Cerrar
Diciembre 2020 – Noticias y Novedades
Los invitamos a conocer las propiedades curativas de la planta de la coca

Esta planta milenaria, llamada por los nativos ´´Planta Sagrada´´ por sus cualidades curativas, de la cual se sabe, a través del método del carbono 14, que su antigüedad data de aproximadamente 8000 años

Por Claudia Iturralde

A pesar que en el año 2000 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica, por medio de la disposición 1788 establece que no puede formar parte de medicamentos fitoterápicos, dentro de las cuales se incluye a la coca (erythoxylum coca lamarck-eritroxilacee), a pesar de que esta es utilizada como tratamiento de ciertos males, como el mareo, dolor de estómago, fatiga, etc.

Cosechando hojas de coca en la montaña. Foto: www.dw.com


Siendo que es una planta ancestral llamada por nuestros nativos como ´´Planta Sagrada´´ por sus cualidades curativas, donde en muchas partes del país se consume diariamente y es de venta libre en los kioscos, enumeraremos sus propiedades medicinales.

Pero, antes de comenzar a hablar sobre la hoja de coca, voy a describir la diferencia entre una infusión y un cocimiento, que son los dos métodos que se  utilizan para obtener  las propiedades medicinales de este milenario vegetal.


Infusión

Las hierbas, hojas, flores y partes tiernas de la planta se colocan absolutamente desmenuzadas en un recipiente apropiado, en una proporción aproximada de 20 a 30 G por litro de agua. Se le echa encima el agua hirviendo, en el mismo recipiente en el que se efectúa la operación.  Se le cubre durante 5 a 10 minutos, y luego se bebe en la forma y cantidad indicada.

Infusión -maceración Se coloca la hierba, flor, hoja o planta entera en las cantidades habituales de 20 a 30 grados en un recipiente de vidrio o loza de boca ancha. Se le vierte encima agua hirviendo y se tapa el recipiente, mientras se enfría el preparado dentro del mismo. Una vez frío se filtra y se usa en la forma indicada.


Cocimiento

Normalmente se utiliza este procedimiento para las partes duras de las plantas  como raíces, rizomas, tallos gruesos y cortezas.  Se coloca la cantidad de hierba indicada en cada caso habitualmente 30 gramos por litro y se le agregan 200 G de agua en el recipiente.  Se pone a hervir y se deja hirviendo hasta reducir a un litro el total de cocimiento. Se enfría y se utiliza ya sea para uso interno o externo en la forma indicada en cada caso.

Nombre científico: Erythroxylum coca.

Etimología: Erythroxylum: nombre genérico compuesto que viene del griego erythro-, que significa 'rojo', y del griego ξύλον, que significa 'madera'.
Cocaepíteto que proviene de la palabra quechua kuka que identifica la planta.

Flor de la Planta de Coca


Algo  de su historia

Aún se discute sobre si el vocablo “coca” es de origen Aymará o Quichua. En épocas preincaicas, unos mil novecientos años antes de Cristo, ya era empleado este alcaloide, pero la leyenda sobre su origen divino se generaliza con los Incas. Como en todo en este imperio, su uso estaba reglamentado y limitado a los nobles, adivinos, sabios, ancianos y chasquis, que se veía obligado a caminar o correr a grandes alturas. Los chasquis personas que corrían por las montañas transmitiendo el mensaje de los incas, tenían la autorización para consumir hojas de coca. Quizás de este último modo haya llegado a los más lejanos rincones del Collasuyu, incluido en el territorio Jujeño.

Otra posibilidad que la coca haya sido traída como ofrenda para ser colocada en un santuario de altura Incaico, en la cima del Cerro Chañi (el cerro más alto de los Andes Jujeños). Este cerro está localizado entre Jujuy y Salta y  su altura es de 5896 msnm. El Teniente Coronel E. Pérez exhumó allí la momia de un niño que entre otras ofrendas tenía una bolsa rellena de hojas de coca.

Al desorganizarse el imperio incaico con la llegada de los españoles, los nativos andinos, al no encontrar restricciones al consumo de la coca se aficionaron a masticarla cotidianamente. Mas aún, el cultivo del arbusto pasó a ser monopolio de los conquistadores, quienes vendieron coca en los mercados indígenas y la introdujeron en Europa para ser usado como anestésico y tónico nervioso y la suministraron a los trabajadores, que rendían sus vidas en las minas. El estado español y la Iglesia, según testimonio de los primeros cronistas de Indias también se enriquecieron con los diezmos correspondientes a la comercialización de la hoja de coca.

Investigaciones arqueológicas modernas demuestran que la coca se generalizó en Jujuy en la época hispano- indígena, es decir, posterior a 1540, cuando se instaló el primer español en el territorio.

A partir de este momento su empleo se volvió intensivo y se recurría a distintas sustancias alcalinas locales para ser mezcladas en el bolo masticatorio.

Descripción de la Planta de Coca


Registro arqueológico

La evidencia de uso de la hoja de coca más antigua es de por lo menos hace 8.000 años, datado con la técnica de C-14, en restos arqueobotánicos en el sitio Nanchoc, en el valle del Alto Zaña, Cajamarca, en el norte del Perú. ​

Se han encontrado también restos de los alcaloides cocaína y benzoilecgnonina en una bolsa de la cultura Tiwanaku de hace 1000 años en el sitio Cueva del Chileno en Bolivia.

Los Incas entendían que Inti (el Dios Sol) era una deidad protectora pero que también podía ser vengativa, si no se realizaban sacrificios en su honor. Y tal sacrificio merecía lo mejor y los Incas lo entendieron así. Había que asegurar buenas cosechas y traer prosperidad al Imperio.

En su carácter de huacas o lugares sagrados, las montañas andinas cumplían un papel destacado en los contenidos de las creencias religiosas prehispánicas. Siglos atrás fueron elegidas por los Incas como centros de peregrinación y escenarios ceremoniales en los que se conmemoraba la muerte de un emperador y la sucesión al trono de su heredero. Dichos ritos recibían el nombre de Capacocha, y se ejecutaban simultáneamente en toda la extensión del Incario, desde el norte de Ecuador hasta el centro de Chile y noroeste de Argentina. En una primera etapa los participantes convergían en Cuzco, y luego las comitivas sacerdotales conducían las ofrendas, en solemne procesión, atravesando miles de kilómetros hasta las montañas sagradas situadas en los confines del imperio.

El momento culminante de las ceremonias comprendía el depósito de ofrendas suntuarias y la ejecución de sacrificios humanos en las cumbres de los nevados y volcanes más importantes. La ejecución se hacía mediante estrangulación, asfixia, golpes en el cráneo o entierro de las víctimas vivas en estado de inconsciencia. Los niños y doncellas destinadas al sacrificio eran elegidos entre los hijos de los jefes locales y su muerte era considerada un gran honor, puesto que colocaba a las víctimas en una privilegiada posición de embajadoras de su comunidad en el mundo de los dioses y los ancestros.

Durante la primera etapa convergían hacia el Cuzco las víctimas sacrificables (unos 2.000 niños, según estimaron los cronistas de la época) que tomaban contacto con el Inca en Coricancha (templo de oro). Muchos eran sacrificados allí. Otro grupo de niños vivía hasta la segunda etapa: la redistribución de las ofrendas hacia los confines del territorio dominado donde serían sacrificados.

La elección ya se había hecho: tres niños serian muertos en la cumbre de un volcán, donde reposarían en su sueño eterno, con la esperanza de apaciguar a Inti y llenar de bonanzas a su pueblo.

El Llullaillaco es un estratovolcán ubicado en la Cordillera de los Andes, dentro del Altiplano, en la frontera entre la Provincia de Salta y la Región de Antofagasta. Es considerado el segundo volcán activo más alto del mundo, luego del Nevado Ojos del Salado, y su última erupción ocurrió en 1877.

Las Momias de Llullaillaco, también llamadas Niños de Llullaillaco y Niños del volcán, son los nombres con que se conocen los cuerpos de tres niños sacrificados por los Incas excepcionalmente conservados por alrededor de quinientos años. Fueron hallados a una altura de 6739 m, cerca de la cima del volcán, el 16 de marzo de 1999, por un equipo encabezado por la antropóloga argentina María Constanza Ceruti y el alemán Johan Reinhard siendo el más importante descubrimiento en la historia de la arqueología de alta montaña. La expedición contó con el auspicio del Gobierno de la Provincia de Salta y la financiación de la National Geographic Society. Las investigaciones demandaron aproximadamente un mes, con una permanencia ininterrumpida de dos semanas en la cima del volcán, sufriendo temperaturas de hasta 30 grados bajo cero.

Se llamaban "La Doncella" Una joven mujer de 15 años, un niño de siete años" El niño", una niña de seis" La niña del rayo".
Se encontraron congelados (liofilizado) como ofrenda Inca en la cima del Volcán Llullaillaco.

Niño del Llullaillaco, es el más pequeño de los cuerpos ofrendados a la montaña. Foto: Gentileza Museo MAAM

Niño del Llullaillaco, es el más pequeño de los cuerpos ofrendados a la montaña
Foto: Gentileza Museo MAAM


Su estado de conservación era tal, que varios expedicionarios coincidieron en afirmar que parecían estar dormidos. Los tres tenían todos sus órganos internos intactos, sangre en sus corazones y pulmones. Junto a ellos se hallaron 46 objetos que componían su ajuar, formado por figuras humanas y animales en miniatura, utensilios y alimentos.

Las momias, ricamente ataviadas, calzaban ojotas de cuero, tenían collares y pendientes de caracoles provenientes del océano Pacífico, y cada una tenía una "chuspa", es decir una pequeña bolsa tejida que contenía maíz, charqui, papas deshidratadas y hojas de coca, la planta motivo de esta nota.

Los estudios médicos han permitido comprobar que la Doncella del Llullaillaco, la joven de 15 años, padecía una enfermedad bronquial y que, al igual que las otras momias, no tuvo una muerte ocasionada por factores traumáticos. Su rostro fue pintado con un pigmento rojo y arriba de la boca se observan pequeños fragmentos de hojas de coca. Su rostro mirando en dirección opuesta a la "Niña del Rayo".

"El Niño", de 7 años, estaba sentado sobre una túnica gris con las piernas flexionadas y su rostro -en dirección al este- apoyado sobre las rodillas.

Como todos los hombres de la elite incaica, llevaba cabello corto y un adorno de plumas blancas. Está vestido con una prenda de color rojo; tiene en sus pies mocasines de cuero con apliques de lana marrón, con tobilleras de piel de animal, y en su muñeca derecha lleva puesto un brazalete de plata.

Los estudios de ADN indican que entre los niños no hay relación de parentesco.

Partieron a pie desde el Cuzco. Debían caminar formando una línea lo más recta posible hasta el volcán Llullaillaco. Se estima que tardaron varios meses hasta llegar y que avanzaban unos 10 o 15 km por día. Los niños formaron parte del cortejo, ya que, como imponía el ritual, no podían ser llevados en andas.

Gran cantidad de pobladores acompañó la caravana hasta el tambo, situado a dos horas de la base del volcán.
Tras ascender tres o cuatro días llegaron a la cumbre. El portezuelo -a 6.500 metros de altura- fue uno de los últimos campamentos. Desde que comenzó la peregrinación, los niños eran conscientes de que iban a ser sacrificados.

Los sacerdotes incas pasaron la noche antes del sacrificio en la "choza doble", única construcción dentro del santuario, con función logística. La consagración de las víctimas a Inti (Dios Sol), Illapa (Dios del Rayo) y Viracocha (El Creador) debía hacerse antes del amanecer.

Los rastros encontrados dicen que, antes del sacrificio, los sacerdotes encendieron una gran fogata. Seguramente también realizaron cánticos y danzas. Los niños consumieron hojas de coca y chicha hasta que quedaron adormecidos por el efecto del alcohol, el frío y la altura.

Las tumbas recibieron los cuerpos, luego fueron rellenadas con sedimento de granulometría fina y cerradas mediante muros de piedra ligeramente abovedados, formando el techo de la cámara.

El paso siguiente fue el rellenado de la plataforma delimitada por los muros de contención y el emparejamiento de la superficie.
Por Ley 25444 del 20 de junio de 2001, los «Niños del Llullaillaco» fueron declarados «Bienes Históricos Nacionales» y la cima del volcán «Lugar Histórico Nacional» por la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos de Argentina.

Cinco años después del hallazgo, se hizo posible la exhibición al público de una parte del descubrimiento en el Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta que fue creado a tal fin, en la ciudad capital de la provincia de Salta. La muestra cuenta con sistemas de protección de alta tecnología a fin de mantener las condiciones de temperatura, humedad e iluminación necesarias para proteger este valioso patrimonio arqueológico.

Niña del rayo de Llullaillaco, Salta. Foto: Gentileza Museo MAAM

Niña del rayo de Llullaillaco. Foto: Gentileza Museo MAAM


La coca en los sacrificios 

Otros estudios posteriores se hicieron luego de este descubrimiento y lo llamaron ´´Los secretos de las momias del Llullaillaco: alcohol, hojas de coca y frío.

Tras investigar las tres momias de hace más de 500 años, los expertos de la universidad británica de Bradford llegaron a la conclusión de que el consumo de alcohol y coca era parte del ritual del sacrificio. Los resultados se publican ahora en la revista Proceedings de la Academia estadounidense de las Ciencias (PNAS).

El equipo liderado por el arqueólogo Andrew Wilson investigó entre otros aspectos, el cabello de las tres momias infantiles halladas en 1999 permiten deducir nuevos detalles sobre cómo se preparaban estos rituales.

Así, un año antes de morir, la alimentación de “La Doncella” -la mayor de los niños- cambió drásticamente. Al parecer, en ese momento habría sido elegida para el sacrificio y desde entonces mucho mejor alimentada. Según el estudio, “La Doncella” tenía unos 13 años (en la web del museo se habla de en torno a 15).

El alcohol que consumían era, al parecer, chicha, una bebida derivada de la fermentación del maíz. Las hojas de coca, que se utilizan como materia prima para la cocaína, producen entre otros un efecto calmante al masticarlas mezcladas con ceniza. Los Incas creían que los estados de embriaguez permitían acceder al mundo de los espíritus.

Wilso sostuve en su artículo que la coca y el alcohol eran sustancias que provocaban un estado de cambio considerado sagrado”. Los autores de la investigación apuntan a que estas drogas también contribuían a que los niños fueran más dóciles de cara a los rituales.

Sentada con las piernas cruzadas y una media sonrisa en los labios, "la doncella" parece dormir en paz. Cuando se la desenterró, tenía hojas de coca entre sus dientes.

El cuerpo congelado apareció sepultado en una cámara pequeña de 1,5 metros bajo tierra cerca de la cima del volcán. Tenía  el cabello con pequeñas trenzas perfectamente armadas, los rastros de sustancias químicas varían desde la raíz hasta la punta. Los resultados revelan que la alimentación de la doncella cambió significativamente en esos dos últimos años.

Unos 12 meses antes de su muerte, por ejemplo, su dieta varió de alimentos simples a productos más nutritivos, lo que indicaría el momento en el que la sacaron de un entorno humilde para ocupar un estatus más alto, el de elegida para el sacrificio.

Los marcadores químicos también indican que en los últimos meses de vida ingirió grandes cantidades de alcohol y coca. El nivel máximo de consumo de coca fue cuando le quedaban seis meses de vida, lo que coincide con la preparación de su cabello. En las últimas seis semanas de vida, en cambio, aumentó su consumo de alcohol, lo que no ocurrió en los otros dos niños sacrificados. Seguramente, tuvieron un papel secundario.

Esta diferencia les llamó la atención a los científicos, que se preguntan si podría atribuirse a una mayor necesidad de sedar a la doncella mientras se acercaba el sacrificio. Podría ser una posibilidad, para John Verano, de la Universidad de Tulane, Nueva Orleáns. "Sólo podemos hablar de una hipótesis, pero al ser mayor ella podría haber comprendido lo que sucedía", agregó. Y aunque hubiese considerado un honor su muerte inminente, como lo promovían los Incas, le habría provocado ansiedad. Estaba nerviosa y el alcohol la ayudaba a superarlo.

Charles Stanish, de la Universidad de California, tiene otra interpretación: el alcohol y la coca no se usaron para sedar a la doncella, sino para ayudarla a cumplir su destino. Pero para Verano hay otro elemento importante: su cabello también contiene cortisol, la hormona del estrés y también aumentó el nivel de cortisol hacia el final de su vida.

Vista del exhibidor del MAAM donde se puede apreciar a la "Doncella" de Llullaillaco, Salta. Foto: Gentileza Museo MAAM

Vista del exhibidor del MAAM donde se puede apreciar a la "Doncella"
de Llullaillaco. Foto: Gentileza Museo MAAM


Primeras descripciones del  uso en los siglos XVI y XVII

Los colonizadores europeos le dieron diferentes denominaciones, mientras que  los nativos la conocían como hoja sagrada por su expresa utilización entre los miembros de la casta superior de los nobles. Al parecer, durante el incanato el uso de esta hoja estaba restringido entre el resto de la población.

Algunos opinan que las facultades provocadas por la hoja de coca se consideraban como un hecho sobrenatural y por ello estaba presente en actos funerarios, entre otros.

La utilización de hoja de coca está arraigada en la cultura boliviana y peruana.  La eficacia de la hoja de coca como estimulante fue reconocida por los españoles desde el mismo momento en que llegan a Sudamérica en el siglo XVI. En los documentos etnohistóricos coloniales, cronistas de Indias como Américo Vespucio, Gonzalo Fernández de Oviedo, Bartolomé de las Casas, Pedro Cieza de León, Juan de Betanzo, Agustín de Zárate, Cristóbal de Molina, Pedro de Aguado, Girolamo Benzoni, Juan de Matienzo y Hernando Colón, entre otros, describen los usos de las variedades de la hoja de coca por las culturas americanas desde Panamá hasta Chile y Argentina.

En el siglo XVII, por ejemplo, el científico y sacerdote jesuita español Bernabé Cobo en su Historia del Nuevo Mundo (1653), brinda una descripción de uso personal de las hojas de coca:

Su temperamento es caliente y seco con muy buena estipticidad​; mascada de ordinario, aparta de los dientes toda corrupción y neguijón, y los emblanquece, aprieta y conforta. A mí me sucedió, que llamando una vez a un barbero para que me sacara una muela, porque se andaba y me dolía mucho, me dijo el barbero que era lástima sacarla, porque estaba buena y sana; y como se hallase presente un amigo mío religioso, me aconsejó que mascase coca por algunos días. Hícelo así, con que se me quitó el dolor de la muela y ella se afijó como los demás.

Cobo (1653)


Las descripciones de los viajeros del siglo XIX

Sus efectos fueron descritos con lujo de detalles por los grandes viajeros foráneos del siglo XIX. Uno de ellos, el erudito botánico e historiador británico sir Clements R. Markham (1830-1916), recomendó el uso de la coca a todos los turistas y extendió esta recomendación a los miembros de los clubes de alpinismo de Europa:

I chewed coca, not constantly, but very frequently,
from the day of my departure from Sandia, and,
besides the agreeable soothing feeling it produced,
I found that I could endure long abstinence from food
with less inconvenience than I should otherwise have felt,
and it enabled me to ascend precipitous mountain-sides
with a feeling of lightness and elasticy,
and without losing breath.
This latter quality ought to recommend its use
to members of the Alpine Club,
and to walking tourists in general.

Masqué coca, no constantemente, pero con frecuencia,
desde el día de mi partida de Sandia y,
junto al agradable sentimiento de consuelo que producía,
hallé que podía resistir una larga abstinencia de comida
con menos molestia de la que en otra forma hubiera sentido;
me permitía ascender escarpadas montañas
con una sensación de ligereza y elasticidad,
sin perder el aliento.
Esta última cualidad debería recomendarla
a los miembros del Club Alpino
y a los turistas caminantes en general.

Markham (1862).

Rituales con hoja de coca. La fiesta a la Madre Tierra, la Pachamama, Cachi, Salta. Foto: David Zuleta


Ubicación

Se puede encontrar en  Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Chile, Argentina en las Provincias de Salta, Jujuy, Chaco.

Se cultiva en los contrafuertes andinos cálidos y húmedos de Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador de donde es también originario, en ambientes tropicales húmedos de la vertiente oriental de los Andes, entre 1000 a 2000 m de altitud. Sin embargo, cultivos en altura fuera de ese rango son posibles en determinadas regiones. Crece incluso bajo la sombra de grandes árboles en las regiones tropicales.

En un artículo de Diario ¨Página 12¨ de fecha 18 de mayo de 2020, escrito por Claudia Alvarez Ferreyra, se muestran las zonas en Argentina donde, en la época del Presidente Perón, se cultivaba en la Argentina, cultivo que  luego fuera suprimido por el Presidente Videla.

Estudios realizados actualmente por la antropóloga Eugenia Flores, por la abogada Mara Puntano y por el presidente de la comunidad Lules de Salta, David Torres, nos dicen cuáles son las zonas de las Provincias Argentinas propicias para el cultivo de Coca.

Parte de ese texto expresa: ¨Especialistas afirman que podría plantarse en la zona de Yungas de Orán y en los departamentos San Martín, Santa Victoria e Iruya. La pandemia cerró el tráfico de hojas desde Bolivia y el precio se disparó. Estas personas sostienen que la producción de coca es viable en la zona de Yungas de departamentos Orán, San Martín, Santa Victoria e Iruya. 

La coca entra de contrabando de Bolivia a Argentina, habiendo en nuestro país, una contradicción legal, ya que en Salta se permite el consumo, pero sigue prohibida la comercialización aunque las hojas se venden en kioscos y mercados de toda la provincia.

 “En el año 1940 hubo intentos de hacer plantaciones de coca en Orán pero fracasaron por la circulación de los vientos. La zona de Yungas es apta, a 2.500 metros sobre el nivel del mar”, sostuvo.

La abogada Mara Puntano dijo, asimismo, a Salta/12, que en Urundel y en Orán los pobladores guaraníes y coyas cultivaron coca, pero que dejaron de hacerlo por la persecución de Gendarmería y de la Policía.

Cuando voy al campo y hablo con campesinos e indígenas me cuentan que hay una especie que es la coca del monte”, indicó a su vez la antropóloga Flores y  explicó que existen 200 variedades de coca, y que varía el porcentaje de alcaloides de cada planta.

El presidente de la comunidad Lules de Salta, David Torres, como estudiante de historia de la Universidad Nacional de Salta, también investiga la coca y sus usos ceremoniales. Explicó que hay al menos seis variedades nativas de la coca en la provincia, "en las comunidades les dicen sacha coca". “Eso muestra que la producción es viable, sobre todo porque hay un clima parecido al de zonas cocaleras de Bolivia. Como en el municipio Isla de Cañas, del departamento Iruya”, sostuvo.

La provincia “tiene altura y precipitación en la línea subtropical de Tartagal y Aguaray en el departamento San Martín, en Orán, Santa Victoria e Iruya”, señaló Torres. Consideró que tal vez “adecuando la planta” podría producirse incluso en un clima como el del municipio de La Caldera, en Finca Las Costas, y en El Encón, de Salta capital. “La coca no tolera mucho el frío”, explicó.

Torres consideró que “debería ser legal la producción, el acopio, el fraccionamiento y la venta”. “El mercado está esperando a quien pueda producir. Se está pidiendo desde hace rato que sea legal y se produzca. Es negocio redondo”, manifestó.

Además, señaló que las extensiones de tierra donde se podría producir coca son indígenas, "por ejemplo en Isla de Cañas, en Finca Santiago, expropiada a los Patrón Costas". Estando el negocio en manos de grandes empresarios, el dirigente indígena teme que pueda haber avances sobre el territorio originario para poder sembrar. Consideró "justo" que la producción esté en manos de las comunidades originarias, pero evaluó que se requerirá mucho capital para invertir en sistemas de riego, alambrado y seguridad "porque la coca es muy solicitada y la van a robar"

Tendría que estar bien pensado dónde y con quién se va a producir. Darle la producción a los sojeros y tabacaleros, sería seguir alimentando el mismo sistema. Dársela a las comunidades sería distinto, habría una mesa más grande para la toma de decisiones. No sé si los políticos habilitarían a las comunidades a tomar decisiones y pararse de igual a igual con los grandes productores", analizó.

Plantación de coca


Descripción de la planta

Es un arbusto, es una mata baja que crece hasta los 2,5 m de altura, y espesa de hojas lustrosas, y en algo parecido a la del té. de tallos leñosos y hojas elipsoidales, medianas, muy fragantes y de color verde intenso. Sus flores son minúsculas y de color blanco. Sus frutos, de color rojo, no tienen pulpa ya que son como semillas de forma ovoide y miden alrededor de 1 cm de largo.

Estas hojas se cortan cuatro veces en catorce meses y se secan cuidadosamente al sol, tras la cual son traspasadas a las sombras para que mantengan su color verde y sigan secándose.

La hoja de coca se la describe en tres clases:
- Especial o seleccionada: todas las hojas son enteritas y de tamaño grande.
- Común: son hojas entreveradas de distintos tamaños.
- Taqui: son las hojas más menudas (se dice que tienen más sabor).

Ofrenda de hojas de coca en una apacheta doméstica en la ciudad de Salta. Foto: Christian Vitry

Hojas de coca depositadas en una apacheta. Foto: Christian Vitry


Propiedades de la planta de Coca

Valor nutricional por cada 100 g

Energía 73 kcal 305 kJ 

Carbohidratos

46.2 g

 Fibra alimentaria<

14.4 g

Grasas

5.0 g

Proteínas

18.9 g

Agua

6.5 g

Retinol (vit. A)

6598.68 μg (733%)

Tiamina (vit. B1)

0.35 mg (27%)

Riboflavina (vit. B2)

1.91 mg (127%)

Niacina (vit. B3)

1.3 mg (9%)

Ácido pantoténico (vit. B5)

0.685 mg (14%)

Vitamina B6

0.508 mg (39%)

Ácido fólico (vit. B9)

0.13 μg (0%)

Vitamina C

1.4 mg (2%)

Vitamina E

29 mg (193%)

Calcio

1540 mg (154%)

Cobre

1.21 mg (0%)

Hierro

45.8 mg (366%)

Magnesio

213 mg (58%)

Manganeso

6.65 mg (333%)

Fósforo

911 mg (130%)

Potasio

2.02 mg (0%)

Sodio

40.6 mg (3%)

Zinc

2.7 mg (27%)

 

 

 

 

 

 

 

 


Los 15 alcaloides de la hoja de coca


Uso Medicinal de la Hoja de Coca

Separar las hojas y lavarlas en un chorro de agua fría para quitar cualquier rastro de tierra. Colocarlas en remojo durante 10 minutos sobre un colador o (idealmente) un centrifugador. Se le puede sumar un chorrito de vinagre para asegurarse de eliminar todos los residuos que pudieran tener.

Esta planta contiene vitamina A, B1, B2, B3, C y E.  Además    contiene sodio, potasio, fósforo y proteínas.

Se recomienda el té de coca tomarla luego de haber consumido alimentos, nos será de gran ayuda para la digestión. También nos sirve como un diurético. [20 gramos de hojas de coca por 1 litro de agua. De 2 a 3 tazas diarias].

Las hojas de coca son una fuente rica en calcio, llegando a producir más que la leche.
El consumir esta planta hace que se controle nuestras ganas de comer por lo que también es muy recomendado para personas que sufren de bulimia.

Al consumir este producto podemos mejor el funcionamiento de nuestro hígado, ya que la hoja de coca cumple la función de limpiarlo de sustancias tóxicas El consumo de hoja de coca contribuye a eliminar la grasa que se acumula en el hígado y a convertirla en energía.

Tiene propiedades analgésicas, por lo que calma todo tipo de dolores como, por ejemplo, la artritis o el reuma.

El mate de coca o té de coca (del quechua kuka) es una infusión de hojas de coca popular y típica de las regiones andinas de Bolivia, Perú, Norte de Chile y el Noroeste de Argentina.

El mate de coca es una bebida milenaria consumida ya sea tanto como estimulante como para curar el soroche o mal de montaña, no siendo dañino ni tóxico su consumo. Posee además un valor simbólico. La bebida produce un efecto energizante similar al del café. La venta y consumo de las hojas de coca es legal en Perú y Bolivia, siendo también común en el Noroeste de Argentina y en el Sur de Brasil. Es habitual en los restaurantes al finalizar la comida el ofrecer un mate de coca en saquitos o bolsitas para estimular la digestión. Puede ser endulzado con azúcar o miel.

El consumo de mate de coca, así como el mascado de las hojas de coca, incrementa la absorción del oxígeno en la sangre y con ello combate el mal de montaña y tiene efectos de ayudar en la digestión y carminativo, (es decir de la propiedad de algunos medicamentos y algunas substancias naturales, que favorecen la expulsión de los gases del tubo digestivo).

Componentes de la hoja de coca. Foto: www.eltinterodesalta.com

Propiedades del mate de coca. Foto: www.tn.com.ar


La harina de coca (hojas de coca molidas finamente) puede emplearse como el café en una máquina de café, para obtener un té más fuerte y concentrado.

La coca es un tranquilizante del intestino, por lo cual se recomienda poner cuatro hojas de coca a toda infusión que se toma para curar la diarrea y la disentería.

- La infusión de cuatro hojas de coca y un pedazo de cáscara o corteza del tronco del chilijchi (del tamaño de una cajita de fósforo) para un jarro de agua hirviendo es remedio para la diarrea causado por parásitos intestinales.
- La infusión de cinco hojas de coca y dos hojas de menta en un jarro de agua hirviendo, da un excelente resultado contra las náuseas y vómitos.
- El cocimiento de seis hojas de coca y cinco hojas de wakatilla suyku en un jarro de agua, es remedio para los dolores nerviosos, temblores, histeria, “Chákiwara” y “arrebato”.
- El cocimiento de las hojas de coca usado en lavajes, alivia las infecciones e inflamaciones en los ojos; se recomienda en forma especial para la conjuntivitis.
- Las gárgaras hechas con el cocimiento de las hojas de coca atenúan el dolor de garganta y las inflamaciones de las encías y de la boca.
- Las hojas de coca, algo mascada o enteras, se aplican a las sienes contra los dolores de cabeza y el aire.
- El alcohol en el que se han macerado las hojas de coca, se usa en fricciones para aliviar los dolores reumáticos.

Pasta de hojas de coca

Infusión de hojas de coca. Foto: www.vivesanpedrodeatacama.cl


Uso Personal de la Hoja de Coca

Coquear es la palabra que describe la acción de mascar las hojas de coca. El coquero (quien realiza esta acción) no masca las hojas, sino que forman un bolo con las hojas (llamado "Acuyico", "Acusi", Mascada, y otras variantes fonéticas de la voz de origen quichua “Akullikuy” y lo colocan entre las mejillas y la mandíbula donde la tienen por horas, provocando una abundante salivación que saborean lentamente.

No se parte ni se desmenuza la hoja; se la ovilla con la lengua, una sobre otra, metódica y pausadamente. Para lograr los efectos deseados, es necesario agregar periódicamente un poco de componente alcalino a la mezcla, usualmente ceniza alcalina (mayormente bicarbonato de calcio de origen vegetal). Esto se logra con la llipta, "lliqta" o toqra (un comprimido de ceniza en forma de panecillos o bloques fabricados de la ceniza del tallo de la quinua) o simplemente con la ayuda de un palillo previamente humedecido con saliva y sumergido en cal apagada dentro de un puru (en estos casos ocasionalmente se observa quemaduras en la mucosa bucal de algunos "acullicadores" que utilizan este sistema).En todo el noroeste Argentino, especialmente en Jujuy y Salta, son muchísimos los adeptos a este suave alcaloide y son raros aquellos que jamás la han probado. Entre los adeptos no solo están incluidos todos aquellos de origen étnico, sino también blancos y mestizos.

Los "coqueros", por lo general apelan a este vegetal para trabajar muchas horas o para acompañar las largas tertulias regadas con "bebidas espirituosas" y condimentadas con mucha "juerga”. La emplean para combatir el sueño, el hambre, la sed y el cansancio. Los “coqueros” afirman que se sienten animosos, lucidos y alegres cuando la tienen en la boca, y es sabido por todo norteño que no hay nada mejor para evitar el apunamiento que un buen “acuyico”.

Alrededor de las mesas de juego, asados y guitarreadas, abundan las hojas de coca y los platillos con bicarbonato que reemplaza a la “Yicta”, una pasta sólida preparada con féculas de papas y cenizas vegetales, que le dan a la saliva un sabor distinto, excitante y digestivo. La “Yicta” o el “bicarbonato (Bica)” sirven para estimular la savia de la hoja.

Arbusto de planta de coca. Foto: www.emergenciasysalud.files.wordpress.com


En un artículo del Diario Popular emitido el 24 de febrero de 2006, siendo Presidente de Bolivia Evo Morales, pidió a su canciller David Choquehuanca que cambiara la coca por leche y fruta, en los comedores de los colegios, como desayuno. Transcribo dicha nota:

El canciller boliviano, David Choquehuanca, destacó ayer las “bondades de la coca” y propugnó su uso en el desayuno escolar en reemplazo de la leche y las frutas que los municipios entregan a diario a niños y jóvenes. La propuesta fue hecha bajo el argumento de que “nuestros niños necesitan calcio y la hoja de la coca tiene más calcio que la leche. Nuestros niños necesitan fósforo y la hoja de coca tiene más fósforo que el pescado, según investigaciones de la universidad de Harvard”, argumentó. “Posiblemente en vez de dar leche de desayuno escolar tenemos que dar hoja de coca a nuestros niños”, declaró.

La masticación de coca es una cultura extendida entre indígenas y sectores populares del país para mitigar el cansancio y el hambre, sin embargo, la prevalencia de la anemia en dichos sectores es mayor, según estudios médicos. Choquehuanca -que en una entrevista anterior dijo haber dejado de leer libros al saberse aymara y que ahora se nutre de la sabiduría de sus antepasados, cuyas arrugas lee- postuló una campaña para promocionar la coca. “Tenemos que emprender una campaña, a nivel interno e internacional, (...), muchas universidades del extranjero han demostrado las bondades de la coca”, insistió. El ex ministro de Educación y actual senador de oposición, Tito Hoz de Vila, desestimó la propuesta porque “los pobres estudiantes estarían totalmente adormecidos en vez de estar alertas estudiando”. La hoja de coca contiene vitaminas, proteínas, minerales, taninos, salicatos y posee además un total de catorce alcaloides. Los alcaloides de la coca son una mezcla de ecgoninas, propeínas e higrinas y entre los derivados de la ecgonina está la cocaína (metilo benzoil ecgonina), según un estudio del ministerio boliviano de la Salud. En estado natural la coca tiene también bondades medicinales, razón por la que “tenemos que trabajar la industrialización”, subrayó Choquehuanca. El gobierno boliviano se propone además despenalizar la coca de la lista de venenos de las Naciones Unidas.

El día 3 de Octubre de 2018 sale publicado un artículo, que se dio a conocer en el Noticiero NSC de República Dominicana donde hablan de que  un equipo argentino de investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la Universidad Nacional de Nordeste está desarrollando un estudio para determinar si la yerba de coca utilizada para tomar mate, una típica infusión que suele ingerirse principalmente en Argentina y Uruguay, tiene componentes anticancerígenos, informó aquella casa de estudios.

La intención de los expertos es determinar si la yerba hecha de hojas de coca, posee cualidades beneficiosas para la salud humana, como por ejemplo efectos antitumorales.

El inicio de las investigaciones consistió en realizar evaluaciones sobre células normales y tumorales. De esta forma, se logró evidenciar que el ácido clorogénico de la yerba de coca, tuvo una mayor reacción sobre las células afectadas. A su vez, las pruebas se realizaron sin utilizar animales de laboratorio, porque prefieren la técnica de los cultivos ‘in vitro’, es decir, el aislamiento de las células sin sacrificar a otros seres vivos.

Vale repasar que aquellos ensayos se concretaron en el Laboratorio de Cultivos Celulares de la Universidad y los primeros resultados se presentaron en el 14vo Congreso Nacional Bioquímico, donde recibieron una mención especial del comité evaluador. Actualmente el proyecto está siendo analizado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y el equipo espera poder continuar con sus investigaciones.

Por ahora, muchos consumidores del mate de coca [hecho con hojas de coca trituradas], saben que aquella bebida típica en muchas regiones de Sudamérica puede tener efectos antioxidantes en las personas. Sin embargo, en caso de que las estimaciones de los investigadores se confirmen, el nuevo estudio podría revolucionar el mundo de la medicina y la nutrición sobre los nuevos métodos para combatir el cáncer.

Bolsa de Coca. Foto: Agencia Telam


Controversia acerca de la toxicidad

Existe controversia sobre si la hoja de coca puede ser recomendada como alimento por sus contenidos de alcaloides, principalmente la cocaína (0.56 g por cada 100 g).

No obstante, la dosis letal se estima entre 0.5 y 1.5 g, y considerando que la administración por vía oral absorbe solo el 33 %, la absorción a través del acullico sería de 0.33 g, en el caso improbable que por un lado se masticara 100 g y por otro que la absorción sea completa. Se han realizado investigaciones sobre la cantidad de cocaína absorbida por el cuerpo humano a través del masticado de las hojas concluyéndose:
Es posible también que los efectos beneficiosos de masticar hojas de coca estén relacionados con los flavonoides encontrados en las hojas de coca y no por la liberación de la cocaína. La cantidad de cocaína que se libera en el proceso de masticación de estas hojas de coca es extremadamente pequeña y es poco probable que esté fuera de cualquier beneficio fisiológico.

Casikar  2010

Estudios científicos determinaron que la cantidad en sangre entera de cocaína luego del acullicado de 30 g de hojas fue de 98 ng mientras que en una dosis de cocaína fue 4890 ng.

En cuanto al mate de coca, investigaciones han determinado que por una bolsita de hojas de coca (1 gr de hoja), se extrae en promedio 4.14 mg (bolsa de Perú) y 4.29 mg (bolsita de hojas de coca de Bolivia) de cocaína, cantidades muy por debajo de la dosis letal de 0.5 a 1.5 g.


Leyenda de la Hoja de coca

Son muchas las leyendas sobre el origen divino de la coca, una de ellas cuenta que, cuando llegaron los españoles a conquistar a América, enceguecidos por la ambición de conseguir más y más riquezas, llegaron a orillas del gran lago Titicaca para apoderarse de los tesoros sagrados del Templo de la Isla del Sol.

Un viejo adivino que custodiaba los ornamentos sagrados logró huir con los tesoros y arrojarlos en las profundidades de las aguas, para impedir que cayera en manos de los conquistadores. Enfurecidos éstos por tamaña osadía, capturaron al anciano y lo sometieron a terribles tormentos. El anciano, agotado y agonizante se quedó dormido. En sus sueños apareció detrás de una montaña, Inti, el resplandeciente Dios Sol, y le dijo “estoy aquí para recompensar el amor con el que cuidaste mis objetos sagrados. Pídeme lo que desees y te será concedido”.

El anciano le pidió para los suyos una herencia que durara para siempre, que no fuera oro ni plata, para que no pueda ser robada.

El Dios le dijo que mirase a su alrededor y viera las plantas de hojitas muy verdes que había brotado para él y su hermano “con ellas vas a olvidar las penas, las fatigas y su jugo va a ser el mejor remedio para las tristezas y para el cansancio”, le dijo el Dios. Le dijo además que debía enseñarle a su pueblo a cultivarla y cuando el dañino usurpador usara de ellas, le sucediera todo lo contrario, sería más pervertido de todos los vicios.

Después de escuchar al Dios, el sabio anciano regresó a su casa y se acostó en su lecho y reunió a todos sus hermanos para contarles aquella visión. Luego reclinó su cabeza sobre el pecho y expiró.

Investigación de Argentinos de los poderes de la hoja de coca en el mate contra el Cáncer. Foto: www.m.notimerica.com


Predicciones de la Hoja de Coca

Entre los aborígenes quichuas este acuyico cumplía un rol de ritual mitológico, actualmente es entregado como ofrenda a la Pachamama al tiempo que se implora su amparo.

En la Puna es utilizado por adivinos para predecir el porvenir (Acuyicomancia); unos estudian la consistencia para extraer conclusiones, en tanto que otros observan su color y la forma que adoptan cuando se los aplasta con una roca; algunos otros los dejan secar sobre un papel al sol y analizan las manchas que se producen en el papel.

Algunos hechiceros Puneños aconsejan enterrar el “acuyico” cuando su dueño está enfermo y no arrojarlo en cualquier parte, con el fin de evitar “daños” que puedan agravar el mal, variante rural sin duda, de la medicina preventiva.


Kintu y lectura de las  hojas de coca

En términos de la población originaria y rural de los Andes, la hoja de coca es considerada por mucha gente como una planta "mágica", debido a que sus propiedades estimulantes la hacen una planta excepcional y de ahí se deriva su papel de ofrenda a la tierra como agradecimiento a los frutos obtenidos de ella, y también como elemento central en ceremonias tradicionales propiciatorias para obtener la buena voluntad de las fuerzas naturales en las actividades humanas (siembra, cosecha, crianza de animales, etc.).

Otros de los usos litúrgicos o místicos más difundidos son el soplar las hojas al viento ('soplar un kintu'), o dejarlas caer al azar, para leer la suerte, el destino, curar el "mal de amores", así como el ofrecerlas como tributo a los dioses y en lugares sagrados o Apus para congraciarse con las fuerzas de la naturaleza.

Otro uso ritual es la lectura de hojas de coca: una forma de adivinación que utiliza los tamaños de las hojas de la planta de la coca como si está rota o machucada o arrugada depende esto ,la suerte que te traiga . Es una práctica tradicional de los Andes de Argentina, Bolivia y Perú. Es utilizada como una forma de diagnóstico en la medicina tradicional andina.

Hojas marchitas, indican falsas esperanzas y presagios sombríos acosarán a su espíritu en un remolino de desaliento y pérdida. Si una mujer joven sueña con hojas marchitas, ella se quedará sola en el camino de la conyugalidad. La muerte es a veces implícita. Si las hojas son de color verde y fresco, que entrará en un legado y casarse con un marido rico.

En un sueño, las hojas del árbol representan la ropa, a excepción de las hojas de una higuera porque representan la tristeza.

Para una mujer soñar que ella está bebiendo Coca-Cola significa que va a perder la salud y la oportunidad de casarse con un hombre rico por su abandono a placeres materiales. También  se cree que el soñar con  las hojas, denota felicidad y maravillosa mejora en los negocios.

Lectura de hojas de Coca por tamaño de hojas. Foto: Facebook Madrecuantica


Usos como saborizante

La empresa multinacional estadounidense The Coca-Cola Company es la única corporación en el mundo autorizada a importar, procesar y usar comercialmente hojas de coca para la elaboración de la bebida Coca-Cola. La empresa Coca-Cola no menciona el empleo de los extractos de la planta de la coca en su sitio web oficial.

Coca-Cola contiene saborizantes extraídos de la hoja de coca producidos por la Compañía Stepan de Chicago, Illinois; las hojas de coca son adquiridas legalmente (115 toneladas anuales aproximadamente) con permiso del Departamento de Justicia de los Estados Unidos a través de Empresa Nacional de la Coca en Perú .

El artículo 27 de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 fue desarrollado de manera ad hoc para tal fin. Las Partes podrán autorizar el uso de hojas de coca para la preparación de un agente saporífero que no contenga ningún alcaloide y, en la medida necesaria para dicho uso, autorizar la producción, importación, exportación, el comercio y la posesión de dichas hojas.


Historia de la Coca-Cola

El 8 de mayo de 1886, en la farmacia Jacobs, en Atlanta, el farmacéutico John Stith Pemberton comenzó la comercialización de un jarabe ideado para combatir los problemas de digestión que además aportase energía. ... Pemberton no tardó en darse cuenta de que la bebida que había creado podía ser un éxito.

Su contable, Frank Robinson, fue quien ideó la marca Coca-Cola y diseñó el logotipo. En 1891 se fundó The Coca-Cola Company, formada por el también farmacéutico Asa G. Candler, su hermano John S. Candler y Frank Robinson. Dos años después registraron la marca en la Oficina de Registro de la Propiedad Industrial de los Estados Unidos.

Tamaños diferentes de hojas de Coca


Cafeína en la Coca Cola

Uno de los ingredientes que contiene la Coca-Cola es la cafeína, que es considerada un estimulante ligero, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera un error comparar la cafeína con sustancias adictivas. Una botella de 235 ml de Coca-Cola contiene 23 mg de cafeína, mientras que 235 ml de café común, no descafeinado, contienen entre 61 y 164 mg de cafeína. Se considera un consumo moderado para adultos el tomar entre 100 ml y 200 ml de café al día, lo que equivaldría a un refresco de lata. No obstante numerosos estudios revelan la escasa aportación al organismo en relación con sus potenciales perjuicios a medio y largo plazo, principalmente por la alta concentración de azúcar que contiene.

Hoy en día la Coca-Cola es manufacturada como jarabe y suministrada a varias franquicias, las cuales la reconstituyen, embotellan y distribuyen.

Cuando John S. Pemberton inventó la bebida en 1886, inicialmente la preparó usando una combinación de extractos de hojas de coca (Erythroxylum coca) y nuez de cola (Cola acuminata), bautizándola como Coca-Cola. La bebida contenía cocaína hasta 1903 cuando fue reemplazada por cafeína; hoy en día continua utilizando extractos saborizantes de la coca (Erythroxylum novogranatense var. truxillense) a partir del envío que realiza la Empresa Nacional de la Coca en Perú a los  Estados Unidos.

Eslogan

El primer anuncio de Coca-Cola apareció en el periódico Atlanta Journal en 1886. Este decía “Coca-Cola… ¡Deliciosa! ¡Refrescante! ¡Estimulante! ¡Vigorizante!”, sin embargo, se perdía en una página llena de anuncios de texto en blanco y negro. Poco después, se publicó otro anuncio, uno más largo y persuasivo, que además de promover a la bebida como "deliciosa, estimulante, refrescante y vigorizante"; afirmaba que era una "bebida intelectual", "bebida templanza", "tónico cerebral", capaz de curar el dolor de cabeza, neuralgia, la histeria, la melancolía y más.

Botella de la marca Coca- Cola


Legalidad

Hasta la vigencia de la Convención Única, las leyes aduaneras nacionales permitían importar hasta 190.000 kilos de hojas de coca que se vendían en forma libre, legal y controlada.

En Argentina el cultivo de la planta de Coca está prohibido, no así su consumo y tenencia que está reglamentado bajo la Ley 23.373, en su  Art.15 el cual   despenaliza la tenencia y el consumo. No permite la comercialización de aquella coca que no tenga como destino final el coqueo o la infusión , porque la coca sigue siendo considerada como estupefaciente, y como materia prima de la cocaína, por esto se sigue penando su comercialización o su transporte, en cantidades que no se considere para coqueo, pero no hay establecido en la ley una cantidad o peso máximo de lo que se considera aceptado, y esto es utilizado muchas veces por las autoridades para secuestrar la coca de quienes la distribuyen, aunque esta sea destinada para el coqueo. La ley 23737 es la actual ley de estupefacientes y si bien fue modificada posteriormente, no se modificó lo establecido para las hojas de coca El  Art. 15 antes referido dice: La tenencia y el consumo de hojas de coca en su estado natural, destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión, no será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes.

Sin embargo algunos de  los argumentos utilizados para secuestrar hojas de coca es que la ley prohíbe el transporte de materia prima de estupefacientes, y como la coca es utilizada como materia prima de la cocaína se la sigue persiguiendo de forma indirecta; aunque generalmente los procesados son absueltos por los jueces salvo que transporten grandes cantidades, de cuyo proceso realmente se pueda obtener cocaína.

Los gendarmes, principales encargados de los controles fronterizos, están muchas veces instalados en regiones donde la mayoría de la población coquea, poblaciones de la que ellos formaban parte, o conocen a personas que coquean por costumbre, o tal vez tienen familiares o amigos que usan la hoja de coca con diversos fines, debido a esto el ingreso de coca sigue siendo tolerado aunque en pequeñas cantidades solo con el fin de consumo personal.

Aymara Falcon, organizadora en el 2004 del II Foro Internacional de la Coca que se realizó en la facultad de Economía de la UBA, destacó que el "coqueo, chajcheo, pijcheo o mambeo (según la zona el nombre), aunque su uso pareciera 'utilitario', esconde esos hilos perdidos de la memoria de los hijos de los Andes", en referencia a que, sobre todo en Bolivia, la hoja tiene categoría divina.

Falcón agregó que "fuera de las zonas de cultivo, su consumo se ha ido extendiendo y, si bien mantiene algunas de las características ancestrales, sus capacidades fueron revalorizadas al punto de que en la actualidad se consume harina de coca no solo en su aspecto energético sino fundamentalmente medicinales".

El valor económico de la coca en razón de la cuarentena  

La pandemia del coronavirus trajo aparejada una desagradable sorpresa para los aficionados a la hoja de coca, y es que, por el cierre de fronteras con Bolivia, la coca comenzó a escasear y su precio se fue por las nubes, llegando a costar 14 mil pesos el kilo. Este fenómeno se debe a que existe una laguna legal con respecto a la hoja de coca: todos la consumen, incluso se vende en casi todos los quioscos, pero está prohibida su venta y comercialización en la Argentina.

El lunes 11 de mayo de 2020 el diputado salteño, Ignacio Jarsún, busco  elaborar un proyecto para que Salta pueda autoabastecerse de coca. "Vamos a apuntar fuerte en tratar de que Salta pueda gestionar permisos para tener una planta de acopio y empaquetado a fin de que haya un control estricto de la producción de coca", manifestó el legislador en a Voces Críticas.

Jarsún se mostró confiado en que un proyecto de estas características es viable, y lo comparó con los permisos que obtuvo Jujuy para producir marihuana con fines medicinales. "La hoja de coca tiene un paso avanzado porque está permitido el consumo y la tenencia, es decir que hay un problema mucho menor por resolver", dijo comparando la marihuana con la coca.​

​El diputado hizo además referencia a la parte económica del asunto, y mencionó un estudio de la UNSA, según el cual en Salta se venden hojas de coca por un valor de 10 millones de dólares por año. "Esto no deja un peso de impuestos porque todo es en negro. Este es un negocio de unos pocos, de gente que vive en las fronteras. Vamos a hacer un planteo serio e invitar a los pueblos originarios, abogados, comerciantes y todo el mundo que quiera aportar para dar fuerzas a este proyecto", dijo al respecto Jarsún.

Según consignó el Nuevo Diario, el diputado mantuvo conversaciones con Gerardo Morales para organizar una reunión con él y legisladores de Jujuy. Y aseguran que el gobernador jujeño vio con agrado abordar el tema después que el proyecto le fuera expuesto.

Cómo se cultiva la coca


En una noticia de Télam del 29 de abril de 2020, se publica una nota proveniente de  Salta, en donde el ciudadano Masedonio Monex Santillán relata que remplazó la hoja de coca por la hoja de un árbol llamado Palo Cruz para sus acuyicos, siendo esto mucho más barato que la coca. Él la llama coca del monte.

Este  salteño se las ingenió y decidió contar como descubrió la "coca del monte" y como la misma puede costar muchísimo menos de lo que solía pagarse antes. Casi 500 km de la capital salteña, sobre la ruta nacional N° 81, en el pueblo de Morillo, nació una nueva forma de coquear. Masedonio Monex Santillán es el inventor de la hoja de coca del monte. La nueva forma de hinchar el cachete consiste en meterse en la boca una planta que nace en el bosque del Chaco Salteño.

De acuerdo a lo publicado en Buufo, Santillán fue el impulsor de utilizar la "coca del monte" como nueva bandera de los coqueros. Cabe aclarar que varios habitantes de Morillo vienen coqueando hoja de Palo Cruz.

A su vez la antropóloga Eugenia Flores aseguró a Salta/12 que la producción de coca es viable en la provincia de Salta pero consideró que debe haber control del Estado para que no se desvíe al uso del narcotráfico y a  las cocinas de cocaína.

El 18 de junio pasado, la Cámara de Senadores de Salta conformó la comisión especial para el Estudio Integral de la Regulación del Abastecimiento y la Comercialización de la hoja de coca en estado natural que durante su primera reunión reveló que por mes arriban a Salta unas 10 toneladas de hojas de coca para abastecer a unos 700 mil consumidores, lo que genera un movimiento comercial del mercado negro de 2 millones de dólares.

Hay una nota que fue publicada el 18 de julio de este año, y escrita por Alba Silva que expresa la desconformidad de los pueblos del noroeste argentino por el elevado valor de hoy día de la hoja de coca. La nota dice resumiendo así: Tras el cierre de la frontera con Bolivia por la pandemia, el acceso a la "hoja sagrada" de la coca se transformó en un calvario para sus consumidores, según contó a Télam Inocencio Cruz, horticultor, delegado de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) y migrado desde Potosí a General Rodríguez: "La estamos pasando muy mal. La hoja de coca no tiene precio o es muy alto y no se consigue”. “La gente no puede pagar 6 mil pesos la bolsita de ¼ kilo. Dicen que cuando baje el precio –que antes de la cuarentena estaba en 700 pesos–,  mientras tanto es un problema grave no coquear porque es eso lo que nos mantiene fuertes, despiertos y sin hambre.

Asimismo el diputado nacional del Frente de Todos (FdT) por Salta Lucas Godoy, en diálogo con Télam, adelantó la necesidad de ir a una ley nacional que resuelva esta cuestión. Así se expresó: “Buscamos trabajar con legisladoras y legisladores de Salta y Jujuy en una ley que permita la importación de las hojas de Coca pero por parte del Estado. Hay que hacer una articulación con las provincias para permitir la importación, acopio y distribución y tener expendedores con registro", destacó el legislador. Resaltó  que el coqueo es "muy común" en Salta y Jujuy y que "no está prohibido, no es ilegal ni se lo considera que la hoja sea un estupefaciente en estado natural; lo que sí está en una cierta clandestinidad es la importación y por eso hay que ir a una ley nacional".

Antes de la declaración del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), los controles de Gendarmería Nacional apostados en Tres Cruces, Humahuaca y Purmamarca, sobre la ruta nacional 9, "permitían el paso de hasta un kilo de hoja de coca para el coqueo", proveniente de Villazón (Bolivia), según detallaron consumidores jujeños a Télam.

Fuentes de Gendarmería Nacional remarcaron que el contrabando (Ley N° 22.415, Código Aduanero) había caído más del 95%, tras el cierre de la frontera con Bolivia más las medidas de menor circulación en las rutas, lo que incidía en el transporte de la hoja de coca, ya que los controles son más estrictos.

En algunas ofrendas se suelen elegir tres hojas de coca, cada una representa a los elementos principales de la cosmovisión andina, esto es: Hanan Pacha o mundo celestial, de arriba; kay Pacha o mundo de la superficie; y Uku Pacha o inframundo, mundo de abajo o subterráneo. Foto: Christian Vitry


Diferencia entre la hoja de coca y la cocaína

La reputación de la coca, sin embargo, sufre en 1860 una valorización negativa cuando un químico alemán, Albert Neimann, consigue aislar el alcaloide de la cocaína. Es el inicio de la difusión de ésta como droga devastadora. Se ha tratado de un amino terciario que podría haber sido un buen anestésico si su fuerte toxicidad y la dependencia psíquica que provoca, no hubieran orientado a los investigadores a soluciones obtenidas modificando en laboratorio la molécula de la cocaína. De este modo ha nacido la novocaína y muchos otros anestésicos de síntesis, mientras la cocaína, a partir del siglo XX, ha obtenido cada día mayor éxito como estupefaciente. Han bastado 150 años para poner en riesgo milenios de cultura, identidad y de bienestar.


¿Qué contiene la cocaína?

Cal, gasolina, ácido sulfúrico, soda cáustica y otros químicos tóxicos se usan para fabricarla. El primer paso en el proceso de elaboración consiste en triturar la hoja de coca.

De todos modos la droga constituye menos del uno por ciento del peso de la hoja. Hacen falta 375 kilos de hojas cosechadas -lo suficiente para llenar una camioneta- para obtener 2,5 kilos de pasta base de cocaína -la forma intermedia- que a su vez dará un kilo de cocaína pura en la forma conocida de polvo blanco.

Su sabor es amargo, produciendo en la lengua una ligera sensación de embotamiento o anestesia local.

Sobre este tema, el INTA Salta dice: «Según origen genético y ambiental, las cocas pueden tener de 0.4 a 1.5% de unos 18 alcaloides, de los cuales la cocaína conforma entre el 30 al 70% del total. Todos ellos son estables en medio alcalino y por eso se usa bicarbonato de sodio en el coqueo. Esto produce un efecto analgésico a nivel de mucosa bucal, pero el complejo salival que llega al estómago actúa como estimulante y nunca como euforizante a nivel nervioso (psicotrópico) porque la cocaína se hidroliza con los jugos gástricos (pH 3.2 – 3.4) y se transforma en ecgonina. Esta es un alcaloide 80 veces menos potente que la cocaína, y actúa como estimulante y como regulador de la glicemia (concentración de la glucosa en sangre). Por ello, en altitud elevada existe una hipoglicemia crónica por mal funcionamiento de las enzimas, y la insalivación de la coca actúa como un combustible de emergencia».

Fiesta de la Pachamama en Cachi, Salta. Foto: David Zuleta


Ultimas reflexiones

Un artículo periodístico del 13 de noviembre de 2014,  publicado en el Diario Digital, Jujuy al Día,  resume la investigación  sobre la importancia del consumo de la planta de coca en Salta y Jujuy. Esta investigación fue realizada por antropólogos, médicos, nutricionistas, y por  la estación INTA Salta. La nota dice así:

[A partir de una investigación sobre la importancia del consumo de la coca en Salta y Jujuy, los registros evidencian que se trata de una tradición con presencia y consumo extendido que datan de hace 3000 años atrás.

En un trabajo realizado por las antropólogas Mirta E. Santoni y Graciela Torres, investigadoras del Instituto de Investigaciones en Antropología Médica y Nutricional Salta-La Plata, se analiza la importancia de su consumo en las provincias de Salta y Jujuy, tanto en sectores campesinos, pueblos originarios y sectores urbanos. El mismo se centró en la función del coqueo, lo que implica dejar de lado otros usos como alimento de alto contenido nutricional o materia prima para la producción de drogas como la cocaína. La práctica del coqueo, señalan las investigadoras Argentinas, es producto de la continuidad y persistencia de un tipo de pensamiento y de una ideología subyacente que la sostiene, así como la satisfacción, el beneficio nutricional y medicinal que provee.

La coca se consume en forma masiva en las provincias del NOA y se sostiene gracias a la persistencia ideológica, el pensamiento de la cultura andina y sus beneficios naturales. Hay registros que evidencian su presencia y consumo extendido que datan de hace 3.000 años… Es posible probar que la coca está presente en la vida de los pueblos andinos desde hace miles de años y, además, rastrear sus diferentes usos, los que podemos resumir de la siguiente manera: ofrenda (a las huacas y a la Pachamama), ritual (iniciación), sacrificios, tributo, obsequio, medicinal, adivinatorio, rituales fúnebres, y cuyo conocimiento por parte de distintas culturas que se desarrollaron desde Nicaragua hasta Bolivia, entre ellas la chibcha, la inka y la aymara..

Para los pueblos andinos esta planta tuvo distintos usos, algunos de los cuales aún perduran en las sociedades actuales, en especial entre los habitantes de los Andes. Podríamos decir que la coca -considerada una planta sagrada-, al igual que la papa, la quinua, el maíz, el zapallo y otras plantas nativas de nuestro continente, todas de gran valor económico, alimenticio y simbólico forma parte importante de la historia y la cultura de los pueblos americanos, a punto tal que se han constituido en un verdadero marcador de identidad

En el Diario ¨Página 12¨ un artículo escrito por Claudia Alvarez Ferreyra, el 18 de Mayo de 2020, relata la importancia de la coca en la cultura andina como también en la parte social. Transcribo partes de ese texto: “La coca es un complejo biocultural y social, tiene un montón de propiedades, y prácticas rituales asociadas. Está relacionada a los pueblos originarios, a zonas geográficas y culturas. Es una cosa que tiene una vida social. El curandero o el gaucho se relacionan de una forma especial con la plantita. La coca genera agencia social, el curandero habla con la coca, y la coca le indica cómo curar, es una dimensión espiritual y mágica", señaló Flores. Para la antropóloga, la coca genera un mundo social, simbólico y ritual, "elementos que suman para alejarla de la cocaína".

"Aunque en Salta tengamos el 80% de sangre indígena no se reconoce ni el 30%. Hay una reconfiguración de la identidad regional asociada a la coca, no niegan el origen indígena pero se diferencian. Plantean 'yo consumo esto pero de manera diferente' Para el indígena la coca genera vida, para el gaucho no", precisó Flores. Planteó que el consumo en la provincia se da sobre todo en lugares masculinos.

"En Salta en todos los niveles sociales consumen coca. Desde un senador hasta un laburante. El uso es muy normal y es sumamente necesario. Que no haya (en cuarentena) es una desgracia para muchos”, afirmó Torres.

"Sin coca se distorsiona la vida de las comunidades. Las mujeres van coqueando a hacer pastar las cabras y ovejas. Es una forma de nutrirse también. Cuando salimos a buscar animales, siempre se deja coca como una ofrenda a la tierra. Es una tradición previa al cristianismo. Eso no se está pudiendo hacer", contó.

Su utilización en el NOA es una práctica naturalizada y que mueve económicamente a la comunidad .Los alcaloides que contiene la hoja de coca actúan sobre el organismo humano de manera que quitan el cansancio, el hambre, la sed y el sueño Estas propiedades de la hoja descubiertas por los pueblos andinos sumada a  los otros usos medicinales y ,  que ya hemos descripto ,transforman a esta planta  en un fenómeno socio cultural de gran envergadura, para una parte importante de los habitantes de nuestro país.

Planta de Coca en flor


Fuentes
:

- www.ciudadhumahuaca.com
- www.diariojornada.com.ar
- www.noticiassc.com
- www.telam.com.ar
- www.pagina12.com.ar
- www.tni.org
- www.diariopopular.com.ar
- www.bbc.com

Notas Relacionadas

  • Sombra Tumb

    La Coca, la hoja sagrada
    de los Incas

  • Sombra Tumb

    Los controversiales niños sacrificados del Volcán Llullaillaco

  • Sombra Tumb

    Dos plantas medicinales y autóctonas de la Puna,
    La Yareta y la Pupusa

  • Sombra Tumb

    Dos plantas curativas de Mendoza, Diente de León y Pulmonaria

  • Sombra Tumb

    Cocina gourmet de montaña con vegetales deshidratados

  • Sombra Tumb

    Libro: Maravillas de Nuestras Plantas Indígenas


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL SEPTIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      La Coca, la hoja sagrada de los Incas

    • Sombra Tumb

      Los controversiales niños
      sacrificados del Volcán Llullaillaco

    • Sombra Tumb

      Dos plantas medicinales y autóctonas de la Puna, La Yareta y la Pupusa

    • Sombra Tumb

      Dos plantas curativas de Mendoza, Diente de León y Pulmonaria

    • Sombra Tumb

      Cocina gourmet de montaña con vegetales deshidratados

    • Sombra Tumb

      Libro: Maravillas de Nuestras
      Plantas Indígenas

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña