales mientras con Yuri iniciábamos nuestra jornada hacia el Co. de las Trigonias). Una vez llegados a Grajales (donde ya establecimos contacto con otras personas -había algunos pares de carpas esperando un ascenso al Penitentes al día siguiente), y habiéndonos re-encontrado con Francisco, bajamos en una hora hacia la ruta y, en treinta minutos más, a Los Penitentes para emprender, al otro día, nuestro viaje de regreso hacia Mendoza capital.

Co. Amarillo desde cumbre secundaria del Co. de las Trigonias

Vista al Aconcagua, detrás del Paso Reichert, desde el Co. de las Trigonias


Palabras finales

La estadía en esta zona desolada nos permitió acceder lúdicamente a configuraciones rocosas de poco tránsito. Interesantes tracciones y ascensos que nos alegraron y certificaron nuestra adecuación para con este tipo de relieve: desde el silencio que invita a la vinculación con lo absoluto y la emergencia del individuo junto con él, hasta el ensamble para con los elementos (cuando las ráfagas de viento en estas jornadas) y para con los obstáculos que el propio cerro a veces ofrece para ascenderlo (y que es necesario resolver esos impedimentos cual problemas matemáticos, promoviendo alternativas de tránsito).

La pregunta de siempre y, generalmente, de personas que se encuentran alejadas de este tipo de actividad: ¿por qué acceder a estos espacios y arriesgar tanto? No hay respuesta única. Pienso que quizá seamos santos acudiendo al llamado de nuestra conversión. Al fin y al cabo, el absurdo es un juguete divino, y sólo debemos resignarnos a ello y sonreír mientras andamos.

Junto a Daniela en su estadía en el Valle Tres Cerros

Vista desde cumbre secundaria del Punta Salada hacia cerros Trigonias y Cuatro Agujas


Desde la cumbre del Co. Negro de Vargas y Co. de las Trigonias, Mendoza

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Ascensión invernal al Cerro Madre en la provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    La experiencia de recorrer la zona del cerro Penitentes

  • Sombra Tumb

    Travesía cuatromilista en las cumbres La Embarcada, Serrata, Pirámide Negra y Guimón

  • Sombra Tumb

    Ascendiendo al Volcán Tupungato desde Punta de Vacas

  • Sombra Tumb

    Travesía en la zona del Cerro Negro en la provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    Esquiando por la quebrada de Matienzo, Mendoza


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2022
    Enero 2022 - Nº 133
  • Diciembre 2021
    Diciembre 2021 - Nº 132
  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Travesía en la zona del Cerro Negro
      en la provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      La experiencia de recorrer la
      zona del cerro Penitentes

    • Sombra Tumb

      Travesía cuatromilista en las
      cumbres La Embarcada, Serrata, Pirámide Negra y Guimón

    • Sombra Tumb

      Ascendiendo al Volcán
      Tupungato desde Punta de Vacas

    • Sombra Tumb

      Ascensión invernal al Cerro Madre
      en la provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      Esquiando por la quebrada
      de Matienzo, Mendoza

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña