Inicio
Quienes Somos
Links
Contáctenos
Publicaciones
Boletines
Noticias de Actualidad
Arte y Cultura
Relatos de Viajes y Expediciones
Antropología y Arqueología
Historia del Montañismo
Entrenamiento y Tecnica
Espeleología
Museo Virtual de Historia del Montañismo
Videoteca
Libros y Música
 
- RELATOS DE VIAJES Y EXPEDICIONES -



Primera Travesía en el Macizo del Chañi, Provincia de Jujuy.
Octubre del 2009
- por Juan Andrés Cintas -

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez

Integrantes de la travesía:
César Bracamonte, Juan Andrés Cintas, José Urquizo y César Wayar.
Distancia recorrida: 50 Km. aproximadamente.
Cumbres realizadas: Pico Nordenskiöld, Morro Von Rosen, Pico Las Leñas, Morro Capacocha, Pico Liquín, Chañi Chico y Cumbre Gral. Belgrano.

Ubicación de la zona de las cumbres del Macizo del Chañi en la Pcia. de San Juan, Argentina

Ubicación de la zona de las cumbres del Macizo del Chañi
en la Pcia. de San Juan, Argentina


>>AMPLIAR MAPA

La Sierra de Chañi se eleva como un gran bloque que separa a la inhóspita Puna de los valles tropicales ubicados sobre el oriente de las provincias de Jujuy y Salta. De todo el complejo, se destacan dos grandes prominencias, el Chañi Chico y el Chañi Principal, a partir de las cuales se dividen tres anfiteatros y se encadenan más de once cumbres que superan los cinco mil metros, unidas por escarpados filos. Si bien la mayoría de los picos registran ascensiones por diferentes rutas, el macizo posee una zona escasamente transitada y conocida, ubicada desde el Chañi Chico hacia el norte, constituida por largo filo que forma un tercer anfiteatro de características geomorfológicas similares a los otros dos; una suave pendiente hacia el oeste y abruptísimas paredes rocosas en su cara este. Además, sobre este filo se destacan dos promontorios que se encuentran identificados en el mapa del I.G.M. pero que no tenían registros de ascensiones anteriores.

Camino al Chañi Chico. Foto: César Wayar
Camino al Chañi Chico. Foto: César Wayar

Con la idea de explorar el anfiteatro norte y además intentar culminar nueve cumbres por sus rutas normales en un solo periplo, dos de las cuales eran vírgenes, un grupo de cuatro andinistas jujeños nos dirigimos hacia el Chañi a fines del mes de octubre de este año.

28/10/2009: Salimos por la tarde en camioneta de San Salvador de Jujuy rumbo a la localidad de El Moreno, ubicada en pleno altiplano jujeño a unos 3.500 m.s.n.m. y a 25 Km. de la base del cerro, con el objetivo de pernoctar a esa altura para lograr una mejor aclimatación. Nos hospedamos en el salón parroquial que con tanta generosidad siempre nos ofrece doña Demetrio, la celadora de la iglesia. Luego de unas riquísimas empanadas y charla con una de las maestras de la escuela el sueño nos llevó directo a nuestras bolsas de dormir.

Ubicación de las cumbres en el Macizo del Chañi, Provincia de Jujuy
Ubicación de las cumbres en el Macizo del Chañi, Provincia de Jujuy

29/10: Por la mañana muy temprano nos dirigimos hasta donde se acaba la huella vehicular, más arriba de Casa Mocha (campamento principal del cerro por su ladera oeste), llegando a un lugar conocido como Mina Abandonada a 4.772. m., donde armamos carpa que nos serviría de base para las próximas tres jornadas.

Sin perder tiempo, alrededor de las diez de la mañana partimos con una ración de comida y agua en nuestras mochilas hacia el pico más cercano que teníamos a la vista: el Nordenskiöld (5.470 m.). El sendero asciende bien marcado hasta los 5.000 m. aproximadamente, luego se pierde y se debe continuar por espacio de dos horas por un vallecito rocoso hasta el abra entre este pico y el morro Von Rosen. Desde el abra ya se ve impactante todo el Anfiteatro Reichert con las cumbres del Chañi Chico y el Aguja Negra al frente.

Camino a la cumbre General Belgrano. Foto: César Wayar
Camino a la cumbre General Belgrano. Foto: César Wayar

Luego de dejar testimonios en este pico, pasado el mediodía continuamos por la parte más alta del filo con dirección sur. En una loma intermedia encontramos una enorme cantidad de leña, evidencia de la presencia del hombre prehispánico y el desarrollo de rituales en la montaña. Con la tormenta encima cerca de las dos y media de la tarde alcanzamos el morro Von Rosen de 5.450 m. Aunque no estaba nevando, las nubes habían tapado todo el panorama y se podía ver intermitentemente sólo a escasos metros. A pesar de este inconveniente, decidimos continuar guiándonos simplemente por tratar de caminar sobre la parte más alta de la arista, sabiendo que indefectiblemente nos íbamos a topar con el tercer y último pico de la jornada, el Pico Las Leñas (5.462 m.).

Así, a las cinco de la tarde, totalmente exhaustos alcanzamos su cumbre, mirador privilegiado de la imponente pared norte del Chañi de más de 900 metros de altura. Como un regalo para el descenso, se despejó totalmente y pudimos llegar al campamento al atardecer bajo un cielo teñido de rojo.

Descanso en refugio Jefatura de los Diablos a 4.920 mts. Foto: César Wayar
Descanso en refugio Jefatura de los Diablos a 4.920 mts. Foto: César Wayar

30/10: A la mañana siguiente, luego de un suculento desayuno, nos esperaba el día más difícil de la travesía, ya que caminaríamos alrededor de 20 Km. a más de 5.000 metros de altura, para bordear todo el filo del Anfiteatro Norte. A las ocho de la mañana empezamos por el mismo sendero del día anterior hasta los 5.100 m. para luego desviarnos hacia el norte hasta alcanzar, dos horas más tarde, el abra entre el Nordenskiöld y el Chañi Chico. Desde ese lugar, a unos 5.200 metros, realizamos una travesía por la pedregosa ladera oeste de este último cerro que nos demandó una hora de tropiezos por el tamaño de las rocas y los continuos acarreos.

Llegamos a un portezuelo justo en frente de la desconocida pared norte del Chañi Chico. Con sus 700 m. de altura, es simplemente impresionante, aunque algo más fragmentada que las otras paredes del macizo. Considero que tiene buenas probabilidades de escalada, sobre todo por una arista sobre el costado izquierdo de una enorme erosión circular llena de material suelto. Sin dudas, la pared sufre la constante caída de piedras desde las partes más altas, evidenciado por los conos de deyección ubicados en el fondo del valle. Esta abra la denominamos Nido de Cóndores, ya que numerosas de estas aves aprovechan las grietas de la pared para reproducirse.

Gral. Belgrano, vista desde el Chañi Chico. Foto: César Wayar
Gral. Belgrano, vista desde el Chañi Chico. Foto: César Wayar

El filo continúa con orientación nornordeste por cuatro kilómetros más hasta un último pico. Unos cuatrocientos metros abajo, se encuentra la base del Anfiteatro Norte surcado por morenas y con tres hermosas lagunas permanentes, una de un brillante color verdoso. Recorrimos todo el filo dejando nuestros testimonios en las dos prominencias que posee: la primera es un morro ubicado a un kilómetro del abra al que bautizamos Morro Capacocha (GPS: 5.208 m.), en homenaje al nombre del ritual realizado por los incas en la cumbre principal del Chañi, en donde fuera sacrificado un niño de 5 años y que fuera descubierto por el Teniente Pérez en 1905.

El segundo, mucho más saliente y coronando el final, lo denominamos Pico Liquín (GPS: 5.153 m.) en honor al apellido del acompañante y guía nativo de la primera expedición sueca al macizo en el año 1901. Emocionados y por demás contentos por lo logrado en la jornada retornamos por el mismo camino hacia nuestro campamento a donde llegamos bien entrada la noche.

Paredones, al fondo el Morro Liquin. Foto: César Wayar
Paredones, al fondo el Morro Liquin. Foto: César Wayar

31/10: Amaneció despejado y para este día teníamos pensado una travesía uniendo el Chañi Chico con el Aguja Negra por su filo oriental. Salimos bien temprano y antes del mediodía ya estábamos en la cumbre del primero a 5.571 metros, pero al tratar de descender nos encontramos con graves problemas. A unos 80 metros por debajo de la cumbre nos encontramos sobre unas terrazas de enormes rocas sueltas, por otro lado consideramos que para nuestra técnica era un filo muy expuesto, no contábamos con equipo necesario y además pensábamos que era muy arriesgado y extenso ir al Aguja Negra (5.150 m.) y tratar de volver el mismo filo ascendiendo nuevamente al Chañi Chico sin tener una posible vía de escape hacia cualquiera de los dos anfiteatros. La decisión, aceptada con mucha bronca al no poder cumplir con nuestro objetivo de nueve cumbres, fue regresar.

Una tormenta con fuertes vientos y nevadas por la tarde nos ratificaría lo acertada que fue. Un tanto decepcionados escalamos nuevamente las rocas hasta la cima del Chañi Chico y bajamos hasta el campamento de la Mina Abandonada cerca de las cuatro de la tarde. A pesar del revés de la jornada, resolvimos trasladarnos hasta Jefatura de los Diablos (4.920 m.), campamento de altura por la ruta normal, para intentar al día siguiente la cima más alta del Nevado, la cumbre Gral. Belgrano. Llegamos oscureciendo entre refucilos y una persistente nevada.

Cumbre cerro Capacocha a 5.208 mts. Foto: César Wayar
Cumbre cerro Capacocha a 5.208 mts. Foto: César Wayar

Cumbre General Belgrano a 5.896 mts. Foto: César Wayar
Cumbre General Belgrano a 5.896 mts. Foto: César Wayar

01/11: Dormimos mal. Por los días pasados estábamos por demás aclimatados, sin embargo la ansiedad y la sensación de encierro que sentíamos en nuestras bolsas de dormir hizo que no pegáramos un ojo. A las cinco y media de la mañana el grupo se puso en marcha por el sendero hacia el abra, la que alcanzamos dos horas más tarde cuando los rayos comenzaban a iluminar la pared norte del Chañi, totalmente desprovista, por la época del año, de nieve y sus característicos canales de hielo.

Continuamos por el largo filo, descubriendo a medida que ascendíamos algunas plataformas y pircados prehispánicos que fueran utilizados hace más de quinientos años para la ceremonia de Capacocha consumada en la cumbre del cerro. Los últimos pasos por encima de los 5.700 m. fueron eternos y fatigosos pero cerca de las diez y media de la mañana los cuatro nos encontrábamos pisando sus 5.896 metros.

Contentos por la experiencia vivida, unidos como grupo y con la satisfacción de coronar dos nuevas cumbres, algo soñado hoy en día, emprendimos el regreso, dejando al Chañi Sur (5.750 m.) para otra oportunidad; el cansancio acumulado en cuatro días ininterrumpidos de actividad ya nos pesaban en las piernas…

Nuevas cumbres del Chañi: Liquin y Capacocha. Foto: César Wayar
Nuevas cumbres del Chañi: Liquin y Capacocha. Foto: César Wayar

Fotos: César Wayar

 
Jefe de Proyecto: Ing.Natalia Fernández Juárez      Diseño/Desarrollo: Hernán Rafaele















TEL  +54.11.4861.1063  |   e-mail: info@culturademontania.com.ar


W W W . C U L T U R A D E M O N T A N I A . C O M . A R