Cerrar
Enero 2016 – Revista Digital Nº 52
Historia del Cable Carril de Famatina

Viaje al Cordón del Famatina y a la monumental Obra del Cable Carril contada por el programa de TV "Hoy No Duermo en Casa" en la Provincia de Catamarca

- Por Matías Vivanco -


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez

Fotos: Producción de "Hoy No Duermo en Casa"

"Hoy No Duermo en Casa", Ese es el nombre de un Programa de TV de aventura que desde hace 8 años al aire muestra y pone en valor los más variados lugares "ocultos" del país de una manera vivencial. Se televisa semanalmente los sábados de 14 a 15hs por CANAL 10 de Córdoba y los Domingos de 14 a 15hs por Canal 360TV con distribución nacional a través de Cablevisión y DirecTV entre otros. El grupo de amigos y protagonistas (3/4 personas) incursionan por lo general en lugares de difícil acceso como pueden ser: La Cordillera de los Andes, los Esteros del Iberá, diversos Salares, montañas de gran altura, cavernas de todo tipo, las Sierras de Córdoba, la puna, las yungas e incluso recorriendo en kayak ríos como el Dulce en Santiago del Estero o el Santa Cruz en la provincia homónima.

Lucas Di Cesare y Ricardo Birn con vista a la Estación Nº 5, Cable Carril Famatina

Con un grupo conformado por comunicadores sociales y aficionados al montañismo y a actividades como la espeleología, el canyoning y el kayakismo, entre otras cosas, HOY NO DUERMO EN CASA logra acceder a sitios de los más variados y desconocidos a los que ninguna producción televisiva -a nivel nacional- a llegado nunca, con el objetivo de mostrar y brindar imágenes, en un medio tan masivo como la televisión, a gente que jamás se le puede haber ocurrido que tales patrimonios naturales, culturales, geológicos y arqueológicos podrían existir en nuestro país.

Finalmente y bajo el lema: “Difícil es que se cuide, lo que no se conoce”, es que se logra imponer un formato y estilo propio en donde la esencia, sin duda, está dada por los valores ambientales, culturales y humanos que el grupo de protagonistas transmite en cada una de sus travesías. Lo que también lo hace único en su estilo, es que al formato de aventura se le suma un carácter periodístico de investigación a través de informes gráficos u entrevistas a personajes de relevancia para el destino que ocupa.

Lucas Di Cesare uno de los creadores de "Hoy No Duermo en Casa"

Matias Vivanco uno de los creadores de "Hoy No Duermo en Casa"

En esa oportunidad hicimos con ese proposito un:


Viaje en la Historia al Cordón del Famatina y a la monumental Obra del Cable Carril

Quien relata, Matías Vivanco, Lucas Di Cesare y Ricardo Birn viajaron a la Provincia de La Rioja, específicamente al cordón del Famatina con motivo de un nuevo rodaje para el programa de TV “HOY NO DUERMO EN CASA”. El objetivo diferente al  de la mayoría de los montañistas que se acercan a este hermoso cordón montañoso, es decir, el ascenso a la cumbre principal del Famatina (6097 m.s.n.m.), sino el de realizar una travesía de montaña para recorrer y conocer de cerca la colosal y antigua obra del Cablecarril del Famatina. Paralelamente queríamos  plantear la problemática de la Mega minería y charlar con referentes de la lucha contra este tipo de establecimientos.

Esta travesía no es muy conocida, ya que por lo general la atracción se centra en el ascenso al cerro, sin embargo, el potencial por sus características de dificultad técnica y física, la belleza del paisaje y la INCREIBLE historia que acompaña todo el recorrido la hacen ÚNICA.

OBJETIVO DEL VIAJE

Recorrer todo el antiguo tendido del Cable Carril desde la Estación Nº 9, comúnmente conocida como “La Mejicana” a 4550 m.s.n.m., hasta la Estación Nº3 que se encuentra a 1900 m.s.n.m. utilizando una antigua huella que fue realizada para la misma construcción de este tendido en el año 1903. Distancia total aproximada: 32kms.

Equipo de "Hoy No Duermo en Casa" caminando desde Cueva de Perez hacia La Mejicana

ITINERARIO

DÍA 1:
Con la idea de aclimatar y prepararnos para los próximos días en altura, ascendimos en camioneta 4x4 hasta el paraje “Cueva de Pérez” que se encuentra a 3850 m.s.n.m. Habiendo llegado a las 15hs, utilizamos las instalaciones abandonadas  y durmiendo bajo techo, comenzamos nuestra aclimatación.

DÍA 2 (9kms de distancia):
Temprano por la mañana, algunos más aclimatados que otros, desayunamos con gran cantidad de infusiones y comenzamos las filmaciones pertinentes al programa. Si bien nuestro despliegue no puede compararse al de una super-producción (ya que los desafíos de montaña superan toda posibilidad de hacer grandes movimientos de equipo técnico/fílmico), los tiempos de marcha son otros. Nuestro despliegue requiere una importante cantidad de momentos de filmación que, si bien pretendemos que se acomoden a los ritmos de montaña, esto resulta  casi imposible. Cerca de las 11hs, comenzamos  el trekking hacia la Mina La Mejicana. El objetivo del día era llegar hasta los 4550 mts., filmar la Estación Nº9 y desde allí continuar por huellas mineras (siguiendo el tendido del cablecarril) hasta llegar a  la Estación Nº 8 a 4350 para pasar la noche utilizando aquellas antiguas instalaciones.

Si bien las distancias no eras muchas (9 kms. en toda la jornada), la dificultad se centró en el movilizar un gran peso en la mochila. El problema en el Famatina radica en el casi nulo acceso al agua, por lo que debimos acarrear 12 lts por persona Cerca de las 14hs llegamos y recorrimos La Mejicana, sus instalaciones y socavones y luego partimos hacia la Estación Nº8, llegando allí a las 18hs.

Matias Vivanco y Ricardo Birn llegando a la Estacion Nº6, la vegetación empieza a cambiar

Tensor construido en Cable Carril, Famatina

DÍA 3 (9kms de distancia):
Aún con algunos síntomas de mal de altura, nos levantamos temprano y comenzamos nuestras filmación en la Estación Nº8. La Majestuosa Obra del Cablecarril comenzaba a tomar forma y la senda cada vez se adentraba en un Valle diferente al de La Mejicana, por lo que inmediatamente dejamos de ver gente haciendo turismo en la zona.

El despliegue de Torres,  sistemas de tensión del Cable, estaciones con motores a vapor y las Vagonetas detenidas allí en lo alto, llevaban nuestras cabezas a aquel momento, donde toda esa ingeniería (de punta en aquel momento) estaba en pleno funcionamiento. Fue un verdadero viaje a la historia.

Ahora nuestra senda comenzaba a bajar. El objetivo era el de llegar a la mítica Estación Nº7 (3900 msnm) y desde allí continuar hasta la Estación Nº6 (3220 msnm). Entre ellas, sabíamos que se encontraba el Pozo de las Ánimas, un lugar donde la senda, habitualmente, se borra por completo (dependiendo de las precipitaciones) quedando muy peligroso tramo (20 mts) de acarreo con 400 mts de caída. El “pozo de las ánimas” es el nombre que tomó esta particular encrucijada del sendero. Aquí, la ladera de la montaña se vuelve tan vertical que los obreros que participaron de la construcción del cable carril tuvieron que tallar una senda por donde luego circularía gran cantidad de gente y animales cargados. Sin duda era la parte más riesgosa de recorrido ya que un tropiezo podía desencadenar una caída al vacío. Cuenta la historia que aquí perecieron la vida varios animales y  obreros.

Lucas Di Cesare y Ricardo Birn bajando desde la Estación Nº7 por los Zig-Zags

Estación Nº7, Cable Carril en Famatina

Vista actual del túnel en el Cable Carril de Famatina

Esta jornada fue fantástica. Empezamos a sentirnos mejor y el paisaje cambió por completo. La estación Nº7 está increíblemente colocada en medio de la ladera de la montaña con caídas abruptas hacia todos lados. Luego de atravesarla, la senda baja abruptamente por unos zigzags (caracoles) y llegar hasta un río en el fondo de la Quebrada. Esta agua no es recomendable tomarla ya que ,se dice, posee minerales pesados propios de la montaña.

Continuamos el recorrido y luego de unos minutos evidentemente habíamos llegado al Pozo de las Ánimas. Este tramo de la senda, de unos 20 mts, justo pasa por una pequeña quebrada donde la montaña evacúa material. Por este motivo, la senda esta lavada y la pendiente cae unos 400mts hacia abajo. Nosotros pasamos sin asegurarnos con cuerda, pero con muchísimo cuidado. Para personas no habituadas a caminar en la montaña, este sitio puede ser realmente peligroso.

Luego de aquí, es uno de los mejores tramos del recorrido. La senda, tallada en la montaña, avanza mientras el paisaje se pone cada vez más lindo. Allá abajo empieza a verse como los Cable del tendido llegan a la Estación Nº 6, nuestro próximo objetivo.

DÍA 4 (14kms de distancia):
Por la mañana del 4to día y luego de haber dormido bajo techo dentro de una habitación de esta Estación, nos dispusimos a admirar el increíble amanecer. Ya era posible ver la Ciudad de Chilecito e incluso, parte de la avenida del Cable carril por donde las Torres y los Cables llevaban los minerales a la estación del Ferrocarril que allí se encontraba.

Sabiendo que la jornada era larga, arrancamos temprano.El paisaje había cambiado por completo, esta zona empieza a perder  pierde las características de alta montaña y la vegetación gana terreno. La senda sigue siendo sorprendente, tallada en la roca y zigzagueando entre las torres, los cables y las vagonetas que quedaron detenidas en lo alto.

Horno y trozos de Leña aun en el lugar, en Cable Carril Famatina

Sistemas de Poleas y Correas de transmición, Cable Carril Famatina

Caldera en Cable Carril de Famatina

Por momentos la vegetación hace que la huella se tape y uno tenga que ir realmente atento. Luego vuelve a aparecer y uno descansa la atención sobre eso.

El recorrido por momentos se vuelve muy demandante en cuanto a lo físico, sin embargo, la senda no deja de sorprenderte: Ingresa a quebradas, sube lomas, se arrima a los acantilados, pasa debajo de las torres e incluso llega hasta el famoso “Túnel”. Este punto es increíble. Desde lejos ya se lo venía viendo. Se trata de un Túnel en la montaña por donde tuvieron que hacer pasar todo el tendido del Cable carril.

Cuando llegamos hasta allí, nos dispusimos a ingresar, analizarlo y recorrerlo. Fuimos hasta la otra punta intentando retomar la senda y eso no fue posible, por lo que volvimos al principio y continuamos por el lugar que ya conocíamos. Así fuimos avanzando y pasando por la Estación Nº5, por la Nº4 y antes de la caída de la tarde, llegamos a la Estación Nº3 (1900 msnm), donde se encuentra un camino de tierra donde nos vinieron a buscar, dando por finalizado este fantastico viaje en el espacio y en el tiempo po lugares maravillosos combinados con la historia de un emprendimento unico.

Videos de los programas emitidos:

"Cable Carril de Famatina" Capitulo 1 - Hoy No Duermo en Casa

"Cable Carril de Famatina" Capitulo 2 - Hoy No Duermo en Casa

"Cable Carril de Famatina" Capitulo 3 - Hoy No Duermo en Casa


Nuestro especial agradecimiento a todos los que colaboraron con nosotros y en especial a:

- Municipio de Famatina
-Secretaria de Turismo de Chilecito
-Horacio Sánchez
-Alfredo Salinas (INTI HUAICO)
-Nunatak Mountain


Información Histórica del Cordón del Famatina y la Minería

Fotos: Las fotos antiguas pertenecen al Ing. Max Cooper del Libro Fotografías 1903-1905 Cable Carril. Chilecito, La Mejicana, La Rioja

Las Sierras de Famatina es un cordón montañoso perteneciente al conjunto de las Sierras Pampeanas. Posee 250 kms de largo y  50 de ancho. Su punto más alto es el Cerro General Manuel Belgrano con 6100 m.s.n.m. Entre otras cosas, esta cumbre es el punto EXTRAANDINO más alto de todo el continente americano.

En él, existen 39 glaciares de diversos tamaños y composiciones. Los más importantes, lógicamente, se ubican en el punto de mayor altura donde el clima es más frío es decir, cerca de la cumbre del Famatina. Por sus dimensiones, estos reservorios poseen millones de litros de agua los que serían suficientes para abastecer de este recurso a toda la población de La Rioja durante varios meses. Sin duda, en esta región donde el clima es semiárido, el recurso hídrico proveniente de las napas y los deshielos del Famatina, tiene un valor altísimo al punto que de él depende no solo el abastecimiento poblacional sino gran parte de la economía regional.

Estación Nº1 del Cable Carril - lugar donde el mineral se descargaba en el ferrocarril

Transporte de minerales en los primeros años de funcionamiento

Mula transportando tablones hacia las estaciones del Cable Carril de Famatina

¿QUE INTERESES TIENE LA MEGAMINERIA EN EL FAMATINA?

Los intereses mineros sobre el Famatina se centran en la oportunidad de extraer oro. Debido a que el yacimiento se encuentra en cercanías a la superficie, estos grandes emprendimientos multinacionales, desarrollan técnicas de mega-minería a cielo abierto, es decir, remueven el suelo a fin de extraer el material rocoso utilizando grandes cantidades de explosivos, los cuales hacen volar toneladas de roca que, luego de ser trituradas, son procesadas mediante sustancias químicas altamente tóxicas como el cianuro a fin de lograr la separación de los minerales de interés.

LA LUCHA DEL PUEBLO: SI A LA MINERIA Y NO A LA MEGAMINERIA A CIELO ABIERTO

La lucha del pueblo de Famatina, ante todas las cosas, es la digna expresión de un pueblo que pretende decidir sobre el futuro de algo que les pertenece: El Cerro Famatina.

Esta lucha que inicio hace más de 10 años, pretende darle respaldo, principalmente, al cerro como reservorio de agua dulce esencial para la vida de la región. Según cuentan sus pobladores, el pueblo no está en contra de la minería, actividad que hasta fue realizada por los pueblo originarios que habitaban el cerro, sino más bien contra la MEGA MINERIA a CIELO ABIERTO que recurre a métodos muy destructivos, contaminantes y que requieren de millones de litros de agua en una zona de extrema sequía.

Ellos proponen que la minería debe tener licencia social del pueblo y que ellos no son ambientalistas ni ecologistas, sino ciudadanos que quieren vivir del trabajo, del esfuerzo, el turismo y la producción de la agroindustria, protegiendo sus recursos.

Excavación estación número 7, Cable Carril Famatina

Obreros abriendo paso en la montaña, Cable Carril Famatina

Porteadores en la montaña, Cable Carril Famatina

LA MINERIA EN LA HISTORIA Y EL CABLECARRIL

Mucho antes de la era actual e incluso de la llegada de los conquistadores, ya corría por leguas la fama de la riqueza del Famatina. En los primeros años de 1800, se cuenta, llegaron al Cerro un minero peruano y otro mejicano al cuál se le atribuye el descubrimiento de la mina más importante del cerro la que llamó “La Mejicana”, en honor de su patria.

Hacia finales 1800, el Famatina se convirtió en uno de los distritos más importantes con producción de oro, plata, hierro, cobre y plomo lo que motivó la construcción una de las obras de ingeniería más grandes del mundo. La iniciativa fue impulsada por el Dr. Joaquín V. González, los capitales fueron ingleses y la construcción propiamente dicha estuvo a cargo de la empresa Adolf Bleichert de Alemania. La obra comenzó en febrero de 1903 y tenía por objeto construir un tendido de cable aéreo para poder transportar de manera directa los minerales extraídos en la mina hasta la localidad de Chilecito y el ferrocarril. La obra concluyó en el 1905.

LA LLEGADA DEL FERROCARRIL

La ciudad de Chilecito, al adquirir relevancia nacional e internacional por ser el centro de explotación minera más importante del país hace que rápidamente el ferrocarril golpee sus puertas. Es así que el 2 de Julio de 1899 llega la primera locomotora al poblado. Lo histórico de ese momento quedó registrado como un día memorable y la vida de la tranquila comunidad que, de ahora en más, quedaría conectada de manera directa con la capital de la República y el puerto de Buenos Aires,esto daba un gigantesco paso en la economía Regional.

Ya en ese entonces se encontraba encaminado el ambicioso proyecto del Cable Carril por lo que la línea férrea recientemente inaugurada, quedaría perfectamente ensamblada dando la posibilidad de un transporte dinámico e inmediato a las riquezas aurífera del Famatina.

Luego de 10 años de explotación de la mina y con el advenimiento de la 1ra Guerra Mundial en 1914, los capitales ingleses que sostenían el funcionamiento del Cable Carril pierden rentabilidad y deciden retirarse del país. Si bien otras empresas privadas continuaron con la explotación, fue finalmente hacia 1926 donde ya no pudo sostenerse y cerró definitivamente.

Remachando poste de teléfono, Cable Carril Famatina

Estación ferrocaril en Chilecito, Catamarca

Sector de sendas angostas - El pozo de las Animas, Cable Carril Famatina

CONSTRUCCION DEL CABLECARRIL

La construcción de esta monumental obra fue, sin duda, algo faraónico.

El cable carril unía un trayecto de 34,3 km de distancia, se componía de 8 tramos unidos entre sí por 9 estaciones. De estas 9, 6 de las estaciones poseían un motor. El cable de acero que entrelazaba las estaciones y que se hallaba suspendido en medio de la montaña, se apoyaba en una serie de torres que poseían una altura máxima de 50 mts. Entre cada estación, el tendido estaba compuesto por 2 tipos de cables que subían y bajaban las vagonetas, contaba con 450 vagonetas separadas entre ellas por unos 112 metros, cada una con una carga de 500 kg. En algunos sitios la altura con respecto al suelo llegaba a 450 m.

Todos los elementos de hierro, hasta donde fue posible, fueron terminados en Europa. Las torres, sostenes y las estaciones fueron unidas antes con tornillos, luego dibujadas y divididas en partes pequeñas de 150 kg para no sobrepasarse en el peso de transporte y así poder ser ensambladas en el sitio necesario, es decir, en el medio de la montaña.

Todas estas inmensas construcciones de hierro, las maquinas a vapor, las calderas, los discos para los cables, todo tenía que ser dividido adecuadamente en partes. Las más pesadas, que llegaban a 2000 kg., no podían ser movidas de otra forma que no fuera por medio una serie de portadores.

Fue una tarea muy ardua y seguramente, el transporte de los cables de tracción se convirtió en el trabajo más difícil de toda la construcción. Estos cables venían fabricados en rollos de 200 a 300 metros, de modo que el peso total era cercano a los 2.000 kg. Debido a esto, hubo que decidirse a desenrollarlos para ser transportarlos con grupos especiales de portadores. De acuerdo al largo de los cables, podía recurrirse a entre 60 y 100 personas.

La construcción del cable carril, en su momento, fue considerada unas de las obras más importantes de todo el mundo no solo por el tamaño de la infraestructura, sino por el lugar en donde debía desarrollarse. Lo inhóspito e inaccesible de los lugares donde debía montarse la obra, generó que los ingenieros alemanes tengan que pensar y diseñar a las grandes estructuras divididas en fragmentos pequeños (que no superen los 150kg de peso) para que puedan ser trasladadas por animales y porteadores hasta los sitios en donde luego serían completamente ensambladas.

Se utilizó un total de 140 kilómetros de cable y aproximadamente 10 millones de remaches. Para la construcción del tendido del cable carril trabajaron alrededor de 1.600 personas de diversas provincias, nacionalidades y con profesiones diversas: Obreros, mineros y gente especializada en diferentes materias. Una gran ayuda para el movimiento de materiales pesados, transportar alimentos y agua fueron los animales, por lo que se llegó a tener cerca de 1.000 burros y mulas trabajando. Los animales, podía tolerar pesos de hasta 150kg, por lo que fueron imprescindibles para el traslado de numerosas piezas que luego serían ensambladas en el sitio de destino. Por el lado humano, la capacidad de carga era mucho menor, sin embargo, cuando las piezas eran grandes y no podían fraccionarse como en el caso de las calderas, el trabajo en equipo de quienes serían porteadores, era fundamental para que la obra se completara.

El cablecarril cuenta con un total de nueve estaciones, que salvan un desnivel de más de 3500 metros en una longitud de 35 kilómetros. El tiempo total de recorrido de una vagoneta desde La Mejicana hasta Chilecito era de 4 horas y la prestación del cable carril era de 40 toneladas por hora.

Torre en Cable Carril Famatina

Peso de las vagonetas cargadas, Cable Carril Famatina

Contruyendo uno de los sistema de tensión del cable en Famatina

EXTRACCION DE LA ROCA. FUNCIONAMIENTO DEL CABLE CARRIL

Cuando La Mejicana estaba en funcionamiento, la forma de extraer el mineral era a través de diversos socavones situados en la ladera de la montaña. Estas galerías por las que se accede, ingresan a la montaña de manera casi horizontal persiguiendo la veta del mineral deseado.

Los mineros, dentro de cada socavón, rompían la piedra y la iban depositando en las vagonetas las cuales, al llenarse, eran remolcadas por sus rieles hacia afuera y luego hacia una trituradora. Cuando el material era debidamente fraccionado, se lo llevaba a una tolva desde donde se vertía dentro de las vagonetas que, mediante el cable carril, empezaba a bajar hacia Chilecito en donde se encontraba el Establecimiento de Fundición “Santa Florentina”.

A lo largo del tendido del cable carril, es posible distinguir unas estructuras  muy particulares que difieren mucho de lo que son las torres. Estamos hablando de los Tensores del Cable Carril. Esta obra, tiene la peculiar función de darle la tensión al “cable sostén” es decir, al cable que  soporta íntegramente el peso de las vagonetas. Básicamente, entre estación y estación, este cable se haya anclado en uno de sus extremos, mientras que en el otro pende un contrapeso de piedras de hasta 20mil kilogramos. Según las características del terreno y del tramo por donde vaya el cable, el tensor deberá tener más o menos tensión. En este caso, el TENSOR posee una magnitud muy importante ya que las vagonetas que vienen desde la Estación Nº8 deben sobrepasar una depresión y luego un filo montañoso. Si la tensión del cable sostén fuera  inadecuada, la fuerza de los motores y la pendiente en contra haría que el impulso del cable tractor no sea suficiente para que las vagonetas afronten esta dificultad.

Por una cuestión de recursos técnicos y tecnología aún vigente, toda la obra del cablecarril dependía de la propulsión que le otorgaran al cable los 6 motores a vapor que se instalaron en las estaciones 2, 3, 4, 6,7 y 8.Estos motores a vapor, eran abastecidos por una combustión externa que transformaba la energía térmica de una cantidad de agua situada en una caldera en energía mecánica. En esencia, el ciclo de trabajo era el siguiente: el operario ingresaba leña a una hoguera donde se la quemaba. Este fuego calentaba la caldera que poseía agua en su interior. Al elevar su temperatura el vapor de agua se expandía generando una importante presión que empujaba un pistón. Mediante un mecanismo de biela-manivela, el movimiento lineal del pistón se transformaba en un movimiento de rotación que ponía a girar una polea. Debido a que este movimiento debía trasladarse hacia afuera de la sala de máquinas, una correa trasladaba el movimiento a otra polea la cuál, en definitiva, hacia girar los engranajes que ponían en movimiento al cable tractor del cable carril.

LAS VAGONETAS

Las vagonetas conteniendo  el material rocoso que había sido extraído en La Mejicana ingresaban a la estación y en ese  momento  la abrazadera de la vagoneta se liberaba automáticamente del cable tractor y mientras era recibida por un operario, ingresaba a un sistema de rieles colgantes por donde eran empujadas. Los operarios revisaban su funcionamiento, en algunas oportunidades controlaban su peso y las llevaban hasta el otro extremo de la estación donde se encontraba el lanzador. Esta persona era la encargada de volver a ponerlas en circuito empujándola con precisión hacia el tramo siguiente de cable por el que continuarían llevando la carga hacia abajo, es decir, hacia la próxima estación. También existía una vagoneta especial de engrase y barnizado de los cables que llevaba a una persona, un depósito de lubricante y una bomba manual que permitía realizar esa tarea a medida que se recorría cada tramo.

Inauguración del Cable en Famatina

Grandes nevadas en la parte alta del Famatina

EL PRIMER TELEFONO DE LA ARGENTINA

La importancia de poseer un sistema de comunicación que garantice el trabajo sincronizado de todos los operarios en las distintas estaciones y el funcionamiento del cable carril en sí, hizo que aquí se instale la primera línea telefónica de todo el país. A lo largo del tendido del cable carril es posible ver pequeñas torres que solo cargan sobre ellas un cable. Esta instalación era la que respondía a la necesidad de estar comunicados entre las diversas estaciones. Sin duda, esta parte de la obra fue algo sumamente moderno y nunca visto para la época que corría.

En total, hay 262 torres que tienen una altura entre 1 y 50 metros; se utilizaron 140 km de cable de acero, con 100 km de reserva. Además del transporte de carga a granel, también había vagonetas especiales para el transporte de agua, combustible, alimentos, materiales de construcción y demolición, y personas.

También existía una vagoneta especial de engrase y barnizado de los cables que llevaba a una persona, un depósito de lubricante y una bomba manual que permitía realizar esa tarea a medida que se recorría cada tramo.

El cablecarril tenía las siguientes características: contaba con 450 vagonetas separadas entre ellas por unos 112 metros, cada una con una carga de 500 kg. En algunos sitios la altura con respecto al suelo llegaba a 450 m. Las dificultades en el transporte del mineral desde la mina, y de pertrechos en sentido contrario, debido a las distancias y las características del terreno motivaron la construcción del cablecarril
permitiendo así un continuo movimiento de vagonetas que suceden a intervalos de 60 a 90 segundos, según la intensidad de la carga, o sea una distancia de 120 a 180 mts.

Estación Nro 5, Cielito en el Cable Carril Famatina

LAS PARTES NO SE TRAÍAN COMPLETAS SINO QUE SE ENSAMBLABAN EN EL MISMO LUGAR

La construcción del cable carril, en su momento, fue considerada unas de las obras más importantes de todo el mundo no solo por el tamaño de la infraestructura, sino por el lugar en donde debía desarrollarse. Lo inhóspito e inaccesible de los lugares donde debía montarse la obra, generó que los ingenieros alemanes tengan que pensar y diseñar a las grandes estructuras divididas en fragmentos pequeños (que no superen los 150kg de peso) para que puedan ser trasladadas por animales y porteadores hasta los sitios en donde luego serían completamente ensambladas. Salvo las calderas (que debían venir completas), los engranajes, las poleas y las grandes torres, estaban divididas y así eran trasladadas por el medio de la montaña, hasta su lugar de ensamble.

A lo largo del tendido del cable carril, es posible distinguir unas estructuras  muy particulares que difieren mucho de lo que son las torres. Estamos hablando de los Tensores del Cable Carril.

Esta obra, tiene la peculiar función de darle la tensión al “cable sostén” es decir, al cable que  soporta íntegramente el peso de las vagonetas. Básicamente, entre estación y estación, este cable se haya anclado en uno de sus extremos, mientras que en el otro pende un contrapeso de piedras de hasta 20mil kilogramos. Según las características del terreno y del tramo por donde vaya el cable, el tensor deberá tener más o menos tensión. En este caso, el TENSOR posee una magnitud muy importante ya que las vagonetas que vienen desde la Estación Nº8 deben sobrepasar una depresión y luego un filo montañoso. Si la tensión del cable sostén fuera  inadecuada, la fuerza de los motores y la pendiente en contra haría que el impulso del cable tractor no sea suficiente para que las vagonetas afronten esta dificultad.

Zocavón en La Mejicana, Cable Carril Famatina

Tramos de Cable Carril viajando hacia otra estación, Famatina

Por una cuestión de recursos técnicos y tecnología aún vigente, toda la obra del cablecarril dependía de la propulsión que le otorgaran al cable los 6 motores a vapor que se instalaron en las estaciones 2,3,4,6,7 y 8.

Estos motores a vapor, eran abastecidos por una combustión externa que transformaba la energía térmica de una cantidad de agua situada en una caldera en energía mecánica. En esencia, el ciclo de trabajo era el siguiente:

El operario ingresaba leña a una hoguera donde se la quemaba. Este fuego calentaba la caldera que poseía agua en su interior. Al elevar su temperatura el vapor de agua se expandía generando una importante presión que empujaba un pistón. Mediante un mecanismo de biela-manivela, el movimiento lineal del pistón se transformaba en un movimiento de rotación que ponía a girar una polea. Debido a que este movimiento debía trasladarse hacia afuera de la sala de máquinas, una correa trasladaba el movimiento a otra polea la cuál, en definitiva, hacia girar los engranajes que ponían en movimiento al cable tractor del cable carril.

POZO DE LAS ANIMAS

El “pozo de las ánimas” es el nombre que tomó esta particular encrucijada del sendero. Aquí, la ladera de la montaña se vuelve tan vertical que los obreros tuvieron que tallar una senda por donde luego circularía gran cantidad de gente y animales cargados. Sin duda era la parte más riesgosa de recorrido ya que un tropiezo podía desencadenar una caída al vacío. Cuenta la historia que aquí perecieron la vida varios animales y  obreros.

Momento de la construcción del aparato de tensión en el Cable Carril Famatina


Noticia Relacionada:

- El avión Uruguayo, en el Valle de las Lágrimas

- El valiente pueblo de la zona de Famatina logró nuevamente preservar sus recursos naturales

- Cansados de la burocracia, los habitantes se movilizaron frente a la minería irresponsable

- La Población de Famatina unida frente a la injusticia

- Se encadena por primera vez las tres cumbres principales del Nevado de Famatina

- La Rioja rescindió convenio con la minera que iba a explotar Famatina

 

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Revista Digital de Montaña

  • Junio 2022
    Junio 2022 - Nº 139
  • Mayo 2022
    Mayo 2022 - Nº 138
  • Abril 2022
    Abril 2022 - Nº 137
  • Marzo 2022
    Marzo 2022 - Nº 136
  • Especial NOA 2022
    Especial NOA - Nº 135
  • Febrero 2022
    Febrero 2022 - Nº 134
  • Enero 2022
    Enero 2022 - Nº 133
  • Diciembre 2021
    Diciembre 2021 - Nº 132
  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • 

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA