Cerrar
Noviembre 2021 - Noticias y Novedades
Luego de 25 años de estar perdidos en la cara sur del Plata fueron encontrados los cuerpos de Roberto y Nicolás

Esta es la historia de la desaparición de Roberto Leroy Villa y Nicolás Ibazet de quien nada se supo durante 25 años, hasta que en abril de 2021 Juan Cruz Rodríguez, guía de montaña, halló sus cuerpos inesperadamente

Por Claudia Iturralde y Norma Beatriz García


El cerro El Plata es el punto más alto del cordón montañoso homónimo, con una altura de 5.956 metros, y es uno de los más populares entre andinistas de todo el mundo que visitan la provincia. Incluso, suele ser utilizado por los deportistas como preparación para luego subir el cerro Aconcagua.

Parte del grupo de la Patrulla de rescate de mediado de los años 90. En el extremo izquierdo, Roberto Leroy Villa.
Foto: Cortesía Patrulla de Rescate


Por ese motivo, desde el primer ascenso, que fue registrado en 21 de enero de 1925 por el austríaco Hans Stepanek, miles de montañistas han pasado en el lugar, dejando numerosas historias que hasta el día de hoy son contadas. Una de las más conocidas, es la de dos jóvenes, Nicolás Ibazeta y Roberto Leroy Villa, que en 1996 desaparecieron. Fueron buscados intensamente. Ese año, y durante los cuatro años siguientes, distintos equipos de patrullas de rescate escalaron la cara sur y bajaron sin novedades. Al no ser hallados, se especuló con que se habían ido a Chile.

El 26 de junio, apenas empezado el invierno de 1996, Nicolás Ibazeta y Roberto Leroy Villa, andinistas oriundos de la ciudad mendocina de Uspallata, salieron para subir el cerro Plata por la cara sur a rescatar los cuerpos de un helicóptero de la fuerza aérea argentina caído. Nicolás cursaba en la escuela de guías de montaña y Villa, quien ya era guía, trabajaba en el Parque Aconcagua (6.962 metros de altura).

Leroy Villa (21) y Nicolás Ibazeta (22) eran amigos. Ambos se habían criado entre montañas. Como aficionados al andinismo, durante las temporadas de verano, trabajaban como porteadores (cargando equipamiento) de los escaladores que intentaban la cumbre del Aconcagua.
Leroy empezó en el andinismo gracias a su hermano Hugo, que comenzó a trabajar en el centro de ski Los Penitentes en 1986 y para fines de ese año ya estaba integrado en la patrulla de rescate. Recuerda su hermano Hugo que “cuando estábamos ‘al pepe’ sin hacer nada, bautizábamos cerros y escalábamos. Y de ahí no paramos más, nos perfeccionamos, hicimos cursos de primeros auxilios. Siempre en la montaña”.

La Patrulla de Rescate recuperó los cuerpos de dos andinistas perdidos hace 25 años. Foto: www.diariouno.com.ar

Parque Provincial Cordón del Plata


Leroy se convirtió apenas pasados los 20 años en un referente del montañismo de Mendoza. A los 22 escaló durante seis días la peligrosa pared sur del Aconcagua, algo reservado para pocos. En esa aventura durmió “colgado” de la pared de hielo todos esos días. “El ya había estado en situaciones límite y había salido adelante, era muy fuerte, tenía experiencia”, cuenta su hermano.

Leroy y Nicolás iban en busca de los pilotos del helicóptero SA-135B Lama, que el 4 de junio se había caído en la Quebrada de Guevara, dentro del Cordón del Plata. Ese accidente se había producido por un viento de tormenta que los pilotos Primer Teniente Alfredo Montenegro y el mecánico Suboficial Principal Alberto Mazagatos, no pudieron controlar. Casi 23 años después, en 2019, un andinista que bajaba de una expedición en el cerro Niveros encontró el cuerpo de uno de los pilotos, Montenegro. Hoy, desde la Fuerza Aérea, sostienen que no saben qué estaban haciendo el Lama en esa zona. Presumen que maniobras. Que habría salido de Uspallata a las 16 hs. y que el siniestro habría sido a 17.30 hs. Reconocen que El Plata es una zona muy dura para volar. De hecho, se cree que hay cuatro helicópteros caídos en la zona. Uno estaría en la zona de Franklin, otro en la cima del Plata y dos, en la pared sur. En 2019, un reconocido andinista que bajaba de una expedición al Cerro Niveros encontró en el glaciar el helicóptero de la Fuerza Aérea y uno de los cuerpos.

El cerro El Plata tiene una altura de 5.956 metros. Foto: www.elsol.com.ar

En la cumbre de El Plata, Mendoza. Foto: Martin Legarda


La versión de Hugo Villa, hermano de Leroy

En aquellos años, “Rambito” – Hugo-, hermano de Leroy, conocido en el mundo de la montaña con ese nombre por su entusiasmo por agregar algunos explosivos de más en las detonaciones que se ejecutan para evitar avalanchas en las pistas de ski de la cordillera andina, Nicolás Ibazeta y otros montañistas de la zona trabajaban como rescatistas en centros recreativos o contratados por privados. En una entrevista que se le hiciera a Rambito, afirmaba que un rescatista no se fija en las condiciones meteorológicas cuando se trata de salvar una vida. Por esta razón Leroy y Nicolás, aunque era pleno invierno y sabiendo que la cara sudoeste de El Plata es extrema, subieron igual.

Cuenta Rambito que la búsqueda fue por pedido de Fuerza Aérea. Personal de la Fuerza fue a su casa puesto que eran reconocidos por la tarea de rescatistas. Les solicitaron que subieran para ver la posibilidad de rescatar los cuerpos o buscar a las personas con vida y para hallar la caja negra.

Por otro lado la Fuerza Aérea desmiente la versión del hermano de Villa puesto que afirman que ellos tienen su propio equipo de rescatistas. Además, garantizan que en aquella oportunidad habría subido la Policía de Mendoza y el Ejército. Por lo tanto, el ascenso de Leroy y Nicolás habría sido por cuenta propia.

Operativo de Rescate. Cerro El Plata. Foto: www.diariouno.com.ar

Juan Cruz Rodriguez guardarque del Aconcagua,quien encontró los cuerpos

Operativo de Rescate. Cerro El Plata


Más allá de esta controversia, lo cierto es que el plan inicial del grupo de Leroy era que subiera un equipo de cuatro rescatistas. Además de Villa e Ibazeta estaban dispuestos a escalar otros dos rescatistas del grupo de amigos pero por un problema estomacal y por un tema familiar sólo quedaron Leroy y Nicolás. Todo esto sucedió veintidós días después de la caída del helicóptero. Por lo tanto, estaba claro que las posibilidades de que estuvieran vivos los pilotos eran casi nulas.

Por eso imagina que su hermano e Ibazeta murieron por el clima. “La dificultad en aquella época es que había mucho hielo, y había que escalar. A ellos les jugó mal el tiempo, les reventó la carpa estando dormidos. Ellos aparecen con los escarpines puestos, como dentro de la carpa. Seguramente hubo un viento muy fuerte, habrán entrado en hipotermia, no se dieron cuenta y murieron en dos minutos”, sospecha Villa y agrega: “Se calcula que en junio allá arriba hacen 30 grados bajo cero pero con un viento de 60 kilómetros por hora te la lleva a -45 grados”.

Hugo, Rambito, estuvo dos décadas tratando de encontrar a los jóvenes.. Todos los años subía, entrando por diferentes zonas y nunca tuvo resultado. Recuerda que pasó una vez exactamente por el lugar donde Juan Cruz Rodríguez encontró a Leroy y a Nicolás. En esa ocasión, había mucha nieve por lo que estaban tapados por un manto de 2,50 o 3 metros cuando pasó por el filo.

Por eso imagina que su hermano e Ibazeta murieron por el clima. “La dificultad en aquella época es que había mucho hielo, y había que escalar. A ellos les jugó mal el tiempo, les reventó la carpa estando dormidos. Ellos aparecen con los escarpines puestos, como dentro de la carpa. Seguramente hubo un viento muy fuerte, habrán entrado en hipotermia, no se dieron cuenta y murieron en dos minutos”, intuye Villa y da magnitud: “Calculá que en junio allá arriba hacen 30 grados bajo cero pero con un viento de 60 kilómetros por hora te la lleva a -45 grados”.

Roberto Leroy Villa un enamorado de la montaña con su piqueta. Foto: infobae.com

Leroy Villa, en una de sus expediciones durante los años 90. Foto: infobae.com

Hugo Villa en una de las expediciones por El Plata para encontrar el cuerpo de su hermano, con fragmentos de un helicóptero chileno accidentado en el cerro. Foto: infobae.com


El hallazgo de los cuerpos

En abril de 2021, Juan Cruz Rodríguez de 23 años y recién recibido de guía de montaña, decidió ascender El Plata por la cara sur en solitario. Sobre la cara sur hay poca información, no hay chapas ni marcas, no se sabe casi nada. La ruta que eligió para el ascenso no recibía a nadie desde 2017. Tenía en mente una ruta y fue solo a pesar de que sus salidas solía hacerlas acompañado. Sin saber muy bien por qué, esta vez había decidido hacerlo solo. Sabía que la ruta, por el lado derecho de la cara sur, era la vía más rápida pero también la más empinada hasta la cumbre. Estaba dispuesto a asumir ese desafío.

Salió a las cuatro de la mañana para hacer la cumbre. Habían cambiado las condiciones, salió el sol y cambió la nieve, entonces se tiró por una variante y cuando le faltaban unas dos horas para llegar a la cima, llegó a ver algo que le llamó la atención. Primero vio unas varillas de carpa, luego un pedazo de tela y su primer pensamiento fue: “Chau, se está volando todo acá. ¿Qué pasó?” Miró hacia arriba y vio dos cuerpos enteros. Al principio creía que estaba alucinando pero a medida que se acercaba lo que parecía una alucinación se transformó en realidad. Lo que vio le resultó impactante ya que no eran partes ni huesos sino “cuerpos enteros” que estaban refugiados en un lugar muy chico, en el filo de la montaña.

"Vi un bulto grande de colores y parecía que alguien me estaba mirando, cuando me acerco eran dos personas acostadas una al lado de la otra, como si hubieran intentado pasar la noche, realmente sentía que me estaban observando, y que sabían que yo estaba ahí. Eran alma y cuerpo juntas, de verdad sentía que uno se iba a levantar, tuve mucho miedo", contó Rodríguez cuando vio a los andinistas. La escena hacía pensar que habían quedado atrapados en una tormenta de nieve.

Operativo de rescate de los dos cuerpos

Rescate de cuerpos en el Cerro El Plata, a 6050 metros de altura

Operativo de rescate de los dos cuerpos


Lo primero que quiso saber fue cómo se llamaban, quiénes eran. Se quedó mirándolos un rato, trató de ver alguna insignia de algún club, observó el equipo que llevaban. Asumió que, por las características de la ropa y el modelo de indumentaria, llevaban en ese lugar un tiempo prolongado. Es decir, las marcas y los modelos de los equipos que tenían colocados eran pistas que apuntaban a considerar que llevaban alrededor de 15 años allí.

Pensaba que quizás sabían que estaban ahí, pero que debido a las dificultades para llegar a esa zona no los habían podido sacar. Desconocía la historia de los dos andinistas de Uspallata que subieron el cerro en 1996 y de quienes no se había sabía más nada de ellos.

Todavía le faltaba llegar a la cumbre, así que decidió seguir rápidamente pero sin antes buscar referencias, guardar imágenes en su memoria porque de eso dependía el futuro rescate. “No tenía GPS, mapas, nada. Observé todo lo que pude mientras controlaba el shock que fue verlos, y a la vez no podía perder demasiado tiempo porque todavía tenía un tramo largo”, afirmó Juan Cruz Rodríguez en una entrevista.

Para quienes tienen experiencia y han trabajado en esa zona no hubiesen quedado dudas que se trataba de los montañistas que se perdieron en la década del 90, debido a que era del único caso en el que dos personas que buscaban ascender se perdieron juntas y no volvieron a ser vistas. Como la desaparición fue a pocas semanas del invierno, comenzaron los temporales de nieve y frío, y ya no pudieron ir a buscarlos. Entonces, los amigos y la patrulla de rescate los buscaron durante dos o tres temporadas de buen tiempo entre la primavera y el otoño. Al no hallarlos, pensaron que, al ser la zona de búsqueda era muy compleja desde el punto vista técnico, podrían haber caído a una grieta o los podría haber agarrado una avalancha de nieve y roca.

El retroceso de los glaciares por el cambio climático y las pocas nevadas de los últimos años, habría hecho posible que los cuerpos quedaran expuestos para facilitar el hallazgo.

Rodríguez, cinco horas después del hallazgo, llegó a los refugios. Se cruzó con unos amigos. No supo cómo encarar la situación. Luego se encontró con otros compañeros de la escuela de guía a quienes sí les contó lo sucedido. Uno de ellos conocía la historia de los andinistas perdidos e inmediatamente supieron que se trataba de Nico y Leroy. “Los han buscado muchos años, no tengas miedo, lo que te acaba de ocurrir es un regalo de los apus del monte, vas a dejar a mucha gente tranquila y en paz", le dijo su compañero a Rodríguez. Este episodio que seguramente Juan Cruz nunca más olvidará, lo llevó a tomar la decisión de llamar el camino que hizo hasta los andinistas como la variante Leroy-Nico, como un camino alternativo en honor a ellos.

Cerro El Plata, a 6050 metros de altura

Cumbre en el Cerro El Plata

Llegando al nevero, ascenso cerro del Plata, Mendoza


Después avisó a la Unidad Patrulla de Rescate y Auxilio de Montaña (Upram) de la Policía de Mendoza. Informó que los cuerpos pertenecían a dos hombres que se encontraban en buen estado de conservación –estaban prácticamente congelados–, en posición decúbito dorsal y vestidos con equipo técnico.

Durante dos semanas se organizó y se planificó el rescate. Efectivos de la patrulla, conforme al pronóstico del tiempo, planificaron un complejo operativo de rescate que comenzó el lunes 26 de abril e involucró a siete efectivos acompañados por el guía que realizó el hallazgo. La Patrulla de Rescate evacuó los cuerpos con el helicóptero policial.

Fue justamente el equipamiento que tenían, lo que permitió establecer, a través de los modelos y las marcas, que los cuerpos llevaban más de 20 años en el lugar.

Tras varios días de análisis y planificación, el lunes 26 siete efectivos de la Patrulla, acompañados por el guía que realizó el hallazgo, salieron hacia un campamento ubicado en Salto de Agua, en Vallecitos. Iniciaron el camino hacia la cumbre de El Plata. Luego, descendieron a través del filo suroeste y llegaron alrededor de las 14.30 del martes a la zona donde estaban los cadáveres.

Tras realizar los peritajes correspondientes y, atendiendo las características del terreno, establecieron la ruta de evacuación a través de la Quebrada de Casas y posteriormente por la zona de Morteritos.

Finalmente, el miércoles a las 23, un total 14 integrantes de la Patrulla llegaron hasta la Laguna del Platita con los cuerpos y, al día siguiente, el helicóptero Halcón trasladó los restos hacia Ciudad, donde fueron reconocidos por sus familiares.

Por otra parte, debido al equipamiento adquirido por el Ministerio Público Fiscal de Mendoza, el “Rapid Hit”, en 90 minutos lograron dar con las identidades de los cuerpos hallados en el cerro. Lo que se hizo fue extraer una muestra biológica de los cuerpos. Se comparó, en el caso de Ibazeta, con la madre y el de Villa, con el hermano. Hicieron los vínculos y demostraron que eran los andinistas perdidos.

El hallazgo que casual de Leroy y Nicolás por parte de Juan Cruz Rodríguez no deja como lección que la Naturaleza puede ser indómita y antojadiza. Pero también nos muestra que la montaña nos puede retener como si ella fuera un lecho que nos atrapa el tiempo que desee, nos traga hasta que decide devolvernos sin que sepamos nunca cuándo lo hará.

Hoy hay un camino más, camino alternativo Leroy, Nico en El Plata, Mendoza.

Vista hacia la quebrada de Casas, al fondo (no se ve) esta el Plata,
el filo de la derecha continua hasta la cumbre del cerro Negro (5.365 mts.), Mendoza. Foto: Martin Legarda

Ascenso al cerro del Plata, Mendoza. Foto: Martin Legarda

La ruta por donde subiriamos en la pared sur del cerro del Plata, Mendoza. Foto: Martin Legarda


Rescate de los cuerpos de los dos andinistas que se perdieron hace 25 años

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Ascensión a la pared sur
    del cerro del Plata

  • Sombra Tumb

    Ascensión al Adolfo Calle en el Parque provincial Cordón del Plata

  • Sombra Tumb

    12 horas de incertidumbre en la cara este del Cerro Vallecitos

  • Sombra Tumb

    Una tormenta inesperada
    en el Cerro El Plata

  • Sombra Tumb

    Primera escalada de la Pared
    este del Volcán Tupungato,
    Provincia de Mendoza

  • Sombra Tumb

    Apertura de la nueva ruta en
    la cara este del Cerro Vallecitos


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 57
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Noviembre 2021
    Noviembre 2021 - Nº 131
  • Octubre 2021
    Octubre 2021 - Nº 130
  • Septiembre 2021
    Septiembre 2021 - Nº 129
  • Agosto 2021
    Agosto 2021 - Nº 128
  • Julio 2021
    Julio 2021 - Nº 127
  • Junio 2021
    Junio 2021 - Nº 126
  • Mayo 2021
    Mayo 2021 - Nº 125
  • Abril 2021
    Abril 2021 - Nº 124
  • Marzo 2021
    Marzo 2021 - Nº 123
  • Febrero 2021
    Febrero 2021 - Nº 122
  • Enero 2021
    Enero 2021 - Nº 121
  • Diciembre 2020
    Diciembre 2020 - Nº 120
  • Noviembre 2020
    Noviembre 2020 - Nº 119
  • Octubre 2020
    Octubre 2020 - Nº 118
  • Septiembre 2020
    Septiembre 2020 - Nº 117
  • Agosto 2020
    Agosto 2020 - Nº 116
  • Julio 2020
    Julio 2020 - Nº 115
  • Junio 2020
    Junio 2020 - Nº 114
  • Mayo 2020
    Mayo 2020 - Nº 113
  • Abril 2020
    Abril 2020 - Nº 112
  • Marzo 2020
    Marzo 2020 - Nº 111
  • Febrero 2020
    Febrero 2020 - Nº 110
  • Enero 2020
    Enero 2020 - Nº 109
  • Diciembre 2019
    Diciembre 2019 - Nº 108
  • Noviembre 2019
    Noviembre 2019 - Nº 107
  • Octubre 2019
    Octubre 2019 - Nº 106
  • Septiembre 2019
    Septiembre 2019 - Nº 105
  • Agosto 2019
    Agosto 2019 - Nº 104
  • Julio 2019
    Julio 2019 - Nº 103
  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL MAYO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Ascensión a la pared sur
      del cerro del Plata

    • Sombra Tumb

      Ascensión al Adolfo Calle en el Parque provincial Cordón del Plata

    • Sombra Tumb

      12 horas de incertidumbre en la
      cara este del Cerro Vallecitos

    • Sombra Tumb

      Una tormenta inesperada
      en el Cerro El Plata

    • Sombra Tumb

      Primera escalada de la Pared
      este del Volcán Tupungato,
      Provincia de Mendoza

    • Sombra Tumb

      Apertura de la nueva ruta en
      la cara este del Cerro Vallecitos

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA