Cerrar
Marzo 2017 – Revista Digital Nro 54
Libro: Desde el Volcán

Historia del Club Andino Junín de los Andes, Construcción de los refugios de la Cara sur y norte y accidentes ocurridos en el Volcán, emotivas expediciones llevadas a cabo por sus fundadores


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


AUTOR:
Alberto Manuel Gonzalez

EDITORIAL: Editorial Dunken, Buenos Aires.

AÑO:
Primera Edición, Octubre de 2007

FORMATO:
15 x 22 cm.

PÁGINAS:
84

IDIOMA:
Castellano

MAIL DEL AUTOR: albertolanin@Yahoo.com.ar

Tapa del libro Desde el Volcán
Primera edición 2007. Autor: Alberto Manuel González

Desde el Volcán, refleja la trayectoria del club, enfatizando las emociones vividas en las inolvidables salidas a las montañas, narrando las epopeyas del gran esfuerzo realizado por los montañistas de la zona al cargar sobre sus hombros los 1200 kilos de hierro y chapa que hicieron falta para levantar los dos refugios que se instalaron en la ladera norte y sur del volcán Lanín. Asimismo habla sobre la práctica del esquí de fondo y el desarrollo del esquí alpino en la zona. Por último, brinda detalles del mayor accidente ocurrido en el volcán, en octubre de 1990, en el cual fallecen cuatro andinistas de la provincia de Neuquén.

Beba, bajando en rapell, sin arnés, en las palestras de Huechahue


Prólogo de Conrado Verberck

Hay personas para quienes la montaña forma parte inseparable de su experiencia vital. Es el caso del autor de este libro.

En 1980 vine a radicarme en Junín de los Andes. Durante 20 años había estado practicando el montañismo en Córdoba, Mendoza y Neuquén.

El  deporte del montañismo tiene varias modalidades. Aquí se practicaba especialmente la ascensión a nuestro cercano y querido volcán Lanín, montaña emblemática de Junín de los Andes. Siendo pionero indiscutible en esas actividades, el legendario don Vidal Pérez, desde el año 1950.

Había también un pequeño grupo de gente que si bien no desdeñaba este icono que es el Lanín, también le interesaba descubrir y explorar otras montañas, no tan elevadas, pero dignas de ser reconocidas. Vivimos. Felizmente, rodeadas de ellas.

Tuve la suerte de poder integrarme a ese grupo.

Los cursos de aprendizaje y las salidas a la montaña se hacían con mucha frecuencia. Como más entusiastas del grupo, Beba Álvarez y Alberto González convencieron al resto de fundar un club de montañismo. Y así, este deporte pudo ser encauzado a través de una institución o asociación deportiva, denominada Club Andino Junín de los Andes. Beba y Alberto fueron elegidos presidente y secretario, respectivamente.

El club se erigía especialmente como escuela, cuyas enseñanzas servían para iniciar a los montañeros en los secretos de la técnica, y también para que aquéllos que practicaban la actividad en forma aislada tuvieran un lugar de encuentro con personas de inquietudes similares. Al mismo  tiempo, nos brindó la posibilidad de desarrollar nuestros proyectos. tiempo después, lamentablemente se nos fue Beba Alvarez.
Alberto González la reemplazó en la presidencia, y así, con mucho acierto, dirigió la institución.

José Retamal entrando al refugio del RIM 26, en Julio de 1979

Alberto ha escrito la historia del Club Andino Junín de los Andes, rindiendo un homenaje a todos los socios, con la sencillez de su amor a la montaña expresado en sus relatos.

La historia del club es la de quienes lo fundaron, guiaron y dirigieron las actividades, la historia de hombres y mujeres que sienten la montaña como suya. Que supieron canalizar sus inquietudes, tratando de infundir ese mismo sentimiento en todos aquellos atraídos por esa misma pasión.

Debo señalar, y es justo hacerla, que Alberto fue durante mucho tiempo el alma máter del club. Tiene una notable aptitud para fijar objetivos,

un gran entusiasmo para emprender proyectos y una probada capacidad para llevarlos a cabo, aglutinando las voluntades necesarias para hacerlos realidad. A él se deben la mayoría de las iniciativas. Por nombrar algunas: la construcción de refugios y puentes, los proyectos de esquí de fondo y de montaña en el cerro Colo Huincul y en el valle del Hueyeltue, la realización de cursos de aprendizaje y enseñanza, excursiones, exploraciones y expediciones. A ello se debe agregar el esquí alpino en Chapelco, reuniones sociales y otras muchas actividades afines al montañismo. Fueron logros importantes.

En Alberto González encontré al amigo capaz de soñar con proyectos similares a los míos, pero con un espíritu más decidido a organizar y concretarlos.

Por ejemplo, coincidimos en intentar el Domuyo, poco conocido entonces. Para nosotros, subir una montaña significa explorarla. Tuvimos la suerte de encontrar y abrir una ruta nueva, y allí Alberto aportó la técnica, aprendida y afianzada en poco tiempo.

Como montañeros a la antigua, en toda excursión gozamos con el largo camino a la cumbre, con descubrirlo y superar los obstáculos que ofrece ese camino. Nos une el amor a este deporte, y su práctica a través de un largo proceso de reconocimiento y aprendizaje, sin dejar de lado la contemplación de la naturaleza y enriquecimiento espiritual.

De izq. a der: Simón Lewis, Héctor Dovllansky, Martín Esteves y Graciela Castro

Alberto nos brinda este libro, en prosa sencilla y clara, pero con un toque poético inspirado en su sensibilidad para con la naturaleza y también con el arte. Goza de la contemplación y también de la meditación, para lo cual la montaña ofrece excelentes oportunidades.

Describe distintas sensaciones: sorpresa, regocijo, compañerismo. También todo aquello que hace que cada ascensión sea especial y única, cuando relata sus "cumbres emotivas".

Alberto se siente parte de la montaña y ello le permite valorizar y describir los diversos aspectos de la misma y las actividades que se desarrollan en ella. Y así descubre para los lectores los secretos de hierbas y flores, fauna y bosque, arroyos, cascadas, nubes, viento, amaneceres y atardeceres, noches de luna o temporales. Como también cada sendero, piedra, nieve, hielo, paredes, que nos acercan a tales maravillas.

Descubrimos cómo goza de una sencilla caminata por un valle, del esfuerzo por lograr una meta, aunque el intento resulte fallido, o de la alegría de alcanzar un filo o una cumbre.

Puede estar sólo y ser feliz en ese ambiente, pero también, la mayoría de las veces, con su familia o sus compañeros de excursión formando parte de ese entorno. Y así retrata a muchos de los que tuvieron o tenemos la suerte de gozar de su amistad. Finalmente le agrega una cuidada selección de fotografías y una adecuada inserción y relación con los textos.

A mi amigo Alberto, gracias por haber dado nacimiento y guiado el crecimiento del Club Andino Junín de los Andes, y a través de ello ayudar a todos los que amamos la montaña, a conocerla de un modo más fácil y organizado. Gracias por dejar testimonio de quienes fundaron el club y de los que supieron conducirnos a las hermosas experiencias montañeras y cosechar nuevos amigos. Gracias por hacernos volver a los intensos momentos vividos en la montaña.

Peter Paul en la construcción del refugio trepado en el esqueleto


Prólogo de Hernán González

Al leer las recopilaciones de este ya consolidado libro, volvieron los recuerdos de aquellos momentos que fueron parte de mi niñez y adolescencia. Algunos con el sabor de haber participado personalmente y otros por haberlos vivido en forma de audiovisuales, charlas, fotografías y reuniones, que siempre ocurrían luego de las ascensiones u otras actividades relacionadas.

En la mente podemos comprimir el tiempo en tal forma que en un solo minuto podernos repasar recuerdos de días, y hasta años; es a partir de este pensamiento, que me quedo admirado ante el manejo del tiempo real que tuvo mi padre para realizar todas estas actividades sin haber dejado de ser padre, un excelente profesional y además llevar adelante una institución como el Club Andino, a la cual llevó a sus mejores épocas.

Espero que los lectores puedan percibir a través de sus relatos, la pasión que él puso en todo lo que realizó, y sobre todo contagiarse de cómo un deporte como el andinismo, que puede resultar tan individual, puede transmitirse, compartirse, enseñarse a toda una sociedad.
Mi más sincero orgullo y admiración ante este nuevo proyecto.

Vellido y Zabala llevando paneles para armar el refugio de la pared sur


Introducción

Han transcurrido 28 años desde la creación del C.A.J.A., motivo más que suficiente para contar su historia. Al principio pensé en hacerlo solamente con una narración objetiva, detallada y formal de los sucesos. Después me di cuenta que coincidía con el desarrollo de una etapa de vida. Entonces esta historia va a tener, además, un hondo contenido emocional.

Estar en la montaña me brindó momentos muy felices. Pude hacer esta actividad con mi familia y lo sigo haciendo, dio a mi organismo a mi espíritu un estado saludable. Caminé por las montañas con todos los climas. Realicé mágicas ascensiones con luna llena, presencié amaneceres y atardeceres inolvidables. Transité por el bosque, la nieve el hielo y la roca. Hice ascensiones de todo tipo, escalé paredes, esquié, disfruté de las flores y de los pájaros.

Pero sobre todo, conocí personas maravillosas. Y gracias a ellas, se fundó y se llevó adelante esta Institución. Hemos restado muchas horas de nuestro tiempo para reunimos, hacer proyectos y luego llevarlos cabo, construimos refugios, puentes, hicimos cursos, salidas a la montaña, expediciones, creamos una sede social, programas radiales, boletines. y tantas cosas más. Hoy, que puedo ver el largo camino recorrido, estoy asombrado por la cantidad de personas de gran voluntad que hicieron posible el Club Andino Junín de los Andes, C.A.J.A.
Estoy dichoso de haber llegado a Junín de los Andes, aquel primero de mayo de 1979.

Llegando a la cumbre del Lanín. Ascensión por el filo Paimún


Fundación

Cuando me radiqué en el Sur, me di cuenta que podía llevar a cabo un viejo sueño: subir montañas. Así, lo primero que hice fue preguntar si existía un club de montaña. No había, en sentido formal, pero me nombraron algunas personas que salían acompañando a iniciados a cerros de la zona: Vidal Pérez, José Lucas Echegaray y María Esther Álvarez (Beba). Ellos me podrían aconsejar.

Di con Beba, y me enteré que en la Asociación Mutual estaban por formar una subcomisión de esquí y andinismo. Un entusiasta de la montaña y viejo amigo de Junín de los Andes, Abel Balda , había conseguido varios equipos de esquí y los había traído a la Mutual. Luego de un par de reuniones, se formó el Club Andino Junín de los Andes, el 22 de mayo de 1979, siendo su primer presidente, José Retamal,

El primer proyecto, dada la cercanía de la temporada invernal, fue hacer un curso de esquí alpino en Chapelco. Por varios inconvenientes, los cursos se iban a materializar recién después de varios años, pero se comenzó inmediatamente con la actividad de montaña.

Durante las primeras reuniones, se eligió el logotipo del Club. Beba trajo un dibujo con la cara de un chico sonriente, sosteniendo una flor en los labios, con un gorrito de lana, que permitía asomar un mechón de pelo en su frente, dónde también se podía ver alguna gota de sudor. El rostro está enmarcado por dos suelas de botas de montaña y permitía pensar que el personaje estaba seguramente cansado, pero feliz. También se eligió el color que identificaría al Club y hubo coincidencia en el color amarillo, el tono del amancay, la flor que encontrábamos durante el verano en nuestras excursiones por la cordillera.

El 15 de julio de 1984 se llevó a cabo una reunión muy importante con el objetivo de darle una estructura más formal al Club, con Personería jurídica propia. Así surgió entonces una nueva Comisión Directiva y la presidencia recayó en Beba. Se elaboraron los Estatutos y se hicieron los trámites necesarios, obteniendo la Personería Jurídica N° 77/ 85.

La intención de los fundadores era formar un club de montaña donde estén contempladas todas las actividades relacionadas: montañismo, escalada en roca e hielo, esquí de fondo y de travesía, cursos, proyección de audiovisuales, conferencias, una biblioteca especializada, asesoramiento a montañistas, etc. El esquí alpino no estaba mencionado, aunque caía en la generalidad de "otras actividades de montaña". El propósito era que no nos ocurriera, como a otros clubes, que comenzaron como clubes de montaña pero con el tiempo se dedicaron solamente al esquí alpino. El riesgo todavía existe.

Luego de José Retamal, Beba fue la siguiente presidente, más tarde me tocó a mí, y por último Eduardo Greco. Simón Lewis ha sido vicepresidente y Héctor Dovllansky lo es en la actualidad. El puesto de secretario fue ocupado por María Cristina Barres y luego por María Sarmiento. Tesoreros: Eduardo Ramis, Conrado Verberck y Antonio Núñez. Protesoreros: Roberto Fernández, Vicente Kunysz y Jorge Peressoni,

Han sido vocales en diferentes períodos: Walter Mersing, Martín Esteves, Mirta Guembe, Horacio Bontempo, Graciela Castro, Pablo Núñez. Jorge Pagliaro, Obdulio Monsalvo, Gabriel Portucé, Jorge Meló, Guillermo Cordido, Nahuel Alonso, Felisa Enriquez, Teresa Torres Ruiz, Daniel Carletti, y Osvaldo Martínez.

Algunos de los mencionados estuvieron en distintos puestos de la comisión directiva, siendo los últimos datos disponibles los de la Asamblea de Junio de 1998.

Esquí de fondo en el Cerro Santa Julia. Conrado Verberck, María Cristina Barres, José María Verberck,
María Eva Ceballos y Eduardo Verberck


El Autor

El autor nació en Rosario, en 1948, vivió en Buenos Aires hasta los 30 años, trasladándose luego al sur. Residió 18 años en Junín de los Andes y actualmente en San Martín de los Andes. A los 23 años se recibe de Odontólogo, y a su pasión por la Ortodoncia, se suma la de las montañas que se fue acrecentando en forma incontenible a partir de su traslado al pie de la Cordillera.

Es justamente en Junín de los Andes, donde tiene la oportunidad de unirse a otras personas con un propósito en común: formar una institución que reúna a los amantes de la montaña. El relato del libro comienza en 1979, cuando el 22 de mayo, se funda el Club Andino Junín de los Andes.

El autor del libro: Alberto Manuel Gonzalez


Indice

Prólogo

Introducción


Fundación

Sede Social

Refugios

El esquí de fondo

El esquí alpino

Actividades de Montaña

Accidentes en el Lanín

Cumbres emotivas

Palabras finales

Apéndice: La cumbre por Graciela Castro

1

11

13

15

19

29

41

45

49

57

81

83

 

Campamento al aire libre, en Bahía 2, lago Huechulafquen


Área Restauración Fotográfica del CCAM:
Natalia Fernández Juárez

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Esquí de travesía en el monte Tronador, Bariloche

  • Sombra Tumb

    Parque Nacional Nahuel Huapi, Administración de
    Parques Nacionales

  • Sombra Tumb

    Recuerdos de ascensiones al Cerro Tronador en los años 50

  • Sombra Tumb

    LPrimera Ascensión al Cerro Tronador en 1934, Provincia
    de Río Negro

  • Sombra Tumb

    Cumbre en el Pico Argentino del Cerro Tronador,
    Provincia de Río Negro

  • Sombra Tumb

    Libro: Patagonia Vieja
    Bocetos de la Patagonia Vieja



Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018
  • Octubre 2018
    Octubre 2018
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018
  • Agosto 2018
    Agosto 2018
  • Julio 2018
    Julio 2018
  • Junio 2018
    Junio 2018
  • Mayo 2018
    Mayo 2018
  • Abril 2018
    Abril 2018
  • Marzo 2018
    Marzo 2018
  • Febrero 2018
    Febrero 2018
  • Enero 2018
    Enero 2018
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017
  • Octubre 2017
    Octubre 2017
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017
  • Agosto 2017
    Agosto 2017
  • Julio 2017
    Julio 2017
  • Junio 2017
    Junio 2017
  • Mayo 2017
    Mayo 2017
  • Abril 2017
    Abril 2017
  • Marzo 2017
    Marzo 2017
  • Febrero 2017
    Febrero 2017
  • Enero 2017
    Enero 2017
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016
  • Octubre 2016
    Octubre 2016
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016
  • Agosto 2016
    Agosto 2016
  • Julio 2016
    Julio 2016
  • Junio 2016
    Junio 2016
  • Mayo 2016
    Mayo 2016
  • Abril 2016
    Abril 2016
  • Marzo 2016
    Marzo 2016
  • Febrero 2016
    Febrero 2016
  • Enero 2016
    Enero 2016
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015
  • Octubre 2015
    Octubre 2015
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015
  • Agosto 2015
    Agosto 2015
  • Julio 2015
    Julio 2015
  • Junio 2015
    Junio 2015
  • Mayo 2015
    Mayo 2015
  • Abril 2015
    Abril 2015
  • Marzo 2015
    Marzo 2015
  • Febrero 2015
    Febrero 2015
  • Enero 2015
    Enero 2015
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014
  • Octubre 2014
    Octubre 2014
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014
  • Agosto 2014
    Agosto 2014
  • Julio 2014
    Julio 2014
  • Junio 2014
    Junio 2014
  • Mayo 2014
    Mayo 2014

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL DE DICIEMBRE

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Esquí de travesía en el monte
      Tronador, Bariloche

    • Sombra Tumb

      Parque Nacional Nahuel Huapi, Administración de Parques Nacionales

    • Sombra Tumb

      Recuerdos de ascensiones al Cerro Tronador en los años 50

    • Sombra Tumb

      LPrimera Ascensión al Cerro Tronador en 1934, Provincia de Río Negro

    • Sombra Tumb

      Cumbre en el Pico Argentino del Cerro Tronador, Provincia de Río Negro

    • Sombra Tumb

      Libro: Patagonia Vieja
      Bocetos de la Patagonia Vieja

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA