Cerrar
Marzo 2022 – Noticias y Novedades
Primer Ascenso por la Cara Oeste del Nevado de Palermo, en la Puna Salteña

En Octubre del 2021 se realizó esta expedición en busca de acceder a la cima del Nevado de Palermo, de 6.150 metros de altura, por una ruta inexplorada, a través de la Quebrada de las Cortaderas, encarando la cumbre desde la Puna salteña, por la cara Oeste del cerro

Por Raúl Baigorria

Fotos: Sebastián Botelli

Edición Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Raúl Torres


Hace unos cuantos meses, hablando con unos amigos, estábamos preparando una salida a la Puna Salteña con el objetivo de ascender algún cerro clásico de esta gran cuenca ubicada a 3800 mts promedio sobre el nivel del mar. Si bien, nuestros planes eran otros, como elegir alguna provincia cordillerana en las regiones de NOA (exceptuando Salta y Jujuy) y Cuyo, cosa que no sucedió por varias razones.

Sebastián Botelli desde la Cumbre del Palermo y de fondo el Nevado de Cachi

Ubicación del Nevado de Palermo. Provincia de Salta, Argentina


El sector cordillerano de Cuyo se había convertido en un sueño difícil de concretar; nos quedaba la opción en el NOA de Catamarca, pero sin lugar a dudas el Paso de San Francisco nos resultaba un largo viaje en función de los tiempos de algunos de nosotros. En simples palabras, las opciones de Catamarca, en nuestra región NOA o Cuyo, eran muy lejanas por razones de distancia y el tiempo que debíamos disponer, fundamentalmente.

Fue así que nos pusimos de acuerdo; casi sin pensarlo y hablarlo, lo primero que salió fue una pregunta que no hizo falta responder: ¿Y si volvemos otra vez a nuestros primeros pasos de Alta Montaña? Nuestro destino final tenía un único rumbo, la Puna Salteña. Esta región había sido para nosotros, como tantos años anteriores, un gran refugio para hacer unas vacaciones en la montaña; y la única y gran posibilidad de salir después de un gran tiempo restringidos por la pandemia.

Un día, hablando con Christian Vitry sobre datos específicos de algunos cerros o volcanes de la Puna Salteña; sin querer terminamos en una conversación sobre el Cordón del Cachi-Palermo. En ese momento no teníamos pensado redirigirnos hacia este hermoso Cordón montañoso como objetivo, ya que la idea era hacer pie en el corazón de la Puna. Sin embargo, sabiendo que este cordón no solo tenía rutas por su lado Oriental (Valles Calchaquíes), y que la mayoría de los ascensos a este cordón fueron por este sector; decidimos elegir este clásico cordón montañoso pero, por la parte Occidental: por la Puna Salteña.


Ascenso al Nevado de Palermo por la Cara Oeste, Salta


La figura que se destacaba en este cordón la exponía el Cachi (Libertador Gral. San Martín, 6380 mts), pero sin lugar a dudas nos topamos con uno de los primeros filtros: su accesibilidad. Para llegar al Cachi por la Puna, nos demandaba mucha logística y sobre todo tiempo. Si bien, era una opción muy interesante ya que este pico no contaba con varios ascensos por el oeste, era ideal recrear un ascenso histórico que alguna vez tuvo. Pero la variable logística pesó más a la hora de decidir y por lo tanto debimos reorientar nuestra mirada hacia el norte del Cachi; específicamente al Cordón del Palermo. Fue así entonces que surgió el interés como primera gran opción, hacer el Nevado de Palermo (6150 mts) por la Puna.

Ya decididos ir por el Palermo, comenzamos nuestra búsqueda de información y la curiosidad de ascender por una ruta que nos inspiraba demasiado: la Puna (su cara Oeste). En nuestra consulta de datos técnicos de ascensos, el primero en proporcionarnos fue Christian Vitry. En sus fuentes, todavía no tenía registros de ascensos al Nevado de Palermo, ni rutas por el Oeste (Puna Salteña). Siguiendo nuestra búsqueda por internet, tampoco habíamos encontrado algo referido al Nevado de Palermo y su cara oeste. Consultamos de esta manera a unos amigos que tenían mucha experiencia de salida a la Puna Salteña en décadas pasadas; los cuales tampoco tenían registrada información. En simples palabras, no pudimos conseguir nada al respecto.

Lo único que teníamos como información eran los ascensos a este Cordón por su parte oriental. Teníamos como referencia los ascensos desde el Valle Calchaquí al Nevado de Palermo (6.150 mts), travesías a los Nevados de Guanaco (6.030 mts) y Morro del Quemado (6.015 mts), como así también al Ciénaga Grande (6.075 mts). Este último nevado tenía algo muy particular entre los anteriores mencionados: el Ciénaga Grande si tenía ascensos por el oeste, o sea, por la Puna.

Cordón del Palermo y Nevado de Palermo por la Quebrada de Cortaderas. Provincia de Salta, Argentina


Era nuestro punto de partida para recabar más información sobre nuestro objetivo, el Palermo, ya que la quebrada que bajaba del Ciénaga Grande, llamada de la misma manera, estaba muy próxima a la Quebrada de Cortaderas, quebrada que bajaba del Palermo. Es más, el camino que llevaba a la Quebrada del Ciénaga Grande era el mismo que pasaba por la Quebrada de Cortaderas a tan solo pocos metros de la entrada de una y otra quebrada.

Para ese entonces éramos cinco (5) los que componíamos la salida, esperando comunicar pronto a una amiga de gran experiencia que se uniera. Contábamos con una Camioneta 4x4 y un Ford Ka y el plan de desplazamiento en diferentes vehículos hasta ciertos puntos. A semanas de la salida, un miembro amigo de los seis (6), el dueño de la camioneta se baja de la salida por problemas personales y de esta manera quedamos cinco (5) personas de las cuales no podrían todas salir en un vehículo pequeño. Hablamos entre todos y quedamos que debíamos priorizar la salida para quienes tengan el mejor estado. De esta manera, en la salida quedaron dos personas, número ideal para el vehículo, Sebastián Botelli y quien escribe.

Nevado de Palermo desde la Puna Salteña


Ubicación

El Nevado de Palermo, ubicado en el Cordón del Palermo, es el Sector Septentrional del famoso Cordón Cachi-Palermo. Esto quiere decir que el Cordón Cachi-Palermo es una larga cadena montañosa, que su parte meridional corresponde al Cachi y Septentrional al Palermo. Este cordón hace de divisorio entre dos ambientes muy característico de la geografía salteña; el Valle Calchaquí y la Puna. El Cordón del Palermo, con su pico más alto, denominado también Palermo se encuentra al Noroeste del pueblo de Cachi (Salta), si se lo mira desde el Valle Calchaquí y hacia el sureste de Santa Rosa de Los Pastos Grandes, pueblo de la Puna salteña.

Para llegar al Nevado de Palermo es más accesible por el Valle Calchaquí que por la Puna; pero sin embargo, el paisaje que ofrece la Puna es casi único.

El acceso al Palermo por la Puna es por la Ruta Nacional 51, ruta que parte de Salta y tiene rumbo hacia el Paso fronterizo de Sico. Esta ruta conduce desde Salta hasta San Antonio de Los Cobres, pueblo de la Puna Salteña. Desde aquí, un par de kilómetros siguiendo la Ruta Nacional 51 existe un desvío a mano izquierda, Ruta Provincial 17 que llega hasta Santa Rosa de los Pastos Grandes.

Desde Santa Rosa, hay que seguir con rumbo sur hacia el Salar de Pastos Grandes aproximadamente 20 kms hasta encontrar un desvío a mano izquierda, que sería el camino que conduce a la Quebrada de Cortaderas (Nevado de Palermo) y a la Quebrada de Ciénaga Grande (Nevado de Ciénaga Grande), alrededor de 18 kms.

Nevado de Palermo

Llamas en Santa Rosa de Los Pastos Grandes


Aspectos Generales del Nevado de Palermo

La constitución geológica del Cordón del Palermo obedece a un periodo muy antiguo, conocido como Precámbrico-Paleozoico; que luego en el Cenozoico tomo la altitud que hoy se aprecia. Hogn (2001) destaca que; la “(…) comarca es sencilla y está integrada por rocas sedimentarias y leptometamórficas de la Formación Puncoviscana en la base (Precámbrico superior) como las más antiguas de la comarca. Estas rocas están intruídas por cuerpos de trondhjemitas agrupados en la Formación Cachi (Cámbrico).”. Las edades que se relacionan a esta formación lo resalta Méndez (1997) de la siguiente manera: “Sobre la base de correlaciones de los icnofósiles y de las edades absolutas publicadas anteriormente se concluyó un rango entre 650 y 550 Ma, como la edad más posible para la sedimentación de la Formación Puncoviscana, postulando la existencia de dos ciclos importantes de deformación, (…)”.

Estos procesos geológicos sucedidos hace más de 600 millones de años han dotado en el Cordón Cachi-Palermo una cierta cantidad de minerales. La minería, de esta manera, ha estado presente en el Cordón, y su respectivo provecho con uno de sus recursos más destacado: el Coltan. Alonso (2009) destaca este mineral de la siguiente manera: “Entre las cosas importantes que rodean al Nevado de Cachi se encuentra los ricos yacimientos de columbita y tantalita, (…) conocido como coltan, se han convertido en un insumo clave en el tema de la moderna electrónica de celulares y computadoras”.

Como se dijera anteriormente, el Cordón del Palermo, muy próximo al Cordón del Cachi; con este mismo define una barrera orográfica entre el Valle Calchaquí a Oriente y la Puna a Occidente. El primero (Valle Calchaquí) fue un territorio densamente poblado en la época prehispánica. En el sector occidental del Palermo, la Puna, no ha sucedido lo mismo. La ocupación humana prehispánica en sus alrededores, resaltan dos periodos destacados bien definidos: el primero de ellos, corresponde a las comunidades de Desarrollos Regionales (preincaico 1000-1400 d.C., los Calchaquíes) con su mayor desarrollo hacia el Oriente del Cordón: en el valle Calchaquí Superior. Y el segundo periodo, el anexo de estas mismas comunidades originarias Calchaquíes a la conquista y dominación Inka (1400-1530 d.C.).

En el sector Occidental del Cordón, sobre la Puna, la ocupación no tuvo un gran desarrollo; sin embargo, desde el Periodo de Desarrollos Regionales y la expansión y conquista Inka, el movimiento social en el lugar tuvo su significado. Pequeñas aldeas, Caravaneros y la ocupación Inka caracterizaron esta cuenca de altura. Albeck et al. (2018) resalta en cuanto a los caravaneros, como un movimiento comercial en forma de “redes de intercambio de los pueblos asentados en la Puna se habría realizado a partir de excedentes de la producción local: derivados de la ganadería (carne, lana, tejidos) y probablemente sal y metales”. Estos mismos autores, destacan la presencia Inka en la Puna, específicamente en las montañas; citando a Duviols (1976): “Se trataría de eventos rituales donde se sacrificaron niños acompañados de importantes ofrendas, eventos que se han interpretado como parte de una capacocha (…)”.

Quebrada de Cortaderas y vegetación altoantina - Oxychloe

Vicuñas en la Gran Vega a 4.500 mts

Iros sobre la Quebrada de Cortaderas


La vegetación en la Quebrada de Cortaderas pertenece a una vegetación típica de la Ecorregión Puna y la Ecorregión Altos Andes (Buckart, 1999). Corresponde a la Ecorregión Puna las especies: Rica rica (Acantholippia salsoloides), Lejía (Baccharis incarum), Tola (Parastrephia lucida), Checal Tolilla (Fabiana densa), Añagua (Adesmia horrida), Pasto puna (Stipa frígida), etc. Superando los 4200 mts., comienza a destacarse la vegetación Altoandina, que en el trayecto de la Quebrada de Cortaderas hasta la Gran Vega (4500 mts), y posteriormente a los 5000 mts en nuestro último campamento; está caracterizada por: Pasto de Vega (Deyeuxia brevifolia), Pupusa (Arenaria catamarcensis), Yaretilla (Frankenia triandra), Iro (Festuca orthophylla), Oxychloe (Oxychloe andina).

La fauna se ve representada en la parte inferior de la Quebrada de Cortaderas (4000-4200 mts) a especies típicas de la Puna. “Los grandes herbívoros nativos son los camélidos Vicuña (Vicugna vicugna) y Guanaco (Lama guanicoe) y los domesticados Llama (Lama glama) y Alpaca (Lama pacos), esta última menos común en la Argentina (…)”. (Morello et al, 2012). Se debe destacar en este párrafo, que de los camélidos sudamericanos, la Vicuña suele trascender los límites de la Ecorregión Puna para ocupar los espacios que corresponden a la Ecorregión Altos Andes (+4200 mts). Morello (2012) destaca así que, “la vicuña está adaptada al clima seco y frío y a las condiciones de topografía y suelo”, específicamente por encima de los 4200 mts.

“Las aves corredoras son muy importantes e incluyen desde el Suri (Pyerocnemia pennata) hasta perdices (Nothorocta y Nothura) y una paloma de suelo (Asthenes sp). Las lagunas de aguas alcalinas tienen pocas especies pero extremadamente numerosas como los flamencos (Phoenicopterus sp, Phornicoparrus sp) y el falaropo (Phalaropus tricolor)”. (Morello et al, 2012)

“La fauna Altoandina está adaptada a las condiciones ambientales extremas de la alta montaña. Entre las aves se encuentran el cóndor andino (Vultur gryphus), varias especies de camineras (Geositta), bandurritas (Upucerthia), (…); entre los anfibios está el sapo andino (Bufo spinolosus) y varios saurios endémicos de los géneros Phymatura y Prystidacytlus.

Entre los mamíferos se destacan el chinchillón (Ladidum viscacia), la chinchillas y el zorro colorado (Dusicyon culpaeus)”. (Morello et al, 2012)

Vamos a destacar también, que entre ambas Ecorregiones se puede encontrar uno de los componentes característicos de la fauna de la región: el Puma (Puma concolor).

Tipo de saurios que habitan en la zona

Quebrada de Cortaderas

Flamenco en la Laguna de Pastos Grandes


La salida

El día Lunes 25 de octubre de 2021 partimos de Salta Capital, rumbo a San Antonio de Los Cobres a las 15 hs; con la idea de hacer noche en este pueblo andino de la Provincia de Salta. Una vez hospedados en un hostal de San Antonio de Los Cobres, decidimos ir a cenar a la parte céntrica del pueblo, para luego volver al hostal y descansar de forma cómoda, relajándonos para lo que serían posteriormente varias noches de campamento en carpa.

Una vez descansados, al día siguiente (Martes 26 de Octubre) ya desayunados, partimos rumbo a Santa Rosa de Los Pastos Grandes. En este pequeño pueblo andino, nos comunicamos por última vez con nuestra gente en Salta Capital, además de chequear por última vez los elementos que llevábamos. A los pocos minutos de nuestras comunicaciones, tomamos nuevamente la Ruta Provincial 17 para seguir nuestro recorrido por la Subcuenca de Pastos Grandes-Centenario hacia nuestro destino. De Santa Rosa de Los Pastos Grandes partimos 13 hs para recorrer 38 km hasta la Quebrada de Cortaderas donde dejamos el vehículo.

En el trayecto de este camino no pavimentado, por sectores con calamina, pasamos primero por el Salar de Pastos Grandes hasta detenernos en la Laguna del mismo nombre para apreciar la vista sobre esta, y especialmente sobre las visitas que la misma tenía: Los Flamencos Rosados.

La Laguna hacia mano derecha del camino nos ofreció un hermoso paisaje y posteriormente a mano izquierda el camino que nos llevaría a la Quebrada de Cortaderas, un camino por donde la minera Ulex usa para sus tareas.

Quebrada de Cortaderas y arroyo que baja de la Gran Vega

Sebastian Botelli y Raúl Baigorria en campo 1 a 4.400 mts

Vivienda de Tolaba en la Quebrada de Cortaderas media a 4.300 mts

Vista del Cordón del Oire desde el campo 2 a 5.000 mts


Desde aquí se hizo algo confuso el camino, ya que en algunas partes presentaba caminos alternativos. Al final, pudimos encontrar un camino que nos lleve directo y sin confusiones hasta la Quebrada de Cortaderas (4000 m.s.n.m.). Llegamos a la Quebrada de Cortaderas tipo 15 hs, donde dejamos el vehículo y empezamos a caminar cargando nuestras mochilas con todo lo necesario.

Por la misma quebrada adentro, transportando todo nuestro equipo hicimos el primer campamento a los 4400 m.s.n.m.

Este trayecto de la Quebrada de Cortaderas, los primeros 400 mts de desnivel, en su parte baja, nos resultó de muy fácil tránsito, ya que existía una huella vehicular hasta los 4150 m.s.n.m. Nos sorprendió demasiado la huella vehicular y posteriormente un camino o sendero que iba a la par del arroyo que bajaba de la Gran Vega (4500 mts); ya que cuando consultamos por información sobre esta quebrada nadie nos pudo dar datos específicos. Sin lugar a dudas, la falta de información significaba para nosotros que íbamos a transitar por esta Quebrada tal vez inaccesible y desértica, sin suerte de encontrar alguien que la habite. Sin embargo, todo fue lo contrario; fue una grata sorpresa saber que si estaba habitada y a 4150 ms entre la huella vehicular y el sendero, nos encontramos con un señor mayor que se presentó como Tolaba y que estaba construyendo una pequeña vivienda para ocupar con su madre.

Eran los únicos habitantes de la quebrada. Nos detuvimos para hablar con ellos un rato y recabar algo más de información para llegar a los pies del Nevado de Palermo. Una vez que terminamos de hablar con ellos, seguimos nuestra caminata para hacer nuestro campamento a los 4400 mts.

Gran Vega y el Nevado de Palermo cerrado por las nubes

Vista del Cordón volcánico Quehuar y Azufre desde el campo 2


En el trayecto, antes de nuestro campamento y a los 4300 m.s.n.m. pasamos por la casa donde habitaban originalmente Tolaba y su madre en medio de un paisaje montañoso particular.

Estábamos atravesando la parte norte de lo que correspondía al Filo del Oire, conocido en el lenguaje geológico como Faja eruptiva de la Puna Oriental; un cordón montañoso ordovícico de hace 450 millones de años y que actuaba como una especie de contrafuerte del Cordón del Palermo.

Una vez que llegamos a los 4400 mts, a nuestro campo 1, cenamos y descansamos. A la mañana siguiente (Miércoles 27 de Octubre) nos levantamos temprano (7:00 de la mañana), desayunamos y comenzamos a desarmar nuestro campamento. Preparamos todo y seguimos por la misma quebrada hasta alcanzar los 5000 mts, pasando por la gran vega en la parte superior de la quebrada (4500 mts).

Cuando alcanzamos los 5000 mts, al pie del Palermo hicimos nuevamente el campamento, nuestro campo 2, almorzando para luego descansar. Este campo 2 nos ofreció una excelente panorámica de la Puna y del Nevado de Pastos Grandes (Volcanes Quehuar y Azufre).

Ya habíamos llegado al último día de porteo, previo a la cumbre. Estábamos próximo a otra quebrada que bajaba del Palermo (6150 ms) y el Pico Morro del Quemado (6015 mts).

El día Jueves 28 de Octubre salimos a la madrugada (04:00) en busca de la cumbre, tomando la quebrada entre Palermo y el Pico Morro del Quemado. Subimos un desnivel de 200 ms hasta alcanzar una pequeña quebrada lateral por donde remontamos unos 250 ms de desnivel. Aquí, tuve que abandonar el ascenso por cuestiones personales, lo cual, siguió el ascenso Sebastián Botelli.

Saliendo de esta pequeña quebrada y tomar el filo occidental del Palermo que conducía al filo principal, Sebastián siguió su ascenso tratando de desviar los planchones que había en el filo, si bien tenía todos los elementos necesarios, Sebastián decidió bordear estos planchones para no calzar los crampones y hacer un ascenso más rápido.

Campo 2 (5.000 mts) próximo a la Quebrada que baja del Nevado de Palermo y Morro del Quemado

Filo oeste del Palermo


Una vez que salió de la última parte del filo occidental, ingreso en la recta final, el filo principal; que tenía rumbo norte-sur y la cumbre del Palermo quedaba mucho más cerca. Fue la última hora de ascenso hasta alcanzar la cumbre.

Mientras seguía a buen ritmo, y en la última parte del filo principal, Sebastián logra alcanzar la cumbre del Palermo a las 10:30 de la mañana y subir un desnivel de 1150 mts desde el campo 2 que habíamos hecho a 5000 mts.

Tras permanecer 30 minutos en la cumbre, ya que la misma estaba espectacular (los días anteriores el Palermo a media mañana se presentaba cerrado por las nubes), decidió bajar tranquilo pensando llegar a la hora del almuerzo. Fue así que a las 12:15 hs Sebastián volvió al campo 2, donde almorzamos y luego descansamos para pasar la noche en el mismo lugar.

Al día siguiente, Viernes 29 de Octubre, nos levantamos a las 08:30 de la mañana y lentamente preparamos todo para descender luego de desayunar. A las 09:45 emprendimos el regreso al vehículo (4000 mts). A las 15 hs, ya en el vehículo, guardamos todo y comenzamos nuestro regreso a Salta Capital. Pasando de regreso 16:30 por Santa Rosa de Los Pastos Grandes, luego 18:30 por San Antonio de Los Cobres; nos detuvimos en este pueblo andino para comprar bebidas y posteriormente 19 hs, seguimos rumbo a Salta Capital, llegando 22:30 a nuestros respectivos hogares.

Vista del sector norte del Nevado de Palermo

A metros de la Cumbre del Palermo

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Primera Escalada en Solitario de la Canaleta Argentina del Palermo

  • Sombra Tumb

    Ascendiendo la Cumbre Sagrada del Apu Quewar, Provincia de Salta

  • Sombra Tumb

    Ascensión al Volcán
    Quehuar en bicicleta

  • Sombra Tumb

    Guía completa para ascender
    el Volcán Llullaillaco,
    Provincia de Salta

  • Sombra Tumb

    Primera ascensión al Nevado de Guanacos, Provincia de Salta

  • Sombra Tumb

    Caminando por los legendarios caminos del Inca en
    el noroeste argentino


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Revista Digital de Montaña

  • Abril 2022
    Abril 2022 - Nº 137
  • Marzo 2022
    Marzo 2022 - Nº 136
  • Especial NOA 2022
    Especial NOA - Nº 135
  • Febrero 2022
    Febrero 2022 - Nº 134
  • Enero 2022
    Enero 2022 - Nº 133
  • Diciembre 2021
    Diciembre 2021 - Nº 132
  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Primera Escalada en Solitario de la Canaleta Argentina del Palermo

    • Sombra Tumb

      Ascendiendo la Cumbre Sagrada del
      Apu Quewar, Provincia de Salta

    • Sombra Tumb

      Ascensión al Volcán Quehuar en bicicleta

    • Sombra Tumb

      Guía completa para ascender el Volcán Llullaillaco, Provincia de Salta

    • Sombra Tumb

      Primera ascensión al Nevado de Guanacos, Provincia de Salta

    • Sombra Tumb

      Caminando por los legendarios caminos del Inca en el noroeste argentino

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña