Cerrar
Noviembre 2020 – Noticias y Novedades
Las desventuras de la ascensión al Aconcagua en enero de 1985

En este honesto relato, Carlos nos comparte la historia de una accidentada expedición de cuatro integrantes de la Compañía del ejercito de Esquiadores de Montaña 6 de Neuquén y el posterior rescate realizado por la Compañía de Cazadores de Montaña de Puente de Inca

Por Carlos Alberto Ávila Subof My(R)

Fotos: Carlos Alberto Ávila

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez y Raul Torres


A fines del año 84, veníamos hablando con Palomeque de ir al Aconcagua, en ese tiempo estábamos haciendo bastantes actividades en montaña y queríamos darnos un gustazo. Dado que había habido ceremonia de cambio de Jefe de Unidad de la Compañía de Esquiadores de Montaña 6, haciéndose cargo el entonces Mayor Juncos, y a que este decidiera  quedarse, después de la asunción, en el Casino, sentimos que era la ocasión ideal para  pedirle al nuevo Jefe la  autorización. Con Palomeque y Robledo, lo habíamos coordinado antes , esa noche sería el momento. Yo estaba de Oficial de Servicio (era Sargento 1ro) y Meque (oficial soltero) vivía en la Compañía. Esa noche el nuevo Jefe me invita a cenar con ellos,  (esa era la oportunidad), y así fue!!! Fuimos hablándole y convenciendo!!! Estaba de acuerdo!!! Solo debíamos esperar la autorización de la Brigada 6 (Neuquén).

En la Cumbre del Aconcagua. De izq. a der.: Escalador Mexicano, detrás Palomeque,
Arrodillado De La Cruz, Avila, Escalador  Vasco y en el extremo derecho Luis Robledo

Ubicación del Cerro Aconcagua, Provincia de Mendoza, Argentina


A los pocos días del pedido nos autorizaban a salir de expedición al Cerro Aconcagua a los: Tte. 1ro Daniel Palomeque, Sargento 1ro Carlos Avila y Sargento Luis Robledo; la Compañía y el personal nos ayudarían en todo!! De esta manera emprendimos el viaje en la camioneta personal de Palomeque.


Iniciando la aventura

Salimos en Enero del 1985, sólo Daniel y yo con la camioneta cargada de mochilas y bolsones. Nos adentramos en la gran ruta 40 hasta San Rafael, Mendoza. Entrada la noche y en la vereda del Automóvil Club Argentino (ACA), en pleno centro, estiramos las colchonetas y nos pusimos a dormir. Habremos descansando unas horas, cargamos los termos y continuamos la marcha, el objetivo era: Puente del Inca.

Llegados a la ciudad de Mendoza se nos agrega un compañero de Daniel (en adelante Meque) el Tte. 1ro Julio De la Cruz, así con un integrante más, salimos para la cordillera mendocina. Cuando llegamos a Puente de Inca, en la Compañía el personal del Ejército (hoy de Cazadores de Montaña 8) nos recibió muy bien. Ya allí nos instalamos y comenzamos quizás sin darnos cuenta a aclimatarnos, por el solo hecho de estar en ese lugar a  más de 2000 msnm. Mientras esperábamos el apoyo mular, un poco ociosos, y haciendo tiempo también que se nos reúna el “enano” Luis Robledo que venía de la localidad de San Martín, Mendoza donde había dejado su familia, aclimatábamos y preparábamos la expedición al gran Coloso de América. En aquellos años todo era diferente.

La Localidad de Puente de Inca donde se asentaba la  Compañía N°8 (Actual Compañía de Cazadores de Montaña) era una de las estaciones ferroviaria del tren trasandino, donde confluían mercaderes que venían de Chile y de Mendoza Capital, con una pequeña población de arrieros, baqueanos y otros comerciantes que ofrecían servicios esenciales para esa lejana localidad de alta montaña de los Andes Centrales de América. El cerro Aconcagua en ese momento no tenía ni la popularidad ni la promoción, ni los servicios de campamentos que actualmente tiene, todo se hablaba y se acordaba en el momento, cara a cara con los arrieros y con el personal de logística del Ejército.

Ruta seguida a la cumbre del Aconcagua, Mendoza


Una mañana temprano lo busco al Meque  en su habitación  y le aviso que me voy a caminar hacia la cumbre del Banderita Sur (4184 msnm) y es lo que hago!!Munido de un sándwich y de agua, voy subiendo lento pero sin pausa. Un suboficial baqueano de Inca me había dado referencias, tenía dos cumbres una a mi izquierda (falsa cumbre) y otra mucho más atrás, que casi no se ve. Cuando estaba perdiendo las esperanzas de llegar a su cumbre, de repente se me apareció ante mi vista, allí estaba el primer objetivo de la expedición cumpliéndose. Escribí en su libro de cumbre y baje!!!

Estaba cayendo la tarde cuando llegue a la compañía y casi al mismo tiempo lo hacían el Meque y De la Cruz, que también habían aprovechado el bonito día y se habían dirigido al Banderita Norte (4200 msnm). Haciendo cumbre en el mismo.

Llega Robledo en colectivo de línea, que es uno de los expresos que comunicaba una vez al día esta localidad con Mendoza, lo vamos a esperar y le informamos que le damos un día de aclimatación. Luego de eso, bien tempranito a la mañana siguiente, dejamos las cargas con el baqueano militar que llevaría en mulas la carga a Plaza de Mulas (4300mts), y nosotros  partimos a pie (más o menos 45 km), con mochila de unos 15 kg. en donde va abrigo, camiseta de recambio, una comida y agua y utensilios varios. Teníamos por delante más de 10hs de marcha (los cuales sirven para la aclimatación). Cayendo la tarde y bastante cansados, llegamos y nos instalamos en proximidad del refugio de madera histórico en Plaza de Mulas vieja, que hoy se encuentra enfrente de la actual Plaza de Mulas, la cual fue trasladada porque el desprendimiento de rocas sobre esa platea rompía las carpas estructurales, que en aquel tiempo se remitían a unas cuantas tiendas de campañas que eran comedores y a la misma vez cocina, donde todos se juntaba en ese espacio .El servicio era básico, solo comida y agua para el montañista.

Al día siguiente descanso, nos dedicamos a pasear y hacer relaciones con las demás expediciones de Plaza de Mulas. Notamos en ese recorrido que el Campamento Base de la ruta normal del Aconcagua había dejado de ser ese campamento pequeño que era en el año 82 (cuando fuimos con otra expedición de amigos) En ese momento había solo un par de carpas y  ahora ya había como mínimo unas 100 carpas.

Vista de la pared Sur de la Cumbre Norte del Aconcagua


Hacia la cumbre

Si bien la expedición comenzó desde el 1er día que salimos de Zapala, el trabajo real, comenzaba ahora en Plaza de Mulas (Campamento base).Luego de deliberar, establecemos que haríamos lo tradicional en ese entonces. La logística  para alcanzar esta cumbre se basa en realizar un sistema de porteos a los campamentos de altura y luego bajar al campamento base. En ese modo emprendemos para el campamento 1 el cual es Canadá- 5050 msnm, más o menos a medio camino de Nido de Cóndores - 5550 msnm (medido en jornada y no en metros altura). Llegamos a la altura de Nido. Dejamos la carga (carpa y víveres clasificados por alturas - campamentos) y volvemos a Plaza. Una vez abajo, al día siguiente descansamos  para reponer fuerzas e hidratarnos.

Pasado el descanso, tempranito salimos en dirección a Nido de Cóndores; les recuerdo que éramos 4 los expedicionarios. Estábamos bien y fuertes. Una vez llegado al campamento Nido de Cóndores, la idea era seguir al campamento Berlín - 5930 msnm al día siguiente. Para el campamento de Berlín decidimos no llevar carpas, pues apostamos a tener  suerte en encontrar lugar en los refugios de madera (históricos) allí existentes. Llegamos sin problemas, nos instalamos, preparamos una rica y abundante cena. En estas alturas, bien aclimatado y, si se tiene hambre  y se come se puede descansar dentro del todo bastante bien. Allí está la clave de una buena aclimatación.

Se planifica hacer cumbre tipo 15:00hs para ello se prepara agua (lo cual se logra derritiendo nieve).

Ingresando al Glaciar de los Polacos 6.250 mts.

Las vertientes occidentales vista desde Plaza de Mulas, Expedicion al Aconcagua de 1946

Las vertientes occidentales vista desde Plaza de Mulas


Personalmente llene mi caramañola y me puse un saché de dextrosa en el bolsillo, algunos caramelos y pasas. Y así salimos llenos de esperanzas; ya el Meque había dicho... avanzaremos en dos grupo. El iría con Julio De la Cruz debe levantar a las 0200hs. Desayunar, abrigarse bien, y yo con el enano Robledo. Recuerdo que avanzamos bien, un poco distanciados entre sí pero a la vista. Tipo 11.00hs con el enano nos detuvimos en lo que es conocida como la cueva al pie de la canaleta final (6700mts), el enano saca de su bolsillo un pedazo de dulce de membrillo y lo comemos; bebemos unos tragos de agua y, al cabo prende un cigarrillo negro (Particulares) y, allí sentados mirando ese hermoso espectáculo de cerros debajo de nosotros, compartímos pitadas del cigarrillo (cosa de locos a esa altura). Ya estaba establecido así!, avanzábamos de a pares. Comenzamos a subir la canaleta (ancho desnivel de unos 45/50 grados encajonado por ambas cumbres del Aconcagua (cumbre Norte - 6962 y Sur - 6930msnm). El avance es penoso, el terreno está conformado por acarreos (piedras flojas) que al pisarlas se deslizan, hay que ir eligiendo por donde avanzar, son unos 200m hasta la cumbre pero se tarda mínimo 2hs en sortear ese obstáculo que no te la hace nada fácil.

Mi compañero se atrasa un poco o yo subo muy rápido. El Meque y Julito vienen un poco más abajo, apunto al medio de la canaleta hacia una gran piedra que veo en el filo, y allí llego!!. Miro hacia el otro lado y el abismo que se me presenta me espanta, pareciera que me quiere engullir!! Son unos más de 2000 mts de caída!!, pareciera que estoy en el aire debido a que el filo contiene un borde de hielo-nieve, a modo de cornisa. Doy unos pasos hacia atrás (muy sorprendido) debajo de la piedra y, aunque parezca ridículo, allí en ese lugar, me desoriento y no sé para dónde queda la cumbre Norte? Y en esa duda estaba, quizás producto del esfuerzo, la altura, la mala hidratación, poco oxígeno y de un cúmulo de situaciones que se unen en esas latitudes, que te hacen dudar o no te permiten pensar bien!, cuando, a mi izquierda, aparece un hombre en solitario que estaba avanzando casi a mi altura, era un mexicano que ya había hecho cumbre allí!! Exclama a viva voz ¡¡¡CUMBRE!!! Y empieza a gritarme, “VAMOS ARGENTINA!!!, no cabían más dudas de que esa era la cumbre!!!

Casi con desesperación controlada empiezo a caminar en travesía por el Filo del Guanaco, ya no hay más dificultades salvo un par de metros de desnivel para llegar a la deseada cumbre,  sorteo esos metros y allí está la preciada y soñada cruz de metal. La cumbre del Aconcagua. Qué emoción!!, lloraba en soledad como un niño!!!, lo había logrado, atrás había quedado mi truncado intento del año 82!! Agradecía al altísimo!!! GRACIAS SEÑOR POR PERMITIRME LA ENTRADA A TU REINO! Me guardo un testimonio de cumbre que allí había, una bandera del País Vasco (que hoy esta en un cuadro en los pasillos del Compañía de Cazadores de Montaña 6 - Neuquén) y un banderín Mexicano, le entrego al Mexicano mi bandera y me siento en un borde a esperar y alentar a mis compañeros, les grito aunque no sé si me escuchan, los veo, un poco más abajo el enano, y más abajo Julito y el Meque. Pasa un tiempo eterno para mí y llega el enano!! ¡Nos abrazamos, lo esperaba ansioso porque traía agua, y juntos esperamos a los compañeros!!! Estos llegan!!! Julito lo hace muy herido, el mal de altura venía haciendo su macabro trabajo. Nos sacamos fotos y emprendemos la bajada. El día se presentaba nublado, muy cerrado, y cuando estuvimos en la Cueva, antes de la Canaleta, nos había nevado, a tal punto que casi pegamos la vuelta.

¡Pero estábamos decididos a volver con la cumbre! Sin saber, sin imaginar que ese grandioso cerro aún estaba por darnos una gran sorpresa!!!.

Filo del Guanaco 1985

A 6.900 mts. llegando a la cumbre del Aconcagua


Un accidentado descenso

Habremos estado aproximadamente una hora y luego comenzamos a bajar. Yo soy el último en hacerlo.

Me acuerdo que la señora del Suboficial Rosales (de Neuquén), me había pedido una piedra de la cumbre, regreso y busco, son todas iguales, agarro unas cuantas, las pongo en el bolsillo y comienzo a bajar, veo a mis compañeros sentados y les grito “ Vamos, vamos!!”. Me corro bien a mi izquierda (bajando) con intenciones de montarme en una gran lengua de nieve que baja casi toda la canaleta y se me ocurre deslizarme por allí. Hacerlo deslizando con los zapatos a modo de esquiar!!! Y es lo que hago!!!

Comienzo a bajar, pero muy rápido!! Intento hacer un derrapaje con los zapatos, se me hunde un pie en la nieve y caigo, me deslizo muy rápido, pareciera que es el fin!!

Pierdo los bastones, los guantes, la voy peleando para frenarme, logro mantener los pies hacia debajo de la pendiente y boca arriba, y así logro detenerme, creo que gracias al pisadero en la nieve, que se hace cuando se comienza a subir la canaleta. Me reincorporo, la lengua de nieve continua mucho más abajo en el gran acarreo!! Miro hacia arriba y veo con cierto asombro, que pase sobre dos lenguas de piedras dentro del planchón de nieve, supuestamente pase sobre las piedras, me toco para ver si tenía algo roto!! Y nada!! Como si hubiese pasado en el aire!!! Muy arriba veo a mis compañeros sentados!!! Les grito y como yo también estaba sentado!, me empiezo a dormir, lo cual es un síntoma del mal de altura mezclado con el agotamiento extremo, en el que si uno se deja llevar por ese sueño, puede peligrar de quedarse allí...

Continuo caminando para abajo. Mis compañeros no aparecen, ya no los veo, al desviarse la senda hacia la derecha (bajando) se deja de ver la canaleta. Bajo un trecho donde la senda se hace confiable y pareja y decido estirarme cruzado en la misma (cerquita del peñón Martínez) con la idea de que si me duermo alguien me va a despertar!! Les recuerdo que nos levantamos a las 0200hs y a las 0300hs salíamos a la cumbre...a las 13hs estábamos en la cumbre y estaba cayendo la tarde y aun estábamos arriba de los 6000mts!! Veo que despacio alguien baja y cada tanto se sienta, es el enano!! Llega y le pregunto por los compañeros!! Me dice que la última vez que los vio, estaban sentados. Bueno, le digo, vamos a echarnos cruzados acá por si nos dormimos, el enano me dice que se acordó de mis palabras, que le había dicho con anterioridad “cuando te sentas y sentís que te dormís, te paras y seguís caminando”.  Mientras estábamos recostados descansando y esperando los compañeros, vemos que alguien baja gritando, lo esperamos y no era él que gritaba, prestamos atención y se podía escuchar "Julito"!!! Llega el escalador extranjero, lo interrogamos por nuestros amigos. Nos dice: “Julito caput!! Finito!! “.Lo intenta decir en varios idiomas, pero se entiende perfecto!! Y sobre el otro (Daniel)  responde más o menos...lo dice con la mano girándola de lado a lado!!.

Qué hacemos??”, le digo al Enano "baja a Berlín a pedir ayuda, yo voy hasta el refugio Independencia - 6250msnm (el refugio de madera sin techo, pero punto de reunión y colocación de grampones; ya que allí habíamos dejado una mochila con agua y una bolsa de dormir) Pero me rectifica el enano!!! “No amigo, anda vos!!! “Yo me encargo (me dice) de bajar a Independencia por la mochila!! Y entonces  le advierto “Enano: si ves que no vas a llegar con la mochila a auxiliar a los compañeros, tomate el agua y metete en la bolsa de dormir!!!” 

En la Cumbre del Aconcagua. De izq. a der.: Escalador Mexicano, detrás Palomeque,
Arrodillado De La Cruz, Avila, Escalador  Vasco

Luis Robledo, Carlos Avila , Daniel Palomeque. Los tres integrantes de la Compañía de Esquiadores
de Montaña 6 (hoy CACAZM6) Neuquén. En la cumbre del Aconcagua


Y allí comenzó otra odisea, tenía dos compañeros en la canaleta!! Y dejaba otro con la misión de la mochila!! . Baje ese cerro hasta Berlín corriendo,  me caí un montón de veces por lo falso que es tratar de pisar en firme al ser el piso material de acarreo, además se oscurecía rápidamente!!!. Cuando llegué a Berlín a los gritos pidiendo ayuda nadie me prestó atención!!. Después de unos instantes se me acercó un mendocino y me dice "amigo, no te van a dar bola!! Están esperando para hacer cumbre!!! Que queres que haga!! “ Le dije llévales dos bolsas de dormir y agua!! Yo voy a continuar bajando a pedir “rescate” (les recuerdo que en esos años no era masivo el uso de Handy). Acto seguido me trae una sopa, me la tomo y preparo mi mochila!! Tenía un recipiente a medias con un té pero estaba congelado, me lo pongo por dentro en la manga del abrigo douvet, con la intención de que con el calor del cuerpo se descongele!!!. Me echó para atrás dentro de la carpa sobre las bolsas de dormir, y se me apagó la luz interna, me dormí!!!. Simplemente me desconecté!!! No sé cuánto dormí!! Solo sé que me desperté en la madrugada!!! Me dio un terrible cargo de conciencia!!! Yo calentito dentro de la carpa y mis amigos vaya a saber dónde? pero calentitos y en carpa seguro que no!!!.

Me apresuro a bajar a Plaza de Mulas, no sé porque se me puso en la mente como meta que "debía llegar antes que el sol"!!! Corría cuesta abajo!! mirando y controlando el sol que se aproximaba, no debía ganarme! y llegando a Plaza de Mulas. También lo hacia el sol, iba con dirección al refugio de madera, mi intención era una vez allí, dejar la mochila, colocarme las zapatillas, tomar agua y seguir a Puente de Inca!!.Y en esos nublados pensamientos estaba mientras cruzaba el campamento, cuando un hombre me llama, me pregunta algo! se me atropellan las palabras; este hombre me hace sentar en su carpa, y me empieza a dar cuánto líquido tenia!!! Me calma!!! Según sus palabras, después de un prolongado tiempo (1hora), entendió lo que quería decir. Este gran Montañés era el Comisario retirado Arrieta de la Policía de Mendoza. Empieza a los gritos a reunir a una veintena de montañeses que había allí. Se presenta al resto y les dice que como comisario retirado debían todos cooperar en el auxilio de los argentinos comprometidos físicamente en la altura y empieza a tirar ordenes A un par de médicos les ordena preparar una carpa para esperar a los accidentados y al resto los hace encolumnarse detrás de un magneto a modo de pedalera, (debían turnarse pedaleando) que oficiaba de cargador de baterías para darle carga a una radio que allí había. Con pocos conocimientos comienzo a pedir por radio auxilio.

Nadie me toma!!! Hasta que por ahí!! Sale un policía de la Pampa, se identifica y me tranquiliza diciendo que va hacer llegar la novedad del pedido de  auxilio!!.

El día va pasando. Los que bajan no traen buenas novedades, dicen que los argentinos están finitos!!!. En un momento dado y en soledad, me aflojo!! Las lágrimas cubren mi rostro, me cuesta calmarme!! Como decirle a todos que los perdí!!! Me sentía responsable de mis compañeros. Ellos habían sido en algún momento de la vida militar mis alumnos en montaña!!.

Vuelvo a la realidad, alguien me llama...!! Me están llamando por radio!!. Medio desubicado y con mal genio, pregunto mal, me alteraba el tiempo que estaba pasando  sin novedades de las patrullas de rescate!. Era el Comandante de la Brigada de Montaña 8. Me saluda, lo saludo. Me pide que le cuente la situación, se la digo, me tranquiliza que ya está dada la orden para que suba una patrulla mular de rescate, me llamaron varios jefes más, cae la noche y empezamos a escuchar un arreo de mulas en la oscuridad y también algunas puteadas hacia las mulas!!!

Esperamos y llegan, veo que es un Sargento 1ro (Señorans) de la Compañía de Esquiadores de Montaña 8 (hoy Ca CAZ M8), nos conocemos de años, estuvimos juntos destinados atrás en el tiempo en el Equipo Militar de Esquí. Se baja nos abrazamos y me dice:” Carlitos…no te preocupes!!...yo te los bajo!!”Bebió una sopa y en la oscuridad continuó con el resto marcha hacia arriba. Estamos hablando de  que  muy entrada la noche subían en dirección de Nido de Cóndores (para los que conocen el cerro) por lo cual no tendríamos más novedades hasta el día siguiente.

Vista del Refugio Independencia

Quebrada de los Relinchos y por delante al fondo el Aconcagua, Mendoza


El rescate

En la mañana a medida que llegaban algunos escaladores nos íbamos enterando  de que estaban vivos!!! Qué alegría por Dios!!! Pasado el mediodía llegan algunas mulas. Eran los tiempos en que los mulares subían hasta Nido de Cóndores. Hoy se puede ver algún resto de estos animales que perecieron en aquellas alturas. Traían a Julito, nos abrazamos llorisqueando. Julito olía terrible!! "que queres negrito (me dice).Me hice encima!!! “

Los médicos lo meten en la tienda y empiezan con los primeros auxilios, tenía su espalda en piel viva, para bajarlo lo habían arrastrado, no hubo otra forma ya en esas altitudes nadie levanta a nadie!!! Al poco tiempo llega la otra mula con Palomeque!!!.Completado el cuadro de alegría!!! Antes de llegar ambos, lo había hecho el Enano!!! Estaba bien, así que le ordené que bajase con las mulas llevando el equipo nuestro.

También habían llegado dos helicópteros para el rescate, se los acondiciono a ambos. Se va un helicóptero, y se está yendo el otro!!! Que estaba por alzar vuelo y a pedido de Palomeque, me llama el piloto y me dice subite, si se puede los llevo a los dos!!! Yo ya me estaba haciendo los rulos de bajar tranqui caminando!!!!.Prueba el piloto y puede!!! Y así emprendemos el regreso desde Plaza directo a Mendoza, tenían orden del Sr. Comandante de llevarnos a todos al Hospital Militar en la ciudad de Mendoza!!! A Luis Robledo  (enano)  ya le habían ordenado que fuese bajado en vehículo al Hospital Militar, son un poco más de 190 km. Y así muy cómodos y muy alegres bajábamos (en poco tiempo). El Meque con dedos congelados y De la Cruz con su espalda en llagas y ambos deshidratados!!Gracias a  Dios con el enano, no teníamos nada y así nos internaron.

Daniel Palomeque en la cumbre del Aconcagua


Una travesura

En el Hospital estábamos con Robledo en el pabellón de suboficiales, como nos sentíamos bien, le digo al enano:” vamos a visitar a los muchachos? “(estaban en otro pabellón) bueno vamos, me dice. Y nos dirigimos al pabellón de oficiales, y allí los encontramos a Julito de espalda con cremas y a Meque con los dedos vendados y tenía conectado al brazo una Dextrosa y otros remedios. Estaban acompañados por un compañero del Arma de Caballería!! Y entre risas y anécdotas el Meque me dice: “que macana  negro...no vamos a poder ir al Gran Lomo!!”. Nos habíamos prometido (cuando andábamos en carpa por arriba) ir a comer allí cuando termináramos la expedición!!! ¿Alguien dijo por que no? El joven oficial de visita agrego: “yo tengo el coche en la puerta del pabellón”, fue cosa de mirarnos...y estar subiendo al R12 con rumbo al Gran Lomo en el centro de la ciudad!!

Así como estábamos vestidos y sucios y con Palomeque con su sachet de líquidos en la mano, que cuando se descuidaba le bajaba su sangre!!. Estacionamos en la San Martín frente al ACA (dos llevaban a Julito y yo al Meque) porque a la vuelta de la esquina estaba el negocio sándwiches de lomo, que era atendido por mi hermano José Mario!!! Éramos  cuatro comiendo como desesperados!!! Alguien vomito al rato producto de los remedios y la panzada y así fuimos a terminar a un salón de pool cerca de los portones del Parque General San Martin. Imaginen nuestro aspecto, con pantalones y camperas de abrigo sucias, zapatos de montaña, barbudos, y oliendo mal.

Alguien dijo bueno volvamos al hospital y así lo hicimos; en el portón de entrada el soldado centinela nos indica que vayamos a la guardia y nos dirigimos hacia ella...nos bajamos, nos saluda el oficial de servicios y nos pone en situación debido a la ausencia de los heridos en los pabellones. Nos andaban buscando por todos lados, y ocupando un par de hojas en el libro de guardia estábamos asentados con nombres y apellidos a raíz de la novedad. Nos piden que volvamos a los pabellones, lo hacemos, estábamos como gatos encerrados, dando vueltas sin acostarnos dentro de la habitación!! Pasado un tiempo comienzan a entrar un grupo grande de oficiales jefes. El que parecía ser el más antiguo en jerarquía me pregunta!! A dónde fueron? (imaginen mi cara y mi aspecto) , a comer le digo, a lo que yéndose manifiesta, “estos están más locos que las cabras”!!! Nos ponen una joven oficial en la puerta (era la Jefa del pabellón).

Está entrando la mañana y le digo a la Jefa; “necesito ir hasta mi casa y decirle a mi familia que estoy bien”!!! Días antes habían dicho por radio en la ciudad que una patrulla militar estaba en problemas en la cumbre del coloso!!! Y le agrego: “Si no me dejan ir me voy!” Me pide un momento porque va a consultar y regresa, estaba autorizado a ir en una ambulancia y volver, y así fue!!! Me llevaron a casa de mi madre!!!Donde ella y mis hermanos no habían sabido cómo decirle a mi mujer mi suerte ocurrida, según las noticias!!! Mi mujer les había respondido "Carlos va a volver!!! Y así fue!!.

Entre al comedor de mi casa y ella estaba barriendo, segura de sus palabras, nos saludamos con un beso, le explique la situación y volví al hospital A la tarde nos dieron el alta a todos,  menos al Meque que por sus dedos congelados debía permanecer en el hospital ya que corría riesgo de perderlos. Bromeamos y  le decíamos “gallo" porque los pies le iban a quedar así!!

Pero la cosa no terminó allí!!! Al Meque lo agarró un terremoto en la ciudad de Mendoza pero salvo sus dedos!! Pasados un par de meses...nos preguntábamos y porque nuestro jefe que al momento del accidente de nuestra patrulla, estaba de vacaciones en Buenos Aires y debió viajar de urgencia a Mendoza, nos visitó y nunca nos llamó la atención por el escape del hospital!!! Un día le pregunto: Jefe, nunca le dieron la novedad de lo que hicimos en el hospital? No!! Me contesta  pero conjeturamos que todo aquel que lo veía en el hospital al Mayor, daba por sentado qué sabia la novedad!!

En el libro de guardia de mi unidad (hoy CA CAZ M6) figura la novedad del accidente de nuestra patrulla en el Aconcagua, dando por fallecido al Sargento 1ro Carlos Ávila y que habían ingresado a mi casa del Barrio Militar por una ventana, en busca del uniforme para vestir al muerto. Ellos habían recibido esa novedad!!!

Me estaba olvidando de contarles que en la misma cumbre del Aconcagua nos prometimos volver!! Habíamos sufrido tanto por hacerla ya que el mal tiempo casi nos hace desistir!!! La gran nubosidad reinante no nos dejó admirar el entorno desde el mismísimo techo de América!!! ni la pared sur se dejaba ver!!

Carlos Ávila mostrando la foto de cumbre sur del Aconcagua


Agradecimientos

Al personal de la Compañía (hoy) Cazadores de Montaña 8. Por la calidad de soldados que allí moran!!
Al Comisario General retirado Arrieta, Ex Jefe de la patrulla de rescates!!! Que estaba en el lugar y momento correcto al frente de una expedición particular!!
A todo el personal del Hospital Militar Mendoza.
Al personal del Comando 8va Brigada de Montaña desde el Comandante hasta el último soldado,supimos que el Comandante reunió a todos y les dijo que la prioridad éramos nosotros!!
A los avezados pilotos de helicópteros de la Fuerza Aérea.
A todos los escaladores de varias naciones que en Plaza de Mulas cooperaron en el rescate.
A ese desconocido policía de la Pampa que tomo mi llamado de auxilio.
A ese joven escalador mendocino, que me ofreció su ayuda y una sopa en Berlín.
Al joven Oficial de Caballería que nos llevó a esa aventura gastronómica y a mi hermano Mario que nos dio de comer esos ricos lomos!
A mi familia  que siempre creyó en mí.
A mi madre y hermanos que debieron afrontar la noticia de mi deceso.
A mis compañeros de sueños el entonces Tte. 1ro Daniel Palomeque y sargento Luis Robledo y al compañero ocasional Tte. 1ro Julio De la Cruz.

Perdón si olvide nombrar a alguien!!

Nota: aquí quiero resaltar y liberar del olvido, al trabajo en pos de rescatar una vida del Sargento 1ro Claudio Señorans y al personal que lo acompaño en esa grandiosa tarea de llegar en la oscuridad de Plaza de Mulas, haciendo solamente una pequeña parada y continuar subiendo!!! Los montañeses que conocen esas laderas se estarán imaginando lo que estoy relatando; este soldado había emprendido su marcha en los 2900mts (INCA) y al trote permanente continuo subiendo hasta los 4300mts (Plaza de Mulas), y siguió su marcha hacia Nido de Cóndores (5550msnm), allí dejo parte del personal y mulas en auxilio de Julio De la Cruz para  continuar hasta Berlín donde estaba el otro herido y bajarlo a Plaza de Mulas,llegar,dejarlo y continuar otros 45km hasta Puente de Inca!!!

Este tipo de acciones como la del Comisario Retirado Arrieta...No deben permanecer en el olvido!!!...

"ENCUERDATE EN LA VIDA CON EL SEÑOR COMO GUIA!!...

Comisión Tropas de Montaña - Nuestra Señora de las Nieves

Reconocimiento a Carlos Avila 1983

 

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez y Raul Torres

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Expedición Mexicana de 1978 al Cerro Aconcagua en memoria al Padre Fernando de la Mora

  • Sombra Tumb

    Curioso comic sobre la expedición mexicana al Aconcagua de 1965

  • Sombra Tumb

    Como ascender al Aconcagua
    por la Clásica Ruta Normal

  • Sombra Tumb

    Primer estudio fisiológico de la altura en el Aconcagua en 1965

  • Sombra Tumb

    La primera ascensión al
    Aconcagua y la historia
    de Matthias Zürbriggen

  • Sombra Tumb

    Historia del Cementerio
    del Aconcagua


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL SEPTIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Expedición Mexicana de 1978 al Cerro Aconcagua en memoria al Padre Fernando de la Mora

    • Sombra Tumb

      Curioso comic sobre la expedición mexicana al Aconcagua de 1965

    • Sombra Tumb

      Como ascender al Aconcagua
      por la Clásica Ruta Normal

    • Sombra Tumb

      Primer estudio fisiológico de la
      altura en el Aconcagua en 1965

    • Sombra Tumb

      La primera ascensión al Aconcagua y la historia de Matthias Zürbriggen

    • Sombra Tumb

      Historia del Cementerio
      del Aconcagua

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña